Más Europa

Viajar a Bulgaria y Rumanía será mucho más sencillo en 2024

Su adhesión a finales de marzo al Espacio Schengen impulsará el comercio y el turismo, a la espera de continuar las negociaciones para eliminar los controles terrestres.

El 31 de marzo de 2024 será una día histórico para la Unión Europea, cuando Bulgaria y Rumanía ingresen al espacio Schengen después de 12 años de negociaciones. La incorporación, acordada el pasado 30 de diciembre por unanimidad en el Consejo Europeo, supone la eliminación de controles de personas en las fronteras interiores aéreas y marítimas de la UE entre los dos países implicados y el resto de miembros del espacio Schengen.

Seguir viajando

"A partir de marzo, podrán cruzar libremente las fronteras interiores marítimas y aéreas, sin controles fronterizos. Se trata de un gran paso adelante para ambos países y para el espacio Schengen en su conjunto", expresó en rueda de prensa la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

shutterstock Bulgaria Monasterio Rila
Foto: Shutterstock

¿Cómo afecta a los viajes?

El ingreso de ambos países se realizará de forma parcial. A partir del 31 de marzo -fecha que se corresponde con el cambio de horario invierno/verano fijado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA)-, los viajeros afectados dejarán de estar sujetos a inspecciones de control fronterizo, sin necesidad de pasaporte ni visado, lo que implicará que los viajes aéreos y marítimos entre Bulgaria, Rumanía y los países del espacio Schengen serán más fáciles y rápidos.

Seguir viajando

Sin embargo, solo beneficiará a los viajeros que se desplacen por aire y por mar. Hasta que no se llegue a un nuevo acuerdo, se mantendrán las restricciones para quienes viajen por vía terrestre. Según la misma Comisión, a lo largo de 2024 continuarán las discusiones para la supresión de los controles en las fronteras terrestres, a la espera de que el Consejo tome una decisión al respecto "en un plazo razonable", aunque aún no se ha fijado fecha para una nueva votación sobre este asunto.

Castillo de Bran
Foto: Adobe Stock

Seguir viajando

Desde que Bulgaria y Rumanía pasaron a ser miembros de la Unión Europea en 2007, la Comisión y el Parlamento defienden su ingreso al espacio Schengen. Sin embargo, Países Bajos primero y Austria recientemente, han vetado la entrada alegando su preocupación por la gestión de la inmigración irregular. En diciembre de 2023, finalmente Austria cedió a esta postura y permitió la supresión de los controles fronterizos para los viajes aéreos y marítimos, pero no aceptó los terrestres.

 

Dado que Bulgaria y Rumanía aún no se habrán adherido plenamente al espacio Schengen el 31 de marzo de 2024, ambos países seguirán expidiendo visados nacionales de entrada (y aún no comenzarán a expedir visados Schengen C), que solo otorgan derechos de tránsito a través de los países del espacio Schengen, igual que Chipre e Irlanda (que no forma parte del espacio Schengen).

 

Establecido en 1985, con estas nuevas incorporaciones el espacio Schengen estará formado por 29 países europeos, 23 socios de la Unión Europea y cuatro no comunitarios (Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein), que incluyen 4,5 millones de kilómetros cuadrados y 450 millones de ciudadanos.