Belice

1 / 3

Foto: Age Fotostock

1 / 3

Belice

Cuando se piensa en el país centroamericano se piensa en naturaleza. Belice limita al norte con México y al oeste y el sur con Guatemala, y es un paraíso natural en el que cerca del 60% de su territorio está cubierto por un denso bosque. En él la flora y la fauna es muy diversa, tanto que aún se pueden ver en libertad animales como el jaguar, el puma, el tapir, el cocodrilo o el tucán. Pero Belice también es mar y es perfecto como punto de partida para visitar la segunda barrera de coral más grande del mundo, ubicada en el mar Caribe, y que aquí toma el nombre de Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice. Es aquí, además donde se ubica el Gran Agujero Azul, un sumidero circular de más de 300 metros de ancho y 123 de profundidad muy deseado entre los submarinistas expertos por las especies que en él viven.

Foto: AgeFotostock

2 / 3

El Gran agujero azul (Belice)

Este lugar, más que para darse un baño, es para algo más profundo: en concreto, para bucear. Casi una circunferencia perfecta que se encuentra a dos horas de navegación del cayo Caulker, en Belice. Fue Jacques Cousteau quien popularizó este espectacular agujero de un azul profundo. Aunque es uno de los sitios soñados por los buceadores, es desde el aire desde donde mejor se aprecia su magia.

Foto: Gtres

3 / 3

Belice

Los cayos son islas pequeñas que se forman sobre la superficie de colares. Son ecosistemas delicados; pero bellos. Al estar rodeados de coral sus aguas son poco profundas y muy coloridas. Belice es una joya para los submarinistas. La isla más grande de Belice es el Cayo Ambergris. La meca del submarinismo es un pozo de agua en piedra caliza de más de 120 metros de profundidad, el famoso Blue Hole.