Creatívamente

Wecamp Santa Cristina, el glamping de la Costa Brava con sueño certificado

Es el primero de una cadena de campings en la naturaleza en los que se ha querido trasladar todas las funcionalidades y comodidades de un buen hotel.

Si el lector busca en Google maps la ubicación de Wecamp Santa Cristina tras leer este artículo lo que encontrará en la pantalla es el pasado. Pero este artículo va sobre el presente y también sobre el futuro. Y es que la imagen satelital que se ve no corresponde a la actualidad, sino a 2018, de cuando estas eran las instalaciones de un camping convencional. Nada que ver. El de Santa Cristina es el comienzo de un nuevo concepto de camping al que se ha querido trasladar todas las funcionalidades y comodidades de un buen hotel

Algunos ya lo han etiquetado como el primer glamping del Empordà, pero es mucho más que eso. Wecamp Santa Cristina es una propuesta que invita a habitar el espacio de forma creativa en vacaciones. Recuerda un poco a aquellos personajes entre poéticos y mágicos del escritor serbio Goran Petrovic que, cansados de la grisura de su ciudad, deciden pintar el techo de su casa de azul de una forma de lo más particular: quitándolo. Wecamp Santa Cristina es esa invitación a disfrutar del cielo azul. Un habitar alternativo a la metrópoli de la cotidianidad.

Reservar en Booking

 
1 /5
piscina wecamp Santa Cristina (1)

Foto: wecamp

1 / 5

¡Bienvenidos!

Es viernes por la tarde, en Santa Cristina, Costa Brava, y este cronista está subido en un cochecito eléctrico. Una vez aparcado el coche con el que ha llegado en el parking habilitado en el exterior de Wecamp y tras pasar por recepción, donde le han explicado todo lo que tiene que ver con el alojamiento, han cargado su equipaje en el remolque. No puede dejar de sentirse algo ridículo ahí sentado, pero más tarde es un detalle a agradecer: que cada poco anden circulando coches, remolques y autocaravanas por delante tuyo no es la forma más adecuada de desconectar y disfrutar de la naturaleza. 

Durante el recorrido hasta el Lodge Family, se ve parte de las zonas comunes, la piscina, el campo de fútbol, el club de juego para los más pequeños, el restaurante. Son espacios abiertos, versátiles, pensados para el encuentro y la interacción, fusionados con el aire libre gracias al paisajismo diseñado por Valentina Greselin. Entre pinos, alcornoques y arbustos mediterráneos, se suceden la diversas zonas, las Cabin Tents para parejas que buscan intimidad y estrellas en el cielo; las Glamping Couple, cómodas y discretas; o los lodge, el duplex y el familiar, inspirados en las tiendas de los safaris africanos con baño privado, vestidor, climatización, cocina equipada y una gran terraza.

 
comedor interior

Foto: wecamp

2 / 5

Una poética del espacio

Explicaba el filósofo Gastón Bachelard en La poética del espacio que la casa es nuestro rincón del mundo. Y a partir de esa afirmación trazaba toda una fenomenología de la imaginación a partir de lo que él denominó “soñadores de casas”. Julio Cortázar fue uno de esos “soñadores de casas”. Lo puso en práctica en su volkswagen combi de color rojo que bautizó con nombre de dragón wagneriano, Fafner. En ella habilitó un tanque de agua, un asiento convertible en cama, metió una radio, su máquina de escribir, muchos libros, algunas botellas de vino, latas de sopa, un calentador…

El usuario de Wecamp Santa Cristina está invitado a soñar su casa durante su estancia. Algunos elementos diseñados por los barceloneses Lagranja Design son la chispa que hace soñar. Hay piezas exclusivas, como la mesa de centro y mesita Camp, fabricadas en madera de pino aserrada y pintadas y en aluminio, respectivamente, las lámparas Camp, realizadas con hilos de PVC de colores y equipadas con bombillas LED de luz cálida y confortable, y la silla Camp, con funda de mimbre trenzada a mano. Son versátiles y pesan poco para poder ubicarlas fácilmente en el rincón que más guste. Las maderas naturales, las estanterías y las luces estratégicas configuran un espacio que fácilmente se puede personalizar durante la estancia. La importancia de los espacios que conmueven estriba en que activan la imaginación que nos desprende a la vez del pasado y de la realidad y que nos encara al porvenir. En Wecamp no se trata de acampar, se trata de imaginar.

 
LodgeFamily08

Foto: wecamp

3 / 5

Relaaaaaaaaaaaaaaaaax

“Relaaaaaaaaaaaaaaaaax” ,exactamente así, con diecisiete aes, es lo que se lee en el cartoncito que estaba entre los amenities de la habitación y que ahora está en el escritorio de este cronista. En el interior, un vaporizador de esencia de lavanda que, como se puede leer, “ayuda naturalmente a reducir los niveles de ansiedad y estrés”. “Vaporiza un poco en la almohada -invitan-y libera tu imaginación”. 

La habitación está equipada con colchones Pikolin, king size de alta calidad, nórdico y sábanas blancas y suaves. Cuando corre la brisa se escucha el cascabel de las hojas y el piar de los pájaros por la mañana. Hay una lucecita de lectura en el cabezal de la cama. Sorprende esta especie de oasis de relax en un camping, pero es que todo está pensado para eso, para desconectar, para procurar el silencio, que los diferentes habitares de los vecinos no se crucen. Wecamp ha logrado la certificación AdSalutem que garantiza alojamientos y espacios diseñados para el descanso y ha recibido el asesoramiento del Instituto del Sueño para poder establecer las mejores condiciones, teniendo en cuenta el diseño del habitáculo, su emplazamiento, la iluminación, la sonoridad, la contaminación acústica y las variables ambientales. De ahí que este cronista no necesitara, en realidad, vaporizar esencia de lavanda en su almohada y se volviera con el spray a casa.

 
LodgeDuplex03

Foto: wecamp

4 / 5

Un techo azul

La amplia terraza es la reina de la estancia. Hay dos butacas, mesitas Camp y una hamaca para facilitar ocios de lectura y balanceos varios con vistas al cielo y al frondoso pinar que rodea al camping y que puebla los bosques de Les Gavarres. Casi se puede sentir como los personajes del libro de Goran Petrovic, Atlas descrito por el cielo (Ed. Sexto Piso), con el cielo como único techo del hogar. Esa sensación es constante durante toda la estancia. En Wecamp se procura el cuidado y disfrute de la naturaleza. Hay recogida selectiva de los residuos generados por el camping y sus clientes, promoviendo su recogida tanto en los alojamientos con baño y cocina como en las instalaciones comunes. También cuentan con un programa de eficiencia energética, de implantación progresiva durante toda la vida útil del camping. Comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 (ODS) de Naciones Unidas, Wecamp cuenta con sistemas de aerotermia con apoyo de placas solares; iluminación LED, aprovechamiento de aguas pluviales y flota de vehículos eléctricos.

 

Cuando llega la noche en el libro de Goran Petrovic, los personajes, libres de techo, se adormecen escuchando “el oleaje del cielo”, con una gran luna llena iluminando la noche, dispuestos a soñar y a seguir imaginando. 

 
Verd Oliva 4

Foto: wecamp

5 / 5

Experiencias made in Costa Brava

Santa Cristina d’Aro, en el corazón de la Costa Brava: esas son las coordenadas escogidas por Wecamp para poner en marcha su nuevo concepto de camping en España. Situado a tres kilómetros de la playa y rodeado por los bosques y macizos del Baix Empordà, tiene a golpe de pedal el pueblo de Santa Cristina, con sus mercadillos y artesanías, playas tan populares como la de Sant Pol, en Sant Feliu de Guíxols, o calas a las que llegar en kayak. Quienes prefieran montaña, tienen senderos para hacer a pie o en bici (hay opción de usar las bicicletas eléctricas del camping con sillita para bebés). Cruzando los bosques de Les Gavarres, se alcanza el mirador De Pedralta a unos 40 minutos, uno de los lugares naturales más mágicos de la Costa Brava en pleno macizo de l’Ardenya.

De vuelta, toca seguir haciendo apología del ocio en las terrazas bajo el pinar que ocupa el restaurante, dirigido por Verd Oliva con una propuesta breve, pero gustosa, veraniega y muy mediterránea a base de platillos para compartir, ensaladas, pizza y pescados. La piscina del camping, rodeada de naturaleza, es un oasis refrescante. Los niños y niñas se divertirán en el equipado club infantil (evidentemente, también es una tienda de campaña). En la agenda de actividades del día, visible en recepción o en la app del camping, hay clases de yoga al amanecer, salidas en barca, talleres de artesanía, cata de vinos locales, clases deportivas… Las opciones son variadas. Lo suficiente como para cumplir con el requisito de unas vacaciones perfectas que explica el escritor Ivan Jablonka en su emotivo libro En camping-car (Ed. Anagrama): “Unas hermosas vacaciones debían dar lugar a un interesante relato que perdurara en un bonito cuaderno”. Eso es lo único que falta en el Wecamp Santa Cristina, el cuaderno, el resto, lo necesario para quitar el techo y disfrutar del cielo azul, sí lo ponen ellos.

 

GlampingCouple01

NOTA: RBA Revistas, S.L. puede recibir una comisión por acuerdos de afiliación con tiendas online cuando un usuario realiza una compra a través de alguno de los enlaces que aparecen en esta página.Las recomendaciones sobre productos o servicios se realizan de forma independiente por nuestros editores y siguiendo criterios estrictamente editoriales. (Ver política de afiliación)