España

151 /372

Foto: Age fotostock

151 / 372

Playa de Mónsul (Almeria)

Cada playa tiene su gracia: y esta es para sentirte como Indy y su padre escapando de los Nazis. Aquí se grabó la épica escena de Indiana Jones y la última cruzada. Y muchas más, como por ejemplo La historia interminable. La playa de Mónsul es una verdadera belleza con sus paisajes volcánicos de colores ocres y óxidos. Las paredes de lava erosionadas, como la icónica Peineta anclada en la orilla, suelen ser utilizadas por los aficionados a la escalada en bloque. Por la sombra que proyectan también son muy útiles en caso de olvidar el parasol en casa.

Foto: AgeFotostock

152 / 372

Playa de Calahonda (España)

Entre acantilados, pero en pleno centro de Nerja. Desde que Antonio Mercero la escogiera en los años 80, sigue siendo la playa perfecta para pasar veranos azules. Sin duda, una de las máximas representantes de la malagueña Costa del Sol. Su acceso, además, es uno de los más bellos de todas las playas españolas, descendiendo los escalones del Boquete de Calahonda. Como en las primeras escenas de la mítica serie televisiva, aún se pueden ver las barquitas de pescadores ancladas en la arena. Por la tarde, tendrás todo el ajetreo que necesites en la Calle Pintada.

Foto: Turismo Canarias

153 / 372

Playa de Papagayo (Lanzarote)

La playa de Papagayo es la más representativa del conjunto de seis calas que se encuentran como una constelación playera tras cruzar la llanura desértica de la costa del Rubicón, en Lanzarote. Hay un pequeño chiringuito en el borde de la loma por donde se accede a la playa que es ideal para disfrutar de los bellos atardeceres del Monumento Natural de Los Ajaches.

 

El puente que cruza el río Sesín, en las cercanías de Caaveiro. Foto: Getty Images

154 / 372

Entre aguas mágicas y puentes

Las aguas del Eume acompañan este paseo con su verde asombroso, casi turquesa. Avanzando un poco encontramos uno de los puentes colgantes del parque. Situados en la otra orilla, es posible seguir la ruta por enclaves más recónditos y de gran belleza: cascadas que mueren al pie del camino y alguna bajada a pequeños arenales que, a modo de diminutas playas, invitan al baño, aunque las frías aguas del Eume y sus rápidos obligan a un zapuchón prudente y breve.

Age Fotostock

155 / 372

Rumbo a San Xoan de Caaveiro

Una vez superados los puentes y recorridos 9 km desde el inicio de la caminata, se llega al pie de la subida al monasterio de Caaveiro, una armoniosa construcción de muros robustos y un ábside circular, que en su origen acogió a una pequeña comunidad de monjes anacoretas. El edificio, declarado Monumento Histórico Artístico, conserva en buen estado la planta románica y un campanario posterior de estilo barroco.

Age Fotostock

156 / 372

El corazón verde de As Fragas

Desde ese rincón una estrecha senda desciende hasta las ruinas de un viejo molino, situado junto al puente que salva el río Sesín. Nos hallamos en el corazón de As Fragas, rodeados por un bosque con aspecto de encantado y un entramado de árboles tan frondoso que casi impide penetrar los rayos del sol.

Age Fotostock

157 / 372

Betanzos entre ríos...

Irremediablemente también hay que acercarse a Betanzos, apenas a media hora del parque. Al entrar en el pueblo cruzando uno de sus puentes se puede tener la falsa sensación de penetrar en un enclave de acento pesquero sin mayores pretensiones. Sin embargo, pronto aparece su centro histórico, Conjunto Histórico Artístico, jalonado de hermosos caserones, muchos de ellos porticados con típicos soportales de piedra, presentes en muchas ciudades gallegas.

Betanzos, además de ser una etapa destacada del Camino Inglés a Santiago de Compostela, tiene el doble encanto de ser villa marinera y pueblo rural. Frente a su ría se erigen edificios de escasa altura con características fachadas cubiertas de galerías acristaladas que ofrecen la cara más luminosa del otoño gallego. Las callejuelas del pueblo reúnen tabernas de aire marinero que conviven con monumentales iglesias y plazas custodiadas por casonas solariegas. Recorrer el casco antiguo de Betanzos es una experiencia más que recomendable, lo mismo que reposar tomando un café o una caña en una de sus terrazas o tapear en sus bares buscando la mejor tortilla betanceira, la especialidad de la zona, de la que incluso llega a celebrarse un concurso anual.

Age Fotostock

158 / 372

La Puerta del Sol de Madrid

En el siglo XVII era un lugar muy popular pues acogía uno de los «mentideros» más famosos de Madrid.

Age Fotostock

159 / 372

Monumento a El Quijote de Cervantes - Madrid

Age Fotostock

160 / 372

Casa de la Panadería

Situada en la Plaza Mayor de Madrid, a lo largo de su historia, este edificio de 1619 ha funcionado como biblioteca, museo y dependencias municipales.

Daniel Kordan

161 / 372

El restaurante Lhardy abrió sus puertas en 1839.

Age Fotostock

162 / 372

Tertulia lectura Madrid

Shutterstock

163 / 372

Calles antiguas de Madrid

En las callejuelas del Madrid antiguo, por las que se extiende en Barrio de las Letras, abundan los rincones y plazoletas de origen medieval.

Getty Images

164 / 372

Casa-museo de Lope de Vega, Madrid

El escritor vivió sus últimos 25 años en esta vivienda típica del siglo XVII, situada en la calle Cervantes número 11.

Age Fotostock

165 / 372

Plaza de Santa Ana, Madrid

En el corazón del Barrio de las Letras se localiza esta animada plazoleta, famosa por su ambiente teatral, restaurantes y cervecerías.

Getty Images

166 / 372

Citas literarias en calle de las Huertas

El pavimento de la calle de las Huertas está decorado con citas literarias.

Foto: AgeFotostock

167 / 372

Patrimonio del mercurio (Almadén e Idria) (2012)

Las minas de mercurio de Almadén, en Ciduad Real, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 2012 junto con las minas de Idria, en Eslovenia, donde se halló mercurio por primera vez en el año 1490. Estos dos sitios son prueba de la importancia del comercio del mercurio, que generó importantes intercambios comerciales entre Europa y América durante siglos. 

Foto: Gtres

168 / 372

Puente de Vizcaya

También conocido como Puente Colgante de Portugalete, este puente transbordador fue el primero de su tipo en el mundo, pues se inauguró en 1893. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 2006, se caracteriza porque utiliza una góndola o transbordador en el que se transportan a los vehículos o personas de una orilla a otra suspendidos a no muchas altura del agua.

Foto: AgeFotostock

169 / 372

Paisaje cultural de Aranjuez

Además del valor histórico de Aranjuez, una de las residencias de la familia real española, la localidad fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2001 gracias a su paisaje donde se suceden estanques, presas, canales y puentes, además de huertas y jardines. 

Foto: Vincent Long / UNESCO

170 / 372

Sitios de arte rupestre prehistórico del Valle del Côa y de Siega Verde

Mientras que el Valle del Côa se ubica al norte de Portugal, Siega Verde es encuentra en Castilla y León. Estos lugares fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1998 y ampliado en 2010, gracias a la gran cantidad de petroglifos del Paleolítico Superior (22.000-10.000 a.C.), única en el mundo.

Foto: Gtres

171 / 372

Lonja de la seda de Valencia

La Lonja de la Seda es en realidad un conjunto de edificios levantados entre 1482 y 1533 para el comercio de la seda. De todos llama la Sala de Contratación, una espectacular habitación de estilo gótico flamígero que representa todo el poder que aquí se mostraba durante los siglos XV y XVI. Lonja de la seda de Valencia fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Foto: AgeFotostock

172 / 372

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

En la provincia de Cáceres y declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993, la importancia de este monasterio radica, además de en la mezcla de estilos -gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico-, en su historia. Fue aquí donde los Reyes Católicos recibieron a Cristóbal Colón en 1486 y 1489 y donde fueron a descansar tras la reconquista de Granada en 1492.

173 / 372

Parque Nacional de Garajonay

En el centro de la isla de la Gomera (Islas Canarias), este parque nacional es uno de los pocos ejemplos que quedan en el planeta de bosque del terciario en el que la laurisilva lo inundaba casi todo. Forman parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1986.

© INGOLF POMPE / LOOK-FOTO / GTRES

174 / 372

Monasterio y sitio de El Escorial en Madrid

Fue en 1984, cuando la Unesco incluyó este célebre estilo herreriano en la Lista Patrimonio de la Humanidad. El Escorial fue construido en el siglo XVI como lugar de retiro para Felipe II aunque se acabó convirtiendo en el centro del poder político de su reinado. 

Foto: AgeFotostock

175 / 372

Cuatro Torres (Madrid)

A este parque empresarial junto al paseo de la Castellana de Madrid se le conoce como Cuatro Torres Business Area. Por supuesto, el nombre hace referencia a las cuatro torres que lo configuran y que son en la actualidad los edificios más altos de España. Los cuatro gigantes son: la Torre Cepsa, la Torre PwC, la Torre Espacio y la Torre de Cristal, ésta última en concreto, es el rascacielos más alto de España, con 249 metros de altura.

Calaceite

Foto: AgeFotostock

176 / 372

Calaceite

Perteneciente a la deseada comarca de Matarraña, Calaceite se caracteriza por sus cuestas y calles adoquinadas, en las que destacan las casas solariegas construidas en piedra y decoradas con forja. Esta localidad es la puerta a Cataluña desde Aragón y su conjunto histórico es Bien de Interés Cultural desde 1973. Su plaza mayor, las capillas-portales o la bassa -o balsa- son algunos imprescindibles de este pequeño municipio en cuyas afueras, además, se pueden visitar los poblados ibéricos de San Antonio, Tossal Redó o Els Castellans.

Valderrobres

Foto: AgeFotostock

177 / 372

Valderrobres

La capital de la comarca de Matarraña está cruzada por el río homónimo. Valderrobres se sitúa sobre una colina, a los pies del río, y en su término municipal abundan los yacimientos arqueológicos, pues esta zona ha estado habitada desde tiempos inmemoriales. Su casco antiguo, al que se accede a través de un bello puente medieval que formó parte de las murallas de la localidad, está plagado de lugares de interés. Entre ellos destacan el Castillo – Palacio, la iglesia de Santa María la Mayor (gran ejemplo de gótico levantino), su Ayuntamiento o la Casa de los Moles.

Foto: AgeFotostock

178 / 372

Rubielos de Mora

Sobre una planicie a casi 1000 metros de altura, Rubielos de Mora cuenta con un Conjunto Histórico Artístico donde destacan su casas solariegas y pequeños palacios de nobles, así como la Excolegiata de Santa María la Mayor o su Casa Consistorial. Además, el municipio cuenta con varias ermitas del siglo XV que son una delicia. De este siglo también datan los conventos de Agustinas y el de las Carmelitas Descalzas, ambos en piedra y con un bello claustro.

Foto: AgeFotostock

179 / 372

Puertomingalvo

La belleza de esta localidad, ubicada en pleno Parque Cultural del Maestrazgo, se esconde entre sus estrechas calles adoquinadas. Con una historia que se remonta a los íberos, entre sus monumentos destacan su Castillo, el Portal Alto o de San Antón, así como el Hospicio de Poma, del siglo XV, y el Ayuntamiento. Las ermitas de San Bernabé y de San Bárbara también merecen una visita.

Foto: AP

180 / 372

Plaza Mayor de Madrid

La capital acoge durante la época navideña un elevado número de mercados, pero el que destaca por encima de todo es el Mercado de Navidad de la Plaza Mayor. En él se pueden ver más de 100 casetas en las que se vende corcho, musgo, árboles de navidad, adornos navideños y juguetes entre otros muchos elementos. Este mercado tiene su origen en el mercado de pavos, turrones y dulces que se establecía aquí durante del siglo XIX. Aunque los artículos en venta han cambiado, el espíritu es el mismo: celebrar la Navidad. 

Foto: Alisa Anton / Unsplash

181 / 372

Granada

La Plaza de Bib-Rambla y la Fuente de las Batallas, muy cerca de la Catedral y en pleno centro de Granada, son los escenarios del Mercado de Navidad de Granada, donde los adornos y dulces navideños son los productos estrella. Formado por unos 70 puestos, en ellos también se ofrecen talleres demostrativos de fabricación de artesanía. Desde principios de diciembre hasta enero.

Foto: Rawpixel / Unsplash

182 / 372

Sevilla

A orillas del río, en una de las avenidas más concurridas de Sevilla es donde se ubica el Gran Mercado de Navidad de Nervión. Con unas 50 casetas de maderas, en él se puede encontrar todo tipo de artículos navideños, así como una zona de restauración en la que degustar platos típicos sevillanos y otra de ocio en la que los más pequeños de la casa se pueden entretener. Del 5 de diciembre de 2018 al 5 de enero de 2019.

Foto: Ben White / Unsplash

183 / 372

Valencia

El Mercado de Navidad de Valencia se sitúa alrededor de la Lonja, concretamente entre esta, la Iglesia de los Santos Juanes y el Mercado Central. Así se estableció en 2017, cuando cambió su ubicación de la Avenida del Oeste a esta. Guirnaldas, pesebres, juguetes y una gran cantidad de objetos decorativos navideños es lo que ofrecen los puestos que se instalan en este mercado navideño. Aún no se saben las fechas exactas, pero suele abrir la primera semana de diciembre y cerrar el Día de Reyes (6 de enero).

Foto: Markus Spiske / Unsplash

184 / 372

Salamanca

El parque de la Alamedilla de Salamanca se llena de luz y color durante la época navideña gracias a su Mercado Navideño. Un gran arco de luces da la bienvenida al visitante que podrá admirar las luces de colores que adornan el parque. Además, un gran árbol de navidad preside el recorrido de las más de 40 casetas de madera con productos artesanales y regalos. Del 30 de noviembre al 30 de diciembre de 2018.

Foto: Jez Timms / Unsplash

185 / 372

Zaragoza

La plaza del Pilar se transforma en Navidad en una auténtica mini ciudad en la que los zaragozanos pueden disfrutar de un inmenso Belén con más de 50 figuras, una pista de patinaje y, por supuesto, un mercado de más de 40 casetas al más puro estilo europeo en el que se vende todo tipo de productos: artesanía, joyería, juguetería, ropa, decoración, gastronomía… Aún no se saben las fechas exactas, pero suele permanecer desde la primera semana de diciembre hasta la primera de enero.

Foto: Nicole Honeywill / Unsplash

186 / 372

Santiago de Compostela

El Mercado de Nadal de Santiago de Compostela se sitúa en la rua Carreira dos Condes. Con casi 90 casetas dedicadas a marionetas, dulces o artesanía, entre otros productos, este mercado acoge también el denominado “Espacio creativo”, donde se celebran distintos talleres para pequeño y mayores en los que entretenerse y divertirse. Del 1 de diciembre al 5 de enero.

187 / 372

Santander

Las más de 70 casetas que acoge este Mercado de Navidad se instalan en la plaza de las Farolas. Este mercado ha pasado a lo largo de historia por muchas localizaciones -la Plaza Porticada, Jardines de Pereda, Plaza de Pombo- y todas tenían en común los tipos de artículos que se vende: adornos de navidad y todo tipo de artesanía relacionada con esta época de año. Del 5 de diciembre de 2018 hasta el 6 de enero de 2019.

188 / 372

Bilbao

En la céntrica calle Bailén de Bilbao es donde se instala su tradicional Mercado Navideño. Unas 40 casetas en las que se venden todo tipo de artesanía y productos de la cocina vasca, así como juguetes y otros artículos para los pequeños de la casa. Este año aún no están establecidas las fechas, aunque suele abrir la primera semana de diciembre y cerrar justo antes de Reyes.  

189 / 372

Barcelona

El Mercado de Navidad más mágico de la Ciudad Condal es de la Fira de Santa Llúcia. En este mercado que se instala frente a la Catedral de Barcelona, en la plaza Nova, se puede encontrar todo tipo de artesanía, dulces típicos de navidad y otras delicias gastronómicas. Este mercado se lleva instalando desde 1786, lo que le convierte en una de las tradiciones más antiguas de la ciudad. Entre los artículos a la venta destacan las figuras para el Belén, donde el “caganer” es el rey.

Fototeca 9x12

190 / 372

Playa de Barayo

En este arenal limitado por riscos tapizados de verdor desemboca el río Barayo, creando dunas y marismas de gran valor ecológico.

Getty Images

191 / 372

Prados y montes cerca del mar

Los alicientes paisajísticos de la Costa Verde de Asturias no abarcan únicamente el litoral del Cantábrico, sino que incluyen también parajes de interior, situados a poca distacia del mar. Desde numerosas localidades pueden emprendenrse excursiones a pie que discurren entre bosques, prados y miradores. Otras propuestas invitan a escalar montes como la Cabeza Ubena, de 1188 metros, yecho del municipio de Llanes.

Getty Images

192 / 372

Cudillero

La vida en esta aldea de pescadores, encastrada en una estrecha bahía, gira en torno a su puerto Viejo, frente al que se abre la plaza de La Marina.

AGE Fotostock

193 / 372

Cueva de Tito Bustillo

Situada en Ribadesella, esta gruta descubierta en 1968 guarda pinturas prehistóricas (22.000 a 10.000 a.C.).

Getty Images

194 / 372

Castro de las Gaviotas

Esta formación rocosa se localiza frente a la playa de La Huelga, en el municipio de Llanes, donde el río Cecilio desemboca creando un bello arenal.

Foto: Museo Nacional del Prado

195 / 372

Museo del Prado

La que probablemente es la mejor pinacoteca del mundo, celebró en 2019 su 200 aniversario. Abrió sus puertas el 19 de noviembre de 1819 con apenas 311 obras de la Colección Real. Hoy esta colección asciende hasta las 16.028 piezas. Disfrutar de todas ellas en una sola sesión es tarea imposible, por lo que lo mejor es preparar bien el recorrido a realizar, visitar el museo durante varios días o, simplemente, ver la colección completa a través de internet. La web del Museo del Prado cuenta con un apartado llamado “Colección” en el que desgrana cada cuadro y cada obra de arte del museo. Con obras de cientos de autores de todos los tiempos perfectamente catalogadas, una simple búsqueda ofrece los resultados deseados: descripción, contexto de la época o autoría, además de la posibilidad de descargar parte de esta información y ver al detalle cada pincelada del lienzo gracias a un potente zoom.

Por otra parte, con motivo del 200 aniversario, en el perfil del Museo del Prado de Instagram cada día, un experto explica detalladamente una de las obras expuestas a través de una emisión en directo en los “stories”.

 

Foto: AGE fotostock

196 / 372

Iglesia de San Vicente, Ávila

Los orígenes de la iglesia de San Vicente conectan la historia de la ciudad con la presencia judía. Cuenta una leyenda que, tras haber sido mordido por una serpiente venenosa, la víctima, un judío, prometió a Dios convertirse al cristianismo si conseguía curarse. Como se salvó, construyó él mismo el templo primitivo que se convertiría en esta iglesia. A pesar de que los testimonios arquitectónicos que quedan en pie en la judería de Ávila son escasos, aún se pueden recorrer calles como la de los Reyes Católicos, donde había instalados numerosos comercios judíos y la sinagoga de Belfarad, o la antigua calle de los Zapateros –hoy Vallespín– en referencia a uno de los oficios más extendidos entre la comunidad sefardí.

Foto: AGE fotostock

197 / 372

Aljama de Santa Cruz, Sevilla

La mayoría de historiadores coinciden en que la judería sevillana es, posiblemente, una de las más antiguas de la Península Ibérica. El barrio vivió su apogeo en el siglo XIII y tuvo tres sinagogas, las actuales iglesias de Santa María la Blanca, San Bartolomé y otra ubicada en lo que hoy es la Plaza de la Santa Cruz. Una de las calles más icónicas del barrio de la Santa Cruz es la calle de la Judería, donde se pueden contemplar el arco y el torreón que formaban parte de la puerta que comunicaba el Alcázar con el barrio judío.

Foto: AGE fotostock

198 / 372

Judería de Tarazona


La antigua sinagoga, la calle Judería, la Casa de la Carnicería y el cementerio son algunos de los testimonios repartidos entre la judería vieja y la nueva de la localidad zaragozana de Tarazona. Su antigua almaja cuenta con una larga trayectoria que, debido a su aislamiento provocado por la complicada orografía, se ha conservado en muy buen estado. Sin embargo, lo que más llama la atención son las espectaculares casas colgadas. Ubicadas en el límite norte de la judería vieja, fueron construidas en la misma muralla y las ocupaban linajes de la baja nobleza. 
 

Foto: AGE fotostock

199 / 372

Plaza Trascorrales, Oviedo

La abundancia de documentos que describen la vida de la comunidad judía en la capital asturiana compensa la escasez de testimonios arquitectónicos que nos han llegado hasta la actualidad. Uno de estos documentos clave son las Ordenanzas, de 1274, que obligaban a los judíos a vivir en los límites del barrio de Socastiello, cuyas estrechas calles son el mejor testigo. En la plaza de Trascorrales, en la Ciudad vieja, se halla el edificio de las pescaderías, probablemente relacionado con los judíos, y la antigua carnicería, donde la comunidad hebrea conseguía la carne kósher.

Foto: AGE fotostock

200 / 372

Sinagoga de Santa Maria la Blanca, Toledo

La que se considera la antigua sinagoga Mayor de Toledo es uno de los mayores símbolos de la presencia judía en la célebre ciudad de las Tres Culturas. Se cree que fue construida en el siglo XII, durante el reinado de Alfonso VIII, con una fuerte influencia del arte nazarí. La presencia judía en Toledo es fechada, al menos, desde el periodo visigodo, y en su máximo momento de apogeo llegó a albergar hasta diez sinagogas. Actualmente, ocupa casi el 10% del espacio urbano y la mejor manera de descubrirla es dejarse perder por su intrincado laberinto de calles.