Canadá

1 / 67

Foto: iStock

1 / 67

Montreal cultureta

En los meses más cálidos, la ciudad saca a relucir su espíritu bohemio y colorido. Son días de festivales, de comida callejera, de disfrutar al aire libre. Los mercadillos aparecen como setas, hay fuegos artificiales desde Parque Jean-Drapeau, picnics electrónicos, barbacoas familiares, el famosísimo Festival de Jazz de Montreal a finales de junio… La Rue Saint-Paul, el Viejo Montreal, es una delicia, igual que alquilar una bici para darle a los pedales siguiendo sus numerosos carriles a lo largo de la ciudad. Y desde Montreal, a conocer los parques naturales de Quebec.

Foto: Sandro Schuh / Unsplash

2 / 67

Toronto

Capital de Ontario y ciudad más grande de Canadá, Toronto es una ciudad única y peculiar gracias al gran número de inmigrantes de todo el planeta que vive en sus calles. Sin un gran número de atracciones más allá de la CN Tower, el Royal Ontario Museum o Casa Loma, la ciudad hay que vivirla. Los distritos de Chinatown y Kensington Market ofrecen eclecticismo en el primer caso y un lugar donde relajarse en el segundo. Por su parte, el Distillery District repleto de antiguas destilerías es el barrio de moda, donde dejarse ver.

En cuando a la naturaleza, Toronto se encuentra muy cerca de las cataratas del Niágara, aunque su atracción por excelencia son las Islas de Toronto las que, sobre el lago Ontario, forman un gran parque desde el que divisar una preciosa estampa de la ciudad canadiense.

Foto: Gtres

3 / 67

Canadá

Dividido en dos, en la Canadá anglófona no pueden faltar el típico pavo relleno acompañado por verduras y puré de patatas, tan típico, por otro lado en su vecino Estados Unidos. Por su parte, en la Canadá fancófona es típico una especie de pastel de carne picada llamado Tourtière, así como el ragú de manitas de cerdo. En cuanto a los dulces, la Navidad en Canadá no es fiesta sin los Barley Candy -azúcar de cebada- y Chicken Bones, dulces de canela con forma de hueso de pollo.

Foto: AgeFotostock

4 / 67

CN Tower (Toronto)

No es exactamente un rascacielos; pero para los viajeros aficionados a la arquitectura vale la pena pararse en una de las Siete Maravillas del Mundo moderno por parte de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles. La CN Tower, de 553 metros, fue hasta la llegada del Burj Khalifa la mayor construcción del planeta. Situada en Toronto, Canadá, recibe dos millones de visitantes al año, es una torre de comunicaciones y observación que tiene en los 447 metros un espectacular mirador. Hoy sigue siendo la torre más alta del hemisferio norte.

Foto: AgeFotostock

5 / 67

Faro Peggys Point, Nueva Escocia (Canadá)

El estado de Nueva Escocia cuenta 3.000 islas y muchas tienen faro pero pocos son tan famosos como Peggy's Point, un faro imponente que tiene más de 100 años. Colocado en lo más alto de una gran roca de granito es uno de los lugares más fotografiados de la costa atlántica y unos los enclaves turísticos más famosos de Canadá.

Foto: AgeFotostock

6 / 67

Alert (Canadá)

Alert es un asentamiento a poco menos de 817 kilómetros del Polo Norte y tiene el honor de estar considerado como el asentamiento humano permanentemente habitado más septentrional de la Tierra. Sólo cuenta con seis habitantes que ocupan una base militar y también una estación meteorológica del Servicio de Meteorología de Canadá. Sus vecinos más próximos se hallan a 2.092 kilómetros. Quebec queda a más de 4.000 kilómetros de distancia. Además de remoto, es un lugar bastante inhóspito, cubierto de nieve diez los doce meses del año y cuya temperatura máxima se alcanza en julio: poco más de 3 grados, que deben ser una delicia comparados con los 40 bajo cero que se suelen alcanzar en invierno. ¿Ventajas? No te va a faltar tranquilidad y espectaculares auroras boreales.

Foto: MICHELE FALZONE / AWL IMAGES

7 / 67

Canadá

Siempre aparece en las listas de los países más amigables. Sus habitantes, además de amables y educados (siempre con una disculpa en la boca), hacen gala de un muy buen humor. Los canadienses son de lo más divertidos, de hecho ellos inventaron muchos de los programas de bromas de la tele. Lo mejor de elegir Canadá es que puedes repetir tantas veces como quieras, abarcarlo entero es prácticamente imposible.  Su inmensidad es perceptible sólo con echar un vistazo al mapa, quizá por ello es capaz de regalarnos lugares tan increíbles como Muskoka, en Ontario, las Montañas Rocosas de Alberta o el valle De Drumheller, entre muchos otros.

Foto: Age fotostock

8 / 67

Fairmont Le Château Frontenac, Quebec (Canadá)

El Hotel-castillo de Le Chateau Frontenac será una buena opción si estás de visita en Quebec y has pasado todo el día recorriendo su centro histórico. La vista desde sus ventanas y balcones es inmejorable: el río St. Lawrence y la ciudad antigua fortificada, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Sus lujosas habitaciones cuentan con instalaciones modernas, pero están decoradas con ambientación de estilo europeo e inspiradas en la rica historia del hotel.

Foto: Gtres

9 / 67

Fragmentos de hielo sobre las Cataratas de Niágara

Es espectacular ver como los fragmentos de hielo fluyen sobre las cataratas arrastrados por la fuerte corriente del río. El ruido que producen es asombroso, además de ser un fenómeno que no se presenta normalmente en la naturaleza.

Foto: Gtres

10 / 67

Naturaleza helada en el Parque Estatal de las Cataratas del Niágara

No solo las cataratas; el frío extremo cubre el paisaje alrededor del Parque Estatal de las Cataratas del Niágara, diseñado por el paisajista Frederick Law Olmstead, el mismo del Central Park de Nueva York, confiriéndole una belleza extraña.

Foto: AP

11 / 67

Las Cataratas del Niágara congeladas

El frío extremo del invierno en América del norte nos brinda una escena espectacular de las cataratas del Niágara casi congeladas. Según registros históricos, fue en 1848 cuando el hielo cubrió por completo la poderosa caída de agua por primera vez.

Foto: AP

12 / 67

Así se ven las Cataratas del Niágara cuando las temperaturas son de bajo cero

Blancas; pero no del todo congeladas. Lo que sí ocurre habitualmente es que se congele la superficie. Para ello, "basta" que la temperatura media permanezca por debajo de cero más de 48 horas seguidas.

Foto: AP

13 / 67

Las Cataratas del Niágara congeladas a todo detalle

Las temperaturas de hasta -20ºC han dejado de nuevo el caudal del río Niágara parcialmente helado. Desde los miradores se puede contemplar la cornisa del precipicio a 53 metros de altura prácticamente petrificada.

Foto: AP

14 / 67

Las Cataras del Niágara como una escultura de hielo

Pocas veces tenemos la oportunidad de ver así las Cataratas del Niágara. A pesar del poderoso caudal del río, las bajas temperaturas provocan que la superficie se congele y asemeje a una espectacular escultura de hielo.

Foto: AP

15 / 67

Las cataratas del Niágara son espectáculo también en invierno

El espectáculo de unas cataratas del Niágara congeladas atrae a los más curiosos. La belleza de los paisajes bien vale exponerse al frío extremo.

Foto: David Nunuk / Age fotostock

16 / 67

Burrard Inlet

Vancouver se extiende junto a este fiordo que desemboca en el estrecho de Georgia, goza de una situación privilegiada en la provincia de British Columbia, con un extenso perímetro de playas y altas montañas a poca distancia del centro. En primer término, el Lost Lagoon y el boscoso Stanley Park.

Foto: Stuart Dee / Age fotostock

17 / 67

Brockton Point

Los tótems de Brockton Point son uno de los enclaves más visitados de la ciudad. Las relaciones de hermandad entre animales y hombres que reflejan los tótems –los animales aparecen como los creadores del mundo, transmiten ciertas artes a los hombres o se sacrifican por ellos– no son ajenas al sentir de muchos occidentales defensores de la naturaleza que habitan hoy en esa zona de Canadá.

Foto: Travelstock44.de / Age fotostock

18 / 67

Water Street

El moderno reloj de vapor de Vancouver –data de 1977– silba cada 15 minutos. Se halla en Gasstown en homenaje a Gassy Jack, el barrio más antiguo, cuya reconstrucción fue muy rápida tras el incendio que sufrió en 1886. Ofrece un entorno tranquilo, de calzadas adoquinadas y edificios victorianos de ladrillo.

Foto: Michael Wheatley / Age fotostock

19 / 67

El Gran Hall

Una imponente estructura acristalada acoge los grandes tótems y canoas del Museo de Antropología de la Universidad de British Columbia. La llegada de los blancos diezmó a las tribus Tlingit, Tsimshian, Haida, Bella Coola, Kwakiutl, Nootka o Salish. Pero el arte de esos pueblos no ha dejado de ganar reconocimiento, este museo alberga una excelente colección. 

Foto: Michael Wheatley / Age fotostock

20 / 67

Chamana de la tribu Nootka en la isla de Vancouver (1914)

La civilización de los grandes bosques

Los indios del noroeste de América fueron los últimos en conocer al hombre blanco. Habían alcanzado un alto nivel de refinamiento a la hora de construir sus casas, sus ajuares, vestidos y adornos, sus máscaras y objetos rituales. Cuando el Capitan Cook los visitó a finales del siglo XVIII escribió: "Todo lo que tienen está tan bien y tan ingeniosamente hecho como si estuviesen equipados con la más compleja caja de herramientas. Su creatividad y destreza son, por lo menos, iguales a los de cualquier otra nación". Cook elogió las canoas para 30 o 40 personas y las imponentes viviendas plurifamiliares de cedro, que podían albergar hasta 100 personas y en cuyo centro, abierto al cielo, ardía el fuego. Se accedía a ellas a través de una abertura ovoide en la base de un gran tótem. Las figuras talladas en esos pilares de madera reflejaban historias sobre los orígenes míticos de la tribu o acontecimientos importantes. 

Foto: Harold Spierenburg / Age fotostock

21 / 67

Science World

La cúpula geodésica de 47 metros del Museo de Ciencias de Vancouver, diseñada para la Expo 86, es un emblema de la ciudad. La Expo de 1986 dio pie a profundas intervenciones urbanas, una de ellas se realizó en Yaletown, antigua terminal de la Canadian Pacific Railway

Foto: Grant Faint / Getty images

22 / 67

Oceanario

Aurora, la beluga de 30 años del gran oceanario de Vancouver, falleció en noviembre de 2016. El Vancouver Aquarium cuenta con 9.000 especies, pabellones de tiburones y de peces payaso y un bosque tropical con aves, reptiles y mariposas. Otras atracciones son el tren miniatura que realiza un recorrido través de los árboles, Lost Lagoon y las playas Second y Third

Foto: Alexandre Deslongchamps / Getty images

23 / 67

Capilano Bridge

La inquietud de los habitantes de Vancouver por la preservación de la naturaleza tiene una larga tradición –allí nació Greenpeace en 1971–. Este vertiginoso puente colgante de 140 metros de longitud, elevado 70 metros sobre el río, se halla al norte de Vancouver

Foto: Stefano Politi Markovina/ AWL Images

24 / 67

Victoria

El puerto interior y el Parlamento de la Columbia Británica atraen a los viajeros en la capital de la isla de Vancouver. Aunque solo tenga 350.000 habitantes, Victoria es la capital de British Columbia. Su centro conserva un aire británico que merece la pena descubrir andando

Foto: AP Images

25 / 67

Transcanadiense

Casi 8.000 kilómetros (la distancia de Madrid a Kabul) separan las islas de Terranova y Vancouver y esta ruta los cubre sin abandonar Canadá. Avanzar rumbo al Pacífico permite evocar la época en que los pioneros del oeste dejaban atrás las ciudades de los Grandes Lagos para aventurarse por la llanura sin fin.

Foto: AP Images

26 / 67

Transcanadiense

La apoteosis de la ruta son sus últimos 1.000 kilómetros, cuando atraviesa las Montañas Rocosas, con extraordinarios parques nacionales. En la imagen aparece el lago Moraine —en el Valle de los Diez Picos—, ubicado dentro del Parque Nacional Banff, en Alberta. 

Foto: CC

27 / 67

Titanic, un barco de leyenda

El Titanic es, probablemente, el barco más famoso de la historia. Toda una leyenda que sigue fascinando a día de hoy. Tras zarpar de Southampton el 10 de abril de 1912, acabó naufragando a unos 600 km al sur de Terranova, Canadá. Fue el mayor transatlántico para pasajeros del mundo en su época y ahora sus restos se podrán visitar en una experiencia única.

Foto: Gtres

28 / 67

Proa del Titanic

El pecio del Titanic descansa a 3.784 metros. Desde su descubrimiento en 1985, sólo exploradores como James Cameron y Paul-Henry Nargeolet han logrado llegar hasta él, por lo que existen pocas imágenes públicas.

Foto: bluemarbleprivate

29 / 67

Una travesía a las profundidades del Titanic

Blue Marble Private es la empresa que hará posible llegar hasta las profundidades del Titanic. Comercializará la experiencia a partir del próximo año y se calcula que los primeros turistas del Titanic alcanzarán su destino en el 2019.

Foto: bluemarbleprivate

30 / 67

Navegar sobre el Titanic

Para llegar hasta los restos del Titanic, los viajeros descenderán a una profundidad de 4.000 metros con un submarino construido con fibra de carbono y titanio. El submarino, con nueve pasajeros en cada expedición, se deslizará por los cerca de 290 metros de la cubierta del navío. 

Foto: Blachford Lake Lodge

31 / 67

Blachford Lake Lodge, Canadá

Abierto en 1981 por Mike Freeland, residente en la cercana ciudad de Yellowknife, la capital de los territorios del norte del país, este hotel ofrece las mejores vistas y rutas para disfrutar de las auroras boreales canadienses. Esto se debe, principalmente, a que se encuentra situado sobre un paisaje completamente virgen, por lo que está libre de la contaminación lumínica. El Blachford Lake, llamado así por el inmenso lago de sus inmediaciones, está catalogado como un hotel sostenible y responsable con el medio ambiente. Utiliza recursos naturales del entorno y de los paneles solares del recinto.

Foto: Gtres

32 / 67

Canadá

Considerado como el sexto país más feliz del mundo por World Happiness Report, de la red de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas, Canadá este 2017 está de aniversario. El país celebra 150 años de su independencia como colonia británica y de la formación de la confederación canadiense, por lo que su programa anual está repleto de eventos. Cualquier lugar y momento es bueno para visitar Canadá, su imponente naturaleza, como las cataratas del Niágara, las Rocosas canadienses o sus numerosos parques naturales, así como sus ciudades más cosmopolitas: Toronto, Calgary, Vancouver, Edmonton y Quebec.

33 / 67

6. Canadá

La naturaleza y calidad de vida de Canadá no ha pasado desapercibida para World Happiness Report, quien siempre lo ha mantenido entre los primeros puestos de los países más felices del mundo. Para ello se ha tenido en cuenta la sólida economía del país, basada en la industrialización de sus recursos naturales como la minería, deforestación, el petróleo, el gas natural, la industria automotriz y la pesca. También destaca por su baja tasa de desempleo, la confianza de la sociedad en los bancos, así como su innovación tecnológica.

34 / 67

Canadá

Yellowknife, en el noroeste de Canadá, es conocida como la capital mundial de la aurora boreal, además de la frecuencia con la que aparecen las «luces» en este punto del planeta, se puede obtener gran cantidad de información sobre las mismas en el centro Astronomy North.

Foto: Gtres

35 / 67

Montreal Undergroud City, Canadá

No es nada fácil vivir a 30º bajo cero y algunas de las ciudades con temperaturas tan extremas han optado por construir un mundo paralelo en el que la vida transcurre como si nada en los meses invernales. Toronto y Montreal, ésta última alberga la mayor ciudad subterránea del mundo, son dos ejemplos de ello. La Underground City de Montreal abarca unos 30 kilómetros de extensión y sus orígenes datan de 1962. Actualmente cuenta con diez estaciones de metro, dos terminales de autobuses, 1.200 oficinas, alrededor de 2.000 tiendas, incluyendo dos grandes almacenes, 1.600 viviendas, 200 restaurantes, 40 cines y lugares de ocio y entretenimiento, siete hoteles, la Universidad de Quebec en Montreal y el campus de la Universidad de Montreal, el Parque Olímpico, Plaza de las Artes y 3 salas de exposiciones: la Place Bonaventure, el Centro de Convenciones ( Palais des Congrès de Montréal) y el Centro Olímpico.

36 / 67

Lago Louise. Canadá.

El Parque Nacional Banff, en el corazón de las Rocosas canadienses, tiene entre sus muchos atractivos el Lake Louise. Sus aguas de color azul lechoso, las paredes glaciares y los bosques que lo rodean forman una de las imágenes más bellas que se puedan contemplar. Sus dimensiones tampoco son desdeñables: 2,5 kilómetros de largo y 90 metros de profundidad. Cerca se halla el lago Morraine con sus aguas azul profundo y los magníficos paisajes del Valley of Ten Picks. 

Gtres

37 / 67

Yonge Street

Es una de las principales arterias viales en TorontoCanadá. Es mencionada en el Libro Guiness de los Récords como la calle más larga del mundo, con 56 kilómetros. En Yonge Street se ubican muchas de las atracciones de la capital de Ontario.

Gtres

38 / 67

TransCanada Rail Express. Canadá

El trayecto cubre casi 5.000 kilómetros, los que separan la costa del Atlántico con la del Pacífico, y une las ciudades de Toronto y Vancouver. 

Gtres

39 / 67

Cataratas del Niágara, Canadá y Estados Unidos

Otra cascada de frontera, ésta en el extremo nororiental del gran continente americano. Con una caída de 52 metros, su espectacularidad reside en la amplitud de su frente que alcanza los 56 kilómetros. Niágara significa «trueno de agua» en lengua iroquesa y merece la pena comprobar la sensación de estar inmerso en este festival de agua, ruido y naturaleza embarcándonos en el Maid of the Mist que navega por el lago y se acerca lo máximo posible al agua espumosa que cae con fuerza. 

Niágara Estados Unidos

Niágara Canadá

Canadian Tourism Commission

40 / 67

Glacier Skywalk, British Columbia, Canadá

Otra panorámica maravillosa es la que se obtiene desde este mirador también con suelo de cristal y vistas a las Rocosas. 280 metros por debajo se puede contemplar uno de los glaciares más impresionantes del país, de 245 km2 de extensión y una profundidad de 365 metros.   

 

Gtres

41 / 67

Canadá

Tombstone mountains, en la provincia de Yukón. La mayor parte de su territorio es una gran reserva natural, con refugios que albergan una gran cantidad de especies salvajes. El parque que conecta con la gran Reserva de la Bahía de Alaska forma una de las extensiones naturales protegidas más grandes del mundo. 

GAVIN HELLIER / AGE FOTOSTOCK

42 / 67

Lago Moraine. Parque Nacional Banff (Canadá)

La cordillera de las Rocosas exhibe en tierras canadienses los lagos, cañones y bosques más espectaculares. El Parque Nacional Banff, junto a la ciudad de Calgary, reúne los elementos característicos de este paisaje en un área de 6.641 km2. Los lagos Moraine, Louise y Minnewanka, con las montañas reflejándose en su espejo de agua, son los grandes reclamos de esta reserva. 

Gtres

43 / 67

Quebec

El Vieux Port de esta bonita ciudad canadiense se transforma en Navidad en un gran mercado en el que instalan productores locales para vender todo tipo de artesanía, jarabe y mantequilla de arce, dulces y pasteles típicos, todo en un ambiente muy afrancesado. El paseo por su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad, hasta el Château Frontenac es una maravilla, como también lo es la visión de sus fortificaciones, Quebec es la única ciudad fortificada de América del Norte. Un consejo, no perderse el ambiente de la Place Royale, donde Samuel Camplain erigió la primera casa de la ciudad.

DON JOHNSTON / AGE FOTOSTOCK

44 / 67

La explosión otoñal de Ontario

La animada Toronto es un estupendo punto de partida para sumergirse en los colores otoñales que tiñen los bosques de Ontario. Poco importa adónde se vaya, cualquiera de los parques de esta provincia propone excursiones de distinta duración a través de bosques que parecen sacados directamente de un cuadro: pinceladas de rojos, naranjas y amarillos sobre una base verde se reflejan en mil lagos y ríos. La explosión de color es tal que esta época del año se ha convertido en todo un acontecimiento para los canadienses. Las oficinas de los diferentes parques incluso realizan un seguimiento de la evolución de los colores de las hojas para recomendar un itinerario u otro. El mayor espectáculo tiene lugar en el parque Algonquin, pero hay más: Awenda, la península de Sleeping Giant, Restoule, Killbear, Charleston Lake y Samuel de Champlain. Los guías de los parques explican el porqué de los brillantes colores de estos bosques: la combinación de días soleados y cálidos con noches frías y secas. Un cóctel natural que, en la década de 1920, inspiró a los pintores paisajistas del «Grupo de los Siete» de Toronto. 

PIETRO CANALI / FOTOTECA 9 X 12

45 / 67

Quebec

La Ciudad Alta destaca por sus murallas y plazas ajardinadas. En la fotografía se ve el Château Frontenac.

GETTY IMAGES

46 / 67

Dos paisajes

El viaje a lo largo del río San Lorenzo hasta la Gaspésie descubre bosques frondosos y también zonas de acantilados.

PIETRO CANALI / FOTOTECA 9 X 12

47 / 67

Percé

La roca que emerge como un buque gigante frente a la costa de este pueblo inspiró a numerosos pintores de los años 1930. Varios barcos la bordean para alcanzar el Parque Nacional de la Isla Bonaventure.

BILDAGENTUR HUBER; PIETRO CANALI / FOTOTECA 9 X 12

48 / 67

Parque Nacional Gaspésie

Es la reserva más frondosa y montañosa de la península que se extiende por la orilla sur del río San Lorenzo hasta el océano Atlántico.

KAOS / FOTOTECA 9 X 12

49 / 67

P.N. Isla Bonaventure

Situada frente al pueblo de Gaspé, alberga una de las mayores colonias de alcatraces de Canadá.

PATRICK DI FRUSCIA / AGE FOTOSTOCK

50 / 67

P. N. Jacques Cartier

La reserva natural más cercana a la ciudad de Quebec cuenta con una variada oferta de actividades. En la fotografía, una canoa india o rabaska.