¡Divino!

El mapa de los dulces más sacros de Sevilla

Monasterios y conventos donde los más golosos encontrarán creaciones únicas.

Si existe una ciudad española que pueda considerarse el paraíso en la Tierra de los golosos es, sin duda, Sevilla. La capital de Andalucía cuenta con la mayor concentración de conventos de clausura de estilo mudéjar, barroco y renacentista del país. Hay diecinueve, siete de los cuales luchan contra los vaivenes de la economía mundial actual y la imparable secularización del país a golpe de rodillo: elaboran y venden dulces para financiarse. Unos llevan haciéndolo durante siglos y otros solo desde la crisis financiera del 2007-2008. En algunos de estos centros religiosos, la venta todavía se hace de manera tradicional a través del torno, un armazón de madera giratorio que permite realizar la transacción sin que las monjas sean vistas por los clientes. Pero, como la tradición no está reñida con la modernidad, hace un año se creó la tienda online Hechoconfe.com con el objetivo de impulsar el comercio de muchos de sus exquisitos productos fuera de la provincia.

 

Esta ruta de poco más de 3 kilómetros cruza el centro histórico de Sevilla de norte a sur y pasa por todos los conventos que elaboran y comercializan dulces. Empieza en el Real Monasterio de San Clemente, en el barrio de San Lorenzo, muy cerca del río Guadalquivir, y acaba en el Convento de Madre de Dios, en el barrio de la Judería, a poca distancia de la Catedral.

 

 

 
Las monjas de este convento empezaron a confeccionar dulces a principios de la década del 2000, por lo que incluso los más tradicionales, como sus conocidos cortadillos y pestiños, tienen un toque personal y moderno. También venden vinos dulces y de naranja. El monasterio cuenta con un albergue donde poder hospedarse.
 

Especialidad: cortadillos y pestiños

Horario: Lun-Sáb, 10:00-12:45 y 16:15-18:00

 

Santa Ana

Por consejo del arzobispo, el convento reanudó su actividad repostera en 1996. Su especialidad, los borrachuelos. Muy similares a los pestiños, también son dulces de ascendencia andalusí donde la miel y el anís adquieren todo el protagonismo. Su nombre hace referencia al vino que lleva la masa y son tradicionales en Navidad y Semana Santa, pero aquí se pueden adquirir durante todo el año.
 

Especialidad: borrachuelos

Horario: Lun-Vie, 10:00-13:00 y 17:00-19:00 / Sáb-Dom, 10:00-13:00 y 17:00-18:00

 
Las hermanas de este convento elaboran 16 variedades de mermeladas (desde la clásica de naranja amarga hasta una más contemporánea de manzana y menta), tres cremas para untar (castaña, boniato y membrillo) y dos deliciosas jaleas (flor de azahar y jazmín). Su edificio alberga el único museo conventual de Sevilla, donde se muestra una colección única de pinturas y retablos barrocos.
 

Especialidad: mermeladas, cremas y jaleas

Horario: Lun-Sáb, 9:30-13:30 y 17:00-18:45

 
 

Santa Inés

Construido en 1374, es uno de los conventos más antiguos de la ciudad. Sus afamados bollitos de sésamo se hornean desde inicios del siglo XVII. Originariamente, las religiosas elaboraban este dulce para sus benefactores como muestra de agradecimiento; hoy, la repostería es la mayor fuente de ingresos de las doce monjas residentes.
 

Especialidad: bollitos de santa Inés

Horario: Lun-Dom, 9-13:00 y 16:00-18:30

 
 

San Leandro

Azúcar clarificado, yema de huevo hilada y unas gotas de zumo de limón; eso fue todo lo que necesitó Mimi Sheraton, la reconocida escritora gastronómica del New York Times, para incluir las yemas de san Leandro en su libro 1000 alimentos que debe comer antes de morir. Su receta es probablemente uno de los secretos mejor guardados de la historia de la cocina española; estas religiosas agustinas llevan confeccionando su exquisito dulce cónico desde el siglo XV.
 

Especialidad: yemas de san Leandro

Horario: Lun-Dom, 9:00-13:00 y 16:30-19:00

 
 

Santa María de Jesús

Inaugurado en 2010, es el obrador conventual más reciente de la ciudad. Sus monjas han logrado hacer hasta 50 dulces diferentes desde su apertura y su intención es seguir experimentando. En Semana Santa, el producto más exitoso de la carta son las torrijas. El resto del año, los roscos de almendra, las pastas de avellana y las yemas hacen las delicias de sus clientes.
 

Especialidad: roscos de almendras

Horario: Lun-Sáb, 9:30-13:30 y 16:30-19:00 / Dom, 11:00-13:30 y 17:00-18:00

 
 

M. de D. de la Piedad

La almendra es el ingrediente estrella de este obrador fundado en 1997, ya que se utiliza hasta en diez de los productos más habituales de este obrador. Por encargo, también elaboran gallina en leche: un tradicional pastel de almendras de origen andalusí, que está a punto de desaparecer. Antiguamente, el fruto seco se mezclaba con pechuga de pollo mechada. La receta sin carne que confeccionan aquí fue cedida por el convento sevillano de Santa Clara.
 

Especialidad: bocaditos de almendra y naranjitos sevillanos

Horario: Lun-Sáb, 10:00-13:30

 

Naranjitos

Compártelo