Como reyes

Todo sobre el primer hotel que abrirá en Versalles este verano

Con 14 habitaciones, un restaurante de Alain Ducasse y experiencias exclusivas, alojarse en Le Grand Contrôle de Airelles será dormir como un rey. Literalmente.

Despertar como lo hacían Luis XVI y María Antonieta será posible a partir del uno de junio de 2021, cuando Château de Versailles, Le Grand Contrôle abra definitivamente sus puertas en el emblemático Castillo de Versalles. Concretamente en Le Grand Contrôle, Le Petit Contrôle y el Pavillon des première cent marches, que ofrecen vistas a l'Orangerie, la Pièce d'Eau des Suisses y The Palace. Tres edificios y un excepcional entorno que hacen del cuarto hotel de la prestigiosa firma Airelles todo un hito de los alojamientos. 

 

1 / 6
Château de Versailles - Jardins

Foto: Airelles - Château de Versailles - Jardins

1 / 6

Único en el mundo

Con 14 lujosos habitaciones y suites, un restaurante de la firma Alain Ducasse, un spa de la marca de belleza Valmont y piscina climatizada, sin olvidar el espacio en el que se encuentra, será el único hotel de este tipo en el mundo.

Las suites más grandes, tal y como sucedía en el pasado, se ubican en los pisos inferiores, y en sus 120 m2 aguardan un baño con vistas al invernadero y una espaciosa zona común. Junto a estas, el Gran Salón se convierte en el lugar perfecto para relajarse, leer un libro o simplemente disfrutar de los majestuosos alrededores del siglo XVIII.

Le Grand Controle

Foto: Airelles - Le Grand Contrôle

2 / 6

Un viaje en el tiempo

También del interior y de los muebles que lo decoran, diseñados por el interiorista Christophe Tollemer y elaborados por artesanos franceses: desde recreaciones de obras de arte originales hasta suelos de madera de antaño. En los últimos cuatro años, Tollemer y su equipo han trabajado para restaurar la propiedad y devolverle el esplendor del siglo XVIII, tomando como referencia el año 1788, que es cuando se realizó el último inventario del edificio. Además, se estableció un Comité Consultivo Científico para supervisar la restauración y asegurar la exactitud y la autenticidad de cada pieza.

Por su parte, Maison Pierre Frey y la Manufactura Real de Aubusson han sido los encargados de elaborar las telas a medida para la tapicería. De acuerdo con el estilo de iluminación de la época, cada una de los 14 habitaciones y suites tendrán un gran candelabro del siglo XVIII, flanqueado por luces de pared antiguas y velas.

Suite Madame de Staël - Détails. Un viaje en el tiempo

Foto: Mason Rose

3 / 6

De edificio histórico a hotel de lujo

En 2016, la Institución Pública del Palacio de Versalles adjudicó a Airelles y Ducasse Paris el contrato para desarrollar un hotel de lujo dentro de Le Grand Contrôle, que finalmente abrirá sus puertas en 2021 con tarifas que partirán de los 1.700€. Cada estancia incluye su propio mayordomo, visitas al Castillo de Versalles y al Trianon, acceso a los terrenos del Palacio y el uso de barcos eléctricos.

Los huéspedes, además, podrán escoger entre una amplia oferta de tratamientos de Valmont en el área de bienestar y hacer uso de la piscina cubierta de 15 metros y del resto de equipos de última generación con los que cuenta el spa.

Ducasse

Foto: Airelles - Le Grand Contrôle

4 / 6

Una cena del siglo XVIII

La guinda de este proyecto es Le Grand Contrôle, donde el chef francés Alain Ducasse se ha propuesto aplicar la alta gastronomía a un recetario inspirado en el pasado. Con 20 estrellas Michelin a su nombre, Ducasse ha creado un menú inspirado en la naturaleza extravagante de las comidas de Luis XIV maridado con vistas al invernadero. De día, se servirán una selección de clásicos franceses junto con un té de la tarde dedicado a María Antonieta, mientras que de noche tendrá lugar una cena teatral que recordará los banquetes reales del Rey: los invitados disfrutarán de un festín gourmet de cinco platos que trasladarán directamente al siglo XVIII, como el veau à la bourgeoise. Además, el personal ha sido entrenado en el arte y la ceremonia de la cena, con la que experimentar la pompa de la era napoleónica.

Versailles. Experiencias exclusivas

Photo by Anthony Choren on Unsplash

5 / 6

Experiencias exclusivas

Airelles ha preparado una serie de actividades únicas que permiten acceder a zonas del castillo y de los terrenos que normalmente están cerradas a los visitantes. Entre estas, se encuentran dos experiencias de cortesía: la visita privada al Trianón, donde los huéspedes del hotel pueden conocer el Trianón y el Hamlet de la Reina (Le Hameau de la Reine) sin público, y la visita privada al castillo, en la que cuando ya se han ido los visitantes, cada noche los huéspedes podrán disfrutar de una visita íntima al Palacio, que incluye los Apartamentos de Estado del Rey y la Reina, el Salón de los Espejos, la Ópera Real y la Capilla Real, así como zonas de residencia de los soberanos que no se habían visto antes. Además, quienes pernocten en Airelles tendrán a su disposición barcos y carros de golf para explorar el Gran Canal y los jardines sin prisas.

Le Grand Controle

Foto: Shutterstock

6 / 6

Solo en el salón de los espejos

Por otro lado, el hotel contará con una serie de experiencias de pago todavía más exclusivas, entre las que se encuentra la oportunidad de visitar el Salón de los Espejos fuera de horario, sin interrupciones y con un guía personal. La visita "Entra en el armario de Versalles" permite acceder a los trajes utilizados en la producción de la serie francesa del mismo nombre con la posibilidad de probárselos antes de degustar un banquete privado en la habitación, mientras que con "Una cena y una sinfonía", los huéspedes podrán disfrutar de una cena íntima para dos personas creada por Alain Ducasse en el mágico entorno del Jardín del Invernadero, enclavado entre 1.200 árboles, con el acompañamiento de un cuarteto de cuerda.

Aquellos que lo prefieran, podrán ponerse en la piel de María Antonieta, de André Le Nôte o de Blaise-Henri Arnoult con experiencias que siguen sus pasos por el palacio, ya sea probándose su ropa, entrando en salas exclusivas, degustando productos, haciendo una clase magistral de cocina e incluso asistiendo a un concierto privado. Por su parte, la experiencia "¡Burbuja, bang, pop!" incluye un espectáculo de fuegos artificiales desde los jardines del invernadero que pueden verse mientras el huésped se está dando un baño con champán Dom Perignon gratuito y una cena a la luz de las velas para dos personas.

Le Grand Controle

Compártelo