Vegetación brutal

The Conservatory: el "jardín apocalíptico" de Londres vuelve a abrir sus puertas

Un espacio con cerca de 2.000 especies de plantas y árboles tropicales en el interior de unos de los edificios brutalistas más icónicos de la ciudad.

En junio del año pasado se anunció la apertura al público durante toda la semana laboral del Conservatory, pero la pandemia lo volvió a cerrar al poco. Ahora se anuncia su reapertura para el próximo 17 de mayo con nuevas medidas anticovid. Sin duda, una excelente oportunidad para conocer por fin el secreto verde mejor guardado de Londres, el segundo invernadero más grande de la ciudad: el Conservatorio (The Conservatory), ubicado dentro del Barbican Estate.

 
1 / 4
0955-HDR Conservatory, Barbican Centre, CREDIT Max Colson

Foto: Max Colson

1 / 4

¿Apocalipsis o arquitectura?

Marta Lowcewicz, jardinera principal del Conservatorio explica en un vídeo de la web del invernadero que el lugar resulta casi apocalíptico, casi como si las plantas se hubieran apoderado de una ciudad abandonada y hubiesen crecido entre el asfalto. Hay que decir que las plantas son tropicales, así que el apocalipsis debería tener que ver con el aumento de la temperatura global para que pudieran hacerse un hueco en el hormigón de Londres. El escenario es así de sugerente, perfecto para la última serie distópica con el colapso del mundo actual. Pero la realidad es mucho más prosaica, este oasis verde surgió por la pura necesidad de disimular la abundante presencia del hormigón con el que se realizó la edificación a la vez que se buscaba mejorar la vida diaria de los residentes.

 
0981-HDR Conservatory, Barbican Centre, CREDIT Max Colson

Foto: Max Colson

2 / 4

Una selva tropical entre hormigón

Con el tiempo, el Conservatorio se ha convertido en uno de los jardines más espectaculares del mundo. El invernadero está protegido por una cubierta de acero y vidrio que cubre más de 2000 metros cuadrados. Espacio suficiente para unas 1.800 especies que fueron plantadas en la década de 1980. Su diseño rodea a la torre central, incorporando los balcones volados de hormigón para crear una especie de jardín colgante. El resultado es una verdadera jungla tropical con plantas que cubren desde propias de los desiertos de Sudáfrica a la Amazonía y donde domina la verticalidad. Hay una gigantesca palmera datilera fibrosa que casi toca el techo de cristal. Hay otras muchas variedades de palmeras, helechos arborescentes, plantas trepadoras, o epífitas de lo más variado. Además hay tres estanques con tortugas, carpas y otras especies de peces de agua fría, así que lo mejor será llevarse una buena guía de fauna y flora tropicales.

0917-HDR- EditConservatory, Barbican Centre, CREDIT Max Colson

Foto: Max Colson

3 / 4

Brutalmente gratuito (y anticovid)

La entrada al Conservatorio es gratuita, pero hay que reservar con antelación en la web (las plazas salen con una semana de antelación y de momento será en un número limitado). El horario es de lunes a viernes desde las 11 de la mañana a las siete de la tarde. Los fines de semana, desde las diez de la mañana. Eso sí, la visita actual difiere un tanto de las antiguas debido a las nuevas normas de salud impuestas debido a la pandemia. Ahora ya no se podrá deambular libremente por el espacio, sino que sólo se podrá seguir la ruta establecida, sin posibilidad de hacer altos para dibujar, descansar, leer o hacer fotografías rompedoras para Instagram.  

La visita al Conservatorio se puede aprovechar para conocer mejor The Barbican Centre, uno de los focos culturales de Londres: hay una sala de conciertos, una galería de arte, un cine, una biblioteca, espacios para talleres públicos o privados, conciertos, teatro… Lo mejor es mirar la programación antes de ir para no perderse nada.

 
iStock-656700842

Foto: iStock

4 / 4

The Barbican: Para fetichistas del hormigón

Si sobre la belleza del invernadero no hay dudas, el edificio que lo alberga sí ha suscitado una de las mayores polémicas sobre estética de Londres en las últimas décadas. No en vano, es un incondicional en los listados de edificios más feos de la ciudad. Aunque los amantes del brutalismo no están nada de acuerdo con esta valoración. Para ellos, The Barbican Estate es uno de los ejemplos más perfectos de este estilo arquitectónico. Diseñado por Chamberlin, Powell y Bon, se trata de un desarrollo residencial que se formó durante las décadas de 1960 y 1980 en el centro de Londres, es un área reconstruida después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial. Para los fetichistas del hormigón es una parada imprescindible junto al Royal National Theatre, Hayward Gallery, Torre Trellick, y los Robin Hood Gardens.

0917-HDR- EditConservatory, Barbican Centre, CREDIT Max Colson