Exposiciones para un viaje

'The World of Stonehenge' demuestra en Londres que no solo hubo un Stonehenge

El British Museum acoge la mayor muestra realizada hasta la fecha sobre uno de los monumentos megalíticos más enigmáticos del planeta.

La oscuridad lo invade prácticamente todo en la sala 30 del British Museum de Londres, como si de un mundo paralelo se tratara. No es otro que el de Stonehenge, que propone un excepcional viaje a la Edad de Bronce mediante piezas prehistóricas y grupos de monolitos reunidos en la mayor exposición dedicada al monumento hasta la fecha. The World of Stonehenge, inaugurada el pasado 17 de febrero, permite comprender la importancia del monumento megalítico y la relación de este con el continente europeo.

La exposición se centra en cómo la historia de Gran Bretaña y de Europa desde el año 4000 al 1000 a.C. se conecta con Stonehenge, y muestra al monumento megalítico dentro de un contexto de inmensa transformación e ideas radicales que cambiaron la sociedad del momento. Lo consigue con piezas excepcionales como son el Disco del Cielo de Nebra y Seahenge, "que ofrecen importantes pistas sobre las creencias, los rituales y la compleja visión del mundo de los pueblos neolíticos", expone en un comunicado de prensa la comisaria de la exposición, Jennifer Wexler.

Nebra Sky Disc

Nebra Sky Disc, Alemania, alrededor del 1600 a.C. Cortesía de State Office for Heritage Management and Archaeology Saxony - Anhalt, Juraj Liptá

Nebra Sky Disc

Los focos de luz que iluminan las 430 piezas de la exposición guían un itinerario que propone, precisamente, arrojar luz sobre el origen, el poder cultural y las personas que rodearon Stonehenge a lo largo de más de 1.500 años, durante los cuales los monolitos prehistóricos fueron construidos, modificados y venerados. Un total de cien generaciones fueron partícipes de ello, y The World of Stonehenge se basa en las últimas investigaciones publicadas para explicar la relación del monumento con el contexto social de cada momento. "Las técnicas de datación científica y las minuciosas investigaciones arqueológicas llevadas a cabo en torno al monumento en las últimas décadas han puesto de manifiesto la cronología del lugar. No es posible hablar de "un" Stonehenge: el monumento fue construido, modificado y venerado durante más de 1.500 años. Esto equivale a unas 100 generaciones, por lo que merece la pena detenerse a pensar en este periodo de tiempo", añade Wexler.

No es posible hablar de "un" Stonehenge: el monumento fue construido, modificado y venerado durante más de 1.500 años.

Las investigaciones responden a enigmas que envuelven Stonehenge desde hace siglos: ¿cómo se trajeron las piedras a la llanura de Salisbury desde distintas partes de Gran Bretaña? o ¿cómo fueron capaces de levantarlas hace 4.500 años, aproximadamente el mismo momento en el que también se erigió la Gran Pirámide de Giza? Según Wexler, "a pesar de sus diferencias, estos sitios distantes tenían mucho en común. Sobre todo, el deseo y la capacidad de reunir -a menudo a larga distancia- a las personas, los materiales, los objetos y las ideas necesarias para llevar a cabo hazañas creativas que siguen siendo convincentes después de milenios".

Stonehenge
Stonehenge © English Heritage

Stonehenge, un monumento único en el mundo

La distancia que recorrieron los materiales hasta llegar a Salisbury, especialmente los megalitos que se conocen como piedras azules, es una de las características que convierten Stonehenge en un monumento excepcional. La mayoría de bluestones, un tipo de roca volcánica azul, se extrageron del suroeste de Gales, a unos 300 km según expone en sus últimas investigaciones el arqueólogo y periodista Mike Pitts. Se transportaban en trineos y tardaban entre 40 y 60 días en llegar a Whiltshire, un viaje que realzó el valor, significado e importancia simbólica de Stonehenge. Sin embargo, las piedras grandes que dan a Stonehenge su silueta distintiva, las sarsens, se encontraron en el sur de Inglaterra, a unos 30 km de distancia.

La exposición muestra cómo en esa época, cuando se construyó hace 5.000 años, el monumento servía de cementerio de incineración. Unos 500 años después, sufrió una importante transformación: las piedras azules se reorganizaron y los grandes sarsens se trasladaron. Se dio forma a cada una de las piedras y se levantaron para formar el conjunto central de montantes y dinteles que conocemos en la actualidad.

Seahenge
Postes de madera de Seahenge expuestos en el Museo de Lynn. Prestados a largo plazo al Servicio de Museos de Norfolk por la finca Le Strange.

El sol y el uso del metal

Con el levantamiento de estos sarcófagos, el monumento se alineó con el sol. La centralidad de los solsticios en Stonehenge sugiere que la vinculación de este con los ciclos del cosmos era una expresión de ideas religiosas y simbólicas. El eje de las piedras marcaba la posición del sol naciente en verano y del sol poniente en invierno en relación a la Piedra del Talón.

Las piezas de la exposición ofrecen importantes pistas sobre las creencias, los rituales y la compleja visión del mundo de los pueblos neolíticos.

Esta práctica tiene relación con los patrones de vida y creencias religiosas del momento, ya que para las comunidades agrícolas, la duración de los días y el cambio de las estaciones eran fundamentales. Cuando la gente empezó a utilizar la metalurgia hace unos 4.000 años, el oro se convirtió en joyas y objetos de culto imbuidos del poder del sol. Las vitrinas de la exposición aguardan joyas que muestran la importancia religiosa del sol durante esa época, como el "rombo de oro" de Bush Borrow, el mejor ejemplo de artesanía en oro de la Edad de Bronce jamás encontrado en Gran Bretaña.

Bush Barrow
El rombo de oro del ajuar funerario de Bush Barrow, 1950-1600 a.C. Amesbury, Wiltshire, Inglaterra. Fotografías de David Bukach. © Wiltshire Museum, Devizes

El ajuar funerario del Arquero de Amesbury constutuye la mayor cantidad de objetos jamás encontrados en un enterramiento de la Edad de Bronce en el Reino Unido, entre los que se encuentran cuchillos de cobre, adornos de oro y herramientas de sílex. The World of Stoenehenge también expone hallazgos de otras construcciones similares de Inglaterra y del continente europeo relacionados con el sol y la metalúrgia, como el sombrero de oro de Schifferstadt de Alemania y el cono de oro de Avanton de Francia.

Las joyas de la exposición

Sin embargo, el centro de la exposición es el Disco del Cielo de Nebra, el mapa de las estrellas más antiguo que se conserva en el mundo, de 3.600 años de antigüedad. Ocupa tan solo 31 centímetros, pero su belleza atrapa todas las miradas de los visitantes gracias a la pátina azul verdosa con incrustaciones de símbolos dorados que representan el sol, la luna, las estrellas, los solsticios y la constelación de las Pléyades.

El otro elemento principal de la exposición es un círculo de madera de 4.000 años de antigüedad: Seahenge, monumento prehistórico que constaba de 55 grandes postes de roble que formaban una estrecha entrada colocada exactamente en la trayectoria del sol, iluminando el interior del monumento durante el verano. Gracias al estudio de estos anillos, se sabe que Seahenge se construyó en la primavera o el verano del año 2049 a.C., en una época en la que las herramientas de piedra y las armas estaban siendo rápidamente sustituidas por el metal en la vida social y económica y en las ofrendas a las fuerzas sobrenaturales. Durante ese periodo, los círculos de madera y piedra estaban en declive. Seahenge se construyó casi al final de una tradición religiosa que había empezado con Stonehenge y durado casi un milenio.

La exposición de la semana

The World of Stoenehenge

  1. ¿Dónde?

    British Museum

    Great Russell St, Londres (Reino Unido)

  2. Fechas y horarios

    Del 17 de febrero al 17 de julio

    Todos los días de 10.00 a 17.00 horas

    Viernes de 10.00 a 20.00 horas

  3. Precio

    Entrada: 20 £ (23,80 €)