Suiza consigue unir Montreux e Interlaken en un revolucionario tren panorámico

Los renovados vagones de GoldenPass Express se adaptan a los diferentes anchos de vía entre la Riviera de Vaud y los Alpes berneses.

La revolución ferroviaria ha llegado a los trenes de Suiza, concretamente en la línea que une Interlaken, Gstaad y Montreux, con unos nuevos bogies (estructura rodante sobre la que reposan los vagones) variables y rampas de extensión que se adaptan al ancho de la vía. Hasta ahora, para recorrer toda la línea de GoldenPass Express era necesario hacer transbordo debido al cambio de ancho de la vía, pero desde el pasado 11 de noviembre, ya es posible hacer todo el trayecto en 3 horas y 15 minutos sin necesidad de cambiar de tren.

GoldenPass Express

Foto: GoldenPass Express

GoldenPass Express

La idea de conectar los lagos de Ginebra, Gstaad y los lagos de Thun y Brienz se remonta a 1873, cuando se unieron las tres grandes regiones, pero al construirse las vías, se hizo con anchos diferentes: una métrica (1 m) entre Montreux y Zweisimmen y otra de ancho normal (1,435 m) entre Zweisimmen e Interlaken. Años más tarde, en 1924, se creó la asociación GoldenPass, que hoy ha conseguido acercar todavía más Montreux con la Jungfrau y Lucerna con esta mejora en sus trenes.

Después de años de trabajo, en 2008 MOB (Montreux Oberland Bernois Railway) planteó la idea de modificar los bogies en vez del ancho de toda la vía. Así, con un bogie de ancho variable, el tren pasa de una vía a otra, acortando el viaje de Montreux a Interlaken. Para desarrollar el proyecto, MOB se asoció con la empresa Alstom, junto a la cual desarrolló cuatro prototipos de bogies para las locomotoras de pasajeros en 2019. Para ello, una locomotora MOB remolca el tren entre Montreux y Zweisimmen, mientras que entre Zweisimmen e Interlaken, lo hace una de BLS.

GoldenPass Express
Foto: GoldenPass Express

Gracias a la rampa de extensión de Zweisimmen, el bogie se extiende, permitiendo al tren cambiar de la vía métrica a la normal y viceversa. El vagón también se eleva, adaptándose a las diferentes alturas del andén (55 cm en vía normal, 35 cm en la vía métrica).

Un proyecto 100% suizo

Para materializar este proyecto, se han necesitado 89 millones de francos, destinados a la construcción de 58 bogies fabricados por Alstom en su planta de Villeneuve, y otros 23 coches realizados en la empresa Stadler, cuatro de los cuales son accesibles a personas con discapacidad.

Los renovados trenes de GoldenPass Express ofrecen tres clases: Prestige, primera y segunda. La primera cuenta con dieciocho asientos giratorios que permiten disfrutar de los paisajes suizos en todo momento. De hecho, todos los vagones del tren son panorámicos. Asimismo, todas las clases pueden disfrutar del servicio de catering a bordo con productos regionales de Oberland, como queso y carne, caviar suizo de Frutigen y cestas de desayuno con productores locales. Para completar la experiencia gastronómica, también se sirve vino de Lavaux o cerveza de Interlaken.

GoldenPass Express
Foto: GoldenPass Express