Islandia

1 /30
Hotel Rangá, Islandia

Foto: Hotel Rangá

1 / 30

Hotel Rangá, Islandia

A una hora de Reikiavik, al sur de Islandia, se halla este hotel conocido por el cuidado de sus instalaciones, así como por la calidad de su cocina.

Compuesto por una gran cabaña de madera, Rangá dispone de 51 habitaciones, restaurante, bar, salones, salas de reuniones, servicio de masajes y jacuzzi. Estos últimos están ubicados en sus interiores, por lo que durante los fríos meses de invierno los huéspedes pueden disfrutar de un baño caliente bajo la luz de las auroras boreales.

Comprueba precio y disponibilidad en Booking.com

ION Adventure Hotel, Islandia

Foto: ION Adventure Hotel

2 / 30

ION Adventure Hotel, Islandia

Este lujoso hotel cuenta con numerosos premios y reconocimientos tanto por su situación, en un paraje montañoso prácticamente virgen, como por la calidad de sus instalaciones. Está a menos de una hora de la capital, Reikiavik, y cuenta con fácil acceso al Círculo de oro, que recorre algunas de las maravillas de la isla. Catalogado como sostenible, el complejo utiliza los recursos naturales para el uso de la energía, también se han usado materiales responsables con el medio ambiente y presume de una rica cocina orgánica con lo mejor de la gastronomía islandesa. Las habitaciones cuentan con grandes ventanales para disfrutar de las luces del norte y entre sus instalaciones también hay saunas y piscinas de agua caliente. 

Comprueba precio y disponibilidad en Booking.com

 

Islandia

Foto: iStock

3 / 30

En el #2: Islandia

El país de hielo y fuego es el segundo mejor destino para viajar en vehículos eléctricos e híbridos. Islandia tiene el menor promedio de tiempo de atascos en las carreteras: 20 minutos. También está bien clasificado por sus bajos índices de contaminación del aire. El ranking también apunta Islandia como uno de destinos con los paisajes naturales más espectaculares de Europa. 

Reikiavik es una de las pocas capitales del mundo que ofrece la posibilidad de avistar ballenas tan cerca de la costa. Esto sucede, también, porque la bahía de Faxaflói es un importante punto de alimentación para diferentes especies de cetáceos que acuden en busca de la alta cantidad de nutrientes. Con la identificación de estos individuos por imágenes a lo largo de los años, fue posible concluir que algunas de las mismas ballenas y delfines vienen cada año a la ciudad. Tras alimentarse en la bahía islandesa, las ballenas emigran a los trópicos para aparearse y tener sus crías. 

"Tenemos cuatro especies principales que vienen aquí cada verano. La Humpback Whale (ballena jorobada), los delfines de hocico blanco –endémicos del Atlántico Norte– las Minke Whales, y también la más pequeña de ellas, la Harbour Porpoise", explica la bióloga marina Milla Brandão a Viajes National Geographic

Empresas como Elding, una de las primeras de Reikiavik, ofrecen recorridos de más de tres horas para observar a los animales en su hábitat natural. Los guías de los whale watching tours se comunican entre sí, lo que aumenta la posibilidad de avistar una ballena o un delfín. Con responsabilidad ambiental, los barcos se acercan y los disparos de las cámaras comienzan.

Video: Elding Whale Watching

Video: Elding Whale Watching

4 / 30

Observación de Ballenas en la bahía Faxaflói

Reikiavik es una de las pocas capitales del mundo que ofrece la posibilidad de avistar ballenas tan cerca de la costa. Esto sucede, también, porque la bahía de Faxaflói es un importante punto de alimentación para diferentes especies de cetáceos que acuden en busca de la alta cantidad de nutrientes. Con la identificación de estos individuos por imágenes a lo largo de los años, fue posible concluir que algunas de las mismas ballenas y delfines vienen cada año a la ciudad. Tras alimentarse en la bahía islandesa, las ballenas emigran a los trópicos para aparearse y tener sus crías. 

"Tenemos cuatro especies principales que vienen aquí cada verano. La Humpback Whale (ballena jorobada), los delfines de hocico blanco –endémicos del Atlántico Norte– las Minke Whales, y también la más pequeña de ellas, la Harbour Porpoise", explica la bióloga marina Milla Brandão a Viajes National Geographic

Empresas como Elding, una de las primeras de Reikiavik, ofrecen recorridos de más de tres horas para observar a los animales en su hábitat natural. Los guías de los whale watching tours se comunican entre sí, lo que aumenta la posibilidad de avistar una ballena o un delfín. Con responsabilidad ambiental, los barcos se acercan y los disparos de las cámaras comienzan.

Reykjavik-city

Foto: iStock

5 / 30

El camino hasta la Reykjavík 101

Más allá de estos iconos, la oferta cultural y natural se expande por la ciudad y su entorno. De hecho, no hay que sumergirse demasiado en su idiosincrasia para entender cómo son los islandeses. Y es que la resistencia de todo un pueblo ante los designios de unas latitudes tan extremas está marcada en las casas acorazadas de hormigón y hierro ondulado, común en el uso industrial. Son construcciones rudas, preparadas para sobrevivir a terribles terremotos, pero que no renuncian a la calidez y, sobre todo, al color. 

Estas casas y otras curiosidades se encuentran en el distrito hipster Reykjavík 101, entre Laugavegur, Skólavördustígur y otras calles del centro. En estos pocos bloques se encuentra la mayor densidad de museos, universidades y tiendas de discos del país. El 101 en contexto significa, también, un tipo intelectual y artístico que se pierde por los cafés-librerías, por el día y en los bares, por las noches islandesas, bajo el sol de medianoche.

Reykjavik-monkeys

Foto: Monkeys Reykjavík

6 / 30

La cocina de fusión islandesa

La gastronomía de Reikiavik es, como en otras capitales, una mezcla entre los productos locales e influencias de otros países. En una misma calle es posible comer un Phở vietnamita, tapas españolas y el bacalao fresco, las sopas de cordero y el nutritivo queso skyr con textura de yogur de Islandia. 

Algunos restaurantes locales con menús elaborados se han convertido en verdaderos maestros de la cocina de fusión, aportando lo mejor de los productos locales con preparaciones importadas de todo el mundo. En el caso del restaurante Monkeys, el chef Snorri Sigfusson añade ingredientes islandeses a la conocida cocina Nikkei, que une técnicas japonesas centenarias con la variada gastronomía peruana. Entre los platos principales de un menú hecho para compartir entre toda la mesa están el ceviche picante de trucha arcoíris y el bacalao isleño en miso dulce. 

En un edificio histórico que se ha convertido en restaurante, Héðinn ofrece también menús enfocados en la cocina islandesa, pero con las técnicas de la alta gastronomía. El menú, elaborado por Sindri Guðbrand Sigurðsson, se define como 'emocionante pero relajado'.  Los cocteles están entre las grandes sorpresas de la casa. La bebida "the sexy one", hecha con maracuyá, pisco, aperol, clara de huevo y sorbete de champagne servido en copas pompadour hace justicia a su nombre.

Reykjavik-sun-voyager

Foto: iStock

7 / 30

Sólfar, el viajero del sol en la tierra del hielo

Con la filosofía de que todo acabará bien "þetta reddast", los islandeses atraviesan sus largos y oscuros inviernos con la sabiduría de que el sol siempre llega. El sol también es el guía de los viajeros y sus barcos para que regresen a las tierras islandesas después de cruzar océanos.

El escultor islandés Jón Gunnar Árnason ganó el concurso de conmemoración de los 200 años de la ciudad de Reikiavik con el diseño de Sólfar, una escultura al aire libre en la Bahía Faxaflói que se inauguró en 1990. Su concepto de barco de los sueños es, por supuesto, una oda al sol.

Sus modernas formas de acero inoxidable sobre losas de granito contrastan de manera sorprendente con la exuberancia de las montañas en el horizonte. Representando una búsqueda de esperanza, progreso, libertad y territorios por descubrir, el barco que parece flotar en el aire es uno de los puntos imprescindibles para visitar en la capital. 

GUÍA DE VIAJE 

Islandia, mas cerca que nunca

Play, la nueva aerolínea islandesa de bajo coste, ofrece vuelos directos que conectan el aeropuerto de Keflavík a Madrid, Barcelona, Málaga, Tenerife, Mallorca y Alicante. Los precios bajos y la seguridad garantizan un vuelo cómodo, ideal para escaparse a la capital islandesa. 

 

Reykjavik-harpa

Foto: iStock

8 / 30

El Harpa, hogar de la Orquesta Sinfónica de Islandia

El Harpa es un edificio futurista con una fachada hexagonal de cristal que cambia de aspecto a lo largo del día. Según la posición del sol, se crea un juego de reflejos entre la tierra y el mar del districto de Miðborg, en la parte occidental de la ciudad. Este centro de conciertos y conferencias recibió, entre otros, el Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe en 2012. 

Desde su inauguración en 2011, el hogar de la Orquesta Sinfónica y de la Ópera de Islandia ha sido visitado por millones de viajeros. La flauta mágica de Mozart, fue uno de los primeros conciertos en el Harpa, mientras simultáneamente en otra sala se interpretaba Biophilia de Björk, influyente cantante y compositora islandesa. El arquitecto Henning Larsen y el artista Olafur Eliasson participaron en este diseño, que junto al proyecto acústico ejecutado por Artec Consultants se ha convertido en una de las atracciones turísticas más importantes de Reikiavik.

Hallgrímskirkja, la iglesia luterana

Foto: iStock

9 / 30

Hallgrímskirkja, la iglesia luterana

La luterana Hallgrímskirkja es la iglesia más emblemática del país. Pero su forma no es un capricho. El arquitecto Guðjón Samúelsson la diseño con la intención de simbolizar el paisaje natural de Islandia. Las columnas laterales de la fachada episcopal están inspiradas en las columnas de lava de basalto de la costa islandesa. 

Situada en la parte superior de la calle Skólavörðurholt, a sus pies esta elevación es una anécdota. Su torre, que se eleva a 74 metros es el hogar de un coro propio con 40 miembros, conciertos de invierno y un notable órgano de quince metros que recibe músicos internacionales para poner a prueba su calidad, su variada selección de voces y la acústica de la iglesia. El casi escondido ascensor a la izquierda de la entrada principal conduce al campanario, que ofrece una vista panorámica, como ninguna otra torre, de las coloridas casas de hierro ondulado de Reikiavik. 

Erró y el museo con tres localidades

Foto: Raquel Cintra Pryzant

10 / 30

Un museo para tres artistas

El Museo de Arte de Reikiavik es en realidad tres. Sus obras están divididas entre la Islandia contemporánea en Hafnarhús, los misterios de la naturaleza en Kjarvalsstadir y enormes esculturas en los jardines de Ásmundarsafn.

En el primer museo, el más central de la ciudad, es posible visitar el acervo permanente del islandés Erró, nombre artístico de Guðmundur Guðmundsson, quien nació en 1932. Su nombre y su carácter poco ortodoxo es conocido en todo el país por el hecho de ser uno de los pocos artistas islandeses en el panorama artístico internacional. Como una de las figuras más prominentes del avant-garde europeo en los años 60, vivió en Oslo, París y gran parte de su vida en la isla de Formentera. Además de sus obras que transformaron las narrativas con collage-paintings, Erró también está asociado a movimientos experimentales en el cine. El trabajo del artista se conecta con el surrealismo y el Pop Art, pero no se puede reducir a ninguno de ellos. Además de a Erró, el Hafnarhús exhibe también a los nuevos artistas rebeldes.

El segundo museo, Kjarvalsstadir, fue la casa de Jóhannes S. Kjaval (1885-1972), artista encantado por la naturaleza y lo invisible de Islandia en el folclore y el misticismo. Las esculturas de la colección de A. Sveinsson (1893-1982) están en la tercera ubicación de Museo de Arte, el Ásmundarsafn, tres artistas que representan a los islandeses en distintos aspectos. En un solo día en la capital, es posible visitar todas estas exposiciones. 

El círculo dorado

Foto: iStock

11 / 30

El círculo dorado: Geysir, Gullfoss y Thingvellir

El Golden Circle (círculo dorado) es un recorrido que parte de Reikiavik e incluye tres principales atractivos naturales del país. La primera parada es el Parque Nacional Thingvellir, de gran importancia histórica y geológica. Allí se construyó la primera iglesia cristiana del país y, a día de hoy, este parque alberga la casa de campo del Primer Ministro. También merece la pena una visita por la curiosidad geológica, ya que se puede ver un cañón formado por la separación de las placas tectónicas de América y Eurasia –que se sigue separando unos centímetros cada año. 

Las dos siguientes paradas del recorrido son la majestuosa cascada de Gullfoss, conocida como la cascada dorada, y la zona de los géiseres activos, que asombran a los viajeros que presencian la erupción con nada más de unos minutos de paciencia.

En los caminos que conectan Reikiavik a las atracciones del Golden Circle, es posible observar los famosos caballos islandeses, y montañas cubiertas por una flor morada, llamada Lupin. La resistente planta fue traída de Alaska con el intuido de desarrollar el suelo, pero su gran triunfo a la intemperie la hizo poblar todo el territorio generando conflictos de biodiversidad.

 

Ari Sigvaldason, el fotógrafo de Reykjavík

Foto: Raquel Cintra Pryzant

12 / 30

Ari Sigvaldason, el fotógrafo de Reikiavik

En la emblemática calle Skólavörðurholt, una pequeña galería con un tendedero de las fotos más interesantes o polémicas del fotógrafo Ari Sigvaldason llama la atención de los transeúntes. Los que se detienen unos segundos ante las coloridas imágenes, a veces seguidas de una pequeña sonrisa, tienen grande probabilidad de entrar por la estrecha puerta. 

El sociólogo y político Ari Sigvaldason es fotógrafo desde hace más de 30 años, y sigue fotografiando casi todos los días, antes, o después de las cortas 4 horas diarias en las que abre la galería. Nacido en el oeste de Islandia, ha pasado la mayor parte de su vida en Reikiavik, y sus fotos más populares están tomadas en las calles laterales de la ciudad, o en el campo:

"En menos de 30 minutos conduciendo ya es posible ver temas interesantes, incluso a través de la ventanilla del coche", comenta el fotógrafo. 

Como alguien que ha estado en diferentes partes de Islandia, Ari comenta que una de las cosas que más le fascinan son las diferencias de los paisajes a lo largo del tiempo y el arte de sacar las ventajas de cada estación del año. En junio, con el famoso sol de medianoche, la gente está más abierta y el clima es más agradable. En cambio, en noviembre, con pocas horas de luz, se necesitan otras ideas para fotografiar. Según él, los mejores lugares para fotografiar en Reikiavik son el campanario de la iglesia Hallgrímskirkja, la parte izquierda del puerto y las pequeñas calles paralelas a las avenidas principales.

blue-lagoon-islandia

Foto: iStock

13 / 30

Piscinas geotérmicas al aire libre

Las más de cien piscinas distribuidas alrededor del país corroboran la cultura islandesa centenaria de bañarse en aguas calientes al aire libre. Independiente de la temperatura exterior, tener el cuerpo sumergido entre 35 y 40 grados es una de las principales actividades locales. Las lagunas se convirtieron en lugar de encuentro, como un parque o un bar, para los habitantes de Reikiavik. 

Desde hace treinta años, islandeses y turistas se relajan juntos en las lechosas aguas de la Blue Lagoon. Las propiedades curativas están en el agua, rica en minerales, en el blanco sílice, utilizado para tratamientos de la piel y en el hecho de estar inmerso en un paisaje volcánico. La laguna está cerca del aeropuerto de Keflavík, a una hora en transporte del centro de la ciudad. La recomendación es reservar con antelación. 

El pequeño pueblo de Flúðir guarda un secreto geotermal. Gamla Laugin, o la Secret Lagoon, es la piscina termal más antigua de toda Islandia. Su ubicación forma parte del famoso Golden Circle, lo que hace posible combinar la experiencia con otros atractivos naturales. Las aguas termales más jóvenes de la ciudad están en la Sky Lagoon, que destaca por su sauna de cristal, con una vista espectacular a la Bahía Skerjafjörður. A esta se puede acceder fácilmente desde el centro de Reikiavik. 

Cascada de Svartifoss

Foto: iStock

14 / 30

Islandia sin cuarentena ni PCR

15 de febrero 2021

El Gobierno de Islandia anunció a finales de la semana pasada que modifica sus normas de control de acceso al país, que tiene una de las tasas de incidencia más reducidas de Europa (3,3 nuevos casos de por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días). Los viajeros que demuestren que están inmunizados (ya sea por infección previa de la Covid-19 o porque demuestran su vacunación mediante un certificado) podrán entrar sin cuarentena si viven en un país en el que no existan restricciones. 

  • En el caso contrario, la situación varía según la situación epidemiológica y según las recomendaciones de la UE. Si se viaja desde un país de bajo riesgo de infección (verde o naranja) bastará con presentar un test válido negativo de PCR. Pero si en el momento del viaje, el país de origen está considerado de alto riesgo (rojo), habrá que someterse a una prueba PCR, una cuarentena de 5 días y una segunda prueba PCR.  
  • Esta nueva normativa sólo se aplicará a los ciudadanos del Espacio Económico Europeo y de la Asociación Europea de Libre Comercio, que incluye toda la Unión Europea y países como Noruega o Suiza. 
 
 

Foto: iStock

15 / 30

Reikiavik hasta medianoche

Los días soleados del verano confieren una atmósfera muy especial en la capital más septentrional del planeta. Las calles irradian una vibración especial y, debido al sol de medianoche, los días dan para mucho. A mediados de junio, en Reikiavik se celebra el Secret Solstice, uno de los festivales más importantes de Islandia. Una forma de celebrar el solsticio con un cartel de lujo.

 

Foto: iStock

16 / 30

Islandia

La naturaleza ha creado su refugio particular en esta isla del Atlántico Norte, donde los volcanes, las cascadas, los glaciares y los acantilados adquieren proporciones colosales. La ruta circular que recorre el país no deja un momento de respiro a los sentidos. Volcanes activos, el mayor glaciar de Europa, llanuras tapizadas de musgo, ríos que surcan la lava camino del mar... Los paisajes únicos de Islandia invitan a gozar de la naturaleza en estado puro. También habrá tiempo para realizar actividades emocionantes –caminar sobre hielo, observar ballenas o adentrarse en una cueva volcánica– o relajantes, como bañarse en un lago de aguas termales al aire libre.

Sandra Martín, jefa de redacción de Viajes National Geographic.

Foto: AgeFotostock

17 / 30

La Laguna Azul (Islandia)

Vale que no sea del todo natural; pero eso no significa que no sea un lugar espectacuar para bañarse. El Blue Lagoon es un balneario geotermal ubicado en uno de los campos de lava de Islandia, a 45 minutos de su capital, Reykjavik. Este lago artificial se alimenta desde finales de 1970 de las aguas procedentes de la cercana central geotérmica de Svartsengi. Cuando se dieron cuentan de sus propiedades curativas, se abrieron al público como destino turístico.

Foto: JINNY MONTPETIT

18 / 30

Islandia

Ha resultado en varios informes como el país más hospitalario del mundo. Y es que en Islandia, además de volcanes, aguas termales, cascadas y glaciares, tienen una proverbial hospitalidad que les hace famosos y que tal vez provenga de su carácter insular. Este rasgo de los islandeses es tan famoso que incluso Julio Verne hizo que sus personajes de la novela Viaje al centro de la tierra lo pudieran experimentar gratamente antes de embarcarse en su aventura. Si a ello le sumamos la oportunidad de ver auroras boreales, Islandia se convierte en el sueño de todo 

Foto: AgeFotostock

19 / 30

Reykjavik

Reykjavik es la capital y la ciudad más poblada de Islandia. Está muy cerca del círculo polar ártico, por lo que en invierno sólo disfruta de unas cuatro horas de sol, mientras que en verano, las noches se confunden con el día. El entorno natural es parte del encanto de islandia; pero vale la pena pararse en su capital, que se expande en forma de pequeños suburbios y casas de poca altura. El campanario de Hallgrímskirkja ofrece una de las mejores vistas de la ciudad; pero, sin duda, la panorámica más espectacular se logra desde Perlan, en n el cuarto nivel hay un mirador de 360 grados.

Foto: Gtres

20 / 30

Agosto en Islandia

Una isla de hielo y fuego, con volcanes que nos llevan al centro de la Tierra –aquí lo imaginó Julio Verne en su célebre novela– y que forman algunos de los paisajes más bellos de la tierra: cascadas impresionantes de Islandia, fiordos, aguas termales, playas salvajes, auroras boreales. Todo esto y más nos brindará un viaje alrededor de Islandia, que vive su mejor época en verano, de junio a agosto, con prácticamente 24 horas de luz.

Foto: Gtres

21 / 30

Reykjavik, Islandia

Esta fue la primera ciudad de no habla inglesa en unirse a la Red de Ciudades de la Literatura. Es la capital cultural de Islandia y el escritor Arnaldur Indridason es la sensación literaria del país, y, de paso, uno de los reyes de la novela negra contemporánea. Sorprendente, ya que Reykjavik es una de las ciudades más limpias y acogedoras del mundo. Islandia es el país del mundo que publica más títulos per cápita que casi cualquier otro.

Foto: Gtres

22 / 30

3.Islandia

Ocupando el tercer puesto está Islandia, la tierra del hielo y el fuego cuya esperanza de vida es una de las más altas de la Unión Europea. También es uno de los países más seguros del mundo, tienen el agua más pura y un sinfín de recursos naturales. A pesar de la recesión sufrida en 2008, Islandia fue uno de los países que mejor supo gestionar la crisis y recuperarse económicamente.  

23 / 30

El glaciar de Langjökull, Islandia

En Islandia, el glaciar de Langjökull, el segundo más grande del país, ha sido el elegido para rodar algunas de las escenas de Star Wars VII: El despertar de la fuerza. No es la primera vez que su aspecto apocalíptico llama la atención de directores de cine. 

Gtres

24 / 30

Parque Nacional de Skaftafell

El Parque Nacional Skaftafell es un sorprendente oasis de verdor. Los glaciares y el Oræfajökull, la montaña más alta del país (2.119 m), un volcán de tipo estromboliano cubierto de hielo, resguardan el territorio, creando un microclima suave y húmedo. Del centro de información del parque arranca el sendero que conduce a la cascada Svartifoss, un estrecho salto de agua que cae sobre las geométricas columnas de basalto negro, parecidas a los tubos de un órgano, que se formaron al enfriarse la lava de un volcán.

Gtres

25 / 30

Lago Kerið. Islandia

Una agradable excursión lleva a este lago de forma perfectamente circular y aguas azul profundo, situado en el interior de un cráter de paredes de color rojo intenso que se enclava en la zona de Grímsnes. No dista más que unos setenta kilómetros de Reykiavik, la capital, y es una de las visitas ineludibles de la ruta circular que traza la carretera alrededor de la isla. 

Gtres

26 / 30

Lago Jökulsárlón. Islandia

Con miles de icebergs flotando en sus aguas oscuras, este gran lago situado en el extremo sur del glaciar Vatnajökull es uno los lugares más visitados del país. Estos témpanos de hielo proceden de los desprendimientos del glaciar Breiðamerkurjökull. En los últimos cincuenta años el Jökulsárlón ha sufrido grandes cambios, en 1975 pasó de 7,9 km² de extensión a los actuales 18 km², a causa de la acelerada fusión de los glaciares islandeses. Tiene una profundidad máxima de unos 200 metros.

Gtres

27 / 30

Myvatn. Islandia

La piscina geotermal de Jardbodin se encuentra en una zona de gran actividad geotérmica, al este de la grieta Grjotagja y al oeste de la montaña Namafjall. Desde las instalaciones los visitantes pueden disfrutar de unas vistas panorámicas espectaculares sobre el lago Myvatn y sus alrededores. Más pequeña y mucho menos concurrida que la famosa Blue Lagoon, la de Mytvan está situada en un entorno bellísimo y en verano está abierta hasta medianoche.

Gtres

28 / 30

Región de Sudurland, Islandia

Sobre las tierras volcánicas que rodean el Kekla, en las Tierras Altas de Islandia, con el deshielo y la llegada de temperaturas más altas aparecen mantos de pequeñas flores que rompen el monocolor de este territorio de aspecto lunar.

Gtres

29 / 30

Landmannalaugar, Islandia.

Esta ruta que recorre el sur de Islandia es un compendio de los paisajes que conforman el país: volcanes, glaciares, fumarolas, campos de lava, montañas y bellas cascadas. En general no es una ruta complicada, está muy bien señalizada y el camino se hace con comodidad.

Gtres

30 / 30

Seljalandsfoss. Islandia

En esta isla de naturaleza exhuberante, donde los volcanes y el hielo se combinan para ofrecer un gran espectáculo paisajístico, destacan sus impresionantes cascadas. La de Seljalandsfoss se halla en el sur de Islandia, a una hora en coche de la capital Reykjavík, junto al glaciar de Eyjafjallajökull, donde el río Seljalandsá cae en picado desde una altura de 66 metros. 

Turismo de Islandia