Madagascar

1 / 8

Foto: Gtres

1 / 8

Madagascar

Bajo el nombre Akoho sy voanio (pollo con leche coco y arroz) encontramos una de las comidas típicas de Madagascar en época navideña. Es cierto que tan sólo las comunidades católicas celebran la Navidad en Madagascar y son ellas las que comen el 25 de noviembre este plato, pues es uno de los más típicos del país.

Foto: AgePhotoStock

2 / 8

Adansonia Grandidieri

Foto: AGE fotostock

3 / 8

Madagascar

Son muchas las razones por las que la gran isla roja es uno de los mejores destinos de este año. Se trata de un país donde es difícil encontrar grandes grupos de turistas, por lo que durante el viaje es fácil sentirte como el único visitante del lugar. Además, los amantes de la naturaleza encontrarán aquí su propio paraíso: la gran cantidad de especies endémicas es uno de los motivos por los que compensa cruzar medio mundo. Camaleones, lémures y, cómo no, los siempre sorprendentes baobabs.

Foto: Gtres

4 / 8

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

Foto: Gtres

5 / 8

Noviembre en Madagascar

Madagascar, en el océano Índico, es una de las maravillas naturales de África. La isla más grande del continente, fue la escogida por los piratas para fundar un país utópico al que llamaron Libertalia en el S. XVII. Y sin duda escogieron bien; un recorrido por Madagascar nos mostrará todo un paraíso natural con playas perfectas y especies sorprendentes como el baobab o los lémures. 

Foto: AP

6 / 8

Avenida de los Baobabs, Madagascar

Antoine de Saint-Exupéry no viajó a Madagascar; pero al ver este paisaje de baobabs, uno no puede dejar de pensar en el asteroide B612, el hogar del principito. Este paraje, entre Morondava y Belon’i Tsiribihina, en la región de Menabe, se conoce como “La avenida de los baobabs” porque concentra una treintena de ejemplares de este asombroso árbol que es, junto a los lémures, símbolo de Madagascar. Los baobabs son árboles que pueden llegar a más de ochocientos años de edad y alcanzan alturas de treinta metros.  

Foto: Gtres

7 / 8

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, Madagascar

La naturaleza es caprichosa. Sobre todo cuando a las formaciones rocosas les da por hacer esculturas, como ocurre con esta espectacular formación kárstica, en el Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, en Madagascar. Dos conjuntos destacados: el Gran Tsingy y el pequeño Tsingy, donde la disolución de la caliza ha originado un laberinto natural casi impenetrable de torres afiladas y estrechas cuevas. El parque nacional es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad

Foto: GTRES

8 / 8

Valle de los Baobabs, Madagascar

La avenida de los baobabs es un área protegida desde 2007, cercana a Morondava, cuyos ejemplares pueden medir hasta 24 metros de altura y tener mil años de antigüedad.