Omán

1 / 17

1 / 17

Omán, un viaje mítico al sur de la península de Arabia

Situado en un lugar privilegiado, Omán ofrece un mosaico de paisajes repleto de riquezas naturales y culturales. 

Foto: Jürgen Feuerer / Age Fotostock

2 / 17

Un vergel secreto

El Wadi Shab esconde entre los pliegues de las rocas rincones repletos de frescor, con palmeras y pozas de agua dulce.

Foto: Christian HEEB / Gtres

3 / 17

Mascate

La capital omaní, encajada entre el mar y las montañas, reúne sus rincones con más encanto alrededor del zoco de la Ciudad Vieja o Mutrah.

Foto: Ameer Aftab / Age Fotostock

4 / 17

La Gran Mezquita

Inaugurada en 2001 para conmemorar los 30 años de reinado del sultán Qabús, tiene 5 minaretes y unos cuidados jardines.

Foto: Jonathan & Angela Scott/ AWL Images

5 / 17

Festival Eid Ul Fitr

La carrera de camellos es el acontecimiento más esperado de esta fiesta, que celebra el final del Ramadán.

Foto: Matteo Colombo / AWL Images

6 / 17

Mascate

Situada en la costa este del país, Mascate se halla entre el golfo Pérsico y el mar de Arabia, frente a la costa de iraní.

Foto: Shutterstock

7 / 17

Fauna del desierto

Omán es uno de los últimos refugios de fauna salvaje de la península arábiga. Aquí habita el oryx blanco, de pelaje mucho más claro que su pariente africano; extinguido en los años 70, fue reintroducido con éxito durante la década siguiente en una zona del sudeste declarada Santuario del Oryx. Otro mamífero que sobrevive en Omán es el leopardo de Arabia, cuya mayor población habita las montañas de la Reserva Jabal Samhan. Durante las rutas por el interior es posible avistar gacelas de las arenas, íbex de Nubia y media docena de reptiles curiosos, como cinco especies de camaleones. En cuanto a las aves, Omán registra el paso de más de 400 aves migratorias y, además, es el hogar del águila dorada, el buitre egipcio y el endémico búho omaní. 

Foto: Malcolm MacGregor / AWL Images

8 / 17

Castillos omanís

El norte del país cuenta con una decena de fuertes situados frente a la costa o en lugares elevados. El de Nakl se localiza a 120 kilómetros de la ciudad de Mascate. 

Foto: Getty images

9 / 17

Fiordos de Musandam

Foto: Frantisek Staud / Shutterstock

10 / 17

Un mar de dunas

El desierto de Rub al-Jali, de 650.000 km2, abarca un sector del norte de Omán. Las travesías por las dunas de Wahiba incluyen paseos en dromedario.

Foto: Fototeca 9x12

11 / 17

Oasis de Wadi Shab

A unas dos horas de la capital omaní, las piscinas naturales de Wadi Shab son un verdadero oasis encajado en un enorme cañón de arena. 

Foto: Age Fotostock

12 / 17

Bosque lluvioso de Salalah

Este frondoso bosque se beneficia de las precipitaciones monzónicas tres meses al año, de finales de julio a inicios de septiembre. 

Foto: Fototeca 9x12

13 / 17

Playa de Al-Sharqiyah

Foto: Michele Falzone / AWL Images

14 / 17

Jebel Akhdar

A mil metros de altitud, el pueblo de Misfat Al Abriyeen conserva viejos edificios de barro y varias plantas. Alrededor se extienden campos de palmeras y frutales. 

Foto: Nigel Pavitt / Awl images

15 / 17

El puerto de sur

Los constructores de dhows, el barco tradicional omaní, trabajan en la playa de esta ciudad

Foto: Waseem Sayegh / Age fotostock

16 / 17

Montes Hajar

Un pastor de cabras en la cordillera que se alarga tras las bellas ciudades de Nizwa y Bahla.

Foto: Bailif

17 / 17

Ópera Real de Mascate, Omán

Inspirado en la ópera italiana del siglo XVI, el auditorio de Mascate es uno de los centros culturales dedicados a la música clásica más importantes de los países árabes. Fue construido bajo las órdenes del sultán Qaboos de Omán, quien eligió al estudio arquitectónico británico Wimberly Allison Tong and Goo para que diseñasen uno de los edificios más imponentes de la capital. Además de la sala de conciertos y el auditorio, la Ópera Real de Mascate alberga restaurantes de lujo, un mercado y un centro artístico.