Cuestionario en modo avión

Toni García Ramón: "Hice el Royal Scotsman para desconectar y me transformé en un barril de whisky"

El periodista publica 'Mata a tus ídolos', un recopilatorio de anécdotas cinéfilas... y viajeras.

Toni Garcia Ramon (Mataró, 1971), lleva media vida de festival de cine en festival de cine, de rodaje en rodaje, y de entrevista en entrevista, pero se ha pasado una entera sentado frente al televisor viendo películas y series de televisión. Se define como un “auténtico mitómano”, aunque la profesión, y la vida, le ha enseñado a silenciar a ese chiquillo que alquilaba películas de forma compulsiva en el videoclub de Mataró. Solo durante el confinamiento García Ramón confiesa haber visto “más de 500”. Y, como en las anécdotas vividas en sus entrevistas del libro que acaba de publicar, Mata a tus ídolos, seguro que dice la verdad.

Toni G Ramon

Toni G Ramon Total

¿Era necesario plasmar estas anécdotas, estas historias, vividas entrevistando a celebrities en un libro y que quedaran para siempre?

Sí, porque la turra a mis amigos era ya demasiado. Ellos siempre me decían, “esto que cuentas da para libro”, sumado al hecho de que creo que querían que les dejara en paz con frases como “mira, ponlas en un libro y calla ya”. Y con dos argumentos tan sólidos que venían de gente querida, pues lo que hice fue seguir el consejo y aquí estamos. La cosa es que el proceso no ha sido fácil porque llevaba tanto tiempo de tradición oral que de pronto al tener que plasmarlo en papel mi gran duda era ¿soportarán estas historias el peso de ponerlas por escrito? ¿Podré escribirlas del mismo modo que las cuento? En mi caso, el reto era que las historias fuesen igual de graciosas por escrito y que las más personales no resultaran cursis a alguien que no me conoce. Quería que mis historias tuvieran la entidad necesaria para plasmarlas.

¿Y te has guardado alguna para seguir compartiéndola con tus amigos?

Sí, claro. Por ejemplo cuando me llevé a mi abuela a ver Titanic. Me he guardado esta carta para, pues no sé, una segunda parte.

Tu madre, siempre tan presente, no se creería nada de lo que cuentas en el libro ¿de verdad que todas las anécdotas son verdad?

Todas. Te digo una cosa: para mí es un elogio mayúsculo que alguien pueda llegar a pensar que soy capaz de inventarme algo así, porque si realmente fuera tan bueno como para inventármelas, sería guionista en Hollywood.

Es fácil es mitificar a través de la gran pantalla, así que cuéntanos alguna decepción

Pues como cuento en el libro, no hay duda de que la mayor decepción fue cuando entrevisté a John Carpenter y pasó completamente de mí. Sigue siendo mi ídolo y mi director favorito pero fue un poco decepcionante porque parecía que tenía prisa por irse; ¿sabes como cuando metes un pollo en el horno y te pones a hacer otras cosas? Pues cuando le entrevisté fue como si de pronto se hubiera acordado de que tenía el horno encendido y el pollo se le estuviera quemando. En cualquier caso, creo que la situación respondía más a que yo por aquel entonces tenía a un niño interior al que no había aplacado y que estaba a punto de encontrarse con el tipo que rodó la peli que yo más veces había alquilado, que era La cosa. A mí me temblaban las piernas y solo quería abrazarle. Y él huir a por su pollo.

venecia

Venecia, la "ciudad más bonita del mundo".

Photo by Stijn te Strake on Unsplash

Por contra, tenemos tu idilio con Clooney

Es que George Clooney siempre me ha sorprendido porque acostumbrado a entrevistar a bobos, memos, mentecatos y demás, cuando entrevistas a alguien tan articulado, tan inteligente, tan este hombre lo tiene todo, pues es un placer. Es que además no es que Clooney sea inteligente, que lo es, es que además es un tipo divertidísimo y con muchísimo sentido del humor. Es guapo, rico y encima no tiene un pelo de tonto. Es, para mí, lo que conocemos como una estrella.

Celebrities, festivales, luces, Hollywood, hoteles, mini bar… It sounds like a plan. ¿Cómo es llevar este estilo de vida?

Pues depende del tipo de día a día que quieras vivir. Puede ser maravilloso o puede ser un infierno. De lejos es cierto que parece un estilo de vida idílico, pero al final no deja de ser una rutina. Además, hay algo curioso porque cuando más veces lo vives, más te das cuenta de que estás en un mundo al que no perteneces. Y la prueba la tenías con los vuelos en business y cuando tenías que dejar la tarjeta de crédito al hacer check in y te retenían 1000 dólares. A mí me encantaba, y me encanta, la parte cinéfila, pero como cualquier otra cosa se transforma en rutina. Lo idealizas porque solo ves las partes buenas, pero yo llegué a perder tanto el norte que hubo una vez que aterricé en Frankfurt y no sabía ni en qué aeropuerto había aterrizado y solo buscaba carteles, que estaban en alemán. Ahora estoy más desvinculado, pero acabé bastante cansado y diría que hasta agobiado.

Yo llegué a perder tanto el norte que hubo una vez que aterricé en Frankfurt y no sabía ni en qué aeropuerto había aterrizado y solo buscaba carteles, que estaban en alemán.

Vives en Barcelona, así que el norte ocupará, seguro, un lugar en tu corazón. ¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?

Lo que más me gusta de Barcelona es el otoño. No hace frío, pero tampoco calor. La ciudad tiene un color cálido, puedes pasearla del mar a la montaña y en cierto modo, ya no parece una ciudad sino la unión de muchos pueblos pequeños.

¿Y si miramos al sur? ¿Con qué te quedas?

Al sur me quedo con Cádiz. Se come bien, se respira bien, se ríe bien: se vive bien.

Tampoco vamos a dejar de lado este y oeste...

Al este Venecia. La ciudad más bonita del mundo. Cuando cae la noche sigue siendo mágica, como si alguien le hubiera dado al botón de pausa hace unos siglos y todo siguiera igual. Y por la ensalada de pez espada del Valentino's.

Y al oeste, Nueva York. Por pasar la tarde mirando libros en McNally Jackson o tomarme un vino en el Poe o irme a cenar a una osteria que hay en la 43 y que cierra a las tantas, después de haber ido al teatro.

¿Cómo crees que afectará la situación que vivimos a tu trabajo? Viajes, hoy aquí mañana allá…

Yo estoy bastante retirado ya, lo que hago es puntual y muy extraordinario, cosas que me apetecen mucho. Es un hecho que la industria va a cambiar, al menos hasta que se encuentre una vacuna, pero habrá que adaptarse. En Hollywood lo están pasando mal, nadie se atreve a estrenar el primero y quien lo haga recibirá críticas. Las salas de cine no están preparadas aún, pero todo llegará. La industria se adaptará como lo hará la turística, etc.

Y mientras una pandemia paraliza el mundo, tú vas y publicas un libro

Tenía que salir un mes antes de que todo estallara, pero decidieron aplazarlo y mira, vio la luz justo en mitad del caos. Recuerdo que cuando había una Boda Real el diario The Guardian tenía una pestaña que era algo así como “republicano” y tú, si no te interesaba en absoluto la cobertura que le dedicaban a la realeza, clicabas ahí y te olvidabas de todo el bombo “real”, era como otra versión del mundo. Pues a mí me hubiera gustado eso mismo pero con una pestaña de “no-Covid”, así que bueno, si mi libro ha ayudado a que alguien se olvide aunque sea un rato de esta pandemia, yo ya estoy feliz.

Volviendo al libro, ¿qué pasa con el cine español? Apenas hay referencias

Es circunstancial. La explicación es que no he entrevistado a muchos actores o actrices españoles más allá de Penélope Cruz o Javier Bardem en el Festival de San Sebastián, pero la verdad es que han sido entrevistas correctas que no han dado para más, ninguna anécdota o dato relevante que destacar en el libro.

Royal Scotsman

El Royal Scotsman, "un tren que va haciendo parada en las mejores destilerías de whisky escocesas y donde desayunas whisky, comes whisky y cenas whisky" según García Ramón. 

Recomiéndanos un destino, y si es con anécdota, mejor

Para vivir una experiencia diferente, y muy perjudicial para la salud, yo recomiendo montarse en el Royal Scotsman, un tren que va haciendo parada en las mejores destilerías de whisky escocesas y donde desayunas whisky, comes whisky y cenas whisky. Hice este viaje para desconectar y me transformé en un barril de whisky. La verdad que es un viaje muy divertido, y muy caro, en tren donde disfruté muchísimo -de lo que me acuerdo-. Pero una de las cosas de las que sí me acuerdo es que cuando te inscribes y te envían la típica página con recomendaciones y tal, te aconsejan que si tu pareja no bebe, es mejor que no vayas en pareja. Me pareció una genialidad.

Recomiéndanos una película, o una serie, para viajar

Pues una peli con la que me he reconciliado durante el confinamiento porque hacía mucho que no la había visto y que me ha servido para viajar y evadirme ha sido El río de la vida, de Robert Redford. Es preciosa, tiene unos paisajes espectaculares (creo que se rodó en Montana), es calmada, reflexiva, etc. Un buen sabor de boca para, al menos, irte a dormir contento.

Y una serie donde te lo pasas bien y puedes ver un poco más allá, sería Entourage (El séquito), que no sé si mucha gente lo sabe es la historia de Mark Wahlberg cuando se llevó a sus amigos “mafiosos” de Boston a Los Ángeles al comienzo de su carrera. Así que si te fijas un poco, puedes ver de quién hablan en cada episodio porque el contenido es real, aunque con seudónimos, etc. Esta serie tiene mucha más gracia si sabes un poco del mundillo y los entresijos de Hollywood.

Compártelo