México

1 / 97

Foto: iStock

1 / 97

TAQUERÍA LA EUFEMIA: ambiente rico

Favorita de lugareños y visitantes, la Eufemia se posiciona como la taquería de referencia en la playa de Tulum. No hay aquí grandes lujos, sino platillos de plástico, una buena colección de chelas mexicanas, una carta de tacos en su mayoría, vistas impresionantes sobre el Caribe y mucha buena onda. Se puede comer con los pies en la arena o bien hacerlo en su parte superior, concebida como una terraza abierta en un espacio de lo más ecléctico, donde las sillas están pintadas con personajes como Michael Jackson, Marilyn Monroe o el narco Pablo Escobar. ¿En su carta? Tacos de arrachera, de gambas, de pescado empanado al modo de Baja California y algunos entrantes como los nachos, guacamole y ceviche. ¡Ah! Y no conviene olvidarse de pasar por su bar de salsas, donde cada comensal elige las que más combinen con sus tacos.

Foto: El Pez

2 / 97

El Pez: saboreando el mar Caribe

Si los hoteles han sido uno de los motores económicos y turísticos de Tulum, también lo han sido con ello sus restaurantes. Es el caso de El Pez, un hotel boutique de la marca Colibri Boutique Hotels y miembro de Small Luxury Hotels of the World, con vistas al mar y sobre la arena. En su restaurante homónimo, ubicado bajo una gran palapa y con una terraza abierta al mar, utiliza los mejores ingredientes y materias primas locales, centrándose en la cocina del mar mexicana. Bajo la batuta del chef Raziel Burela, original de Ciudad de México y formado en los mejores hoteles del país, en el Pez se inspiran en el Pacífico mexicano y preparan platos como la tostada de atún y wakame con guacamole, aguachile de vieiras, pesca del día con limón asado, calamares al 'ajillo' -en este caso con chile- y otros imprescindibles como su tuétano a la brasa con cebolla caramelizada.

 

Foto: ARCA

3 / 97

ARCA TULUM: delicias de jungla

Hay vida más allá de los tacos y esta cobra especial importancia en lugares como Arca. El chef Jose Luis Hinostroza, llegó como cocinero en el pop-up que el restaurante Noma montó en Tulum en 2017. Le cautivó de tal modo todo lo que vio, que decidió quedarse aquí y montar su propio restaurante. Habiendo pasado por las cocinas de Alinea, el Celler de Can Roca y Noma, puso en los fogones toda su experiencia para crear un concepto muy a tener en cuenta. En medio de la selva, se alza este restaurante donde el fuego es el elemento dominante. Solo abre en horario de cenas y además de acompañar la cena con cualquiera de sus cócteles como el Har Mar Superstar a base de mezcal, jengibre, limón amarillo, miel loca y tomillo, es necesario probar platos sobresalientes como el tartar de pimientos rostizados con yema ahumada y almendras tostadas, el pulpo al pastor con adobo de guajillo y puré de lentejas o un original taco de cangrejo de concha blanda servido sobre hoja santa.

Foto: Hartwood

4 / 97

Hartwood: arraigo maya

Otra de las paradas de visita obligada en Tulum es Hartwood. Este restaurante tiene un profundo arraigo con la tierra y su legado maya, por lo que se abastece de energía solar y por la noche se ilumina con velas. Además, todo lo que se cocina allí, se hace en un horno de leña, sin utilizar combustible que no provenga de la propia naturaleza. Este proyecto, a cargo del chef estadounidense Eric Werner, propone un cambio diario en su carta, basado en lo que el mercado ofrece cada día y basado en la máxima calidad de sus ingredientes de proximidad, ya sean del mar o de la tierra, por lo que cada visita es de lo más emocionante.

Foto: iStock

5 / 97

El verdadero sabor del pueblo

Grandes chefs y restaurantes, pero también pequeñas taquerías. Para ello lo mejor es trasladarse al núcleo urbano de Tulum. Allí, en casi cada esquina, surgen excelentes ejemplos de lo que es la cocina callejera mexicana. ¿Los reyes? Los tacos, que además se venden al precio irrisorio de 20 pesos (apenas 1 euro) y se degustan en la calle. Los imprescindibles son la Taquería Honorio, especializada en recetas yucatecas como los tacos de cochinita pibil o lechón, Antojitos la Chiapaneca, donde la estrella son los tacos al pastor o los de asada y Taquerías El Ñero, que prepara unos deliciosos tacos de bisteck, suadero o chuleta, además de otras opciones con casquería -para valientes- como los de sesos y ojos.

 

Foto: iStock

6 / 97

Cozumel inmersivo

Ruinas mayas, iguanas por doquier, unas playas de esas como para dar envidia y unos fondos marinos por los que sueñan los submarinistas de todo el mundo. Eso es San Miguel de Cozumel, la  tercera isla más grande de la costa Mexicana, en pleno Caribe. Al estar rodeada por el Gran cinturón de Arrecifes del Atlántico Occidental, son muchos los lugares de inmersión en los que disfrutar del espectáculo submarino a todos los niveles. Nuestro verano es temporada baja, y los huracanes suelen dar algunos sustos a partir de septiembre.

Foto: iStock

7 / 97

Descubrir el México maya

Las asombrosas ciudades mayas de Tulum, Chichén Itzá, Uxmal y  Palenque son el principal objetivo de este viaje por la península de Yucatán. Las playas de Cancún y los fondos coralinos de Isla Mujeres están en todo su esplendor a punto de acabar la temporada seca en abril. Son el punto de inicio de un recorrido que para descubrir cenotes mágicos, pirámides repletas de misterios y magníficas ciudades coloniales como Mérida y Valladolid. La selva de Chiapas y la riqueza cultural de los mayas de hoy cerrarán el viaje.

Foto: AgeFotostock

8 / 97

Biblioteca Vasconcelos (Ciudad de México)

Describía Borges así su biblioteca de Babel —lo que otros llaman universo—: “Desde cualquier hexágono se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente”. Pues bien, un efecto similar es el que produce contemplar los anaqueles en esta biblioteca de la Ciudad de México. Diseñada por el arquitecto mexicano Alberto Kalach, abrió puertas en mayo del 2006 y, desde entonces, ha puesto en el mapa turístico la zona norte de la ciudad. Su función social es evidente como centro bibliotecario, cultural, librero y recreativo totalmente gratuito. Si la arquitectura o los libros no son suficientes reclamos, ahí está la obra de Gabriel Orozco, Mátrix Móvil: esa osamenta de ballena que flota como metáfora del propio edificio que la alberga.

Foto: AgeFotostock

9 / 97

Ciudad de México, México

Ciudad de México rompe con toda imagen de ciudad, en ella domina más la horizontalidad que la verticalidad. Es la urbe hecha extensión. Y ahora, desde 2108, ha pasado a ser reconocida como la primera urbe americana en ser nombrada Capital Mundial del Diseño. No es para menos, a sus muchas librerías, la ciudad suma más de 150 museos, entre ellos el inabarcable Museo Nacional de Antropología como uno de los mejores museos de historia del mundo. El Museo Soumaya ha pasado a concentrar en sus dos sedes gran parte de la historia del diseño y de arte del mundo. El edificio de su sede en Plaza Carso, inaugurado en 2011, es todo un icono de la ciudad y fue diseñado por el arquitecto mexicano Fernando Romero. En un paseo creativo por la ciudad también hay que incluir la visita al barrio de Coyoacán, donde se encuentran la Casa Azul de Frida Kahlo y el Museo Estudio de Diego Rivera. Por comer, no hay nada de qué preocuparse, en Ciudad de México nunca faltará sitio.

Foto: Age Fotostock

10 / 97

Ciudad de México

Si hay un calificativo que defina a la capital de México es vibrante. La segunda ciudad más grande del mundo sorprende a cada paso gracias a la mezcla entre lo azteca y lo colonial. Sus diseños arquitectónicos y sus movimientos artísticos son un referente mundial. Tal es así que Ciudad de México fue nombrada Capital Mundial del Diseño en 2018, la primera de América en serlo.

Así, una visita a México debe empezar por su centro neurálgico de México, la plaza del Zócalo, flanqueada por el Palacio Nacional, que preside la plaza, la Catedral Metropolitana y el museo del Templo Mayor Azteca. Este paseo debe continuar por el Paseo de la Reforma, el Monumento a la Independencia, la Alameda Central, la Casa de los Azulejos, el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo y, por su puesto, el Palacio de Bellas Artes, entre otros muchos lugares.

Foto: Harry Hayashi/ Getty Images

11 / 97

Formación de arenisca de Ah-Shi-Sle-Pah, Nuevo México

Foto: AgeFotostock

12 / 97

Torre Reforma (Ciudad de México)

Se inauguró en 2016 en el sur de la Ciudad de México en el Paseo de la Reforma, la avenida más emblemática de la ciudad. Sus 246 metros de altura pueden llegar a soportar un sismo de hasta 9.0 grados en la escala de Richter, lo cual es todo un consuelo para sus ocupantes.

Foto: Playa Viva

13 / 97

Playa Viva

En un santuario de tortugas y con vistas al mar, en Petatlán (México) es donde se ubica Playa Viva, un alojamiento formado por pequeñas cabañas de madera en sintonía con el medio ambiente. Entre los tipos de cabañas se encuentra la “casa del árbol”, a casi dos metros del suelo sobre las palmeras que habitan en este lugar. Autosostenible, en él se ofrece la posibilidad de practicar yoga y de formar parte del programa de protección de tortugas con el que cuenta

Foto: CPTM

14 / 97

Calaveras típicas de Día de Muertos

Las calaveras son uno de los símbolos que tienen en común todas las regiones mexicanas durante las celebraciones del Día de Muertos. 

Foto: CPTM

15 / 97

Altar de Día de Muertos en Oaxaca

Los altares son otro de los elementos comunes en la tradición de Día de Muertos. En ellos no puede faltar los pétalos de cempasúchil, majares adorados por el fallecido, copal, agua bendita, la imagen del santo más importante y la imagen de los difuntos.

Foto: CPTM

16 / 97

Cementerio de Oaxaca en Día de Muertos

Durante el Día de Muertos, los cementerios no son lugares tétricos. Muy al contrario son lugares de celebración, adornados para la ocasión.

Foto: Christian Palma

17 / 97

Esposos en el desfile de Día de Muertos en Ciudad de México

Creada por José Guadalupe Posada, la Catrina se ha convertido en el símbolo más reconocible del Día de Muertos de México.

Foto: Christian Palma

18 / 97

Desfile de Día de Muertos en Ciudad de México

El de Ciudad de México es uno de los desfiles más importantes del Día de Muertos en todo el país. En él participan unos 2.000 voluntarios para que todo salga a la perfección.

Foto: AgeFotostock

19 / 97

Guanajuato, México

En León, Guanajuato, se celebra el Festival Internacional del Globo, el más importante de todo Latinoamérica. Durante cuatro días, el cielo de esta ciudad se llena de más de 200 globos aerostáticos de todas las formas y colores.

Foto: AgeFotostock

20 / 97

Cozumel

En pleno Caribe mexicano, frente a la península de Yucatán, esta isla de dimensiones asequibles y muchos alicientes, está rodeada por nada menos que treinta barreras de coral. Fue el célebre oceanógrafo Jacques Cousteau a bordo de su Calypso quien descubrió para el mundo sus increíbles fondos marinos, hoy protegidos como Parque Nacional Arrecifes de Cozumel. Uno de los lugares que garantizan una inmersión inolvidable es el Parque Nacional de Chankanaab, con una laguna repleta de peces tropicales y donde se ha habilitado un espacio para poder nadar con delfines.

Foto: AgeFotostock

21 / 97

Laguna de Bacalar (México)

Se conoce como la laguna de los siete colores (aunque si observas con atención, probablemente verás incluso más tonos azules) y bañarse en ella es una experiencia mágica. Y es que Bacalar es uno de los pueblos mágicos del estado de Quintana Roo, en la península de Yucatán. La laguna se formó a partir de tres cenotes diferentes que se desbordaron. 

Foto: AgeFotostock

22 / 97

Cascada de Agua Azul (México)

En medio de la selva Lacandona de Chiapas, al sur de México, se encuentra una de las cascadas más famosas del país. Se la conoce como Casacada de Agua Azul, por lo que es obvio que su color es espectacular, casi añil. El entorno es una combinación perfecta de vegetación y murmullo del agua. El encantador pueblo colonial de San Cristóbal de las Casas (a poco más de 100 km.) es una buena base desde la que visitar este lugar. El terremoto del 2017 casi secó el caudal del río; pero los vecinos lograron con sus propios medios recuperarlo.

FOTO: HÉCTOR MONTAÑO / © INAH

23 / 97

Museo Nacional de Antropología

Un imprescindible, el Museo Nacional de Antropología de México posee la colección más grande de arte precolombino del mundo. El edificio es una verdadera maravilla arquitectónica que se distribuye a través de un gran patio central en un total de 24 salas temáticas. El recinto reúne 40.000 años de historia y es una oportunidad para descubrir el legado arqueológico de las culturas de Mesoamérica y comprender la actual diversidad étnica de México. Entre sus piezas más emblemáticas, está la asombrosa Piedra del Sol, las monumentales esculturas teotihuacanas dedicadas a los dioses del agua, el Monolito de Tláloc, que custodia la entrada al museo o el bellísimo ajuar y máscara de jade de la tumba de Pakal.

Foto: AGE fotostock

24 / 97

Oaxaca, México

Desde la misma ciudad de Oaxaca hasta las playas bañadas por el Pacífico, el sureño estado de Oaxaca, México, descubre una de las realidades más diversas del país, ideal para conocer más a fondo la cultura mexicana. Su rica gastronomía es una de las primeras razones por las que los visitantes quedan cautivados por esta tierra, pero muchos quedarán totalmente prendados cuando conozcan su patrimonio histórico, cuyo icono principal es la ciudad de Monte Albán. Esta región ofrece además una amplia oferta de ecoturismo: cascadas, manglares, alistamiento de aves o visita a lagunas bioluminiscentes entre otras muchas opciones.

Foto: Age fotostock

25 / 97

La isla de las muñecas, Xoxhimilco (México)

Una siniestra visión de muñecas calvas, sin brazos, con los ojos vacíos o desnudas y sucias reciben al visitante en la isla de las muñecas, situada entre los canales de Xochimilco, México. El origen de este peculiar camposanto es confuso: se dice que una joven –o una niña– murió ahogada en las aguas del río y el propietario del terreno empezó a dejar muñecas para que hicieran compañía al alma de la fallecida, aunque este hecho nunca se ha podido comprobar. Tras una visita por los canales de Xoxhimilco para admirar las tradicionales barcas adornadas con flores de colores, las imágenes de la isla de las muñecas no dejaran indiferente a nadie.

Foto: Weltmuseum de Viena

26 / 97

El Penacho

El Penacho es un tocado ceremonial utilizado por los sacerdotes aztecas de México.  La belleza del ornamento se la dan sus brillantes plumas de quetzal y las placas de oro y bronce dorado.

Foto: Oficina de Visitantes y Convenciones de Cancún

27 / 97

Mercado 28, Cancún

Cerca del centro de Cancún, el Mercado 28 es un lugar de visita imprescindible. Entre sus recovecos se mezclan tanto locales, que vienen a por su compra diaria, como turistas, quienes se acercan al mercado para conseguir souvenirs. En él se pueden encontrar una amplia variedad de objetos artesanales típicos de la zona como trompos, calaveritas o chaquiras —collares o brazaletes con adornos muy coloridos. Además de conocer el ambiente de uno de los mercados más animados de Yucatán también se pueden degustar platos tradicionales.

Foto: Consejo de Promoción Turística de México

28 / 97

Mercado Roma, Ciudad de México

El Mercado Roma está especializado en gastronomía gourmet y su éxito reside en el uso de productos de gran calidad para ofrecer alimentos saludables con una elaboración refinada. Ubicado en el centro de la ciudad, ha logrado convertirse en un lugar de referencia culinaria para Ciudad de México y para todo el país. Productos orgánicos, repostería, una gran selección de bebidas locales e internacionales y, por supuesto, los platos más típicos de la cocina mejicana se pueden encontrar en los numerosos negocios que se hallan en este mercado. 

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

29 / 97

Mercado Lucas Gálvez, Mérida

Con más de 120 años de historia y varias remodelaciones, la cultura más popular y genuina de Yucatán aflora en este mercado en el corazón de la ciudad de Mérida. La ropa tradicional yucateca hecha a mano llena de colores los comercios centenarios y el ruido y bullicio de su gente sumerge al visitante en un ambiente tan acogedor como fascinante. Rodeados de puestos de fruta y verdura, en el mercado se puede apreciar el carácter comerciante y hospitalario de los habitantes de la región.

Foto: Age Fotostock

30 / 97

Mercado de frutas de Ozkutzcab

Color, aroma y sabor. Con estas tres palabras se puede definir el mercado de frutas y verduras más famoso de la península de Yucatán. La ciudad colonial de Ozkutzcab, situada en mitad de la Ruta Puuc y también conocida como la “Huerta del estado”, es una de las zonas más fértiles de la región. Es el mejor lugar para comprar y degustar la naranja dulce, “la china”, el producto estrella de la agricultura local.

Foto: Gtres

31 / 97

Playa del Carmen, México

Playa del Carmen fue una vez un pequeño pueblo pescador ubicado en el estado de Quintana Roo, en México. Hoy es uno de los sitios más visitados de la Riviera Maya. Los cielos azules y las playas de arena blanca junto a un mar turquesa propias del Mar Caribe son constantes en su paisaje. Playa del Carmen es uno de los destinos principales del mundo del buceo. Pero por si te cansas del agua del mar, tienes la opción de bañarte en alguno de los cenotes que se encuentran en la zona. Y si te cansas de estar en remojo puedes explorar las ruinas de Coba, una antigua ciudad maya.

Foto: Xavier Quetzalcoatl Contreras Castillo

32 / 97

Palacio de Bellas Artes, México D.F

Situado cerca de la Alameda Central, en el corazón de la ciudad de México DF, este edificio es uno de los centros culturales más importantes del país. Su construcción se inició a principios del siglo XX, aunque debido al estallido de la Revolución mexicana, en 1910, las obras fueron paradas por varios años. Su diseño, por ello, es una mezcla entre el realizado por el italiano Adamo Boari y el de Federico E. Mariscal, encargado de concluir la obra. En 1934, el edificio que en un primer momento respondía al nombre de Teatro Nacional, pasó a ser el Palacio de Bellas Artes. En su fachada se puede percibir la arquitectura neoclásica y Art Noveau, mientras que el que predomina en sus interiores es el Art Decó.

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

33 / 97

Cenote Sagrado

Se trata de un agujero en la tierra de forma circular con 60 metros de diámetro y 15 de profundidad. Un camino de aproximadamente 300 metros conecta este lugar sagrado con la pirámide de Kukulkán. Las exploraciones han revelado que este cenote era un punto de peregrinación del mundo maya, donde se practicaban rituales y se hacía ofrendas a los dioses. 

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

34 / 97

Templo de los guerreros

Este impresionante templo rodeado de un gran grupo de columnas está formado por cuatro cuerpos de 40 metros de ancho cada uno En la última plataforma está situado el templo superior, que a su vez se encuentra dividido en dos salas. Fue construido en el año 1200 d.C, perteneciente al periodo postclásico.

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

35 / 97

Chichen Itzá

El sitio arqueológico de Chichén Itzá fue una ciudad maya del periodo comprendido entre los años 525, cuando fue fundada, y el 1.100 d.C. Su nombre significa "boca del pozo de los itzá" en referencia al cenote sagrado que se encuentra en la zona. 

Foto: Getty Images

36 / 97

Pirámide o Castillo de Kukulkán

Este templo es el edificio principal de la ciudad de Chichén Itzá. Su estructura pone de manifiesto los conocimientos de los mayas sobre matemáticas, astronomía, geometría y acústica. Su perfecta simetría representa el calendario maya: 18 cuerpos (el número de meses, de 20 días cada uno) y 365 peldaños (días del año), cinco de los cuales se consideraban nefastos. 

Foto: Getty Images

37 / 97

La forma de un Dios

Cabezas de serpiente al pie de la escalinata de la pirámide de Kukulcán, que significa serpiente emplumada, una deidad maya. En otras lugares de los templos de Chichén Itzá también se hallan representaciones de algunas partes del cuerpo de una serpiente. 

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

38 / 97

Observatorio de Chichén Itzá

Esta edificio también es conocido como el Caracol por la forma de espiral que oculta en su interior. Se le atribuye una función astronómica puesto que las aberturas de sus muros estaban orientadas hacia Venus y otros astros. Las observaciones que se realizaban eran muy intuitivas y se llevaban a cabo sin ningún tipo de aparato. 

Foto: Getty Images

39 / 97

Chacmool

Esta escultura del Templo de los Guerreros sostiene un cuenco posiblemente usado en los rituales.

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

40 / 97

Chichén Itzá

En la zona que ocupaba la antigua ciudad maya todavía se conservan los principales edificios de su época de máximo esplendor. Se puede contemplar el Templo de los guerreros, con el impresionante grupo de las mil columnas, el observatorio, también llamado el Caracol, la pirámide de Kukulkán, la cancha del Juego de pelota y el Tzompantli. 

Foto: Getty Images

41 / 97

Tzompantli

Una plataforma donde se clavaban las cabezas de los enemigos. Presenta relieves de calaveras y de águilas que devoran corazones. 

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

42 / 97

Juego de Pelota

Es la cancha más grande y mejor conservada de todo el territorio mesoamericano con 120 metros de largo y 30 de ancho. El juego de la pelota tenía una importancia ritual para la sociedad maya, sin embargo no se conocen sus reglas con exactitud. En la pista de Chichén Itzá se preservan los dos anillos por donde debía pasar la bola.

Foto: Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán

43 / 97

Escalinata de la pirámide de Kukulkán

Año tras año, durante el equinoccio de primavera que ocurre cada 21 de marzo –y también en otoño, el 22 de septiembre–, un grupo de gente se reúne delante de la explanada de la pirámide para contemplar el descenso de la serpiente, animal sagrado de la civilización maya. Durante unas horas determinadas, los efectos de la luz solar sobre la escalinata del templo producen la forma ondulada del cuerpo de una serpiente, que parece descender desde lo alto de la cumbre.  

Foto: Olga Kot Photo / Shutterstock

44 / 97

Tulum

El Castillo y el templo del Dios del Viento coronan un promontorio rocoso que separa dos calas de palmeras y arena coralina.

Foto: Jejim / Shutterstock

45 / 97

Monumento a la Patria

En Mérida, situada en el norte de la península del Yucatán, se halla este monumento diseñado por el artista Rómulo Rozo. 

Foto: Gaspar Segura

46 / 97

Izamal

El convento de San Antonio de Padua forma parte del rico patrimonio colonial de esta ciudad situada a 72 kilómetros de Mérida.

Foto: CSP_Kamchatka / Age Fotostock

47 / 97

Uxmal

Esta ciudad del periodo clásico (200-900 d.C) es la puerta de entrada a la Ruta Puuc. La pirámide denominada Casa del Adivino mide 35 metros de altura.

Foto: Óscar Ramírez

48 / 97

Juego de pelota

Para los mayas el Pok a tok era un rito en honor de los dioses. Chichén Itzá y Uxmal (en la foto) conservan la cancha donde se disputaba.

Foto: Mofles / Getty Images

49 / 97

La Ruta Puuc

Abarca un conjunto de vestigios mayas diseminados por los alrededores de Uxmal. En la imagen, Labná.

Foto:

50 / 97

Labná

Su nombre significa "casas viejas". Los edificios más relevantes son el Gran Palacio, el Arco triunfal y el Mirador.