Holanda

1 /34
Fronteras del Imperio Romano - Las limas de la Baja Alemania

LVR-Amt für Bodendenkmalpflege im Rheinland

1 / 34

Fronteras del Imperio Romano - Limes de la Baja Alemania (y Holanda)

A lo largo de los 400 km que dibuja el Bajo Rin desde el Macizo renano en Alemania hasta la costa del Mar del Norte en los Países Bajos, se encuentra este patrimonio transnacional, que consta de 102 componentes de una sección de las fronteras del Imperio Romano. Su expansión por Europa durante el siglo II dejó vestigios arquitectónicos de infraestructuras militares y civiles y emplazamientos que marcaron el límite de la Baja Alemania entre el siglo I y el V. Bases militares, fuertes, fortines, torres, puertos, carreteras, además de un canal y un acueducto, fueron algunas de las construcciones llevadas a cabo. Campamentos temporales, base para la flota, ciudades, cementerios, santuarios, un anfiteatro y un palacio se suman a las anteriores a lo largo de todo el conjunto arquitectónico. La mayoría de estos restos están enterrados, pero los depósitos de agua del lugar han permitido que se conserven a pesar del paso de los años. 

Colonias de la Benevolencia

RCE

2 / 34

Colonias de Beneficencia (Holanda y Bélgica)

Este sitio transnacional lo componen cuatro paisajes culturales correspondientes a otras tantas colonias de beneficencia: tres situadas en los Países Bajos y una en Bélgica. En su conjunto constituyen el testimonio de un experimento de reforma social llevado a cabo en el siglo XIX para mitigar la pobreza de las poblaciones urbanas, estableciendo asentamientos agrarios en lugares apartados. La primera de esas colonias se creó el año 1818 en Frederiksoord (Países Bajos), donde también se estableció la sede inicial de la Sociedad de Beneficencia, cuyo propósito era reducir la pobreza en todo el país. A esta colonia vinieron a sumarse las de Wilhelminaoord y Veenhuizen, situadas también en los Países Bajos, y la de Wortel, establecida en Bélgica.

Como las pequeñas explotaciones agrarias de las colonias no proporcionaban suficientes ingresos, la Sociedad de Beneficencia buscó otras fuentes de financiación y llegó a un acuerdo con las autoridades estatales para instalar en sus dominios a huérfanos primero y vagabundos después. Esto condujo a la creación de colonias como la de Veenhuizen, sometidas a un régimen de internamiento, donde se albergaba a los colonos en grandes dormitorios colectivos y se les hacía trabajar, vigilados por guardianes, en grandes explotaciones agrarias centralizadas. Las construcciones se diseñaron con arreglo a un plano panóptico y un alineamiento perpendicular. Además de los edificios de albergue para los colonos, el sitio comprende granjas, iglesias e instalaciones colectivas de diverso tipo. A mediados del siglo XIX, cuando las colonias de los Países Bajos llegaron a su apogeo, vivían en ellas más de 11.000 personas. En Bélgica, llegaron a ser unas 6.000 en 1910.

Líneas de defensa de agua holandesas

New Dutch Waterline

3 / 34

Líneas de defensa de agua holandesas

Las Líneas de agua de defensa holandesas incluyen una serie de pequeñas extensiones y reducciones de los límites del sitio del Patrimonio Mundial de la Línea de defensa de Ámsterdam. En particular, la ampliación ilustra un sistema de defensa militar único, que se basaba en terrenos de inundación, instalaciones hidráulicas y una serie de fortificaciones y puestos militares que se extendían por una superficie de 85 km. La modificación se extiende desde el IJsselmeer, en Muiden, hasta el estuario de Biesbosch, en Werkendam.

También incluye tres componentes más pequeños: Fort Werk IV, el Canal de inundación de Tiel y Fort Pannerden, cerca de la frontera alemana. Construidos entre 1814 y 1940, complementan el sitio ya inscrito, que es el único ejemplo de fortificación basada en el control de las aguas. Desde el siglo XVI, los Países Bajos han utilizado sus conocimientos en ingeniería hidráulica con fines defensivos. El centro del país estaba protegido por una red de 45 fuertes armados, que actuaban conjuntamente con las inundaciones temporales de los pólderes y un intrincado sistema de canales y esclusas.

En el #3 Ámsterdam (Países Bajos)

Foto: iStock

4 / 34

En el #3: Ámsterdam (Países Bajos)

Siguiendo muy de cerca a Estocolmo, Ámsterdam tiene 858 km de carriles bici, lo que supone 0,99 metros por habitante. La capital de los Países Bajos es una ciudad donde hay cuatro veces más bicicletas que coches y casi el 60% de los ciudadanos se desplaza a pedales. Es tan extendido el uso de este sistema de transporte que, para llegar al colegio, algunos niños no tienen autobús, pero sí un carril bici que los lleve hasta allí.

Ámsterdam no ha sido así siempre. Hace décadas, el boom del automóvil provocó, como en otras ciudades de todo el mundo, que el entorno urbano se destinara a carriles y aparcamiento de forma masiva. Con el paso del tiempo y una política de altos impuestos y pequeños impedimentos, los ciudadanos han dejado de ver el coche como una necesidad y la bicicleta se ha hecho con las calles.

Ámsterdam

Foto: iStock

5 / 34

Ámsterdam

La capital holandesa nació en el siglo XIII como un pequeño puerto de pescadores. Los habitantes construyeron un dique y un puente sobre el río, lo que dio origen a su nombre actual. El significado proviene de la suma de los vocablos neerlandeses dam, que significa embalse, y Amstel, que es el nombre que recibe el río que pasa por la ciudad. Amstel proviene del antiguo holandés Aemestelle, que quiere decir agua, o Aeme-stelle, que significa lugar cubierto por agua. Dam es un sustantivo que significa barrera o dique y proviene del medio bajo germano dam o del nórdico antiguo dammr, sufijo que llevan otras ciudades del país.

#1 The European Museum of the year 2021: Naturalis Biodiversity Center

Naturalis Biodiversity Center

6 / 34

The European Museum of the year 2021: Naturalis Biodiversity Center

Ubicado en la ciudad universitaria de Leiden, este museo es un ejemplo del amor por la naturaleza, la búsqueda del conocimiento, la accesibilidad a la ciencia y el aprecio por los ciudadanos que le ha merecido el premio más importante de los EMYA. Este centro realiza una gran labor salvaguardando colecciones naturales de extrema importancia y difundiendo de forma continua una narración atractiva sobre el clima, el suministro de alimentos, el medio ambiente, la medicina y la preservación de biodiversidad.

21. Published - Remko Kraaijeveld - After Party - Lo Res. Published - Remko Kraaijeveld - After Party

Remko Kraaijeveld

7 / 34

Production Paradise Previously Published: After Party

El fotógrafo holandés Remko Kraaijeveld aporta un punto de humor a este certamen con esta imagen ganadora de la categoría Production Paradise Previously Published, en la que un grupo de jóvenes está de fiesta alrededor de una mesa llena de comida y bebida en la que se dan curiosas situaciones y que recuerda ligeramente a la última cena.

Foto: D.R.

8 / 34

Biblioteca de Petrus (Holanda)

Molenaar&Bol&vanDillen Architects es la firma responsable de convertir la iglesia de San Pedro, en Vught (en la holandesa provincia de Brabante Septentrional), construida en 1884 en estilo neorrománico, en un espectacular centro bibliográfico. Se trata de un espacio multifuncional y dinámico, por lo que las estanterías fueron diseñadas con un mecanismo que permite moverlas hacia atrás para configurar los diferentes usos. El pasillo curvilíneo que se abre a los laterales del antiguo templo ofrece unas vistas con las que recrearse con el fabuloso interiorismo del edificio.

 

Foto: MVRDV

9 / 34

Book Mountain (Spijkenisse, Holanda)

Lo espectacular de esta verdadera montaña de libros le valió llevarse el prestigioso premio de diseño Red Dot en 2013. Si en la concepción clásica, la biblioteca es un lugar reservado, casi escondido, en ésta otra todo queda a la vista, como si sus fachadas de vidrio quisieran dar a entender que en su interior no hay trampa ni cartón, sólo libros. La obra de MRVD se ubica en el centro de la plaza del mercado de Spijkenisse y en su interior hay un centro de educación ambiental, un auditorio, salas de reuniones y oficinas. En la cumbre, una cafetería con vistas panorámicas a la ciudad.  

Foto: MX3D

10 / 34

The Bridge

“The Bridge”, es totalmente funcional y está pensado para que cruce uno de los canales más antiguos y famosos de Ámsterdam, el Oudezijds Achterburgwal, en el famoso Barrio Rojo.

Foto: MX3D

11 / 34

Primeros pasos

"The Bridge" fue propuesto por primera vez en 2015. La idea inicial fue la de imprimir el puente en el propio canal, aunque finalmente se desechó a favor de una impresión en un entorno controlado.

Foto: MX3D /Olivier de Gruijter

12 / 34

Brazo robótico

Para la construcción de The Bridge crearon herramientas específicas y desarrollaron un software propio para controlar a los robots, que fueron programados para controlar máquinas de soldadura a gran escala siguiendo las normas y regulaciones de seguridad.

Foto: MX3D / Thijs Wolzac

13 / 34

Contrucción de The Bridge

El primer puente del mundo de acero inoxidable impreso en 3D lleva el sello de la compañía de robótica holandesa MX3D,.

Foto: MX3D

14 / 34

Últimos retoques

The Bridge fue presentado durante la Dutch Design Week el pasado mes de octubre.

Foto: Maurizio Rellini / Fototeca 9 x 12

15 / 34

Ámsterdam y Bleemster

Aunque siempre apetece hacer una escapada a Ámsterdam, los amantes del mar y de las embarcaciones tienen su gran oportunidad en agosto, cuando se celebrará la Sail Amsterdam. Este evento, que reúne grandes veleros, barcos antiguos y modernos, tiene lugar una vez cada cinco años y va acompañado de un nutrido programa de espectáculos y conciertos. Tras el encuentro naviero, se puede optar por una ruta en bicicleta por los alrededores de Ámsterdam como la que recorre el pólder de Beemstera a través de grandes pastos rodeados de campos de bulbos, molinos y granjas. La experiencia no puede ser mejor, ya que es una zona magnífica para la observación de aves y además cuenta con cinco fortalezas que forman parte del Stelling van Amsterdam, la antigua línea defensiva de la ciudad. En las lindes de los pólders hay preciosos pueblos típicos, como De Rijp y Grootschermer, donde parar a comer y reponer fuerzas.

Foto: Waterlooplein

16 / 34

Waterlooplein, Ámsterdam

Entre los más de veinte mercados que se pueden encontrar en las calles de la capital holandesa, destaca el de Waterlooplein que abre todos los días de lunes a sábado y donde se puede comprar ropa militar, artesanía, música, piezas de anticuario, curiosidades y en general objetos de los años 70. Pero, sobre todo, merece la pena ir por su ambiente divertido.

Jannes Linders, Kröller-Müller Museum

17 / 34

Kröller-Müller, Holanda

Situado en en el parque nacional Hoge Veluwe, a las afueras de la localidad de Otterlo, es cita obligada para los amantes de Van Gogh. Alberga en su colección 90 pinturas y más de 180 dibujos. Hasta el 27 de septiembre acoge la exposición «Van Gogh & Co», donde junto a las obras del pintor holandés se exhiben lienzos de Cézanne, Monet, Redon, Fantin-Latour...

Van Gogh Village Nuenen

18 / 34

Vincentre, Nuenen

El artista vivió entre 1883 y 1885. Hay en este pueblo 21 lugares relacionados con Van Gogh: el molino de agua de Opwetten y el molino Roosdonck –pintó ambos–, la casa parroquial donde vivió con su familia, la iglesia reformista donde su padre fue pastor y el Vincentre, un centro donde sus personajes y sus cartas cobran vida. En Nuenen, Van Gogh vivió su eclosión artística: allí pintó miles de bocetos y una cuarta parte de la totalidad de su obra. En la cercana Den Bosch, en el Museo de Brabante del Norte se exhiben una decena de sus obras tempranas.

Ron Maijen

19 / 34

Tilburg, Holanda

En la escuela superior de esta localidad Vincent recibió, a los 13 años, sus primeras clases de dibujo. El Stadsmuseum ha recreado aquel aula, el moderno centro Vincent’s Art Room, que además pone al alcance de todos la posibilidad de pintar como el maestro, mediante pantallas digitales que enseñan su técnica.

20 / 34

Keukenhof (Holanda)

La mayor exposición de tulipanes del mundo se localiza a solo 36 km de Ámsterdam. Dividido en 9 jardines temáticos que reúnen 7 millones de bulbos, Keukenhof exhibe diseños florales distintos cada primavera. El recinto abrió en 1950, pero su origen se remonta al siglo xv, una historia que se explica en el pabellón Juliana. 

Foto: Gtres

21 / 34

Delft

Johannes Vermeer, uno de los maestros del Siglo de Oro holandés, está estrechamente relacionado con la ciudad donde nació, vivió, trabajó y murió. Él plasmó como nadie la luz mortecina del invierno neerlandés, con sus brumas, el puerto y los canales de Delft y la vida cotidiana en la opresiva sociedad del siglo XVII. En la ciudad se puede visitar el museo dedicado al artista, aunque muchas de sus obras se exhiben en el Mauritshuis de La Haya.

22 / 34

Museo Van Gogh, Ámsterdam

Ámsterdam acoge la colección más importante de Van Gogh del mundo. En las diferentes salas de este museo se exponen obras de coetáneos como Gauguin o Toulouse-Lautrec, todo ello mostrado en un montaje ameno, didáctico y divertido. El museo que ha sido recientemente remodelado aborda el 125 aniversario de su muerte con una exposición que confronta la obra de Van Gogh con la del sueco Edward Munch (desde el 25 de septiembre hasta el 17 de enero de 2017).

vangoghbrabant.com

23 / 34

Zundert, Holanda

En este pequeño pueblo de Brabante nació Vincent van Gogh. Se puede seguir un recorrido por la infancia y primera juventud del pintor, desde su casa natal, en la que se ha habilitado un centro de estudio y difusión de su figura; el cementerio donde se halla la sepultura de su hermano mayor, y la iglesia en que su padre ejercía como predicador.

24 / 34

Las perlas de Holanda

Las posibilidades de recorrer Holanda en bicicleta son inabarcables, cualquier camino y ciudad está preparado para estos vehículos de dos ruedas. Una de ellas es la que parte de Ámsterdam y en siete días recorre 200 kilómetros en los que engarza algunas de las ciudades más emblemáticas del país como Haarlem, con el imprescindible museo Franz Hals y un centro histórico bellísimos; Delft, con su cerámica y una de las plazas más bellas de Holanda; la animada Leiden y Gouda, famosa por su queso. Entre ciudad y ciudad se extienden preciosos parajes naturales, campos de bulbos, el jardín de Keukenhof, humedales, pólders, viejos ríos... Así que, además de lo mejor de la cultura holandesa, esta ruta permite también disfrutar de los paisajes más hermosos.

Foto: Gtres

25 / 34

Vondelpark, Amsterdam

Abierto desde 1864 en el sur de la ciudad, en donde hoy se ha consolidado el Barrio de los Museos, está siempre lleno de gente joven y ciudadanos que escapan en busca de algunos rayos de sol, a deleitarse con el Jardín de Rosas y a disfrutar de un día de campo. De su historia sorprende que fuera creado por una asociación de ciudadanos, en lugar de por la realeza, como era costumbre en esa época. 

Gtres

26 / 34

Mercados del queso de Holanda

Hablar de queso en Holanda es rememorar las enormes ruedas de queso holandés deslizándose por la plaza del mercado, mientras los acarreadores vestidos de época las transportan para su venta y subasta.

Así se hace en Alkmaar desde el año 1622, uno de los mercados más antiguos del mundo que sigue activo y mantiene sus viejas costumbres. En la plaza Waagplein, desde el mes de abril y hasta finales de verano, se vende el queso como hace siglos. En el edificio de pesaje situado en la misma plaza se puede visitar un museo con todos los detalles.

Otras ciudades holandesas dedicadas al queso en cuerpo y alma son Edam y Gouda, que también celebran sus tradicionales mercados. El queso de Gouda está considerado el queso holandés por excelencia y representa el 60% de la producción quesera de Holanda.

Gtres

27 / 34

Haarlem, Holanda

Los campos de bulbos de la zona de Haarlem explosionan a principios de abril en un festival de color inigualable. A vista de pájaro, los campos dibujan líneas coloreadas que asemejan un enorme tapiz; de cerca, la fragancia y la belleza de las flores invitan a recorrer la región a través de rutas señalizadas que se acercan a los campos cultivados y descubren bellas poblaciones neerlandesas.

SYLVAIN SONNET / GETTY IMAGES

28 / 34

Anillo de Agua

Los tres grandes canales que abrazan el casco medieval fueron diseñados en 1664 para ampliar la ciudad y también dotarla de almacenes y edificios señoriales.

AGE FOTOSTOCK

29 / 34

Centrum

El núcleo medieval se abre al sur de la estación de tren. Lo conforman dos sectores, el Oude y el Nieuwe Zijde.

AGE FOTOSTOCK

30 / 34

Edificios del Siglo de Oro

El auge que vivió la capital holandesa en el XVII se reconoce en los antiguos almacenes, reconvertidos ahora en viviendas.

WALTER BIBIKOW / GETTY IMAGES

31 / 34

Canal Prinsengracht

Es un lugar de paso ineludible durante los circuitos en barco. Entre sus viviendas flotantes destaca una adaptada como museo, el Woonbootmuseum.

MASSIMO BORCHI / CORBIS

32 / 34

Nemo

Este edificio con forma de barco, obra de Renzo Piano, es la sede de un centro dedicado a las ciencias. Tiene cinco plantas con salas de exposiciones y un escenario en la terraza del último piso.

IAN CUMMING / GETTY IMAGES

33 / 34

Vondelpark

Esta gran área verde se halla en el barrio de los Museos. Cuenta con numerosos senderos, lagos y un escenario al aire libre que acoge conciertos.

Mapa: BLAUSET

34 / 34

Un paseo por la Capital

1. Centrum. El casco histórico de Amsterdam está dividido en dos zonas, presididas por las iglesias Oude y Niewe Kerk. La plaza Dam es su centro neurálgico y la Estación Central, el punto de partida habitual para recorrerlo.

2. Rijksmuseum. El museo de arte por excelencia del país.

3. Canal Prinsengracht. Es el más largo de la capital. Está flanqueado por algunas de las casas más antiguas. En sus muelles atracan barcos-vivienda.

4. Vondelpark. Es la gran zona verde de la ciudad. Tiene un teatro al aire libre, un zoo y numerosos senderos para pasear a pie o en bicicleta.

5. Nemo. Este centro dedicado a la ciencia fue diseñado por Renzo Piano.