Arabia Saudí

1 / 3
Arte Rupestre Cultural en Ḥimā Najrān

SCTH

1 / 3

Arte cultural Ḥimā (Arabia Saudí)

El sitio de Ḥimā se halla en una zona montañosa árida del sudoeste de Arabia Saudita por la que pasaba una de las antiguas rutas de las caravanas que transitaban por la Península Arábiga. Este sitio posee un importante conjunto de imágenes rupestres que describen la flora, la fauna, las formas de vida y las actividades cinegéticas humanas a lo largo de un periodo de 7.000 años. Los viajeros y ejércitos que acampaban en este lugar fueron dejando en todas las épocas, hasta finales del siglo XX, inscripciones y petroglifos que en su mayoría se conservan en su estado primitivo.

Las inscripciones están escritas en diferentes alfabetos: sudarábigo antiguo y moderno, arameo-nabateo, nordarábigo antiguo, griego y árabe clásico. En este lugar y en la zona abundan vestigios arqueológicos inexplorados hasta la fecha: mojones, estructuras pétreas, sepulturas, conjuntos de instrumentos de piedra dispersos y pozos abandonados. El sitio se halla en el puesto de peaje más antiguo de una ruta de caravanas ancestral, donde los pozos de Bi’r Ḥimā siguen proporcionando agua dulce sin interrupción desde 3.000 años atrás.

Foto: Gtres

2 / 3

La Meca

(7,1 millones de turistas en 2015)

La ciudad natal de Mahoma es un lugar sagrado al que acuden miles de peregrinos al año. En concreto, cada año, cerca de tres millones de peregrinos se dirigen a la ciudad santa. La Kaaba, “la casa de Dios” es el centro de La Meca. La afluencia de viajeros es tal que se construyó recientemente el complejo de edificios Abraj Al-Bait donde hay varios hoteles, y se encuentra el reloj más grande del mundo, en la parte superior del edificio más alto del conjunto, que es, además, el segundo más alto del mundo.

Foto: Gtres

3 / 3

El reloj más grande del mundo

Si buscamos un reloj que esté a la vista de todos, éste, sin duda, tiene todos los números. Está en el centro de la Meca, en Arabia Saudí, en un basto complejo inmobiliario que se construyó para ampliar la oferta hotelera de una ciudad que recibe a millones de viajeros cada año durante el mes sagrado del Ramadán. En este complejo destaca con una altura de 430 metros, la torre Makkah Royal, cuya cima tiene un reloj con una esfera de 43 metros de diámetro. Dicen que la hora que marca se ve incluso a 25 kilómetros de distancia.