Francia

201 / 364

Gtres

201 / 364

Los vinos de Lavaux

En el oeste de Suiza se extienden los viñedos de Lavaux, Patrimonio de la Humanidad (2007), con mil años de tradición vinícola. Los antiguos pobladores de la zona crearon terrazas en las riberas del lago para regar con la calidez del sol sus cepas de uva blanca chassela. Hoy, estos paisajes son el eje de una ruta entre Lausana y la elegante Montreux. En ella pueden visitarse hasta veinte bodegas de la denominación Vaudais que organizan catas y paseos por antiguos caminos con vistas a las viñas y al lago. El viaje se completa en el Lavaux Vinorama, en Rivaz, un centro donde se explica el pasado y el presente de la elaboración del vino, y en el Museo de la Viña, en el castillo de Aigle, que ilustra la historia vinícola de Lavaux desde la Edad Media.

Gtres

202 / 364

Por los viñedos de Burdeos

La más exquisita de la rutas de enoturismo es la que recorre las tierras de Burdeos, la extensión de viñedos más grande de Francia. Para descubrir sus paisajes y sus vinos, hay cinco itinerarios: Médoc, Saint-Emilion, Blayais y Bourgeais, Grave y Sauternes y l’Entre-Deux-Mer. El de Saint Emilion es uno de los más completos. Transita por la orilla derecha de la Dordoña, y lleva por el Libournais, a través de los viñedos de Saint-Emilion, Fronsac, Côtes de Castillon y Côtes de Francs. Los valles y las colinas de alrededor ofrecen unas vistas extraordinarias. El punto culminante de la ruta es el pueblo de Saint-Emilion, patrimonio mundial de la Unesco, con sus callejuelas empedradas y rodeado de grandes viñedos como los de Ausone, Figeac y Cheval Blanc.

Gtres

203 / 364

Parque de los Volcanes de Auvernia

En el centro del país galo se halla este parque cuya silueta se atisba desde lejos: más de ochenta domos y cráteres, que permanecieron en erupción entre hace 100.000 y 7.000 años, se encuentran alineados a lo largo de casi cuarenta kilómetros. Su punto culminante es el Puy de Dôme (1.465 m), que antaño se consideraba una montaña sagrada y que, luego se ha convertido en «Grand Site de France».

Gtres

204 / 364

Parque Nacional de los Volcanes de La Reunión

Gran parte del territorio de la isla está ocupado por este gran parque formado por dos macizos volcánicos: el del Piton des Neiges, rodeado de tres circos y anfiteatros naturales de gran altura y verticalidad, y el del Piton de la Fournaise, uno de los volcanes más activos del planeta. Sus paisajes, su naturaleza salvaje y las magníficas posibilidades para el senderismo le han dado fama internacional. Para descubrir el Piton de la Fournaise podemos seguir el sendero que atraviesa un grandioso paisaje lunar, así como optar por descubrir sus túneles de lava.

Foto: Gtres

205 / 364

La Camarga, Francia

Las aguas del Ródano forman en la Provenza la gran marisma del sur de Francia, un paisaje de acequias, dunas y arrozales habitado por caballos blancos camargueses y el pequeño toro negro autóctono y cuyo símbolo es el flamenco. Se accede a la Camarga por la población de Aigues-Mortes y una de sus visitas fundamentales es el Parque Ornitológico de Pont du Gau, un espacio a orillas del Étang o laguna de Ginés, lleno de senderos, observatorios y paneles para la identificación de las aves.

© A Lasnier - Festival de Loire

206 / 364

Fiesta a orillas del Loira

Más de doscientos barcos se citan en Orleans en un festival que aúna fiesta y cultura y que tiene como protagonista al gran rio Loira.

207 / 364

Sant Martí del Canigó, Francia

Mucho más cercano pero no menos espectacular es este monasterio románico enclavado en el corazón de los Pirineos, a más de 1000 metros de altitud. La abadía benedictina fue fundada en el año 1009 por Guifré II, conde de la Cerdanya y el Conflent, y su hermano Oliva, abad de los monasterios de Sant Miquel de Cuixà y Santa Maria de Ripoll. Hay un mirador situado unos metros por encima del monasterio que depara unas vistas espectaculares del conjunto. 

Gtres

208 / 364

Arlés, Francia

Provenza cautivó al pintor con su luz y colores. Fue en febrero de 1888, cuando Van Gogh se instala en Arlés y vive una de sus épocas más productivas pintando en un año unos 150 cuadros y muchísimos dibujos. Fue en Arlés donde empezó a utilizar las pinceladas ondulantes y los amarillos, verdes y azules intensos, claves en la obra de Van Gogh y que dio obras y estudios tan conocidos como la Casa Amarilla, los Girasoles, La habitación del pintor…

Gtres

209 / 364

Saint-Remy, Francia

El sanatorio psiquiátrico ubicado en el monasterio románico de Saint-Paul-de-Mausole, fue el hogar de Van Gogh entre 1889 y 1890. Pintó el edificio y los campos que lo rodeaban.

Gtres

210 / 364

Auvers-sur-Oise, Francia

Esta villa cercana a París fue el escenario de los últimos días de Van Gogh. Aquí pintó casi 80 cuadros en 70 días. Hoy es un museo al aire libre. En el cementerio de Auvers-sur-Oise pueden visitarse las tumbas de Vincent y su hermano Theo.

211 / 364

Paris

Cuando llega el verano las orillas del Sena se cierran al tráfico y sus muelles se llenan de tumbonas y sombrillas. Llega el «Paris Plages» que convierte el centro de la ciudad desde el 20 de julio al 18 de agosto en un centro de vacaciones total. Quinientas toneladas de arena se han colocado desde el Louvre al Pont de Sully para crear estos espacios veraniegos que se prodigan con actividades tan dispares como el tai-chi, el voleibol o clases de aquagym en una piscina. La última playa urbana que se ha incorporado a la oferta veraniega de París es la de Bassin de la Villette.

pharedekerbel.com

212 / 364

En un faro, Bretaña francesa

Una opción romántica es la de dormir junto al mar, en lo alto de un faro. Le Phare de Kerbel se encuentra en Riantec, cerca del municipio de Port-Louis en la región francesa de Morbihan, Bretaña. Cuenta con una habitación a 25 metros de altura con capacidad para dos personas con cocina y baño. 

213 / 364

Los castillos del Loira

Con más de 2000 kilómetros adaptados para la circulación de bicicletas y una propuesta que abarca más de doscientas rutas, el valle del Loira es uno de los destinos cicloturistas más concurridos. Muchos de los alojamientos, 221 en total, están preparados para recibir ciclistas y se destacan con distinción Accueil Vélo. Con tantas facilidades es difícil no dejarse tentar por este lugar que además de impresionantes castillos, atesora pequeños y encantadores pueblos con una gastronomía excelente, paisajes de ensueño y remansos tranquilos. Las etapas suelen tener una extensión de 20 kilómetros y existe la posibilidad de alquilar y devolver la bicicleta en cualquier punto del recorrido. Una buena propuesta es la ruta que va desde Orleans a Beaugency, siguiendo los pasos de Juana de Arco. 

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9 X 12

214 / 364

Abadía de Sénanque

Los muros románicos de este convento cisterciense están rodeados de fragantes campos de lavanda. Con las flores, los monjes elaboran jabones y dulces de color violeta.

SANDRA RACCANELLO / FOTOTECA 9 X 12

215 / 364

Aviñón

El Palacio de los Papas, el Pequeño Palacio, el puente de Saint Bénézet y las murallas forman el conjunto medieval más imponente de la Provenza.

MARC HAEGEMAN

216 / 364

Gordes

Emplazado en lo alto de una cornisa, su castillo del siglo IX ofrece una espectacular vista del Luberon.

KARIM SAARI

217 / 364

El Luberon

El recorrido que cruza este macizo pasa junto a cultivos de lavanda y girasol, que alcanzan su color más brillante
e intenso en verano.

MATTEO COLOMBO / AWL IMAGES

218 / 364

Saint-Rémy

En 1889, Vicent Van Gogh pasó una temporada en el sanatorio del monasterio de Saint Paul de Mausole (siglos XI-XII).

DIDIER GUIFFAN

219 / 364

Bonnieux

El puente Juliano (27 a.C.-14 d.C.), en las afueras de esta localidad, fue un paso clave en la Vía Domitia para llegar a la ciudad de Julia Apta (Apt).

JIM NILSEN

220 / 364

Lacoste

El antiguo horno de pan permanece como un ejemplo de la arquitectura tradicional de los pueblos provenzales.

Mapa: BLAUSET

221 / 364

El corazón de la Provenza

1 Aviñón. Además de visitar el Palacio de los Papas, hay que perderse por las calles del Roi René y de los Teinturiers.
2 Abadía de Sénanque. Este convento del siglo XII se halla rodeado de campos de lavanda. Se puede visitar.
3 Gordes. Elevado sobre una colina, es un excelente mirador sobre los campos y poblaciones del Luberon.
4 Bonnieux. Es uno de los «pueblos colgados» del Luberon. Resulta imprescindible subir hasta la plaza de la iglesia.
5 Saint-Rémy. Su convento fue un retiro para Van Gogh.

Foto: Gtres

222 / 364

Bois de Boulogne, París

En el límite oeste de París, el barón Haussman diseñó un parque al estilo inglés, casi tres veces más grande que el Central Park. Una de la secciones del parque, el Jardin d’Acclimatation, está dedicada a los niños e incluye un parque de diversiones, un teatro de marionetas y un museo de ciencias. Allí, fue inaugurada hace poco la espectacular sede de la Fundación Louis Vuitton, un centro artístico diseñado por el arquitecto Frank Gehry cuya silueta se asemeja a un velero de cristal.

Gtres

223 / 364

Niza, Francia

La más señorial de las ciudades de la Costa Azul tiene un litoral formado por nada menos que treinta y cinco playas, todas ellas de gruesa arena (pequeños guijarros que llaman galets) y aguas turquesas que se despliegan a lo largo del célebre Promenade des Anglais (Paseo de los Ingleses). Muchas de ellas son playas privadas a las que solo se pueden acceder mediante el pago de la entrada.

Turismo de Niza

Gtres

224 / 364

La Ruta de los Quesos de Auvernia

Esta región del centro de Francia produce el mayor número de quesos con el sello DOP (Denominación de Origen Protegida) del país. Unos paneles indicativos orientan a quienes deseen realizar la ruta a través de esta zona de volcanes, cuyas peculiaridades han hecho de sus quesos unos de los más apreciados del país.

Y no es poco, teniendo en cuenta que los franceses se jactan de ser los maestros queseros del mundo, con tantas especialidades que se puede tomar una cada día del año sin tener que repetir. Variedades como el Bleu d’Auvergne, el Saint-nectaire, el Salers, el Cantal o el Fourme d’Ambert han dado fama mundial a los quesos auverneses y la ruta es una invitación a conocer a sus productores y afinadores, las granjas y lecherías y conocer los detalles de su fabricación, desde el ordeño de las vacas… hasta la degustación.

Gtres

225 / 364

Rousillon

Rodeada de yacimientos de ocre –se visitan en una ruta llamada el Sendero de los Ocres que descubre hasta 17 colores de estos pigmentos, desde el dorado hasta el rojo más vivo, pasando por tonos amarillentos– esta población está considerada como uno de los pueblos más bonitos de Francia. Mimetizado con el entorno, Roussillon muestra sus casas terracota desde un promontorio que se asoma las montañas de la Valcluse, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. Más lejos se hallan otros grandes núcleos de población que han adquirido el color de su entorno como las dos grandes ciudades del desierto que son Jaisalmer, en India, y Marrakech en Marruecos.

Gtres

226 / 364

Torre Eiffel. París

Desde hace más de 125 años, esta gran torre de hierro de 330 metros de altura define el horizonte de la capital francesa. Lo que había de ser una construcción efímera para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa, superó todas las expectativas y, tras la Exposición Universal de 1889, se instaló en la ciudad para quedarse. En la última gran restauración se le aplicó una buena mano de pintura, se reforzó la estructura y se renovó la impresionante iluminación que cada noche hace que refulge en el cielo de París. 

Torre Eiffel

ANNE-M. ERDOGAN

227 / 364

Bretaña (Francia)

La región occidental de Francia posee dos lugares ineludibles en primavera: la Punta de Raz, cuyos campos quedan cubiertos por el amarillo de la retama en flor; y Bréhat, conocida como la 'isla de las flores' por sus macizos de hortensias, mimosas y agapanto, el violáceo lirio africano.

OLEG BAKHIREV

228 / 364

Jardín de Monet. Giverny (Francia)

El Clos Normand, la casa donde Claude Monet vivió desde 1883 hasta su muerte en 1926, alberga uno de los jardines más deliciosos de Francia. Situada en la aldea normanda de Giverny, posee el estudio del pintor y el Jardin d'Eau que le inspiró su célebre cuadro Nenúfares, símbolo del impresionismo.

Gtres

229 / 364

Chateau Gaillard, Francia.

En un promontorio a 90 metros sobre el Sena, junto a la población de Les Andelys, se alza esta fortaleza normanda construida bajo el reinado de Ricardo Corazón de León en el año 1196. El castillo cuenta con tres grandes recintos fortificados y ha sido recientemente restaurado.

Castillo Gaillart

Gtres

230 / 364

Pont du Gard. Francia

Pont du Gard, Aveyron. Francia. Construido por los romanos en el siglo I, tiene tres alturas, la inferior con seis arcos, once el nivel medio y treinta y cinco el superior que alcanza una longitud de 275 metros. Unas de las peculiaridades de esta magnífica obra es que fue levantada sin argamasa, se utilizaron grapas de hierro para unir los grandes bloques de piedra, algunos de los cuales llegan a pesar hasta siete toneladas. Desde 1985 está considerado Patrimonio de la Humanidad. Se halla entre las poblaciones de Aviñón y Nimes, en el sur de Francia.

Gtres

231 / 364

Museo del Louvre

Es uno de los museos más visitados del mundo, y razones para ello no le faltan. El impresionante edificio y la remodelación que se llevo a cabo hace ya más de una década siguen siendo un potente polo de atracción para turistas de todo el mundo. Tras deleitarse con su maravillosa arquitectura, entremos para disfrutar una vez más con la contemplación de los más grandes iconos de la Historia del Arte.

Gtres

232 / 364

Notre-Dame

Antes o después del recorrido por esta catedral de catedrales, de inspiración literaria, hay que subir a lo alto para obtener una panorámica inolvidable de la ciudad que se extiende a ambos lados del Sena y compartirla con las feroces gárgolas. 

Gtres

233 / 364

El Sena

En el batobus o en un crucero, el gran río es el alma de París y una de las mejores formas de conocer la ciudad es navegando por él. A ambas orillas van surgiendo sus más poderosas atracciones: la Ilê de Saint Louis y la de Ilê de la Cité con Notre Dame y la Conciergerie; el Pont Neuf; el Louvre, Les Tulleries, el Petit  y el Grand Palais; la torre Eiffel, el museo del Quay de Branly, el Orsay… tanto por ver! Tendremos que volver.

Gtres

234 / 364

Jardines de Luxemburgo

Tras gastar la suela de los zapatos por las grandes avenidas parisinas, nada mejor que un receso en este jardín romántico, bellamente moteado de parterres floridos. El palacio de Luxemburgo que hay en su interior alberga el Senado francés.

Gtres

235 / 364

Montmartre

De día o de noche, la visita al barrio bohemio de París se celebra a cualquier hora. La Place del Tertre, el Moulin de la Gallete, los pequeños restaurantes y para rematar la visita la subida al Sacré Coeur con sus magníficas  vistas sobre París. El Museé de Montmartre y el Espace Dalí son también muy recomendables. Y si te gusta el cine, que no te extrañe que te parezca haber estado allí antes. Decenas de películas se han rodado en esta preciosidad parisina hecha barrio.

Gtres

236 / 364

Sainte Chapelle

Cada visita a esta capilla gótica sorprende con nuevas perspectivas. Estrecha y altísima, rodeada de vidrieras exquisitas, se halla en el interior del Palacio de Justicia. Data del siglo XII.

237 / 364

Museo de Orsay

El hogar de los impresionistas siempre debe constar en la agenda de una escapada a París, aunque uno no sea amante de la pintura. El edificio de la antigua estación de Orsay, junto al Sena, también vale la visita. Monet, Van Gogh, Degas, Manet, Renoir nos esperan.

Gtres

238 / 364

La Dèfense

Aunque no es una visita turística, el recorrido por el barrio de negocios parisino ofrece una interesante panorámica de la arquitectura y el urbanismo contemporáneos.

Gtres

239 / 364

Place des Vosges

En el barrio de Marais, es una de las plazas con más encanto de París y la más antigua. En el centro acoge un pequeño jardín y a su alrededor un pasaje porticado lleno de tiendas de antigüedades y de moda, pastelerías riquísimas y restaurantes. En los hermosos edificios que la circundan vivieron personajes tan ilustres como Víctor Hugo, Alphonse Daudet y el cardenal Richelieu.

Gtres

240 / 364

Café de Flore

Un consejo para mitómanos, hacer una parada en el legendario café de Flore, en el boulevard Saint Germain, donde se reunían Apollinaire y André Breton, Picasso, Hemingway y Truman Capote y un largo etcétera de artistas del siglo XX.

Foto: Gtres

241 / 364

Cordes du Ciel. Francia

Con un nombre tan apropiado, este pequeño pueblo medieval del departamento del Tarn apunta al cielo desde su atalaya de roca. Su perfil amurallado se contempla a lo lejos envuelto en neblina; una vez intramuros, callejuelas empedradas invitan a descubrir una de las poblaciones medievales mejor conservadas.

Foto: Gtres

242 / 364

Villars sur Ollon. Suiza

Tras recorrer quince kilómetros de carretera alpina se llega a este pueblo del departamento de Vaud, meca del esquí y del senderismo en verano. Las vistas al macizo del Mont Blanc son excepcionales.

Foto: Gtres

243 / 364

Bonifacio. Francia

Haciendo equilibrios sobre un hermoso acantilado, esta ciudad fortificada del sur de Córcega forma una de las imágenes más bonitas que uno pueda imaginar. La roca blanca calcárea contrasta con el azul profundo del mar, las vistas desde lo alto de esta ciudad fortaleza, que muestran la vecina Cerdeña, las formaciones rocosas de la Reserva Natural des Bouches y las islas Lavezzi, son excepcionales.

Gtres

244 / 364

Lavanda en Provenza, Francia

Pocos paisajes resultan más bellos que la floración de los campos de lavanda en la región de Provenza. De junio a septiembre, los pequeños y oscuros arbustos se llenan de flores lilas y fragantes. Existen diversas rutas señalizadas que recorren los campos de lavanda y ayudan a conocer los secretos de esta planta magnífica: cosecha, destilación, productos, museos, exposiciones, gastronomía y las célebres fiestas de la lavanda.

Gtres

245 / 364

Los Alpes

A 4.000 metros de altitud, en las cimas alpinas, crecen estos pequeños narcisos que se a veces llenan prados enteros. Un gran espectáculo primaveral. En la localidad de Seewis, Suiza, en mayo celaran la Fiesta de los Narcisos.

Gtres

246 / 364

París

Cuando en el recuerdo todavía están frescas la imágenes de Los Miserables, es el momento de visitar el museo dedicado al gran Victor Hugo, Maison Victor Hugo, que muestra objetos personales y dibujos realizados por él mismo. El mundo de Marcel Proust también está presente en una visita a la capital francesa, en la que no hay que perder la oportunidad de visitar la librería histórica Shakespeare & Company. El París literario tiene una ruta bohemia por los cafés y escenarios que escritores como Ernest Hemingway, Jean-Paul Sartre o Truman Capote frecuentaron, como el Café de Flore. Y para los mitómanos, una visita al cementerio de Père-Lachaise, donde se hallan las sepulturas de insignes escritores como Balzac, Camus, Oscar Wilde y el mismo Proust. 

Gtres

247 / 364

Lille, Francia

Situada en la frontera con Bélgica, en el departamento de Nord-Pas-de-Calais, famoso por la película Bienvenidos al Norte (2008), es una ciudad que despierta ternura nada más pisarla. Un casco antiguo de calles empedradas y tiendas muy francesas y coquetonas, con la plaza de las Cebollas y la plaza Mayor, donde hay que entrar en algún estaminet, café tradicional, a degustar la gastronomía norteña. Su fundación se remonta al año 640 y alberga una de las pinacotecas grandes de Francia, el Palais des Beaux-Arts.

Gtres

248 / 364

Mont Blanc, Francia

Las altas cimas siempre sorprenden con visiones espectaculares en las que los vientos, las nubes y el cielo se alían con la montaña para construir bellísimos paisajes. En la Francia más alpina nos esperan la Aiguille Verte (4122m) y la Aiguille du Dru (3754m), ambas del macizo de Mont Blanc. 

Foto: Gtres

249 / 364

Provenza, Francia

Hay que esperar al mes de mayo para disfrutar de los campos de lavanda florecidos. Un festival de color se une entonces a la luz primaveral para crear paisajes que son auténticas obras de arte. No en vano, esta región del sur de Francia ha sido polo de atracción de numerosos pintores que han vagado por sus pueblos y campos intentando captar su esencia.  

Gtres

250 / 364

Francia

Durante años ha sido el emblema de la gran cocina mundial, y desde 2010, su gastronomía forma parte del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, lo que da una idea de la trascendencia que tiene la comida en este país y la gran influencia que ejerce en todo el mundo. Además del uso de productos de gran calidad, la cocina francesa se caracteriza por su constante innovación y porque en Francia el hecho de comer va más allá y se convierte en un acto social de gran relevancia. En el territorio francés se pueden encontrar numerosos restaurantes distinguidos con estrellas Michelin, pero también infinidad de pequeños bistrós donde sirven las mejores delicias de la cocina francesa.