Ritmo a bordo

El único menú de business class que marida con música de Roxette

O cómo una canción puede potenciar los sabores a más de 1000 pies de altitud.

Finnair Business cLASS

Finnair Business cLASS

Comer durante un vuelo de larga duración puede ser un placer o un suplicio y no solo por la calidad de los platos. El ruido a bordo puede reducir la potencia de algunos sabores o intensificar otros. Está demostrado que el sonido de fondo que se escucha en los aviones influye en los sabores de las comidas que se sirven a bordo. Por eso, la compañía Finnair ha creado el concepto Hear the Taste para mejorar la experiencia de los pasajeros.

Esta iniciativa consiste en crear una música especial para cada sabor a bordo para equilibrar los efectos del sonido de fondo y potenciar el gusto de los platos que se comen durante el viaje. Para hacerlo posible, Finnair ha elegido algunas de las comidas de su menú business en vuelos de largo recorrido, creados por el reconocido chef sueco Tommy Myllymäkki. En su búsqueda para asociar la comida con la música, la compañía aérea consiguió la colaboración de Per Gessle, uno de los miembros del famoso dúo sueco Roxette.

Así fue el proceso de creación de la canción.

Trabajando conjuntamente, Myllymäkki y Gessle buscaron la manera de combinar cada sabor con una música particular, el primero describiendo la intención de sus platos y el segundo interpretando cada gusto en forma musical. De esta forma, han surgido temas sonoros para acompañar cada comida de Finnair y potenciar su sabor a partir de uno de los grandes éxitos de Roxette, “The Look”. Mientras que las notas bajas sirven para acompañar ingredientes como el queso y la carne, las notas altas potencian el sabor de los dulces.

El chef sueco Tommy Myllymäkki y el miembro de Roxette, Per Gessle, combinaron cada sabor con una música particular

Amante o no de la música de Roxette, el viajero que vuele con Finnair en clase business tendrá la oportunidad de disfrutar de una forma novedosa y original de los menús a bordo. Descubrir los cambios de los sabores en función de la música que los acompañan es la última experiencia cuando se viaja en avión. ¡Que aproveche y buen vuelo!

Compártelo