Ave, viajerum

Viajar a lo romano

Un programa de la Universidad de Stanford permite saber cómo sería hacer un viaje en la antigüedad.

Calzada

Foto: iStock

Calzada

En la historia universal Roma figura como uno de los mayores imperios que han existido. En su época de máximo esplendor, llegó a dominar una cuarta parte de la población mundial y rebautizó el Mediterráneo como Mare Nostrum. Esta hegemonía se basaba, principalmente, en una red de calzadas que llegó a sumar 100.000 kilómetros y en una flota marítima invencible.

Hoy en día las rutas y medios de transporte han cambiado radicalmente la forma de viajar, pero ¿cómo sería hacerlo en tiempos de los romanos? Gracias a un proyecto de la Universidad de Stanford es posible revivir la manera en cómo se viajaba hace 2.000 años. Orbis es el portal que permite escoger medios de transporte tirados por animales y viejas rutas que conectaban las distintas ciudades de la antigüedad para comprobar cuánto tiempo y dinero requería moverse por Europa en tiempos del Imperio Romano.

Orbis

Así eran las 'autopistas' y las rutas marineras de los romanos. 

El concepto es tan simple como simular el movimiento entre las principales rutas del sistema de calzadas que los romanos desarrollaron y extendieron por Europa, el norte de África y Oriente Próximo. Los caminos que conectaban las ciudades más importantes del imperio así como los ríos navegables y las rutas marítimas en el Mediterráneo, el Mar Negro y la costa atlántica configuran el mapa dónde escoger un punto de partida y un destino. De esta forma, el programa determina cuánto tiempo se tardaría y la cantidad de dinero expresada en denarios romanos que costaría realizar el viaje.

DE DOS HERMANAS A SALOU ¡EN MÁS DE UNA SEMANA!

Por ejemplo, para ir desde Tarraco (Tarragona) hasta Hispalis (Sevilla) en una carreta tirada por bueyes se tardaría 10 días. En lo que respecta al coste económico del viaje costaría 250 denarios por pasajero y un denario por cada kilogramo de forraje para los animales. Es decir, que supondría unos 250 días de trabajo para un habitante medio del imperio. Además, la aplicación también incluye como variable para hacer el cálculo la estación del año en la que se realizaría el trayecto.

Afortunadamente, el mundo ha cambiado y la tecnología ha permitido viajar usando medios de transporte mucho más rápidos y eficaces que en la antigüedad. Aún así, comparar cómo hacer el mismo recorrido en tiempos de los romanos y en la actualidad es un buen ejercicio para que el trotamundos pueda ver cómo hubiera sido su viaje si hubiese nacido hace 2.000 años.

Seguir Viajando

Actualidad

Compártelo