Exposiciones para un viaje (28 de febrero-6 de marzo)

«Tiziano y la imagen de la mujer en el Cinquecento veneciano» deslumbra en Milán

El Palacio de la metrópolis lombarda es el escenario privilegiado de esta muestra sobre Tiziano, uno de los iconos del Renacimiento, al que acompañan otros maestros de la época como Tintoretto, Veronese y Negretti.

El Palacio Real de la capital de la Lombardía italiana reabre sus puertas en 2022, dedicando una de sus grandes exposiciones a Tiziano (1488/90-1576) y la visión que el pintor y otros artistas renacentistas tenían de la figura femenina. Otros pintores célebres de su tiempo, como Tintoretto, Veronese, Giorgione, Lotto o Negretti (Palma el Viejo) le acompañan en esta muestra colectiva de grandes maestros venecianos del siglo XVI, todos unidos por el interés en inmortalizar la belleza y aptitudes de la mujer. Contemplar hoy sus trabajos permite, además de disfrutar de su arte, obtener un «retrato» de la sociedad de la época.

Tiziano

Tiziano, Ninfa y pastor (1570). Kunsthistorisches Museum Viena

Tiziano

En la Venecia del Cinquecento (siglo XVI), la representación de la mujer real, no idealizada, adquirió en el arte una relevancia pocas veces vista hasta entonces. Uno de los artistas de la época que más contribuyó a difundir este hecho fue Tiziano, un maestro reconocido entre sus contemporáneos como «el sol entre las estrellas» y muy reclamado en las cortes europeas.

Tiziano consiguió que la temática artística de Venecia cambiara por completo. El pintor se interesó en plasmar la belleza, la elegancia, la dulzura, la gracia o la sensualidad femeninas, siempre dignificándolas, pero también las personalidades y el nuevo estatus que la mujer estaba alcanzando en la sociedad veneciana donde, sin llegar a ostentar altos cargos, sí ejercía gran influencia social, económica y hasta política, sin importar si se trataba de la esposa de un personaje ilustre o de una prostituta famosa.

Bellezas venecianas y otras féminas

La exposición inaugurada en el Palacio Real el pasado 23 de Febrero se divide en varias secciones. Parte de la representación realista de mujeres pertenecientes a diferentes clases sociales; continúa con la visión más idealizada de las entonces llamadas «bellezas venecianas»; prosigue con heroínas y santas; para acabar con alegorías y divinidades mitológicas.

Cuando Tiziano retrató a mujeres de la realeza, siempre fueron figuras no venecianas, como Isabella d'Este, marquesa de Mantua, o su hija Eleonora Gonzaga, duquesa de Urbino. El artista prefería inmortalizar a heroínas como Lucrecia, Giuditta o Susanna, símbolos del honor, la castidad y el coraje; a personajes religiosos como María Magdalena en su fase espiritual de penitencia; y escenas mitológicas, como Venus que nace del mar como Venecia y personifica la ciudad. También se apuntó a la moda en el arte del siglo XVI de las «bellezas venecianas», retratos de mujeres nobles o patricias, reales o supuestas, mostradas de medio cuerpo y muy idealizadas. A menudo se las pintaba con vestidos escotados, donde enseñar los senos no estaba mal visto, sino, por el contrario, representaba la apertura del corazón y una actitud de sinceridad hacia el novio para sellar la boda. Estas obras fueron una innovación en relación a los retratos clásicos de mujeres de las altas esferas.

Tiziano, Tarquinio y Lucrezia (1570). Akademie der Bildenden Künste Viena

De la pintura a la literatura

De Tiziano se muestran 16 cuadros, entre ellos Madonna con niño (1511), Retrato de Eleonora Gonzaga della Rovere (1537), Isabella d'Este en negro (1534), Alegoría de la Sabiduría (1560), Venus y Adonis (1555), Tarquino y Lucrecia (1570), Ninfa y pastor (1575) o Retrato de una jovencita (1545). Por su lado, de Paolo Veronese se pueden admirar El rapto de Europa (1578) o Lucrezia (1580); de Jacopo Tintoretto La tentación de Adán y Eva (1550) o Retrato de una mujer en rojo (1555); de Palma el Viejo destacan Joven mujer con su esposo (1520) y Mujer joven vestida de azul (1514); y también se exhiben pinturas de otros coetáneos de Tiziano como Bernardino Licinio, Giovanni Cariani y Giovanni Moroni.

Aquella nueva influencia femenina no solo se plasmó en la pintura y se expandió a otras artes como la poesía o la escultura. De ahí que esta exposición, creada en colaboración con el Kunsthistorisches Museum de Viena y con casi un centenar de piezas, también incluya retratos y textos de poetas célebres que exaltaban a la mujer; libros curiosos de la época, como Hábitos de los hombres y mujeres venecianas, de Giacomo Franco (1550-1620); ejemplos de mujeres escritoras, fueran nobles o cortesanas; xilografías, principalmente de Cesare Vecellio (1521-1601); y también se exhiban joyas, objetos decorativos y otros de uso cotidiano, como espejos o peines.

Jacopo Tintoretto, Susana y los viejos (1555). Kunsthistorisches Museum Viena

Pinceladas de Tiziano

Tiziano Vecellio di Gregorio nació en 1488 (o 1490) en el pueblo de Pieve di Cadore, en la región del Véneto, y falleció en Venecia, en 1576 a causa de la peste. Considerado uno de los grandes maestros de la Escuela veneciana del siglo XVI y del Renacimiento, fue además uno de los pintores italianos más versátiles de su época, tan interesado en los paisajes (especialmente en sus inicios) como en retratos, escenas religiosas o mitológicas. A lo largo de su dilatada trayectoria (seguía pintando con más de 80 años), estos temas centraron sus distintas etapas pictóricas, a la vez que plasmaban los gustos de la época. Su producción artística fue enorme, la mayoría por encargo, lo que le ayudó a vivir sin estrecheces y a cambiar su estatus artístico y social.

La faceta retratista de Tiziano que recoge la exposición del Palacio Real de Milán, y que le abrió las puertas de la aristocracia europea, se consolidó en su etapa final (1550-1576), cuando se volvió más exigente con su trabajo, tardando hasta una década en finalizar alguno de sus cuadros o impidiéndole incluso dejarlos acabados. Hasta nuestros días han llegado hasta 117 retratos del veneciano al que Vasari consideraba «exceléntisimo pintor en esa parte del arte». Pero sobre todo el artista destacó por el uso de los colores, creando modulaciones cromáticas consideradas por los expertos de entonces «sin precedentes en la Historia del Arte occidental». Incluso su pincelada en la etapa madura, que de cerca no permitía reconocer la forma y en cambio sí apreciarla de lejos, es para muchos la semilla del Impresionismo.

Paolo Varonese, El Rapto de Europa (1578). Fundazione Musei Cividi di Venezia

El Palacio Real de Milán

El magnífico Palazzo se halla en el lateral derecho de la Plaza del Duomo de Milán, enfrentado a las Galerías Victor Manuel II. Desde el inicio de su construcción en el siglo XII y hasta su finalización en el XIX, el recinto fue la morada de regentes de la ciudad. En época de Tiziano, la familia gobernante de los Gonzaga lo convirtió en su residencia permanente (1546), pero fue con los Habsburgo en el siglo XVIII cuando se realizó la remodelación neoclásica que hoy se mantiene. En él vivieron ocasionalmente María Teresa I de Austria, Napoleón Bonaparte, Fernando I de las Dos Sicilias y miembros de la Casa de Saboya. En la visita a su interior destacan especialmente la Sala del Trono de Napoleón, el Salón de las Cuatro Cariátides y la Sala de los Misterios o de la Rotonda. Durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en 1943 resultó muy dañado. Actualmente es un importante centro cultural de Milán donde se programan grandes exposiciones y otros eventos culturales.

Y una recomendación final

Coincidiendo con la exposición de Tiziano, el Palacio Real de Milán también acoge «Joaquín Sorolla, el pintor de la luz», la primera gran exhibición en Italia dedicada al pintor valenciano (1863-1923), que llega a Milán tras su exitoso paso por la National Gallery de Londres. Hasta el 26 de Junio del 2022.

LA EXPOSICIÓN DE LA SEMANA

Tiziano y la imagen de la mujer en el Cinquecentto veneciano

  1. ¿Dónde?

    Palacio Real de Milán
    Plaza del Duomo 12
    Milán (Italia)

  2. Fechas y horario

    La exposición se ha inaugurado el 23 de Febrero y puede verse hasta el 6 de Junio del 2022.
    El museo abre de martes a domingos, entre las 10 h y las 19 h; los jueves hasta las 22.30 h.

  3. Precio

    Entrada al Palacio Real: 16 euros, para ver la exposición y las salas abiertas al público del palazzo.