En vivo y online

Vídeo: así ha sido el solsticio de verano 2022 en Stonehenge

Después de dos años, el esperado acontecimiento solar de este monumento megalítico se ha podido volver a vivir de manera presencial.

Visitar Stonehenge el día 20 de junio es una experiencia excepcional. Año tras año, miles de personas se desplazan hasta Wiltshire para celebrar el día más largo del año y dar la bienvenida al verano. Este 2022, centenares de visitantes han vuelto a llenar los alrededores del monumento megalítico después de dos años en los que solo se podía presenciar de manera virtual. English Heritage, la entidad encargada de la gestión del monumento, también ha retransmitido el acontecimiento en directo a través de su página web y de su perfil de youtube.

Stonehenge

Stonehenge es uno de los lugares más mágicos del mundo para vivir el solsticio de verano, momento en el que, si uno se detiene en el centro del círculo de piedras, el sol sale justo a la izquierda de la Piedra del Talón, una piedra periférica ubicada al noreste del monumento. Aunque todavía hoy no se ha podido establecer con seguridad el propósito de esta construcción que los arqueólogos sitúan entre el Neolítico y la Edad de Bronce, se sabe que tiene una relación directa con los solsticios y su observación, ya que el recorrido del sol coincide con la orientación de los enormes bloques de piedra.

Este año, el cielo de Wiltshire ha permitido observar el amanecer entre la niebla que cubría el cielo, que se ha dado a las 4:49.

Horas antes, English Heritage también ha retransmitido el atardecer del día 20 de junio, que a las 21:28 ha puesto el punto y final al día más largo del año y ha dado inicio a la noche más corta.

Todo esto ocurre en uno de los monumentos más enigmáticos del planeta, que se estima que se empezó a levantar hace 5.000 años y que su construcción se desarrolló a lo largo de 1.600 años, durante unas ochenta generaciones. Un proyecto enorme que involucró a cientos de personas utilizando solo herramientas primitivas.

La interpretación más aceptada es la de centro ritual prehistórico estructurado para alinearse con el movimiento del sol: sus elementos pétreos están colocados para marcar la salida y la puesta del sol durante los solsticios de verano y de invierno. Así, mientras en verano el sol sale por la izquierda de Heel Stone, al noreste del monumento, durante el solsticio de invierno todo se invierte.

Quienes se acercan hasta Salisbury, en el condado de Whiltshire, para visitar Stonehenge, se encuentran con un conjunto de seis grandes bloques en círculo rematados por tres dinteles y rodeados por un círculo exterior de diecisiete monolitos con dinteles, lo que ha perdurado de un total de 162 elementos pétreos. Cada solsticio, crea una imagen que miles de personas quieren enmarcar en su memoria acudiendo a la celebración.