Italia

1 /339
Gelateria Fassi

Facebook Gelateria Fassi

1 / 339

Gelateria Fassi

Tren Italo

Foto: iStock

2 / 339

De Génova a Nápoles en menos de siete horas

Alrededor de siete horas separan Génova de la ciudad italiana al sur del país, Nápoles. Italo, una de las redes de alta velocidad, ha puesto en marcha una nueva ruta que reduce hasta 80 minutos su distancia respecto al trayecto anterior hasta reducirlo a 6 horas y 45 minutos. Y es que la capital de Liguria, pese a ser una de las grandes ciudades portuarias del Mediterráneo y de Italia, siempre ha sufrido un déficit de conectividad con el resto del país, algo que esta línea mejorada pretende paliar acercándola, en tiempo y en comodidad al sur del país. De este modo, gracias a esta nueva línea, ambas ciudades quedan conectadas pero, sobre todo, se puede hacer una combinación única de los dos litorales más famosos del país: la Costa Amalfitana y las Cinque Terre.

iStock-536409261. Bolzano (Italia)

Foto: iStock

3 / 339

Bolzano (Italia)

En el corazón de la tirolesa ciudad italiana de Bolzano se instala el mercadillo navideño más antiguo y concurrido de Italia. Esta ciudad, rodeada de viñedos montañosos y puerta de las Dolomitas, cuenta con un mercadillo en el que la comida y bebida calientes son los protagonistas. La Piazza Walther es donde se concentra este bonito mercadillo de casas de madera, donde además de comida, el visitante puede encontrar regalos típicos de Navidad. Del 22 de noviembre al 6 de enero.

Bosques antiguos y primigenios de hayas de los Cárpatos y otras regiones de Europa

Senosiain Alfonso

4 / 339

Bosques antiguos y primigenios de hayas de los Cárpatos y otras regiones de Europa

La candidatura de estos bosques abarca diez países europeos: Bosnia y Herzegovina, Chequia, Francia, Italia, Montenegro, Macedonia del Norte, Polonia, Serbia, Eslovaquia y Suiza. Más de cincuenta bosques primigenios de hayas componen esta gran masa forestal, uno de los últimos vestigios de los bosques primarios templados que antes poblaban Europa. Casi 30.000 hectáreas de bosques incluyen diez localizaciones a lo largo de un eje de 185 km que va desde Ucrania hasta Eslovaquia. Estos bosques ya fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 2007, ampliados en 2011 con Alemania y ahora de nuevo con Serbia, Montenegro y Suiza. Estos bosques muestran las pautas ecológicas más amplias de haya europea que ha pasado por varias condiciones medioambientales. 

Los Pórticos de Bolonia

Giorgio Bianchi - Comune di Bologna

5 / 339

Los Pórticos de Bolonia

La capital de la Emilia-Romaña cuenta con un total de 40 km de pórticos, considerados los más largos del mundo. Ubicados en el segundo casco antiguo medieval más grande de Europa, solo superado por el de Venecia, estos pórticos siguen una estructura que nació en la baja Edad Media por el aumento de la población, fruto de la llegada de estudiantes e intelectuales a la Universidad de Bolonia. Los pórticos son un tipo de balcón de madera construido en la fachada de los edificios para disponer de un espacio mayor en los pisos altos, aunque debido al clima, los soportales se han convertido en un refugio que permite visitar la ciudad de forma más cómoda. Con el tiempo y su ampliación, se obligó a construirlos en piedra o ladrillo, pero algunos edificios aún conservan los antiguos de madera. Entre estas construcciones, es necesario destacar el Pórtico de San Luca, el más largo del mundo, que mide 3.500 metros de largo y tiene exactamente 666 arcos. 

'Padova Urbs picta', la Capilla Scrovegni de Giotto y los frescos de Padua del siglo XIV

Foto: Comune di Padova Settore Cultura, Turismo, Musei e Biblioteche

6 / 339

Series de frescos del siglo XIV en Padua (Italia)

Este sitio comprende ocho conjuntos de edificios seculares y religiosos que desempeñan diversas funciones y están situados en el interior de la histórica ciudad amurallada de Padua. Todos ellos albergan varias series de frescos encargadas entre 1302 y 1397 por diversos mecenas a diferentes pintores. Entre las pinturas, que tienen en común su unidad de estilo y contenido, figuran los frescos ejecutados por Giotto en la capilla de los Scrovegni, que marcaron el inicio de una etapa revolucionaria en la historia de la pintura mural.

También figuran obras murales de otros artistas destacados como Pietro y Giuliano de Rimini, Guariento de Arpo, Giusto de Menabuoi, Altichiero de Zevio, Jacopo Avanzi y Jacopo de Verona. En su conjunto, estas series de frescos son representativas de la manera en que evolucionó la pintura mural en el transcurso de un siglo, cobrando un renovado impulso creativo y elaborando un concepto innovador de la representación espacial.

Los grandes balnearios de Europa

Stadtgemeinde Baden

7 / 339

Los grandes balnearios de Europa (Austria, Bélgica, Chequia, Alemania)

Este sitio transnacional abarca los célebres balnearios situados en once ciudades de siete países europeos: Baden bei Wien (Austria), Spa (Bélgica), Františkovy Lázně, Karlovy Vary y Mariánské Lázně (Chequia), Vichy (Francia), Bad Ems, Baden-Baden y Bad Kissingen (Alemania), Montecatini Terme (Italia) y City of Bath (Reino Unido). El desarrollo de todas estas localidades se debió a la existencia de manantiales de aguas minerales, así como al auge que fueron cobrando las curas termales en Europa desde principios del siglo XVIII hasta el tercer decenio del siglo XX, lo que influyó en la estructura urbana y en la vida ciudadana, que se organizó en torno a estos edificios.

Construidos con suntuosas columnatas, galerías y estancias, esos edificios fueron diseñados para fomentar la práctica de los baños y el consumo de aguas minerales naturales, y también para explotar su potencial económico. Las ciudades balneario crearon también numerosos jardines, salas de congresos, casinos, teatros, hoteles, mansiones residenciales e infraestructuras específicamente destinadas a la conducción de las aguas termales. El conjunto de estos balnearios es representativo de la importancia del intercambio de valores humanos, así como de la evolución de la ciencia, la medicina y la balneoterapia.

iStock-1279820253 copia

Foto: iStock

8 / 339

Una población fiel al lugar

Desde entonces, las dos poblaciones se reconstruyeron en una zona más alta con vistas al lago bajo el que se encontraban sus pueblos natales. Una veintena de familias se negaron a irse mucho más lejos y construyeron en la orilla sus casas y un nuevo templo. Durante décadas, lo único que quedaba de Curón era el recuerdo y el campanario, conocido como Il Campinale Sommerso, sobresaliendo del agua.

iStock-1275772028. campanario

Foto: iStock

9 / 339

Desaparecida bajo las aguas

Durante la Segunda Guerra Mundial el proyecto de la hidroeléctrica se enfrió, pero un año después de finalizar el conflicto, la empresa lo retomó. Curon y Resia, cuya construcción se remonta al siglo XIV, se situaban en las orillas de ambos lagos, con lo cual la subida de 22 metros del nivel del agua anegó las dos poblaciones totalmente en 1950. Lo peor de esta situación fue que, años después, el proyecto de la Montecatini se abandonó para apostar por otras formas de obtener energía, pero la situación del pueblo ya no tenía remedio.

resia wikimedia. Antigua

Foto: Wikipedia

10 / 339

El recuerdo que emerge del lago

Hace unos meses comenzó a drenarse el lago para reparar el embalse, que presentaba algunas fisuras, y poco a poco fueron apareciendo las ruinas de las 160 casas de Curon en las que vivían alrededor de 900 personas antes de la construcción de la presa. Aunque el lago estaba totalmente seco en abril, no fue hasta unas semanas más tarde que se supo, cuando se aflojaron algunas restricciones de movilidad por el Covid-19 y los visitantes compartieron imágenes en las redes sociales. Aunque la reaparición de Curon es una buena noticias para los turistas y los antiguos habitantes del pueblo, tiene fecha de caducidad. El esqueleto que ahora ha salido a la superficie no tardará en volver a desaparecer, pues la compañía hidroeléctrica ya ha comenzado a retornar el agua al lago, que en cuestión de semanas volverá a esconder el pueblo de Curón, quien sabe si para siempre.

Roma

Foto: iStock

11 / 339

Roma

Varias son las versiones sobre la procedencia de la palabra Roma. Una sugiere que viene del griego rhèo, que significa fluir, y que es la raíz etimológica de rumon, nombre arcaico del Tíber. Algunos estudios recientes le dan preferencia a la raíz de origen indoeuropeo que significa río, lo que derivaría en el significado de 'Pueblo sobre el río'. Otra idea es que se remonta al griego rhòme, que significa fuerza. Por último, se cree que también podría venir del etrusco ruma, que significa ubre y que haría referencia a la loba del mito de la fundación de la ciudad de Rómulo y Remo.

25. Claire Aho - Marina Spironetti - Female butchers of Panzano - Lo Res. Claire Aho - Marina Spironetti - Female butchers of Panzano

Martina Marina Spironetti

12 / 339

The Claire Aho Award for Women Photographers: Female butchers of Panzano

Este año se ha introducido una nueva categoría en memoria de Claire Aho, la fotógrafa más importante de Finlandia: The Claire Aho Award for Women Photographers. La ganadora de la primera edición de esta categoría ha sido Marina Spironetti, con su magnífico retrato Carniceros de Panzano, en Italia.

10. Influencers - Deborah Trocchia - Lumière d automne - Lo Res. Food Influencers: Lumière d automne

Deborah Trocchia

13 / 339

Food Influencers: Lumière d automne

Deborah Trocchia se lleva el primer premio de la categoría Food Influencers por esta fotografía que combina retrato y bodegón en la que se ve una calabaza colocada sobre una silla antigua. 

20. Politics - Sandro Maddalena - Old friends - Lo Res

Sandro Maddalena

14 / 339

Politics of Food: Old friends

En esta fotografía de Sandro Maddalena, un grupo de señores mayores frente comen en silencio frente a una mesa llena de tomate, pan y bebida en Italia.

Un museo en constante movimiento

Foto: Creative Commons

15 / 339

Un museo en constante movimiento

Judit decapitando a Holofernes de Artemisia Gentileschi; Baco de Caravaggio; o La Primavera o El Nacimiento de Venus de Boticelli. Poseer algunas de las obras maestras de la historia del arte no ha hecho que la prestigiosa galería florentina se durmiera en los laureles. De hecho, podría decirse todo lo contrario, y es que durante los últimos años, los Uffizi ha invertido -con éxito- gran parte de su tiempo y esfuerzo en hacer más accesible e interesante su colección.

Algunos de los proyectos resultantes son especialmente innovadores como la creación de un perfil de TikTok con el que han conseguido alcanzar uno de los retos que se presuponían más difíciles: conectar con el público más joven. Recientemente, también saltaron a la palestra tras la adquisición de una pieza de arte callejero o por convertir los cuadros auténticos platos de la mano de grandes chefs italianos.

Un lugar, una temática

Foto: Galería de los Uffizi

16 / 339

Un lugar, una temática

Según la información que se ha compartido hasta el momento, aún no existe un listado definitivo con los lugares que se beneficiaran de esta iniciativa, aunque como apuntan responsables del museo, cada semana visitan varias pueblos y ciudades de la región para presentar el proyecto. De esas reuniones ya han salido varios nombres que seguramente formen parte de la diáspora artística que prepara la galería.

Uno de ellos es el Fuerte Falcone, en la Isla de Elba. Ubicado entre Italia y Córcega, este enclave fue el lugar donde desterraron por primera vez al emperador francés tras sus derrotas en Rusia y Leipzig. Allí vivió tan solo unos meses, aunque suficientes como para ser declarado príncipe de Elba. Ahora, en homenaje a su breve paso, la pequeña isla albergará una exposición exclusiva sobre Napoleón que contará con gran variedad de pinturas, bustos y esculturas. Otro de los enclaves que presumiblemente albergará parte de la colección de los Uffizi será un spa situado en Livorno. Esta vez, el eje temático será el mar y englobará multitud de obras relativas a la vida costera.

Un tipo de turismo diferente

Foto: iStock

17 / 339

Un tipo de turismo diferente

Florencia es tan bella que duele. El primero en describir los síntomas fue el novelista francés Stendhal, quien fascinado por su belleza comenzó a sentir como el ritmo cardiaco se le disparaba, la sensación de mareo era cada vez mayor y la pasión le recorría las venas hasta dejarle helado. Un síndrome que desde entonces ha quedado asociado a la ciudad atrayendo cada año a miles de turistas ansiosos por descubrir todos los secretos que esconde un lugar con tanta historia como la capital de la Toscana.

Hasta la llegada de la pandemia, alrededor de 12.000 turistas visitaban cada día el museo. Cifras impensables ahora mismo e imposibles de asimilar cuando la crisis sanitaria remita y el turismo vuelva a reactivarse en la región. Una reflexión que comparte el director de los Uffizi, el historiador de arte alemán Eike Schmidt. Según él, el arte ya no puede vivir solo en grandes centros de exhibición, se necesita un tipo de turismo diferente, y por eso se ha tomado la decisión de distribuir las obras tanto como sea posible.

Uffizi Diffusi

Foto: iStock

18 / 339

Uffizi Diffusi

La Toscana está de celebración. Pronto, más de cien pueblos y ciudades de toda la región tendrán en su haber algunas de las obras de arte más célebres de la historia, y todo ello gracias a la Galería de los Uffizi. Bajo el nombre de Uffizi Diffusi, la pinacoteca comenzará a distribuir este verano cientos de piezas para que otros centros de la zona puedan exhibirlas. Una decisión que ya había sido tomada anteriormente debido a la saturación de sus depósitos, y es que pese a las ampliaciones de sus salas, el museo ya había recurrido al traslado de una parte de su colección a otros centros artísticos como por ejemplo, el Museo del Bargello, situado a escasa distancia del Palazzo Vecchio. Aunque no solo se había procedido por motivos de espacio. En 2019, por ejemplo, se decidió trasladar un dibujo de Leonardo Da Vinci a su ciudad natal en conmemoración del 500 aniversario de su muerte.

Tíber

Foto: iStock

19 / 339

Tíber

Inicialmente, a este río que nace en los Alpes Apeninos y atraviesa la Toscana para bañar la capital de Italia, se le conoció como Álbula, es decir, 'río dorado' debido a la cantidad de sal que arrastran sus aguas y lo tiñen de rubio. Sin embargo, la denominación actual proviene del rey Tibris, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida flotando a su curso, según el historiador romano Tito Livio. De este modo, el Tíber es de los pocos torrentes europeos que no debe su topónimo a las características naturales o estratégicas del lugar donde se ubica, sino que está ligado a la historia. 

El campanario inundado

Foto: iStock

20 / 339

El campanario inundado

Pertenece a Italia, aunque se encuentra a escasos metros de la triple frontera que divide la región de Trentino-Alto Adige con Austria y Suiza. Se trata del lago Resia, protagonista de una de las estampas más evocadoras de esta zona, la del campanario que emerge de sus aguas. Inicialmente, en este lugar habían tres lagos: el lago de San Valentino alla Muta, y los lagos de Curon y Resia, divididos por una estrecha franja de tierra, y varios pueblos que los acompañaban a su alrededor. Todo eso quedo destruido cuando en 1940 se aprobó la creación de una presa. Diez años más tarde, la imagen era esta, la de un único lago que esconde casas y plazas sumergidas, siendo el campanario la única construcción que permanece a flote. 

La localización alpina ha sido nominada gracias a Curon, la serie producida por Netflix que sigue la estela de otros éxitos de la compañía como Dark

Marmolada

Foto: iStock

21 / 339

Marmolada: uno de los últimos glaciares de Europa

En solo 12 minutos, el funivia de la Marmolada sube desde Malga Ciapela (1450 m) a la estación de Punta Rocca (3265 m), justo enfrente de la Punta Penia (3342 m), el pico más alto de las Dolomitas.  Este corto viaje no solo sirve para conseguir vistas asombrosas de esta cadena montañosa del norte de Italia, sino que permite acercarse a uno de los últimos glaciares de Europa. Además, el telecabina tiene una parada en el Museo de la Gran Guerra, que explica las batallas entre italianos y austriacos por controlar la Marmolada. En invierno, los esquiadores expertos no podrán resistirse a lanzarse por las laderas de la Marmolada hasta la base del telecabina.

 

Foto: iStock

22 / 339

Fe y tradición en un centenar de iglesias

Crecida al fragor de las Cruzadas, Matera y sus alrededores albergan más de 150 iglesias, fruto del continuo tráfico de peregrinos y soldados a Tierra Santa. A medio camino entre el arte latino y la herencia bizantina son numerosos los ejemplos artísticos de éstas, sobre todo en los frescos y las pinturas, con ejemplos tan famosos como la de San Pietro Caveoso, la de Santa Maria di Idris e San Giovanni o la iglesia rupestre de San Pietro Barisano. Un legado cultural de valor incalculable que atrae anualmente a miles de viajeros.

Foto: iStock

23 / 339

La Murgia Materana, una propuesta verde

Tal y como sucede con Matera, la vecina Murgia está formada por una serie de colinas y pequeños montes que han sido horadados por el ser humano desde hace decenas de siglos. Esto ha conferido al paisaje un sinfín de hoyos y oquedades, aprovechadas como vivienda o como refugio de rebaños. Junto a ello crece una naturaleza indómita, distribuida por más de 6.000 hectáreas, y cruzada por el río Bradano. Un paraíso repleto de animales, como las rapaces, que se pueden avistar desde los numerosos itinerarios que recorren el Parque y que además suponen un buen contrapunto atlético para la escapada. Allí también espera el belvedere, un espléndido mirador en lo más alto de la Murgia desde el que se domina una sensacional vista de la ciudad.

Foto: iStock

24 / 339

Ciudad esculpida

Entender Matera sin comprender sus Sassi, unas cuevas rupestres que se han habitado de manera ininterrumpida desde hace varios milenios es imposible. Horadadas por la acción del hombre y por la erosión de las calizas que la conforman, han servido de hogar a los materanos, que han legado a través de estas paredes su historia. Cuajada de iglesias, la vida de la ciudad se ha sucedido intramuros durante buena parte de su historia, así hasta llegar al siglo XX, cuando la degradación de los Sassi levantó la voz de alarma en las instituciones italianas. A partir de ahí comenzó la ‘resurrección’ urbanística de la ciudad, que vio como sus Sassi se convirtieron en 1993 en Patrimonio Mundial de la Unesco y en 2019 es Capital Cultural de Europa. Así es y así ha evolucionado Matera, una ciudad esculpida en piedra desde la Prehistoria.

Foto: iStock

25 / 339

Verona con todo amor

Es tan fácil enamorarse de Verona como enamorarse en Verona… O al menos así lo explicó William Shakespeare con Romeo y Julieta. Cuando se llega a esta encantadora ciudad se aprecia el buen ojo literario del escritor inglés para ambientar sus obras: pocas ciudades tan súmamente románticas como Verona. La ciudad conserva monumentos de épocas muy distintas, desde su origen romano al esplendor renacentista. Un placer pasear por la plaza delle Erbe, con la animación de sus cafés, y por la Dei Signori, la más monumental. Además, Verona retoma vuelos directos este verano desde España por lo que es una base fenomenal para descubrir la zona del Veneto... o para disfrutar de su festival de ópera en su icónico anfiteatro. 

 

Foto: iStock

26 / 339

La Toscana, donde comenzó todo

Cuando el joven Leonardo finaliza su dibujo a pluma conocido como Paisaje del valle del Arno, lo fecha mediante escritura especular, una de sus muchas habilidades: "El día de Nuestra Señora de las Nieves, 5 de agosto de 1473". En el dorso anota que está satisfecho del resultado.

No es para menos, la perspectiva aérea está muy lograda y en el dibujo se contempla un bello paisaje del corazón de la Toscana con el poblado fortificado de Montevettolini, una de las muchas villas y palacios que la familia Medici poseyó en la región y que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad, la colina de Monsummano Alto y la llanura con el río. El joven conoce bien esos paisajes porque desde los quince años su vida transcurre entre Vinci, su ciudad natal, y Florencia, donde asiste al taller del maestro Andrea de Verrocchio como aprendiz.

Foto: iStock

27 / 339

Una última cena en Milán

En 1482, Lorenzo de Médici decide enviar a Leonardo da Vinci, por entonces en su madurez creativa, a Milán como emisario florentino. En la carta que escribe de presentación, y que se conserva en el Códice Atlántico, describe las diferentes habilidades de su enviado; la principal, destaca, es la ingeniería. Así pasó a formar parte de los ingenieros ducales de los Sforza durante veinte años; algo que no perjudicó en absoluto para que el genio pintara La última cena, una de las obras más representativas del Renacimiento y que se puede ver en la iglesia y convento de Santa Maria delle Grazie, que es Patrimonio de la Humanidad.

Foto: iStock

28 / 339

Venecia cuando no estaba en peligro por el turismo

Durante los siguientes años, Leonardo da Vinci no deja de viajar por Italia. Estuvo en Venecia, donde trabajó en un sistema de defensa contra las posibles invasiones de los turcos. En la ciudad, se guarda uno de los sus dibujos más importantes: El Hombre de Vitruvio. Se trata de un estudio de anatomía sobre las proporciones ideales del cuerpo humano. Se conserva desde 1822 en la Galería de la Academia de Venecia, aunque se exhibe al público tan sólo una vez cada diez años por motivos de conservación.

Foto: iStock

29 / 339

El éxito de un 'rockstar' del arte

En 1501 volvió a Florencia. Allí, tal como lo describió Giorgio Vasari, se convirtió en un ídolo de masas. Cuenta el primer biógrafo de artistas italianos que “hombres y mujeres, jóvenes y viejos acudían a observarla como si estuvieran participando en un gran festival”. Aún hoy el público sigue acudiendo en masa para contemplar la belleza de La Virgen y el Niño con Santa Ana y San Juan Bautista, aunque ya no al convento de la Santissima Annunziata donde realizó el cartón que debía servirle como boceto para la pintura final. Ésta no acabó por realizarse nunca, y hoy el famoso boceto se puede visitar en la National Gallery de Londres.

Foto: iStock

30 / 339

Tristeza en Roma

Antes de su viaje a Roma, le dio tiempo de pintar La Gioconda, uno de los retratos que más literatura ha generado de la Historia del Arte. Y pareciera que la vida sonreía a Leonardo, pero no. En el Vaticano, Rafael y Miguel Ángel, tenían trabajo sin parar; no así Leonardo, quien no dejaba de sumar desengaños y decepciones. ¿Qué ocurrió? “Los Médici me han creado, los Médici me han destruido”, dejó escrito el genio, antes de viajar a Francia. No volvería ya más a Italia.

Foto: iStock

31 / 339

Apulia

El tacón de la bota de Italia es el secreto mejor guardado del país. Un recorrido desde Bari pasa por playas encajadas entre acantilados tapizados de pinos, se detiene en pueblos de trulli (casas de tejado cónico) y descubre castillos de formas enigmáticas. La sabrosa cocina de la zona, así como el fascinante baile de Taranto, son la guinda de este viaje por una de las zonas más entrañables de Italia. Además, en mayo las temperaturas permiten dearse el primer baño de la temporada y disfrutar de los enclaves más icónicos con calma. 

32 / 339

Alberobello

Los trullos, casas de tejado cónico de piedra y muros encalados, ocupan el centro de esta localidad del valle de Itria.

Foto: iStock

33 / 339

Pistoia

Apartada de las rutas turísticas más trilladas y situada a medio camino entre Florencia y Lucca, aparece Pistoia, con sus techos de tejas ocre que anuncian un núcleo toscano modelo. Esta ciudad se reivindica como una excelente parada para conocer la auténtica Toscana, cuyas raíces se asientan en la Edad Media. En la Piazza del Duomo encontramos el conjunto de edificios de visita imprescindible: la catedral, el baptisterio y el campanile. Para los amantes del arte, el Museo Civico y el Museo Marino Marini exponen la historia y el arte pistoiano. Y para los más folclóricos, la Giostra dell’Orso, un viaje en el tiempo que, cada año a finales de julio, transforma Pistoia en un escenario de medieval.

Foto: iStock

34 / 339

Pitigliano

Un conjunto de serpenteantes, callejones adoquinados, elegantes arcos y pintorescas casas de roca dan forma a este pueblo de origen etrusco que se convirtió en feudo de las ricas familias Aldobrandeschi y Orsin. Éstos ampliaron la fortaleza, reforzaron las murallas y construyeron el imponente acueducto. De aquella época queda la Piazza Petruccioli y la Piazza Garibaldi, conectadas entre sí. Visita imprescindible en Pitigliano es la Piccola Gerusalemme, el antiguo gueto donde se estableció la comunidad judía cuando el papa Pío IV los expulsó de Roma en el siglo XVI.

Foto: iStock

35 / 339

Anghiari

En la provincia de Arezzo, destaca este pequeño pueblo de casa apiladas que se asienta sobre un antiguo emplazamiento romano. El monasterio de San Bartoleo y la iglesia de la Badia son sus dos monumentos medievales más representativos, pero hay mucho más, palacios, pequeños oratorios, patios que albergan agradables restaurantes que se descubren en un paseo por sus calles empinadas y estrechas.

Foto: iStock

36 / 339

Cortona

Es uno de los mas antiguos asentamientos etruscos de la Toscana, fundada en el siglo V a.C. Situada al sur de la región, Cortona se convirtió en centro de peregrinación viajera hace unos años cuando el libro y la película Bajo el sol de la Toscana pusieron en relieve su indudable encanto. Las vistas de toda la Val di Chiana desde lo alto de la población son impresionantes.

Foto: iStock

37 / 339

Monteriggioni

Entre Siena y Florencia se encuentra este pequeño pueblo amurallado y altas torres medievales en el que el tiempo parece haberse detenido. El castillo fue fundado a mediados del siglo XIII por la República de Siena para defenderse de los florentinos, hasta que en el siglo XVI, ambas fueron anexionadas a Florencia. Con varias puertas de entrada a la ciudad, conviene hacer el paseo por las murallas para hacerse una idea exacta de cómo es la población y sus alrededores.

Foto: iStock

38 / 339

San Gimignano

Cerca también de Siena se halla la ciudadela medieval mejor conservada de la región, que se erige sobre una colina, a 324 metros sobre el nivel del mar, dominando el valle de Elsa. Con sus catorce torres cuadrangulares asomando en el horizonte (en su origen contaba con 71), la ciudad está repleta de monumentos de imprescindible visita como la Collegiata, la catedral del siglo XII, con frescos renacentistas, el Palazzo del Popolo del siglo XIII y la iglesia de San Agostino, otra joya del románico toscano.

Foto: iStock

39 / 339

Montepulciano

Al sur de Siena se halla este pueblo de vinos deliciosos, como el Vino Nobile de Montepulciano, y arquitectura excepcional. La Piazza Grande es su centro y acumula un buen puñado de edificios como el Ayuntamiento, gótico y con una torre elevada desde la que se contempla todo el alrededor. La Catedral y la iglesia de San Agostino, junto con el santuario de la Madona del Biagio, en las afueras, son de visita obligada.

Foto: iStock

40 / 339

Volterra

A pocos kilómetros de San Gimignano se encuentra Volterra, un espléndido compendio de la arquitectura y del arte de los distintos períodos etruscos, romanos, medievales y renacentistas. El teatro romano y las sólidas murallas que rodean un bello casco medieval son algunos de sus alicientes.

Foto: iStock

41 / 339

Montefioralle

En el valle de Chianti, famoso sobre todo por sus vinos, despunta este pequeño y encantador pueblo medieval de calles empedradas y flores en los alféizares. Cada mes de septiembre se celebra aquí el festival Expo del Chianti Clasico, que permite degustar los caldos de la región y conocer mejor sus excelencias.

Foto: iStock

42 / 339

Pienza

Toda la esencia de la Toscana se concentra en esta localidad y en sus alrededores con leves colinas en las que zigzaguean hileras de cipreses. Pienza surge del sueño del Papa Piccolomini que en el siglo XV emprendió la tarea de convertir un pequeña aldea en una modélica ciudad renacentista. Todas las calles llevan a la plaza principal donde emerge el maravillosos Duomo y en cuyos alrededores se puede comprar y degustar el queso pecorino. No perderse la vista desde el mirador con una espectacular panorámica al Valle di Orcia.

Foto: iStock

43 / 339

Montalcino

Desde lo lejos se vislumbra la portentosa fortificación, aupada sobre una colina, de Montalcino. En esta localidad se producen algunos de los mejores vinos de Italia, los Brunello, además del Rosso di Montalcino i Sant'Antimo El pueblo se encuentra entre el monte Amiata y el mar, a unos 45 kilómetros de Siena, en pleno Valle de Orcia y su origen se remonta al siglo XII. El paseo por sus callejuelas empedradas cuenta con muchos alicientes, y uno de ellos, sin duda, es sentarse en una de sus plazoletas para degustar una copa de tinto. 

Tomas Clocchiatti

44 / 339

Biblioteca Municipal Sandro Penna (Perugia, Italia)

El edificio diseñado por el arquitecto Italo Rota no pasa desapercibido en el barrio de San Sisto. La biblioteca con forma de seta psicodélica se inauguró en 2004 y desde entonces es uno de los planes imprescindibles en Perugia para amantes de la arquitectura y el diseño. En su interior, el efecto es el de haber entrado en una lámpara pop. La luz que se filtra desde el exterior a través del revestimiento rosado ayuda a crear un ambiente relajado que favorece la concentración. Además, el fondo bibliográfico presta especial atención a las necesidades de los lectores más jóvenes, con una sala que alberga los libros clasificados según los distintos grupos de edad.

Boris Stroujko / Shutterstock

45 / 339

El Foro Romano

El Foro era el centro político, religioso y económico de la antigua Roma. En la fotografía, las columnas del templo de Saturno y el arco de Septimio Severo.

 

Elia Locardi

46 / 339

El Coliseo

El Anfiteatro Flavio, Colosseo o Coliseo empezó a construirse bajo el gobierno de Vespasiano (años 69-79) y fue inaugurado por el emperador Tito el año 80. Se realizan visitas guiadas nocturnas.

 

Massimo Ripani / Fototeca 9x12

47 / 339

Museos Capitolinos

Exhiben pintura y escultura desde la época de la antigua Roma hasta el siglo XVI. Ocupan el Palacio Nuevo y el de los Conservadores.

 

Giovanni Simeone / Fototeca 9x12

48 / 339

El Panteón

La única abertura del edificio es el óculo de 9 metros de diámetro de la cúpula. Erigido en el año 126 d.C., el papa Bonifacio IV lo consagró iglesia de Santa Maria ad Martyres en el 609.

 

ansharphoto / Shutterstock

49 / 339

El Panteón

De noche, la ajetreada plaza del Panteón recupera la calma. Sobre el pórtico de ocho columnas se aprecia la inscripción dedicada a Agripa, promotor del primer templo.

 

Pietro Canali / Fototeca 9x12

50 / 339

Plaza Navona

El lugar donde se hallaba el Estadio de Domiciano en el año 86 lo ocupan hoy tres fuentes escultóricas: la de los Cuatro Ríos, la de Neptuno (en primer término) y la del Moro.