España

201 /372

Foto: AGE fotostock

201 / 372

Catedral de Santa María, Tudela

La judería vieja y la judería nueva de Tudela son testimonio de la larga presencia judía de este municipio navarro, que tuvo sus inicios en el siglo IX. Fundada en el año 802, en ella convivieron, durante más de 400 años, musulmanes, judíos y mozárabes, quienes imprimieron a la ciudad un mestizaje cultural reflejado en sus monumentos y en el trazado de sus callejas retorcidas, pasadizos, murallas y atalayas. Alrededor de la catedral de Santa María convivían dos barrios judíos y una morería. Además de varias sinagogas, recientemente se ha localizado un cementerio judío. 

Foto: Gtres

202 / 372

Madrid durante la Guerra Civil

La Guerra Civil española es el primero de los grandes conflictos bélicos que Saint-Exupéry vivió en primera persona. El escritor acudió a cubrir la guerra en dos ocasiones, primero a Barcelona y después a Madrid, donde coincidió con los más grandes reporteros de entonces: Ernest Hemingway y Martha Gellhorn, John Dos Passos, George Orwell o Robert Capa. Son días en los que despierta su consciencia más política: “no es una guerra sino una enfermedad”, llegará a decir. En Barcelona estuvo a punto de ser fusilado una noche; pero ese no era el destino que le aguardaba. En Madrid, en abril de 1937, se encontró una ciudad completamente asediada por las tropas franquistas. De alguna forma, frente a la sinrazón de tanta muerte, Saint-Exupéry comenzó a reflexionar sobre qué era lo que daba sentido a la vida de los hombres y mujeres ante los poderes autoritarios: “¿Qué necesitaríamos -se preguntó en uno de los reportajes de aquel tiempo- para nacer a la vida?”.

 

Foto: Age fotostock

203 / 372

Belchite, España

Las ruinas del pueblo de Belchite nos cuentan una de las batallas más duras y simbólicas de la Guerra Civil española. Tomado por el bando franquista en 1937, Belchite fue atacado por las tropas republicanas para desviar la atención del frente norte del país. El resultado es todo lo que queda en pie hoy en día, un pueblo reducido a ruinas. Dado su pasado convulso, actualmente se ha convertido en un lugar de peregrinación para investigadores paranormales, que dicen haber encontrado presencia de actividad sobrenatural.

Foto: Gtres

204 / 372

Barcelona

Son muchos los que llegan buscando playa, arquitectura y diseño en la capital catalana. Lo asombroso de Barcelona es que es distinta en cada uno de los barrios que la forman. Cultura, un entorno urbano perfecto para pasear, la arquitectura de Gaudí como icono (con sus edificios Patrimonio de la Humanidad), clima y aires cosmopolitas son el sello de identidad para la primera ciudad española en aparecer en este ranking.

Foto: Gtres

205 / 372

Madrid

No podía faltar la capital de España entre las mejores ciudades del mundo. A un paso de Chicago, Madrid es la onceava mejor ciudad del ranking "World’s Best Cities". Con una buena puntuación media en cuanto a su entorno urbano, promoción y desarrollo económico, Madrid destaca por sus museos (algunos de los mejores del mundo) y el ocio nocturno.

Foto: Gtres

206 / 372

Valencia

La capital de la Comunidad Valenciana es la tercera y última ciudad española en aparecer en el ranking de "World’s Best Cities". A bien seguro, su carácter mediterráneo junto con una apuesta por el diseño y la gastronomía la han colocado entre las cien mejores ciudades del mundo. La Ciudad de las Artes y las Ciencias, que está entre los auditorios más bellos del mundo, es el último icono que ha sumado una ciudad famosa en el mundo por sus populares Fallas como Patrimonio de la Humanidad.

Foto: Cabildo Catedral de Mallorca

207 / 372

Las reformas de Gaudí

'La Seu' ha sido restaurada en muchas ocasiones. De todas las intervenciones destaca la de Antoni Gaudí a petición del obispo Pere Joan Campins. Por diez años, desde 1904, el famoso arquitecto se ocupó del traslado del coro que hasta el momento había estado situado entre los tramos segundo y tercero de la nave, la eliminación del retablo mayor gótico, la realización del bellísimo baldaquino del altar mayor, la incorporación al presbiterio de la sede episcopal, la iluminación del espacio a base de ventanales de cristal, y, por último, la elaboración de mobiliario litúrgico.

Foto: Cabildo Catedral de Mallorca

208 / 372

Unas vistas muy especiales

¿Sabías que durante el verano es posible visitar las terrazas de “La Seu”? En los meses de verano, en toda visita a Palma de Mallorca no pueden faltar las terrazas de la catedral desde las que se puede contemplar Mallorca con otra perspectiva. La Catedral de Mallorca organiza de lunes a sábado visitas guiadas que permiten descubrir rincones inaccesibles de otra manera como el campanario y sus salas, a la vez que brindan una panorámica bellísima de Palma y sus alrededores.

Foto: Cabildo Catedral de Mallorca

209 / 372

Un gran órgano

No se había acabado y la Catedral de Mallorca ya tenía órgano. La primera noticia de un órgano data del año 1.328 y parece que estuvo ubicado en la capilla de la Trinidad. Hoy, en la más antigua sala capitular se esconde el 'secreto' del histórico órgano mayor, una joya de 1.477 que consta de cuatro teclados de 56 notas y un pedal de 30 notas. Su construcción de toma como el inicio de la importante escuela mallorquina de organeros. Que la vinculación de la Catedral de Mallorca con la música es importante lo atestiguan una gran colección de imágenes musicales, de diferentes épocas, que sirven como fuente para conocer la historia de los instrumentos musicales. Cada año, desde el 2.000, se celebra Festival Internacional del Órgano en la Catedral.

Foto: Walking Formentera

210 / 372

Cuevas de Artà (Mallorca)

Se encuentran ubicadas en la costa del término de Capdepera, en el Cap Vermell. La visita de las Cuevas de Artà se inicia cuando entramos directos en el gran "Vestíbulo", un espacio con estalactitas y estalagmitas de impresionantes dimensiones y formas. La más espectacular es una estalagmita de 22 metros de altura, una de las más grandes de Europa, situada en la “Sala de la Reina”. En la estancia conocida como “El Infierno” se ofrece un espectáculo de luz y sonido que hará la delicia de los mayores y de los más pequeños de la familia. Hacia el final del trayecto de estas cuevas podremos disfrutar de unas de las vistas de Mallorca más espectaculares sobre la Bahía de Canyamel. 

Foto: Agencia de Turismo de Islas Baleares

211 / 372

Cuevas dels Hams (Mallorca)

Estas cuevas localizadas en Porto Cristo son famosas en todo el mundo por sus singulares formaciones arborescentes. las cuevas fueron descubiertas en 1905 siendo las primeras que se abrieron al público en España, en 1910.  El recorrido de las cuevas del Hams comienza descendiendo a la Cueva Redonda, en la que se disfruta de un extenso jardín botánico. La Cueva Azul sirve de sala de proyecciones para un documental sobre la historia de Mallorca y de las cuevas. El siguiente espacio que se visita es la Cueva Clásica, compuesta por 12 galerías y por un lago subterráneo con pequeños crustáceos prehistóricos.

Foto: Walking Formentera

212 / 372

Cuevas del Drach (Mallorca)

En el municipio de Manacor, cerca de Porto Cristo, encontramos un conjunto de cuatro grandes cuevas conectadas entre sí que están consideradas como las más populares de Mallorca. Las Cuevas del Drach se extienden hasta una profundidad de 25 metros y en ellas existe un gran lago subterráneo (el Llac Martel de unos 115 metros de longitud)  catalogado como uno de los mayores del mundo. Este lago lo podremos cruzar en barca al finalizar los conciertos de música clásica que se ofrecen diariamente en directo con las visitas guiadas a las Cuevas del Drach.

Foto: Walking Formentera

213 / 372

Cuevas de Campanet (Mallorca)

Estas impresionantes cuevas se encuentran al pie de la Serra de Tramuntana. La visita a las Cuevas de Campanet sorprende por al encontrarnos con una ornamentación natural de gran belleza. Tanto por su indudable valor científico como por su interés lúdico, son muy apreciadas dentro del patrimonio natural de Mallorca. Cerca se encuentra Ses Fonts Ufanes, que tras periodos de lluvias puede llegar a evacuar caudales de hasta 30 metros cúbicos por segundo, constituyendo un espectáculo impresionante.

 

Foto: Walking Formentera

214 / 372

Cueva de Can Marçà (Ibiza)

Es la cueva más espectacular de Ibiza. Se localiza en un enclave de gran belleza al norte de la isla. Se calcula que tiene más de 100.000 años de antigüedad. La cueva fue descubierta por grupos de contrabandistas que la usaron como escondite para sus mercancías. A partir de la década de los 80, es uno de los destinos turísticos más importantes de Ibiza. Si visitas la Cueva de Can Marçà, desde el paseo que conduce a la entrada hay unas vistas sobre los acantilados espectaculares. 

215 / 372

Cabañes

Esta aldea se asienta junto al desfiladero de La Hermida, en un alto desde el que se contemplan el valle y las cumbres circundantes. Entre Cabañes y la vecina Lebeña corre el río Robejo, que abre un pequeño cañón lateral. Fronteriza con León, Asturias y Palencia, La Liébana extiende sus valles y aldeas entre espectaculares montañas moteadas con pueblecitos a sus pies, donde se puede degustar la gastronomía propia de la región. 

216 / 372

Capitel de los Reyes Magos

Santa María la Real, en la localidad de Piasca, fue declarada Monumento Nacional en 1930 y representa uno de los testimonios mejor conservados del arte románico de la comunidad cántabra. 

217 / 372

Año lebaniego

El monasterio de Santo Toribio es famoso por los comentarios del Apocalipsis de San Juan que escribió el beato de Liébana en el siglo VIII. En 2017, el templo celebra el Año Santo Jubilar al caer su festividad en domingo. Solo entonces los peregrinos del Camino Lebaniego pueden entrar en el monasterio por la Puerta del Perdón.

218 / 372

Rutas de montaña

Los senderos que rodean la Peña Vieja son idóneos para caminatas familiares. Discurren a través de valles y enlazan rústicas aldeas. Además hay numerosos miradores que ofrecen vistas inigualables del paisaje, como por ejemplo el mirador de Santa Catalina, junto al pueblo de Piñeres, el mirador del Corozo o el mirador del Oso, cerca del Collado de Llesba.

219 / 372

Lobo

Los lobos son uno de los habitantes más ilustres del Parque Nacional de los Picos de Europa, cuyas imponentes montañas recortan su silueta en el oeste de la comarca. 

220 / 372

Urogallo

Esta ave propia del Parque Nacional de los Picos de Europa, y de toda la Europa boreal, se encuentra en estado protegido debido al alarmante descenso de los miembros de su especie que ha experimentado en las últimas décadas en España. La principal amenaza es la destrucción de su hábitat natural. 

221 / 372

Disfrutar de Potes

Las típicas casonas cántabras abundan en la capital comarcal. Muchas de ellas han sido convertidas en hoteles rurales y restaurantes. Todos los lunes de cada mes es día de mercado en Potes, donde se pueden comprar productos típicos como los quesucos el té de puerto y las legumbres de la tierra. 

Foto: Vicent Bosch | Arxiu València Turisme

222 / 372

Playa Racó de Mar, Canet de Berenguer (Valencia)

El faro del municipio de Canet de Berenguer parece recordarnos que estamos en un lugar de arraigo marinero. Su playa es extensa, algo más de un kilómetro de largo arena fina y dorada dunas con importante flora y fauna. Es una de las playas más bellas de la provincia de Valencia. Está dotada con todo tipo de infraestructura y servicios, incluso un punto accesible para facilitar el baño para el público con necesidades especiales.

Foto: Arxiu Tourist Info Oliva

223 / 372

Playa de Terranova, Oliva (Valencia)

Al norte del municipio de Oliva, en la provincia de Valencia y encajada entre dos barrancos, se encuentra esta pequeña playa de no más de 200 metros de longitud. Es una cala de arena fina y un agua cristalina rodeada de dunas de gran importancia ecológica.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

224 / 372

Playa norte de Peñíscola (Castellón)

Peñíscola es una de las localidades más turísticas de la Comunidad Valenciana. Ha sido escenario natural de distintas películas y la silueta de su castillo de fondo es inconfundible. La playa Norte es la más próxima al casco antiguo de Peñíscola y suma cinco kilómetros de arena fina alternados con bolos en las zonas más alejadas de la localidad. Esta playa urbana está equipada con pasarelas y accesos adaptados a todo tipo de públicos. 

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

225 / 372

Playa del Carregador, Alcossebre (Castellón)

La belleza de las playas de Alcocéber (Alcossebre) demuestra que en la Costa de Azahar, en la provincia de Castellón, se encuentran algunas de las mejores playas de la comunidad valenciana. En esta localidad bañada por el mediterráneo hay hasta cinco playas para escoger. Destacamos la playa del Carregador, en el centro del Alcocéber, que cuenta con cerca de un kilómetro de arena fina y cuidada. A pesar de ser una playa urbana con todo lujo de instalaciones, en la parte sur, se hallan dunas propias de un lugar virgen.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

226 / 372

Playa La Devesa (Valencia)

A sólo 15 minutos de la ciudad de Valencia se encuentran importantes ecosistemas como la playa de la Devesa del Saler. Ésta última, también conocida como playa de la Malladeta, pertenece a la franja de arena que separa la Albufera del Mediterráneo. Su principal atractivo es ese: el encontrarse dentro del Parque Natural de la Albufera. Son casi cinco kilómetros de arena fina y dunas donde se permite el nudismo.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

227 / 372

Cala la Granadella, Jávea (Alicante)

Una joya de cala. Un entorno de postal con aguas cristalinas de color turquesa hace de ésta una de las habituales en la lista de mejores playas de España. Se encuentra en la zona meridional de Jávea (Xàbia). Es una playa de grava y rocas blancas ideal para la práctica del submarinismo. A pesar de ser una cala de aspecto salvaje, cuenta con varios servicios e instalaciones que la convierten en la favorita de muchos alicantinos y visitantes. Por ello, su ocupación en los días de más calor de verano es alta. 

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

228 / 372

Playa Muchavista, El Campello (Alicante)

Más de tres kilómetros de fina arena y panorámica a las sierras del norte de Alicante para esta playa urbana en el municipio de Campello. Se accede a ella desde un típico paseo con palmeras de pueblo de playa, muy animado las tardes de verano junto a los chiringuitos. En su prolongación hacia el sur se convierte en la playa de San Juan. Sus accesos están adaptados a todo tipo de públicos.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

229 / 372

Playa del Albir, Alfaz del Pi (Alicante)

Benidorm es una de esas ciudades que están ligadas con el desarrollo turístico desde hace tiempo en el litoral valenciano. Es algo así como la capital del turismo en la Comunidad Valenciana. Pues bien, para los que quieran escapar del ajetreo de Benidorm, está la localidad de Albir, en el municipio de Alfaz de Pi. La playa semiurbana de Albir es de cantos rodados pequeños y suaves y no de arena, lo cual puede ser una ventaja para los que no les gusta llevarse la arena pegada a casa. Sus aguas translúcidas son ideales para los amantes de snorkel.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

230 / 372

Playa Tamarit, Santa Pola (Alicante)

Al sur de la localidad de Santa Pola, junto al enclave protegido del Parque Natural de las Salinas de Santa Pola, se encuentra esta pequeña y semiurbana playa dotada con todo tipo de servicios. Por sus condiciones de viento, se trata de una de las mejores playas de Valencia para los amantes del kitesurf o la vela. Su arena es fina y el agua limpia sin grandes desniveles a la hora de entrar en el agua. 

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

231 / 372

Isla de Tabarca (Alicante)

Antiguo refugio de piratas berberiscos, la Isla de Tabarca es la única que está habitada en la Comunidad Valenciana. Se encuentra frente a la ciudad de Alicante y cerca del cabo de Santa Pola. Las aguas de este pequeño archipiélago están declaradas Reserva Marina del Mediterráneo. En verano llegan muchos visitantes a pasar el día desde otras localidades turísticas para disfrutar tanto de algunas de las más bellas playas de la isla como del puerto, donde se puede degustar el tradicional caldero tabarquino.

Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

232 / 372

Playa del Portet, Teulada-Moraira (Alicante)

Una joya de la Costa Blanca. Al abrigo de un cabo, es una de las mejores playas del litoral de la Comunidad Valenciana. Se trata de una bella cala de fina arena y aguas calmas y cristalinas que es ideal para baños en familia ya que tiene poca profundidad y su fondo carece de desniveles bruscos. Por ello, en los meses de verano su ocupación suele ser alta. En el paseo que la circunda hay multitud de chiringuitos donde acabar una mañana estupenda de sol y playa comiendo.

Foto: Turismo Región de Murcia

233 / 372

Playa de Percheles, Mazarrón (Murcia)

Esta playa de arena gris y fina arropada entre dos formaciones rocosas en sus extremos es pequeña en dimensiones (apenas 300 metros de largo y 16 metros de ancho); pero es una de las más bellas de la región de Murcia. No hay construcciones alrededor y se mantiene en su estado virgen. Este arenal fue siempre marinero. Parece ser que su nombre tiene que ver con el arte de secar la pesca en unas perchas especiales. Dado su estado natural apenas tiene equipamientos.

Turismo de Andalucía

234 / 372

Playa de Bajamar, Vélez-Málaga (Málaga)

La playa de Bajamar es una playa ubicada en el turístico municipio de Vélez-Málaga. Es una playa con arena oscura de reducidas dimensiones (apenas 800 metros de largo y 25 de ancho). Por el contrario, su nivel de ocupación es bajo por lo que es ideal para pasar un día de playa alejados del bullicio que hay en otros arenales de la zona. Es una de las playas de Málaga en las que se permite la práctica del nudismo. 

Turismo de Andalucía

235 / 372

Cala La Rijana, Gualchos (Granada)

Entre las mejores playas de la Costa Tropical de Granada, a pesar de que se llega a ella a través de un corto túnel. Aislada y de pequeñas dimensiones, apenas unos 250 metros de una fina línea de arena oscura y bolos, disfruta de un mar azul y cristalino. Abrazada por las grandes rocas que llegan justo al mar, se caracteriza por las ruinas de una antigua torre vigía que brinda uno de los paisajes más reconocibles del litoral de la provincia. Carece por completo de equipamientos.

Costa de Maro, Nerja (Málaga)

Turismo de Andalucía

236 / 372

Costa de Maro, Nerja (Málaga)

Nerja fue un día pueblo de pescadores; hoy sus estrechas casas blancas en pendiente son un centro turístico de la provincia de Málaga. Las playas de Nerja aparecen habitualmente aparecen entre las mejores de España, entre ellas la playa de Maro, o también conocida como la Cala de Maro, una de las mejores playas de Andalucía. Su acceso es fácil, tiene aguas cristalinas, vegetación que llega al borde de una arena gruesa y oscura. La peculiar cala se encuentra en el  Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo, una franja de costa protegida que se extiende hacia el mar y que brinda al viajero algunos de los paisajes más espectaculares de la región. 

Turismo de Andalucía

237 / 372

Playa de la Guardia, Salobreña (Granada)

Esta playa de arena gruesa y de poco más de un kilómetro se ubica en la bahía de la Caleta, bajo el castillo de Salobreña, en la Vega de la Guardia. Es uno de los rincones con más encanto de la Costa Tropical, en Granada. Es ideal para relajarse, desconectar y volver cargados de energía. Todas las playas de Salobreña tiene su propio encanto; pero en playa de la Guardia, hay una zona protegida que ha conseguido regenerar el ecosistema “Arrecifes de Salobreña”  por lo que es un atractivo añadido para los amantes del submarinismo. 

Playa de Ocata, Masnou (Barcelona)

Foto: Barcelona es molt més | Felipe J. Alcoceba

238 / 372

Playa de Ocata, Masnou (Barcelona)

Por su proximidad a la ciudad de Barcelona podría pasar por una más de las playas de la ciudad condal, pero no es el caso, pues pertenece a la localidad del Masnou. Para disfrutar de este sorprendente arenal basta subirse al tren e invertir media hora de trayecto. Sus cerca de 2,5 kilómetros suele disfrutar cada año del distintivo de Bandera Azul. Además, tiene una zona habilitada para la práctica del nudismo.

Cala Montjoi, Roses (Girona)

Foto: Turismo Costa Brava | Raria Geli

239 / 372

Cala Montjoi, Roses (Girona)

Esta playa de arena oscura y bolos es una de las más familiares de la Costa Brava. Se ubica en el interior del Parque Natural del Cap de Creus, desde el que se ven algunas de las mejores puestas de sol de todo Cataluña. La cala es de carácter semiurbano, escasamente edificada, se halla en una zona apartada y de gran belleza. A su alrededor y a muy poca distancia, se encuentran algunos de los lugares de buceo más conocidos del litoral de Begur. La Cala Montjoi es también ideal para navegar en kayak, siendo sus aguas calmas al encontrarse protegida por la punta de la Ferrera.

Para leer más: ElBulli reabre sus puertas: así es por dentro el nuevo museo de Ferran Adrià

Playa de Sant Pere Pescador (Girona)

Foto: Turismo Costa Brava | Santi Font

240 / 372

Playa de Sant Pere Pescador (Girona)

La playa de Sant Pere Pescador, ubicada entre la desembocadura del río Fluvià y la del Riuet, es la que tiene mayor extensión de toda la bahía de Roses. Suma algo más de 6 kilómetros de arena fina y dunas de poca profundidad. Dada su extensión, está dividida en diferentes zonas, cada una con su propio nombre, y hay espacio para todos los públicos. Es especialmente conocida porque algunas zonas son perfectas para la práctica del windsurf y kitesurf. También dispone de otros rincones para los naturistas. 

Para leer más: Pueblos de la Costa Brava donde disfrutar del Mediterráneo más puro

 Playa del Portitxol, Empúries (Girona)

Foto: Turismo Costa Brava | Maria Geli i Pilar Planagumà

241 / 372

Playa del Portitxol, Empúries (Girona)

A esta playa de arena fina y dorada y aguas tranquilas se puede llegar a pie desde el paseo marítimo de Empúries, municipio de la Costa Brava donde se ubica. Su acceso es fácil y es por ello que su ambiente es familiar entre formaciones rocosas y bosques de pinos. Próximo hay un mirador con bellas vistas a la bahía de Roses, la costa de Empúries y el casco urbano de L’Escala. En la costa hay una serie de salientes rocosos que ofrecen una gran oportunidad para la práctica de snorkel. Frente a la playa se ubica el Hotel Empúries, un popular edificio histórico que data de principios del siglo XX y que fue construido para alojar a los arqueólogos de las ruinas de Empúries.

Para leer más: Ruinas con vistas al Mediterráneo

Foto: Turismo Canarias

242 / 372

Playa del Inglés, Valle Gran Rey (La Gomera)

Esta playa en las Islas Canarias es una leyenda para los hippies de los sesenta. Desde entonces, Valle Gran Rey está en el mapa de los últimos refugios de este movimiento cultural. No será la típica playa de arenas blancas; pero no le hace falta cuando lo que entrega es algo mejor: la sensación de libertad. Si quiere practicar el nudismo, este es tu lugar en La Gomera. Solo hay que tener cuidado con las corrientes y el fuerte oleaje que suele ser habitual en la zona.

Foto: Turismo Canarias

243 / 372

La Calera, Valle Gran Rey (La Gomera)

Entre los acantilados, peñascos y plataneras de Valle Gran Rey se ubica la playa de La Calera, la de mayor tamaño del municipio. Se trata de un arenal de arena negra y bolos con un kilómetro de longitud, en un entorno semiurbano. Por lo calmo de su mar es una muy buena opción para pasar un día de playa con niños. No te vayas sin ver la puesta de sol, porque es una de las más bellas que se pueden disfrutar en las Islas Canarias, o eso dicen los del lugar. 

Foto: Turismo Canarias

244 / 372

Playa de Papagayo, Yaiza (Lanzarote)

Esta es la joya de Lanzarote. El ocre del paisaje y la arena dorada contrasta con el esmeralda transparente de sus aguas. Situada en el sur de la isla, tiene forma de bahía por lo que está resguardada del viento y disfruta de aguas calmas ideales para chapuzones en familia. En verano suele estar muy frecuentada, pero sus dimensiones hacen que el espacio no se quede pequeño. Durante el baño se pueden disfrutar de vistas al islote de Lobos y la vecina Fuerteventura

Foto: Turismo Canarias

245 / 372

Playa de Nogales, Puntallana (La Palma)

Para muchos la playa más bella de La Palma y una imprescindible en la lista de mejores playas de España. Playa de Nogales se encuentra en el municipio montañoso de Puntallana. En el contexto de un paisaje rural con montañas, senderos, verde y mar, es ideal para pasar un día alejados del mundo. Se accede a ella tras descender un acantilado durante unos quince minutos. Debido a las intensas corrientes los bañistas deben tener especial precaución. En cambio, para los amantes del surf, es una de las mejores playas de Islas Canarias para coger olas. 

Foto: Turismo Canarias

246 / 372

Playa de Benijo, Taganana (Tenerife)

En el norte de la isla se encuentra uno de los arenales más bellos de Tenerife y una de las playas más bellas de España. Playa de Benijo es de origen volcánico, siendo su arena negra el principal motivo  de sorpresa para el viajero. Se trata de una playa salvaje alejada de núcleos urbanos, por lo que no tiene equipamiento y su acceso se realiza tras caminar unos quince minutos por senderos y escaleras. A cambio se puede disfrutar de atardeceres antológicos como el de la imagen. Pura naturaleza, sin trampa ni cartón que la convierte en una de las playas más espectaculares de España.

Foto: Turismo Canarias

247 / 372

Charco Azul, La Frontera (El Hierro)

No solo de playas vive el baño veraniego. En El Hierro, también se puede disfrutar de las características piscinas naturales que se encuentran en muchos lugares del archipiélago canario. Pero la del Charco Azul, en el municipio de La Frontera, es tal vez la más representativa. La perfección solo puede llegar de la mano de la naturaleza, aunque estas piscinas se han adaptado para un disfrute más seguro y relajado. El contraste que crea la lava al contacto de las aguas turquesas acompaña los baños placenteros. ¡Una verdadera joya! 

Foto: Turismo Canarias

248 / 372

Cala de Tacorón, La Restinga (El Hierro)

A los herreños les gustan las cosas sencillas y bellas. El mejor ejemplo: Cala de Tacorón. La isla de El Hierro es más famosa por la calidad de sus aguas submarinas que por sus playas; pero esta cala, cerca del municipio de La Restinga, es una excepción. Suma ocres y negros al azul de un mar calmo. No obstante, en esta zona del archipiélago de las Islas Canarias, el océano se llama mar de las Calmas. Se ubica próxima a la Reserva Marina del Mar de Las Calmas, por lo que es ideal para la práctica de snorkel

Foto: Turismo Canarias

249 / 372

Charco Verde, Puerto Naos (La Palma)

Esta cala de fina arena negra, ubicada en el suroeste de La Palma, en Islas Canarias, a apenas dos kilómetros de Puerto Naos, está en un ambiente rural de bella naturaleza. Rodeada de acantilados y plataneras, es pequeña pero acogedora. Una buena opción para pasar un día de playa con niños dado que goza de un mar calmo. También es muy apreciada para los pescadores de la zona. Además, su acceso está adaptado a todo tipo de público y tiene equipamientos que hacen más cómodo el día. 

Foto: Turismo Canarias

250 / 372

Playas en las Dunas de Corralejo, La Oliva (Fuerteventura)

Cuando hablamos de las playas de las Dunas de Corralejo estamos hablando de la suma de diferentes playas de la costa noroeste de Fuerteventura. Todas tienen algo en común: arena blanca y aguas cristalinas. La zona protegida del Parque Natural Dunas de Corralejo tiene 9 kilómetros de costa. Los arenales de la zona norte (Médano, El Viejo y el Bajo Negro) son muy largos y están equipados, por lo que son los que presentación mayor ocupación; a medida que nos dirigimos al sur, las playas son más pequeñas y salvajes. En todas estas playas se puede practicar el nudismo.