¡A pedalear!

Utrecht estrena una ruta en bicicleta por sus líneas de defensa del agua

Los alrededores de la ciudad holandesa permiten conocer la historia militar del país y sus técnicas y proyectos para evitar el hundimiento.

La historia de los Países Bajos no se entiende sin su relación con la orografía y el agua. Situado en los deltas de los ríos Rin, Mosta y Escalda, la mitad de su territorio se encuentra al mismo nivel del mar, y un 26% por debajo de este. La amenaza de una posible inundación hizo que desde el siglo XII se desarrollaran técnicas para ganarle terreno al mar, como la construcción de pólderes, canales, presas y diques. Alrededor de estos, se erigieron ciudades y pueblos que todavía hoy tienen al agua como su principal aliado.

Utrecht

Foto: Turismo de Utrecht

Utrecht

Utrecht es una de ellas. A partir del siglo XVI, la inundación del área que rodeaba la ciudad también sirvió como medida de autoprotección ante soldados, caballos y vehículos que encontraban en estas tierras dificultades para avanzar. Un siglo antes, en el XV, se introdujo el avance tecnológico que cambiaría para siempre el paisaje rural de los Países Bajos: el molino de viento. Las líneas de defensa construidas hace 2000 años guían hoy una nueva ruta de más de 100 km por la provincia de Utrecht, dividida en cinco líneas.

Los cinco recorridos discurren por rutas ciclistas señalizadas entre fuertes, esclusas y paisajes estratégicos construidos a lo largo de los siglos capaces de contar la historia de los Países Bajos. Los canales romanos, la antigua línea de agua holandesa, la línea Grebbe y las posteriores líneas de defensa de agua son parte del legado que el ciclista se encuentra a lo largo del escénico trayecto. En medio, varios hoteles y zonas de acampada permiten conocer con tranquilidad las líneas de defensa del agua.

Utrecht
Foto: Turismo de Utrecht

Con las vías fluviales y la vegetación como telón de fondo, Weesp se convierte en el mejor punto de partida de las rutas, que pasan por numerosos fuertes y los lagos Loosdrechtse, Ankeveense y Vinkeveense, así como el río Vecht y castillos como el de Muiderslot, el pueblo en forma de estrella de Vestingstad Naarden o los fuertes de Uitermeer y Ossenmarkt, entre muchos otros atractivos.

La ruta también permite conocer el Plan Delta, con el que a mediados del siglo pasado se erigieron compuertas, esclusas, diques y barreras en el delta del Rin-Mosa-Escalda para proteger el Randstad, que incluye las áreas metropolitanas de Ámsterdam, Utrecht y Róterdam-La Haya. Esto permite reducir la incidencia de las mareas y la contaminación de los ríos, permitiendo la preservación de la mayoría de ecosistemas originales.