China

1 / 105
Quanzhou: Emporio del mundo en Song-Yuan China

Quanzhou maritime Silk Road World heritage Nomination Center

1 / 105

Quanzhou, emporio mundial de la China de los Song y los Yuan (China)

Los componentes de este sitio ilustran la vitalidad de la ciudad de Quanzhou como emporio marítimo en la época de las dinastías Song y Yuan, de los siglos X y XIV, respectivamente, y también como punto de conexión con la China continental. Conocida con el nombre de Zayton en los textos árabes y europeos de aquel periodo, Quanzhou posee antiguos edificios religiosos entre los que figura la mezquita de Qingjing del siglo XI, una de las primeras construcciones de culto musulmán de toda China.

También cuenta con tumbas islámicas y con un vasto conjunto de vestigios arqueológicos de todo tipo: edificios administrativos, muelles y embarcaderos de piedra importantes para el comercio y la defensa, elementos de la red local de transportes y talleres de cerámica y metalurgia, así como inscripciones, pagodas y puentes antiguos. 

1. Overall - Li Huaifeng - Taste - Lo Res. Food for the Family: Taste

Li Huaifeng

2 / 105

(Overall winner) Food for the Family: Taste

Esta fotografía de Li Huaifeng es la ganadora de la categoría principal. Está tomada en la localidad de Licheng, en la provincia china de Shanxi, y en ella se muestra a una joven y alegre familia cocinando junta en un día soleado. El jurado asegura que el premio le ha sido otorgado por la emoción que refleja la vida en los interiores durante la pandemia y la cercanía del núcleo familiar en esos difíciles momentos. 

7. Celebration - Li Huaifeng Happy birthday - Lo Res. Celebration - Li Huaifeng Happy birthday

Li Huaifeng

3 / 105

Food for Celebration sponsored by Champagne Taittinger: Happy birthday

El fotógrafo Li Huaifeng también ha sido premiado en esta categoría por esta instantánea que congela el cumpleaños de la pequeña de una familia china en su casa durante el encierro por la pandemia de Covid-19. 

Ciencia y tecnología

Atchain

4 / 105

Ciencia y tecnología

Bautizada como la ciudad de la ciencia y la tecnología del futuro, Chengdu albergará varias universidades, laboratorios y oficinas nuevas que actuarán como reclamo para sectores innovadores y de investigación. Entre sus edificios destaca el Parque Educativo Internacional, hogar de varias instalaciones científicas.

Una ciudad con alma

Atchain

5 / 105

Una ciudad con alma

Según el arquitecto Chris van Duijn, socio del estudio holandés OMA, “a menudo en China, la estrategia se basa en la cantidad y sus planes inmobiliarios suelen ser muy similares creando prácticamente copias". Con este proyecto, ambos estudios tratan de crear una urbe diferente, con esencia propia y para ello, el diseño es completamente distinto al de otros proyectos análogos, no solo gracias a sus edificios sino gracias al resto de infraestructuras que acompañan como la futura plataforma de observación giratoria llamada Eye of the Future.

 

Un futuro plagado de Chengdus

Foto: OMA

6 / 105

Un futuro plagado de Chengdus

Chengdu no es ni la primera ni será la última ciudad de este tipo que construya el gigante asiático. En 2017, el presidente chino Xi Jinping ya anunció la creación de Xiong’an, un área de 38 kilómetros cuadrados al suroeste de Beijing. Al igual que Chengdu, la ciudad lleva como estandarte el desarrollo económico, tecnológico y sostenible. Prueba de ello es su ubicación, justo al lado del lago de agua dulce más grande del norte de China.

Otro ejemplo se encuentra en la provincia de Shenzen. Allí, una de los operadores de Internet más importantes del país encargó al estudio estadounidense NBBJ la construcción de Net City, una metrópolis de algo más de dos kilómetros cuadrados (equivalente a las dimensiones de Manhattan) que destaca por su desarrollo sostenible. Y es que cuenta con una vasta red de paneles solares que generan su propia energía y sistemas de reutilización de agua.

Belleza pastoral

Foto: OMA

7 / 105

Belleza pastoral

Parafraseando a los arquitectos responsables de su diseño, Chengdu combinará la industria y la tecnología con la belleza pastoral del campo. Situado en una pequeña zona rural cercana al Aeropuerto Internacional de Tianfu, la ciudad se levanta como un valle a lo largo de casi cinco kilómetros cuadrados. Casi en su totalidad, los edificios estarán coronados por terrazas ajardinadas que recuerdan a campos de arrozales y, a su alrededor se construirán grandes parques e infraestructuras destinadas a promover el uso de transportes públicos y ecológicos.

Pekín, China

8 / 105

Pekín, exuberante y especiada

Más de 1.300 kilómetros al norte de Shangái se encuentra la capital de China. Con más de 22 millones de habitantes, Pekín se conforma como un enorme rompecabezas. Un lugar indescifrable en el que conviven las grandes avenidas maoístas con los hutongs, laberintos de calles estrechas; el comunismo ideológico con el capitalismo financiero; la seriedad de los edificios gubernamentales con rascacielos espectaculares. En un enclave así, no es fácil encontrar una única esencia capaz de reunir todos sus matices. Sin embargo, la perfumista china Mena Gu ha encontrado la manera. Citando sus propias palabras, el resultado es una fragancia exuberante, especiada y robusta. Una mezcla embriagadora que consigue transportar al público hacia la opulencia y el lujo de los palacios históricos de Beijing, construidos en jade, mármol blanco o palo de rosa. Para ese viaje mental ha empleado notas de limón de bergamota, pimienta rosa y negra, geranio chino, nuez moscada, y como en las otras esencias, también esta contiene ámbar y pachulí.

Shangái a base de cítricos

Foto: iStock

9 / 105

Shanghái a base de cítricos

Shanghái es una ciudad de contrastes. La ciudad más poblada de China hace de bisagra entre tradición y modernidad y es en ese impás donde las tonalidades cítricas se abren paso. Nacido en Shanghái, Dino Kong conoce mejor que nadie a que huele una de las ciudades más emblemáticas del mundo. Para ello ha utilizado fragancias a partir de la toronja y el pomelo. A esa mezcla le acompañan esencias de geranio, perejil chino, magnolia, lirios y los notas almizcleras del ámbar y el pachulí, la hoja con la que se envolvían las sedas que partían hacia Occidente y que desde entonces, se relaciona con el lujo y la calidad. “Con esta fragancia he intentado evocar no solo el aroma de Shanghái, sino el verde exuberante de los jardines del hotel The Peninsula”, dice Dino Kong.

Hong Kong

Foto: iStock

10 / 105

Hong Kong, entre madera de agar y jazmín

Antigua colonia británica, Hong Kong es la llave para comprender dos mundos: Oriente y Occidente. Su nombre proviene del cantonés, idioma propio de la isla, y quiere decir “puerto fragante” y es que Hong Kong fue durante muchos años la capital comercial del incienso. Lo fue, entre otros aspectos, por ser uno de los mayores productores de madera de agar, el material con el que se fabrica el incienso más preciado del mundo.

Ahora, todo ese legado cultural y aromático se congrega en la creación de Angel Cheung, la perfumista que ha elaborado esta fragancia fusionando la delicada nota floral del jazmín y la potencia de la madera de agar. Todo ello, acompañado por finas notas de ámbar, una material  cuyo proceso de formación lleva miles de años y que sirve en este caso, como homenaje al hotel más antiguo de la ciudad.

Foto: AgeFotostock

11 / 105

Centro Pompidou Shanghai: al dragón dormido le gusta el arte

La corriente artística francesa está viviendo días de expansión ajetreada y después de la llegada de Louvre a Abu Dhabi, le toca al Centro Pompidou hacer lo propio en Shanghai, donde inaugurará sede en la primavera de 2019. Del diseño del West Bund Art Museum se ha encargado la firma David Chipperfield Architects, quienes han preparado un complejo de edificios de baja altura en la Shanghai Corniche, conectando el distrito de Xuhui con el histórico Bund en un espacio que está llamado a concentrar todas las miradas de los pujantes coleccionistas de arte chinos. En España, hay otro Centro Pompidou más: el de Málaga, que abrió puertas en 2015 con obras destacadas de Francis Bacon, Picasso o Frida Khalo. ¡Todo un boquerón!

 

Foto: iStock

12 / 105

¡Todos a la mesa!

Capital culinaria de Asia, Hong Kong no solo tiene excelentes restaurantes de las distintas cocinas chinas (de Cantón, Sichuán, Shanghái, Shandong, Hunan y Pekín) sino de todo el planeta y, en especial, japonesa y tailandesa. Son tantas las exquisiteces que resulta difícil elegir, pero nadie puede irse sin haber saboreado los deliciosos dim sum que prepara el restaurante con estrella Michelin más barato del mundo. Se trata de Tim Ho Wan, que ya tiene varios locales, pese a lo cual es necesario armarse de paciencia y hacer cola –la media es de unos 45 minutos– para conseguir mesa y comenzar a degustar las distintas especialidades que van ofreciendo en cestos de bambú los conductores de los carritos de aprovisionamiento. Lo normal para dos personas suelen ser diez platos, cuyos precios oscilan entre uno y tres euros.

HENGLEIN AND STEETS / AGE FOTOSTOCK

13 / 105

Hong Kong con nocturnidad y alevosía

La noche de Hong Kong es tan famosa como su cocina. La calle Lan Kwai Fong en Central, repleta de bares y pubs, se llena de tal marea de gente que la fiesta está más fuera que dentro. Turistas y empleados expatriados y hongkoneses del enjambre de oficinas del barrio sacan sus copas de los locales y disfrutan del ambiente relajado e internacional. Los pubs y discotecas de la calle Wan Chai, en Causeway Bay –el distrito contiguo a Central–, también están muy concurridos y permanecen abiertos hasta el amanecer. Cada atardecer, se levanta el mercado nocturno de Temple Street. La calle se cierra al tráfico, tenderetes de ropa y todo tipo de artilugios cubren las aceras, adivinos de cartas o con pájaros que predicen el futuro y quirománticos se sientan a la espera de clientes, se improvisan escenarios de ópera cantonesa o de músicos. 

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9X12

14 / 105

La excelencia del transporte público

Los taxis no son muy caros y el transporte público, tanto el autobús como el metro, funciona a la perfección. Seis líneas de tranvía cruzan de punta a punta la isla, el núcleo más antiguo de la ciudad. Aunque los más acaudalados siguen usando sin rubor su propio Rolls Royce.

BENNY MARTY / AGE FOTOSTOC

15 / 105

Una ubicación singular

La isla de Hong Kong, la segunda en extensión de la RAE después de Lantau, apenas tiene 78 km2 y está dominada por la colina de Victoria Peak (552 m). Sus faldas son terrenos ganados al mar y repletos de torres de oficinas. Si se llega en un día despejado, lo mejor es tomar el funicular que desde 1888 sube a la cumbre. Las vistas son espléndidas. Tanto la Peak Tower, que alberga la estación del funicular y el museo de cera Madame Tussaud, como la Peak Galleria, disponen de magníficas terrazas, restaurantes y comercios. Se divisan las verdes laderas, los bosques de rascacielos enfrentados a los dos lados de la bahía, decenas de islas e islotes y los campos de cultivo y parques naturales de los Nuevos Territorios.

WEERASAK SAE-KU / AGE FOTOSTOC

16 / 105

Un Skyline a la altura del de Nueva York

Hong Kong tiene uno de los perfiles urbanos más fastuosos del mundo, un skyline con la firma de los más prestigiosos arquitectos internacionales, que nada tiene que envidiar al de Nueva York. En Hong Kong hay 317 edificios de más de 150 m. En la imagen se ve el Two Ifc (412 m), flanqueado por el Central Plaza (374 m), a la derecha, y The Center (346 m), a la izquierda.

PETER HORREE / AGE FOTOSTOCK

17 / 105

Como cantaba Abba: Money, money, money...

En Hong Kong el dinamismo hierve en sus calles abarrotadas de comercios, carteles luminosos, productos y gentes que van y vienen siempre con prisas, al igual que en los modernos pasadizos de cristal y metal que conectan sus rascacielos. Ambos lados de la bahía conforman una ciudad caótica, supersticiosa y bullanguera. Los siete millones y medio de habitantes de la RAE acuden frenéticos al trabajo, salvavidas al que se agarraron cuando escaparon de la guerra civil china (1945-1949), del comunismo o de la Gran Revolución Cultural para convertirse en ciudadanos de segunda clase del imperio, sin derecho siquiera al pasaporte británico. La mayoría llegó sin nada y, asida a un trabajo de doce horas diarias, seis días a la semana, se ha ido llenando los bolsillos y exhibe sin pudor su riqueza. Hong Kong es La Meca del capitalismo más puro y exhibicionista.

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9X12

18 / 105

Preserva un encanto tradicional

Otra de las curiosidades que ofrece Hong Kong son los pequeños templos encajonados entre altas torres, como el Tin Hau, en el sur de la isla o también el monasterio de Chi Lin, un bello conjunto budista de templos de madera y estanques de lotos que se halla en Diamond Hill, dentro de Kowloon.

ANEK S / AGE FOTOTSTOCK

19 / 105

Espacio para la nostalgia

Nadie olvida la multitud de sampanes, con sus velas cangrejas, que poblaban lo que en cantonés se denomina Heung Kong Tsai, Pequeño Hong Kong, que significa en español Pequeño Puerto Fragante, nombre que le viene del antiguo comercio de sándalo. Hoy en día todavía es posible contratar un sampán para dar una vuelta por la zona, entre los astilleros y los yates del Aberdeen Marina Club. La aglomeración le quita encanto a la escena, pero siempre que no sea domingo en temporada de baño –acaba en noviembre, aunque el agua aún ronda los 25 ºC–, la playa de la bahía de Repulse, de arenas blancas y muy cuidada, es el mejor lugar de Hong Kong para darse un chapuzón. Una red antitiburones marca el límite para los bañistas.

Foto: AgeFotostock

20 / 105

Sede en Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi (Taiwán)

Los centros culturales también pueden funcionar como elementos de unión entre la modernidad y las tradiciones, más en una época de homogeneización globalizada. Ahí está, si no, la Biblioteca Pública de Tapéi que para su delegación de Beitou apostó por una arquitectura tradicional y sostenible. Todo en ella, desde su ubicación hasta su cubierta, está pensado con el máximo respeto al medioambiente. La estructura se levantó con materiales reciclados, su tejado inclinado es vegetal para concentrar la humedad y las células fotovoltaicas suministran la electricidad.

Foto: Ossip van Duivenbode

21 / 105

Biblioteca de Tianjin

Parece que el equipo de arquitectos MVRDV se está especializando en bibliotecas, pues de ellos también es la Book Mountain de Holanda. Ésta, en concreto, ubicada en el distrito cultural de Binhai, en Tianjin, ha causado desde su inauguración en 2017 furor en Instagram debido a su radical diseño futurista. Se trata de un centro cultural de 33,700m2 con un auditorio esférico luminoso con forma de “ojo” iluminado, alrededor del cual se despliegan las estanterías onduladas desde el suelo al techo, enmarcando las escaleras, asientos, techos e incluso la fachada exterior. El diseño fue pensado para que la biblioteca se convierta en punto de unión entre el casco antiguo y los distritos residenciales más modernos de la ciudad. No hay que preocuparse, los libros que se ven en los estantes más inaccesibles no son reales, sólo reproducciones decorativas.

Getty Images

22 / 105

El nuevo Museo de Ordos

Foto: Pooja Chaudhary / Unsplash

23 / 105

Clases de Dim Sum en Shanghái

¿Quien no adora esas empanadillas rellenas de verduras, carne o mariscos y hechas al vapor o fritas? Media China está plagada de restaurantes especializados es todo tipo de dim sum y disfrutar de la cultura milenaria china mientras se come estas delicias es una experiencia única. Pero no nos engañemos, no conseguimos que nos queden igual que a ellos. Para aprender a hacer la masa y el rellenos perfectos existen en Shanghái muchas escuelas de cocina. Una de ellas, destinada a extranjeros, es Chinese Cooking Workshop  que ofrece cursos no solo de dim sum, sino de todo tipo de platos de la cocina china más tradicional.

Foto: Age Fotostock

24 / 105

Monte Fanjing

Patrimonio de la Humanidad desde 2018 y ubicado en la provincia china de Guizhou, este monte es el pico más alto de la cordillera de Wuling con 2.570 metros de altura. Es esta altura la que favorece la existencia de algunas especies endémicas como el abeto Fanjingshan y el mono Guizhou. Pero además, esta montaña es sagrada para el budismo, pues se cree que fue aquí donde Buda Shakyamuni realizó los ritos para salvar las almas de los muertos y es por lo que acoge a peregrinos desde hace siglos.

Foto: AgeFotostock

25 / 105

Taipei 101 (Taiwán)

No es el más alto de China; pero sus 508 metros de altura son suficientes para situarlo como el octavo del mundo. Lo que sí es que se trata del rascacielos ecológico más alto del mundo. Además, su diseño es uno de los más espectaculares de los últimos tiempos. Su nombre hace referencia a los pisos que lo estructuran y tiene multitud de simbolismos.

Foto: AgeFotostock

26 / 105

Shanghai Tower (Shanghái)

La Shangai Tower, ubicada en Shanghái, en el distrito de Pudong, se inauguró en 2015 como el edificio más alto de China y, con 632 metros, es el segundo rascacielos más alto del mundo detrás del todopoderoso Burj Khalifa. La torre está construida apilando nueve estructuras de edificios cilíndricos unos sobre otros como si fueran un juguete de mecano. A su vez, están cubiertos por una fachada de vidrio. En el espacio que queda entre medio hay nueve jardines verticales que funcionan como espacios públicos de la gran urbe. 

Foto: AgeFotostock

27 / 105

Everest

Sus 8.840 metros de altura son el techo del mundo. Este pico mítico se encuentra en el Himalaya, en la frontera entre China y Nepal. Los primeros que lograron llegar a su cima fueron Edmund Hillary y Tenzing Norgay, el 23 de mayo de 1953. Aunque se conoce por el nombre del famoso geógrafo galés George Everest, en tibetano es Chomolungma (o Qomolangma); es decir, la  "Madre del universo".

 

Foto: AgeFotostock

28 / 105

K2

Con 8.611 metros, es el segundo más alto del mundo. También conocido como Chogori, se encuentra entre China y Pakistán. La primera ascensión a este mítico pico del himalayismo fue la de Achille Compagnoni y Lino Lacedelli  el 31 julio de 1954. La dificultad técnica de su ascensión lo convierten en uno de los más peligrosos del mundo. De hecho, casi un 25 % de los que los que intentaron su ascenso perecieron; de ahí que se la conozca como "la montaña salvaje".

Foto: AgeFotostock

29 / 105

Lhotse

Mide 8.516 y se ubica entre China y Nepal, muy cerca del Everest, con el que está conectado a través del Collado Sur. De hecho, su nombre significa “Pico Sur” en tibetano. A la cumbre principal la acompañan el Lhotse Shar de 8.383 metros de altura y el Lhotse Medio (al este) de 8.414 m. Éste último, debido a su especial dificultad técnica, fue hasta el el 23 de mayo de 2001 el pico más alto del mundo aún por escalar.

 

Foto: AgeFotostock

30 / 105

Makalu

De forma casi piramidal y con 8.463 metros, es uno de los picos más inaccesibles del mundo. Su nombre, del sánscrito, significa “Negro grande”, lo cual describe perfectamente el ascenso final de la cumbre con la roca negra barrida por el viento. Lo encontramos en la zona Mahalangur del Himalaya, haciendo frontera entre Nepal y China. Su primera ascensión fue el 15 de mayo de 1955.

Foto: AgeFotostock

31 / 105

Gasherbrum I

Este pico de 8.068 metros de altura es también conocido como Hidden Peak (el Pico Oculto) y como K5 o Moravi I. Situada en la frontera entre Pakistán y Xinjiang, distrito occidental de China, es una cima trágica para el montañismo español, habiendo perdido la vida en ella cinco escaladores de gran experiencia: en 1990, Albert Ibáñez y Josep Grañó y en 2013, Abel Alonso, Xebi Gómez y Álvaro Paredes tras haber alcanzado la cumbre.

Foto: AgeFotostock

32 / 105

Broad Peak

También conocido como K3, el Broad Peak forma parte del macizo de los Gasherbrum, en la zona del Baltistan, en la frontera de Pakistán con China. Mide 8.051 metros de altura y su primera ascensión a la cumbre se realizó en 1957. En julio de 2017, Òscar Cadiach, alcanzó cumbre, completando así la escalada de los catorce ochomiles del planeta sin oxígeno. ¡Todo un hito!

Foto: AgeFotostock

33 / 105

Gasherbrum II

Con 8.034 metros de altura y ubicada en la frontera entre Gilgit-Baltistán (Pakistán) y el territorio de Xinjiang (China), su nombre hace honor a su belleza: en balti significa "montaña hermosa". Si quieres saber cómo es ascender esta cumbre, no te pierdas la película Cold, en la que se muestra la expedición de Cory Richards, Denis Urubko y Simone Moro, los primeros en realizar el ascenso en invierno.

Foto: AP

34 / 105

El puente más largo del mundo sobre el mar

La gigantesca obra une las ciudades de Hong Kong, Zhuhai y Macao. Mide 55 kilómetros de longitud, ha costado cerca de 20.000 millones de dólares y se ha usado el equivalente al acero de 40 torres Eiffel.

Foto: AP

35 / 105

Una obra de ingeniería espectacular

En su construcción, se han levantado gigantescos pilares para que puedan navegar por debajo las embarcaciones; también se han construido dos islas artificiales y 6,7 kilómetros de túneles submarinos.

Foto: AP

36 / 105

Un puente entre dos sistemas sociales diferentes

Este espectacular puente arranca en la isla de Lantau (Hong Kong) y concluye en una isla artificial construida entre Macao y Zhuhai, al sur de la China continental, por lo que une dos sistemas económicos diferentes: el capitalismo y el socialismo.

Foto: AJ Hackett

37 / 105

El bungy jump más alto del mundo

Lanzarse al vacío con la única seguridad de una goma elástica atada a los pies no es una actividad apta para todos los públicos. Si además, este salto tiene una altura de más de 200 metros de altura y toda una ciudad a los pies, la experiencia incrementa los niveles de adrenalina por 100. Esto es lo que propone la Torre Macao (Macao, China), un salto de 233 metros de altura, que se autodenomina el salto comercial más alto del mundo. Y es que, para ser rigurosos, el salto más alto del mundo se ubica en Puente Royal Gorge, en Colorado (EE.UU.), a 321 metros de altura, pero no es comercial, tan sólo se ha podido saltar desde este puente en dos ocasiones: 2005 y 2007.

38 / 105

Shanghai

La ciudad más poblada de China (20 millones de habitantes) ostenta el que probablemente sea el mirador urbano más alto del mundo: el de la Torre World Financial Center, que es el 2 º rascacielos más alto del mundo, solo superado por el Burj Khalifa. Aún así, su mirador, a 474 metros de altura, está situado por encima del gigantes de Dubái. Desde él hay estupendas vistas de la ciudad y de la no menos espectacular Torre Jinmao, con su característica cubierta que sigue el diseño tradicional de las pagodas chinas.

Foto: Age fotostock

39 / 105

The Castle Hotel, Dalian (China)

El Castle Hotel de Dalian es quizás uno de los más jóvenes de la lista. Esta próspera ciudad China, cuya costa está bañada por el mar Amarillo, levantó en 2005 un enorme castillo que emula aquellas fortalezas que salpican los bosques alemanes de Baviera. Sus especialidades: comida tradicional del norte de Europa, cerveza artesanal alemana y el Spa Kaiser, unas termas de estilo Baden-Baden. Y a sus pies, la ciudad de Dalian que, con sus playas, parques y orden urbanístico resulta un destino muy escogido por los viajeros.

Foto: Gtres

40 / 105

Una espectacular ciudad de nieve y hielo en China

El festival de Harbin se celebra desde 1963. Si bien, durante la Revolución Cultural China su celebración se interrumpió, para reemprenderse en 1985. Se comienza a celebrar a finales de diciembre y, si el tiempo lo permite y las construcciones no comienzan a deshacerse con los rayos del sol, dura hasta fines de febrero. 

Foto: Gtres

41 / 105

Mucho más que esculturas

En realidad, el festival consiste en tres parques temáticos: el “Sun Island International Snow Sculpture Art Expo” (se trata de un parque temático para las esculturas de nieve), el “Harbin Ice and Snow World” (donde se celebran la mayoría de espectáculos y actividades y se encuentran los edificios de hielo iluminados) y, finalmente, el “Zhaolin Park Ice Lantern Fair” (un parque temático para las linternas de hielo).

Foto: Gtres

42 / 105

La escultura de nieve más grande del mundo

El Festival de Harbin entró en el libro Guinness en el año 2007, al presentar la escultura de nieve más grande del mundo: 250 metros de longitud y un volumen de 13.000 metros cúbicos de nieve. ¿Sabes qué representaba? La espectacular escultura constaba de dos partes; en una aparecían las Cataratas del Niágara y en la otra, el Estrecho de Bering.

Foto: Gtres

43 / 105

Las impresionantes esculturas y estructuras de nieve de Harbin

Para tallar los bloques gigantescos de hielo de la superficie del río Shongua y darles formas se utilizan básicamente motosierras; pero también, picos de hielos y otras herramientas. Últimamente, se usa agua desionizada para conseguir esculturas de mayor transparencia. La máxima espectacularidad se alcanza con el uso de luces multicolor. 

Foto: Gtres

44 / 105

El Festival de Harbin celebra distintas actividades

El festival de Harbin no es solo el concurso internacional de esculturas de hielo, sino también muchas otras actividades y eventos, como un carnaval de hielo y nieve, espectáculos de linterna de hielo, navegación en hielo, trineos, y el deporte nacional, el hockey sobre hielo, o para los más aventureros el fútbol sobre hielo. Los hay incluso que aprovechan para celebrar sus ceremonias de bodas.  

Foto: Gtres

45 / 105

Una divertida ciudad de hielo

Los largos y gélidos meses de invierno de esta región de China se iluminan con la fantasía de las fantásticas esculturas y construcciones congeladas. Los visitantes pueden entrar en muchas de ella y jugar como si se tratara de un parque de atracciones. Eso sí, es obligatorio el uso de guantes y gorro. 

Foto: Gtres

46 / 105

Cada año acuden millones de visitantes

El espectacular festival de Harbin atrae cada año miles de turistas a la provincia china de Heilongjiang. Se calcula que la cifra supera el millón de visitantes anualmente. Los pocos occidentales que se atreven con las gélidas temperaturas harán bien en evitar el Año Nuevo chino (del 15 al 23 de febrero de 2018), cuando el festival es más concurrido y los alojamientos más caros.

Gtres

47 / 105

Gran Teatro Nacional, Beijing (China)

Conocido popularmente como “el Huevo”, su apertura tuvo lugar en 2007, y tiene capacidad para 6.500 personas. La inauguración de este edificio estuvo rodeada de gran polémica debido a la cercanía con edificios de arquitectura tradicional, como la Ciudad Prohibida o el Gran Salón del Pueblo, y el contraste con la modernidad del Gran Teatro Nacional

48 / 105

Una mañana en el distrito de Pudong

Pudong Promenade. Desde esta avenida se divisan los edificios europeos del paseo Bund, en la otra orilla del río. 

Torre Shanghai. La última construcción de la zona (de 2016) se eleva 632 metros y tiene forma de espiral. 

Torre Shanghai World Financial. De 492 metros de altura. Tiene un mirador en la planta 97 y otro en la 100.

Torre Jinmao. De 88 pisos, aloja un lujoso hotel, restaurantes y clubs privados.

Oriental Pearl TV. Los 468 metros del primer rascacielos de Shanghái se han quedado por debajo de las otras torres.

49 / 105

Paseos por la antigua perla de oriente

• Nanjing Road. El corazón comercial de Shanghái se sitúa en esta avenida peatonal, llena de grandes almacenes y boutiques. 

• Xintiandi. Los edificios centenarios de este barrio albergan hoy comercios y restaurantes que ofrecen platos típicos y también comida occidental. 

• The Bund. Esta avenida junto al río concentra edificios coloniales que pertenecieron a instituciones y bancos europeos.

• Hengshan Road. Eje principal de la antigua Concesión Francesa, hoy sus mansiones alojan bares, clubs y restaurantes. 

50 / 105

Templos y jardines en medio de la urbe

• Jardín Yuyuan. Un jardín de la época Ming en plena Ciudad Antigua. El recinto data de 1559 y perteneció a un oficial del ejército imperial. Alberga 40 edificios, colinas, lagos y canales cruzados por puentes de madera.  

• Templo Jing’an. Fue erigido durante el periodo de los Tres Reinos (220-280) junto al río Wusong. En el siglo XII fue trasladado a su actual emplazamiento en West Nanjing Road, una de las zonas más comerciales de la ciudad. También es conocido como "el templo de la paz y la tranquilidad".

• Templo Longhua. Budista. Sus campanas son ya las únicas que resuenan en el viejo Shanghái. A pesar de las reconstrucciones del último siglo, preserva buena parte de las estructuras del templo y monasterio original, del año 977.

• Templo del Buda de Jade. Fundado en 1882, posee dos estatuas de Buda traídas por mar desde tierras birmanas. El Buda sedente mide 1,92 metros y pesa una tonelada. El restaurante del templo se ha ganado fama por la calidad de sus platos vegetarianos.