Argentina

1 / 89

Foto: Hilton Chen / Age Fotostock

1 / 89

"En la Patagonia", Bruce Chatwin

A Bruce Chatwin, experto en arte, arqueólogo, escritor, seductor y soñador, le obsesionó el movimiento desde siempre. Por eso, con poco más de 30 años, dejó su trabajo en el Sunday Times Magazine para irse a la Patagonia. Dice la leyenda que le envió un telegrama a su jefe: "Me he ido a la Patagonia". Y cuando volvió, escribió su primer libro, En la Patagonia (1977), con el que revolucionó el género de libros de viajes. Ya no dejó de viajar y de escribir hasta su muerte con 48 años, en 1989. El éxito de éste libro provocó que la región de la Patagonia, compartida por Argentina y Chile, se popularizara en todo el mundo. A pesar del poco tiempo que tuvo como escritor, su pasión le permitió dejar algunos títulos imprescindibles, como por ejemplo, Los trazos de la canción (1987).

Foto: Gtres

2 / 89

Argentina

Si hay un plato típico en Argentina por Navidad, ese es el Vitel Toné. Este plato está formado por finas rodajas de ternera cubiertas de salsa de atún y alcaparras. Este plato es fresco, pues en Argentina la Navidad se pasa en manga corta, y suele acompañar a la barbacoa que completa la cena. En cuanto a los dulces, no faltan los pannetones, la torta heladas, así como turrones y garrapiñadas y los tradicionales alfajores.

Foto: Gtres

3 / 89

Fitz Roy, abriendo caminos en La Patagonia

Las aventuras en el desierto contribuyeron a convertir a Saint-Exupéry en un personaje legendario. Así, en 1929, tras publicar Correo Sur (1928), uno de sus primeros éxitos literarios, el piloto es enviado a Buenos Aires como director de la Aeropostal Argentina, filial de la compañía francesa donde trabajaba. Pero Saint-Exupéry seguía sin sentirse a gusto en las ciudades y mucho menos en tareas directivas, así que, a la mínima se escapaba en vuelos de reconocimiento. En uno de ellos llegó a batir un récord mundial al cubrir los 2.400 kilómetros de distancia entre Buenos Aires y Río Gallegos. Pero, lo que le marcó más en aquellos años no fue tanto el paisaje que veía desde su avión, como por ejemplo el Fitz Roy, todo un símbolo de la Patagonia, y con un pico llamado como el autor en su recuerdo, sino la historia de supervivencia que protagonizó su amigo Henri Guillaument mientas el escritor se encontraba al frente de la Aeropostal Argentina. Su amigo se perdió en los Andes durante un vuelo. Los Andes en invierno eran una trampa mortal; pero, finalmente, éste logró sobrevivir tras unas jornadas angustiosas: “Te lo juro –confesó al escritor–, ninguna bestia sería capaz de hacer lo que yo he hecho”. Aquella historia sería clave en la vida de Saint-Exupéry.

Foto: AGE fotostock

4 / 89

Cerro de los Siete Colores, Jujuy. Argentina

Uno de los mayores reclamos de esta zona del norte de Argentina es el pueblo de Purmamarca, situado a los pies del Cerro de los Siete Colores así como la colorida serranía de hornocal (en la imagen), cerca del famoso cerro. Pero la oferta de Jujuy no termina aquí. Antes de regresar debes haber conocido también sus raíces indígenas aymaras y quechuas, haber probado una empanada salteña y haber viajado en el tren de Salta, que recorre alguno de los tramos del trayecto a más de 4.500 metros casi hasta llegar a la frontera chilena. 

Foto: Gtres

5 / 89

Enero en Patagonia

Por Patagonia se conoce a una extensa región histórica en América del Sur que comparten Argentina y Chile con la Cordillera de los Andes por medio. Solo su nombre ya evoca aventura. Es tierra de exploradores, de naturaleza y paisajes sublimes, de esos que empequeñecen el alma de todo viajero. El glaciar Perito Moreno, el espectacular monte Fitz Roy, el fin del mundo en Ushuaia, o ya en la patagonia chilena, el fabuloso parque nacional Torres del Paine, Glaciar Pío XI (o Brüggen) o la capilla de Mármol e islotes del lago General Carrera, por ejemplo, son algunos de sus lugares más célebres. De noviembre a abril –el verano del hemisferio sur– el clima es más suave y facilita viajar a esta bella región.

Foto: Gtres

6 / 89

Jujuy, una provincia para descubrir Argentina

En el extremo noroeste de Argentina, encontramos la provincia de Jujuy. La vasta extensión del país, dividido en 23 provincias, hace que el territorio sea una suma de descubrimientos, como, por ejemplo, el Cerro de los Siete Colores, en Purmamarca. Riqueza patrimonial y belleza de paisajes como reclamos para hacerse con una perspectiva no tan conocida de Argentina. 

Foto: Gtres

7 / 89

Buenos Aires y sus curiosidades

Buenos Aires, oficialmente, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es la capital de Argentina. Es una de las mayores metrópolis de América del Sur y como tal es un destino turístico de gran interés. Caminar por Buenos Aires es darse de bruces con una rica historia y con una gran riqueza monumental. No es por nada que se la conozca como el París de América. ¿Quieres conocer algunas de sus muchas curiosidades?

Foto: José Alejandro Adamuz

8 / 89

Una ciudad de librerías

Buenos Aires tiene todo lo necesario para convertirse en una de las ciudades literarias de la Unesco. Lo es por los autores que alumbró, por sus tertulias, por aparecer como escenario en grandes obras de la literatura universal. Y lo es, por supuesto, por la cantidad de librerías que hay. Y es que, según un informe de World Cities Culture Forum, la capital argentina es la ciudad con más librerías per cápita del mundo (25 por cada 100.000 habitantes). Una de las librerías más conocidas, por su espectacularidad, es el Ateneo Grand Splendid, que se ha convertido en destino turístico para muchos visitantes. 

Foto: Gtres

9 / 89

Buenos Aires es la ciudad del mundo con mayor número de estadios de fútbol

Buenos Aires vive con pasión el fútbol. No es de extrañar que sea la ciudad con mayor número de estadios del mundo. Algunos famosos en el mundo entero, como “La Bombonera”, del Boca Juniors, el equipo que sigue teniendo a Maradona cómo símbolo desde la década de los 80. Los estadios del River Plate y el del Racing de Avellaneda son los que tienen mayor número de localidades para espectadores.

Foto: Gtres

10 / 89

La red de metro de Buenos Aires es la más antigua de toda Latinoamérica

El metro de Buenos Aires, más conocido por sus habitantes como “subte”, fue inaugurado en 1913. Es el más antiguo de América del Sur y el cuarto de América, tras los de Nueva York, Boston y Philadephia. Su primera línea conectaba el Palacio Presidencial (o Casa Rosada) con el Congreso, atravesando subterráneamente la Avenida de Mayo. Esta histórica línea, la A, aún cuenta con los mismos vagones de hace cien años. 

Foto: Turismo de la Ciudad de Buenos Aires

11 / 89

Un barrio en honor a las mujeres

El barrio de Puerto Madero es uno de los más modernos de Buenos Aires. Se caracteriza por sus altos edificios y el nombre de sus calles, que recuerdan a mujeres que dejaron su huella en la historia de Argentina y Latinoamérica. En Puerto Madero se encuentra también el Puente de la Mujer, una de las obras del arquitecto Santiago Calatrava que se pueden encontrar por el mundo.

Foto: José Alejandro Adamuz

12 / 89

Paseo de la Historieta

Que Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido como Quino, viviera en el barrio de San Telmo y que cerca de la esquina de Chile y Defensa se ubicara su vivienda y despacho, donde creara a Mafalda, ayudó a que Buenos Aires tuviera su Paseo de la Historieta. Pero el caso es que, no solo de Mafalda vive el cómic argentino. Basta hacer esta ruta de la historieta para saludar a personajes célebres como Isidoro Cañones, a Don Fulgencio, las Chicas de Divito, o entro tantos otros personajes a Mafalda, Susanita y Manolito. 

Foto: Gtres

13 / 89

El tango se originó en los arrabales de Buenos Aires

El tango se originó a mediados del siglo XIX en los barrios marginales de la época, como San Telmo, La Boca y Barracas. No fue hasta bien entrado el siglo XX, cuando algunos cantantes melódicos como Carlos Gardel lo popularizaron alrededor de todo el mundo. El tango fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO en el 2009. Hay multitud de lugares para ver y escuchar tango en Buenos Aires, sin olvidar la visita imprescindible a la casa de Carlos Gardel, en el barrio del Abasto.

Foto: José Alejandro Adamuz

14 / 89

Buenos Aires es ciudad de pizzas

No es ningún secreto que Buenos Aires tiene un “affaire” con las pizzas. La llevaron los italianos, pero los porteños le dieron su toque estilo al molde. Hay toda una tradición de pizzerías en la ciudad que, a la hora de la comida se llenan de público que degusta sabrosas porciones de pizza. Y, por supuesto, la ciudad tiene su propio listado de las mejores pizzerías. 

Foto: Turismo de la Ciudad de Buenos Aires

15 / 89

Avenida 9 de Julio y obelisco de Buenos Aires

El 9 de julio de 1816 Argentina logró su independencia de España. De ahí que esta enorme calle, que cruza Buenos Aires de norte a sur, reciba la fecha de la efeméride como nombre. Es la avenida más ancha del mundo con hasta 12 carriles (seis para cada dirección). Fue diseñada en 1888 siguiendo como modelo las avenidas de París. Su punto de referencia es el Obelisco, el mayor icono de la ciudad.

Foto: José Alejandro Adamuz

16 / 89

70 bares notables

Buenos Aires tiene una larga tradición cafetera. Algunas de sus cafeterías más históricas fueron punto de encuentro de figuras ilustres de la cultura y la política como Jorge Luis Borges, Bioy Cassares o Carlos Gardel. Hoy en día la ciudad cuenta con 70 “bares notables”, considerados como tal por su antigüedad, arquitectura o relevancia social y forman parte del patrimonio cultural de la ciudad.

Foto: Turismo Ciudad de Buenos Aires

17 / 89

Cementerio de La Recoleta

Famoso por sus muertos célebres y abierto en1822, el Cementerio de La Recoleta es conocido por su importante valor tanto histórico como arquitectónico. Es con probabilidad uno de los cementerios famosos que más se visitan en el mundo. En él, están enterrados muchos de los antiguos presidentes y generales de Argentina, entre otras figuras de importancia cultural e histórica como María Eva Duarte de Perón, más conocida como Evita.

Foto: José Alejandro Adamuz

18 / 89

Penal de Ushuaia (Ushuaia, Argentina)

El penal de Ushuaia fue el más austral del mundo; como si sus presos sufrieran doble encierro, el de los muros de la cárcel y el de la distancia geográfica: un paso más allá, solo la Antártida. Muchos de los delincuentes más peligrosos de Argentina acabaron encerrados en este penal entre 1904 y 1947. Tal vez el más famoso de ellos fue el Petiso Orejudo, mote de Cayetano Santos Godino, uno de los primeros asesinos en serie de Argentina. En él, también fueron encarcelados anarquistas y presos políticos. El antiguo edificio forma parte del complejo del Museo Marítimo y del Presidio de Ushuaia, una de las muchas atracciones turísticas al alcance de los viajeros que llegan hasta la ciudad habitada más austral del mundo, atraídos por la naturaleza salvaje de Tierra de Fuego.

Foto: Gtres

19 / 89

Buenos Aires es tango

Más que música, poesía. Basta ver a una pareja bailar abrazada al son del bandoneón para darse cuenta de ello. El tango es símbolo de Argentina. Nació en los suburbios, donde gente de mal vivir expresaba sus penas con las letras arrebatadoras de los tangos. Pero al tiempo, se convirtió en la música de todos, y Carlos Gardel ayudó a difundirla como nadie. La cultura del tango se siente aún en Buenos Aires. Ya no es necesario ir a los suburbios como antiguamente, basta llegar al centro de la ciudad, a Almagro, Palermo o a Abasto. Durante el mes de agosto, además, la capital de Argentina es la sede del Festival y Campeonato Mundial de Tango, con milongas populares y conciertos públicos.

Foto: Gtres

20 / 89

Monte Fitz Roy, Patagonia

Un monte que es uno de los símbolos de la Patagonia. Alcanza los 3.405 metros de altitud y está ubicado en el oriente del campo de hielo Patagónico Sur, en el límite entre la Argentina y Chile. Muchos montañeros salen de la población cercana de El Chaltén, provincia de Santa Cruz, Argentina, para alcanzar su cumbre siguiendo una de las caminatas más bellas del mundo. Desde el lado chileno, se alcanza partiendo de Villa O'Higgins. La senda es exigente a nivel físico; pero cuando se alcanza la cumbre, la maravilla de ver sus aristas rozando el cielo, junto al lago, sirve de pago a todo esfuerzo.

Foto: José Alejandro Adamuz

21 / 89

Glaciar Perito Moreno, Argentina

Una maravilla heladora. Y nunca mejor dicho… El Glaciar Perito Moreno tal vez no sea el más bello del mundo; pero sí es espectacular, y, además, se trata del glaciar con más fácil acceso de todo el planeta. Basta descender unas escaleras y sus pasarelas para encontrarse directamente con la gran masa de hielo que procede del campo de hielo Patagónico Sur. Se ubica frente a la península de Magallanes, a unos 80 km de la población de El Calafate, Argentina. Alcanza el lago con una altura de 60 metros de media y con sorprendentes azules de un hielo muy antiguo. Sólo puede haber algo que mejore su contemplación: coincidir con el fenómeno de la ruptura, que ocurre cada cuatro o cinco años.

Foto: Aleksandar Gospić

22 / 89

Ruta 40, Argentina

La cordillera de los Andes sigue en paralelo el recorrido de la carretera más larga y emblemática de Argentina, inaugurada en 1935. A lo largo de 5.195 kilómetros, desde el Cabo Vírgenes (Patagonia) hasta La Quiaca (en el límite con Bolivia).

Foto: AP Images

23 / 89

Ruta 40, Argentina

La Ruta Nacional 40 cruza 11 provincias, pasa por 21 parques naturales y asciende hasta los 5.000 metros. Lanzarse a recorrerla permite descubrir los paisajes más asombrosos del país. En su descenso desde el extremo norte de Argentina hacia el sur, esta larguísima carretera se escora hacia el oeste donde, cerca de la frontera con Chile, sus carriles pasan muy cerca del glaciar Perito Moreno, tanto que es obligatorio detenerse para visitarlo.

Foto: Shutterstock

24 / 89

Calle Caminito, en el barrio de La Boca

Los colores de Caminito, con sus viviendas colectivas y antiguas barracas, conservan la esencia del barrio de La Boca, donde los inmigrantes purgaron nostalgias a través del tango. Las iglesias de San Telmo son otro emblema histórico de la ciudad. Los domingos, las calles del barrio se cubren con la Feria de San Pedro Telmo. La Plaza Dorrego es la segunda más antigua de Buenos Aires. La supera la Plaza de Mayo donde están la Casa Rosada, el Cabildo, la Catedral y la Manzana de las Luces, cuya red de túneles (XVII y XVIII) conectaba iglesias y edificios públicos. El Obelisco de la Av. 9 de Julio, considerada la más ancha del mundo, conmemora el cuarto centenario de la fundación de la ciudad, mientras el Palacio de las Artes exhibe el esplendor del siglo XIX. El cementerio de la Recoleta muestra sus panteones y mausoleos como protagonistas de la historia argentina. 

Foto: Shutterstock

25 / 89

El Café Tortoni, en la Av. de Mayo

Para entender la Buenos Aires artística es recomendable visitar los bares y las cafeterías del siglo XIX que fueron frecuentadas por grandes literatos y músicos, y hoy son patrimonio cultural. En el icónico Café Tortoni – el más antiguo de todos, fundado en 1858– aún se pueden presenciar espectáculos de tango. 

Foto: Shutterstock

26 / 89

Tango en la Calle Florida, en la zona de Corrientes

Otro foco del arte es la avenida Corrientes y sus alrededores. Nostalgia y tradición se mezclan en librerías nuevas y de segunda mano, siendo el Ateneo El Grand Splendid (1919) la más colosal. Hoy la platea y los palcos de este antiguo teatro, donde Carlos Gardel empezó a grabar sus temas, viven colmados de libros. Corrientes también es origen de la movida teatral, aunque para ópera despunta el Teatro Colón. Construido en 1886 y restaurado en 2010, está considerado uno de los mejores teatros líricos del mundo por su excelente acústica.

Foto: Shutterstock

27 / 89

Plaza en el barrio de Palermo

Buenos Aires reúne a diseñadores, estudios creativos y un sinfín de boutiques de referencia que la convierten en la vanguardia de América Latina y en un motor imparable. Muchos de estos nuevos emprendedores han ido ocupando antiguos barrios portuarios, hoy transformados. Los primeros en vivir este fenómeno fueron Palermo, donde se instalaron las primeras productoras audiovisuales y muchos espacios gastronómicos, y San Telmo, donde las galerías de arte ocuparon viejos caserones convertidos en atractivos lofts. Con todo, la oferta cultural de la ciudad está siempre innovándose. Destacan teatros alternativos como El Camarín de las Musas, tiendas de diseño como PAUL French Gallery o el Laboratorio de Objetos, y museos como el de arte contemporáneo MALBA y la Usina de Arte. Los últimos barrios en apuntarse a esta tendencia son Villa Crespo y Chacarita.

Foto: Dmitry Pichugin / Age Fotostock

28 / 89

Fitz Roy

Este pico de 3.405 metros es el emblema de los Andes más agrestes y salvajes. Desde El Chaltén parten itinerarios que se acercan a su base y también las rutas que suben a la cumbre.

Foto: Federico R. Grosso

29 / 89

Villa la Aangostura

La cascada de Santa Ana salta 50 metros entre rocas basálticas y helechos. Es uno de los mayores atractivos de esta localidad situada a 70 kilómetros de Bariloche.

Foto: Yann Arthus-Bertrand / Getty Images

30 / 89

Perito Moreno

Con un frente de 5 kilómetros de longitud y unos 60 metros de alto, el glaciar más famoso de la Patagonia vuelca sus hielos en el brazo sur del Lago Argentino.

Foto: Getty images

31 / 89

Experiencia en una estancia ganadera

La Patagonia está repleta de haciendas ganaderas, denominadas "estancias", que en los últimos años se han transformado en confortables alojamientos rurales. Emplazadas en enclaves de gran belleza, en medio de praderas con los Andes como telón de fondo y alejadas de las poblaciones, ofrecen mucho más que dormir bajo el cielo de la Patagonia. Las rutas a caballo, a pie y en vehículo todoterreno permiten explorar los alrededores, alcanzar lagos, contemplar ríos que bajan caudalosos de las montañas e incluso visitar abrigos rupestres. También resulta emocionante presenciar actividades propias del día a día de las fincas ganaderas, como la esquila, la yerra y la doma.

El apartado gastronómico constituye la otra gran baza de las haciendas patagónicas. De sus fogones salen delicias gastronómicas a base de carne de primerísima calidad, que van acompañadas de vinos de la región. Compartir la tradicional infusión de mate es un gesto de cortesía entre anfitriones y visitantes.   

La mayoría de las estancias deben su origen a los inmigrantes europeos que llegaron a finales del siglo XIX y principios del XX. Algunas se convirtieron en pequeños pueblos, con establos, viviendas para peones, escuela e incluso enfermería. En muchas la mansión del dueño o hacendado aún conserva el aire de lujo de antaño.

Foto: Kevin Read

32 / 89

San Carlos de Bariloche

Es la puerta de entrada al Parque Nacional Nahuel Huapi, en la región de los lagos.

Foto: Raphael Koerich / Age Fotostock

33 / 89

Puerto Pirámides

Grandes colonias de pingüinos y leones marinos habitan bajo los acantilados blancos que se alzan en este enclave del sur de Península Valdés. 

Foto: Age Fotostock

34 / 89

León marino

Estos animales, que pertenecen al grupo de los pinnípedos, son de los pocos mamíferos adaptados al medio acuático. Por lo general habitan aguas frías, por lo que bajo la piel tienen una capa de grasa que les ayuda a mantener la temperatura de su cuerpo.

Foto: Hilton Chen / Age Fotostock

35 / 89

Fitz Roy

Las excursiones a pie hasta la Laguna Torre y a la Laguna de los Tres regalan panorámicas sensacionales de las esbeltas cimas de granito.  

Foto: Age Fotostock

36 / 89

Ballena Franca

El hábitat de este cetáceo es exclusivamente el hemisferio sur. Puede llegar a medir unos 16 metros de largo aproximadamente y es uno de los animales más populares de los avistamientos en la Patagonia. La mejor época es durante el invierno del hemisferio sur.

Foto: Michael Runkel / Getty Images

37 / 89

Península Valdés

Puerto Madryn y Puerto Pirámides son los puntos de partida para explorar a pie, en vehículo o en barco esta zona de la Patagonia atlántica.

Foto: Age Fotostock

38 / 89

Cueva de las Manos

La Patagonia fue el hogar de uno de los grupos humanos más antiguos de América del Sur. Así lo revelan las pinturas rupestres halladas en las cuevas y farallones del Cañadón del Río Pinturas, en la provincia de Santa Cruz, a seis horas en coche del glaciar Perito Moreno. El sitio arqueológico Cueva de las Manos alberga el conjunto de pinturas más destacado, con 600 metros cubiertos de representaciones de animales, escenas de caza, negativos de manos y figuras abstractas. En 1941, el sacerdote Alberto M. de Agostini fue el primer hombre blanco en ver las pinturas, un momento que recogió en su libro Los Andes (1950) junto a descripciones y cuatro fotografías. En la Cuenca del Río Pinturas se localizan otros enclaves arqueológicos que ponen de manifiesto la presencia en la zona de una comunidad de cazadores recolectores hace 9.300 años. 

Foto: Getty Images

39 / 89

Pingüino de magallanes o patagónico

Se trata de una especie de pingüino propio de esta región: habita en el sur de Argentina y en las Islas Malvinas. No miden más de medio metro y sus condiciones físicas están adaptadas a las bajas temperaturas, que soportan gracias a una gruesa capa de grasa que envuelve su cuerpo y les permite mantener el calor. Cavan pequeñas cuevas a modo de nidos en las costas de la Patagonia, a donde vuelven cada año para la nueva puesta de los huevos.

Foto: Ed Norton / Getty Images

40 / 89

Senda de hielo

Las caminatas de un par de horas por el Perito Moreno permiten acercarse al fascinante mundo de los glaciares.

Foto: Juan Ignacio Iglesias

41 / 89

Argentina

Buenos Aires será la cita ineludible para los grandes chefs internacionales y los buenos comensales. Este 2017 la capital de Argentina tendrá el privilegio de sustituir a Mérida (España) como Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica, un reconocimiento a la calidad de la cocina porteña. Algunas de las acciones son BA a la mesa, que pretende llevar a familias, amigos y parejas a la mesa como lugar de reunión, ocio y de placer a través de los sentidos y de las delicias del país como el asado. También se espera la organización de un congreso sobre la gastronomía del siglo XXI, además de diferentes ferias gastronómicas y mercados urbanos.

Foto: Gtres

42 / 89

Perito Moreno

El brazo del Perito Moreno en el momento en el que comienza a resquebrajarse.

Foto: Gtres

43 / 89

Perito Moreno

Inicio de la ruptura del brazo del glaciar Perito Moreno

Foto: Gtres

44 / 89

Perito Moreno

Caída del brazo del Perito Moreno

Foto: Gtres

45 / 89

Perito Moreno

Momento de la ruptura del brazo del glaciar Perito Moreno

Gtres

46 / 89

Lago Argentino. Argentina.

Este gran lago del Parque Nacional de los Glaciares, situado en Patagonia argentina, contiene dos de las mayores atracciones naturales del planeta, los glaciares Perito Moreno y Upsala, y ambos vierten sus hielos en esta aguas. El Argentino es el mayor y más austral de los grandes lagos de Patagonia. En algunos puntos alcanza una profundidad de hasta 500 metros lo que lo convierte también en uno de los más profundos del mundo. En la ribera sur del lago se encuentra la ciudad de El Calafate, la base turística más habitual para la exploración de la región. 

©Gentileza Subsecretaria de Turismo de Chubut

47 / 89

Ballena con ballenatos en Península Valdés

Península Valdés, Argentina. Cientos de ballenas francas australes llegan cada año, entre junio y diciembre, a este recóndito lugar del litoral de Argentina, en Patagonia, para cumplir con su ciclo reproductivo. Este territorio declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad acoge una de las mayores poblaciones de cetáceos del mundo, formada por unos 2.500 ejemplares, entre los que destaca la ballena franca austral, que puede llegar a medir 15 metros de largo y a pesar entre 40 y 45 toneladas. Puerto Pirámides es el único poblado y centro de servicios de la Península y el perfecto punto de partida para ir a observar ballenas.

Gtres

48 / 89

Asado. Argentina

Que la mejor carne de vaca se sirve en Argentina está fuera de discusión y, además, este país es uno de los lugares del mundo donde mejor saben asarla. El asado, todo un ceremonial, es un de los platillos más habituales de la gastronomía argentina, así como de Chile, Paraguay y Uruguay. Alrededor de un buen asado argentino se organiza casi siempre una reunión de amigos; chorizos, entrañas, vacío, costillas (tira)…todo bien condimentado con el chimichurri, hay que elegir un buen asador para disfrutar de una comida que se convierte en una fiesta.

Gtres

49 / 89

Los glaciares de Argentina

Agrupados bajo la figura del Parque Nacional de los Glaciares, el Perito Moreno, en la imagen, y el Upsala son dos de los 47 glaciares que contiene el Campo de Hielo Patagónico, la mayor superficie helada del planeta después de la Antártida. 

Gtres

50 / 89

Iguazú, Brasil y Argentina

Las grandes cataratas americanas están formadas por más de 250 saltos de agua, la mayoría de los cuales se hallan en el lado argentino. La caída de mayor altura, con 80 metros, es la del Diablo en territorio brasileño, al que es posible acercarse hasta apenas 50 metros gracias a un circuito de pasarelas.

Iguazú, Argentina

Iguaçú, Brasil