Países Bajos

1 / 28

1 / 28

Tomar una Heineken

La antigua fábrica de cerveza de Heineken está equipada con los últimos recursos multimedia para poder ver, oír, oler, probar y disfrutar de Heineken. Se trata de la Heineken Experience, una forma distinta de conocer el mundo de esta popular bebida.

Foto: John Lewis Marshall / Rijksmuseum

2 / 28

Visitar el Rijksmuseum

Este es el Museo Nacional de Ámsterdam y fue fundado en el 1800. En su colección se encuentran casi todos los grandes maestros holandeses de los siglos XV al XVII: desde Rembrandt hasta Jan Vermeer o Nicolaes Maes. También posee pinturas de otros artistas extranjeros como Goya, Rubens o Fra Angélico. Además de la colección permanente, a menudo organiza otras temporales también muy interesantes.

 

Foto: Museo Van Gogh

3 / 28

Museo Van Gogh

Otro de los museos más importantes de Ámsterdam es el Museo Van Gogh. Con más de 200 obras del pintor, la pinacoteca alberga la mayor colección del mundo de obras de Van Gogh. 'Los girasoles', 'Almendro en flor' o 'El sembrador' son algunos de los cuadros que se pueden ver expuestos en sus paredes. Este museo, en un esfuerzo por difundir la obra y la persona del artista neerlandés, también organiza talleres, actividades y otros eventos relacionados con la figura de Van Gogh.

Foto: Gtres

4 / 28

Hacer un crucero por los canales

Con 165 canales construidos a lo largo de siglos, Ámsterdam es una ciudad de reflejos y de agua. Para conocerla bien desde todos los puntos de vista, hay que embarcarse y contemplar como se desarrolla la vida en ellos. Hay un sinfín de posibilidades, desde las motoras que hacen recorridos completos por la red de canales declarada Patrimonio de la Humanidad en 2010, hasta pequeñas embarcaciones que ejercen de taxis acuáticos o embarcaciones que se pueden alquilar de forma particular.

Foto: Gtres

5 / 28

Ámsterdam en bici

La capital holandesa es la ciudad con mayor tráfico de bicicletas de Europa. Aunque a priori puede parecer un poco complicado moverse por esta ciudad sobre dos ruedas debido al sistema de tranvías, canales, coches y autobuses, pasear en bici es muy sencillo por los que merece la pena emular a los habitantes de Ámsterdam y montarse en la bici para recorrer la ciudad.

Foto: Gtres

6 / 28

Disfrutar de los tulipanes y los narcisos

Uno de los lugares que no se debe dejar de visitar en cualquier época del años es el mercado de flores flotante que desde 1862 se sitúa en el canal Singel. Aquí se pueden comprar bulbos de tulipanes y narcisos y todo tipo de flor. En primavera, se hace indispensable, además hacer una escapada a Lisse, a media hora de Ámsterdam, con sus inmensos campos de colores, y visitar el jardín de Keukenhof en el que cada año se plantan más de siete millones de bulbos.

 

Foto: Museo Hermitage de Ámsterdam

7 / 28

Visitar el Hermitage de Ámsterdam

El Hermitage de Ámsterdam es el mayor museo satélite del Hermitage de San Petersburgo. Se encuentra en un edificio del siglo XVII, el Amstelhof, a orillas del río Amstel. La exposición principal es itinerante y cambia cada seis meses. Cuenta también con dos exposiciones permanentes: una narra la historia de la dilatada relación entre Rusia y los Países Bajos, mientras que la otra se centra en la historia del edificio Amstelhof, que durante 324 años fue una residencia de ancianos.

Foto: Gtres

8 / 28

Centro de Ámsterdam

El gran arco que traza la ciudad alrededor de la Central Station depara muchas sorpresas. No hay que dejar de pasear por las Nueve Calles, con tiendas vintage y de diseño y encantadoras cafeterías. O por el Joordan, el antiguo barrio obrero, hoy convertido en un agradable rincón, con mercados y restaurantes de comida orgánica. Tampoco el clásico Barrio Rojo, ni el el Nieuwmarkt, el más antiguo de la ciudad que alberga el barrio chino de Ámsterdam. Quienes gusten de las antigüedades y de las piezas de arte deben visitar Spiegelkwartier (barrio de los espejos).

Foto: AGE

9 / 28

Perderse por el Plantage

El este de la ciudad es un lugar sorprendentemente verde y espacioso. Además de albergar el barrio judío y su famoso mercadillo Waterlooplein, y la antigua casa de Rembrandt, también tiene una gran oferta para ir de compras, comer y beber.

Foto: Gtres

10 / 28

Dar un paseo pausado por el Noordt y el Waterfront

La zona más actual de la ciudad está en el norte. Está cuajada de edificios de arquitectura vanguardista y se respira arte por todos lados, lo que contrasta con algunos núcleos rurales muy vivos que comparten este mismo espacio. Para acceder a este rincón de la ciudad, hay que tomar un ferri (son gratuitos) detrás de la Central Station y surcar el río Ij hasta la zona Noordt.

 

Foto: Gtres

11 / 28

Ámsterdam

(5,8 millones de turistas en 2015)

La capital de los Países Bajos puede ser una ciudad poco convencional, con propuestas originales alejadas de lo más turístico, o bien una ciudad algo más tradicional, con clásicos como su mercado de flores, o un paseo por sus canales, o, ¿por qué no?, tomarse una cerveza en alguno de sus bares. Ámsterdam es una ciudad imprescindible para los amantes del diseño y del arte, con museos como la Casa de Rembrandt o el Museo Van Gogh.

Foto: Gtres

12 / 28

7. Países Bajos

Los neerlandeses tienen las tasas de actividad física más altas del mundo. En total, en los Países Bajos hay alrededor de unos 20.000 kilómetros de carril bici y su capital, Ámsterdam, está considerada como una de las mejores para recorrerla en bicicleta. Asimismo, cuenta con una excelente red de transportes y, aunque el nivel de vida es alto, la calidad es de las mejores debido a la baja tasa de desempleo y a la buena gestión de los servicios públicos.

Foto: Paul Garland

13 / 28

Temple de Taffa

Construido durante el periodo romano, el templo formaba parte de la fortaleza de Taphis. Actualmente se encuentra expuesto en el Museo Nacional de Antigüedades de Leiden, Países Bajos, donde llegó en 1971 desde Egipto como agradecimiento de su colaboración por preservar los santuarios de Nubia que se encontraban en peligro tras la construcción de la presa de Asuán. 

Foto: Waterlooplein

14 / 28

Waterlooplein, Ámsterdam

Entre los más de veinte mercados que se pueden encontrar en las calles de la capital holandesa, destaca el de Waterlooplein que abre todos los días de lunes a sábado y donde se puede comprar ropa militar, artesanía, música, piezas de anticuario, curiosidades y en general objetos de los años 70. Pero, sobre todo, merece la pena ir por su ambiente divertido.

Jannes Linders, Kröller-Müller Museum

15 / 28

Kröller-Müller, Holanda

Situado en en el parque nacional Hoge Veluwe, a las afueras de la localidad de Otterlo, es cita obligada para los amantes de Van Gogh. Alberga en su colección 90 pinturas y más de 180 dibujos. Hasta el 27 de septiembre acoge la exposición «Van Gogh & Co», donde junto a las obras del pintor holandés se exhiben lienzos de Cézanne, Monet, Redon, Fantin-Latour...

Van Gogh Village Nuenen

16 / 28

Vincentre, Nuenen

El artista vivió entre 1883 y 1885. Hay en este pueblo 21 lugares relacionados con Van Gogh: el molino de agua de Opwetten y el molino Roosdonck –pintó ambos–, la casa parroquial donde vivió con su familia, la iglesia reformista donde su padre fue pastor y el Vincentre, un centro donde sus personajes y sus cartas cobran vida. En Nuenen, Van Gogh vivió su eclosión artística: allí pintó miles de bocetos y una cuarta parte de la totalidad de su obra. En la cercana Den Bosch, en el Museo de Brabante del Norte se exhiben una decena de sus obras tempranas.

Ron Maijen

17 / 28

Tilburg, Holanda

En la escuela superior de esta localidad Vincent recibió, a los 13 años, sus primeras clases de dibujo. El Stadsmuseum ha recreado aquel aula, el moderno centro Vincent’s Art Room, que además pone al alcance de todos la posibilidad de pintar como el maestro, mediante pantallas digitales que enseñan su técnica.

vangoghbrabant.com

18 / 28

Zundert, Holanda

En este pequeño pueblo de Brabante nació Vincent van Gogh. Se puede seguir un recorrido por la infancia y primera juventud del pintor, desde su casa natal, en la que se ha habilitado un centro de estudio y difusión de su figura; el cementerio donde se halla la sepultura de su hermano mayor, y la iglesia en que su padre ejercía como predicador.

Foto: Gtres

19 / 28

Bloemenmark, Ámsterdam

Desde el año 1862, el Mercado de las Flores de Ámsterdam hace las delicias de los visitantes y habitantes de Ámsterdam que acuden a este mercado anclado junto al canal Singel para comprar flores y los famosos bulbos de narcisos y tulipanes. En sus orígenes, llegaban a diario hasta Bloemenmarkt cientos de embarcaciones para vender en el centro de la ciudad esta delicada mercancía. Hoy en día, apenas se percibe de que se trata de un mercado flotante porque está dispuesto sobre plataformas y barcazas muy bien sujetas al borde del canal.

holland.com

20 / 28

Gouda, La Noche de las Velas

Desde hace más de medio siglo y para inaugurar el periodo navideño, Gouda celebra a mediados de diciembre (este año el día 12) un tradicional y espectacular evento, la Noche de las Velas. El Ayuntamiento, las calles adyacentes y el magnifico árbol de Navidad situado en el centro de la plaza se iluminan con miles de velas. Las luces de la ciudad se apagan totalmente y el silencio reina en las calles, solo se ve la ténue luz de las llamitas y se oye el suave crepitar del fuego.

SYLVAIN SONNET / GETTY IMAGES

21 / 28

Anillo de Agua

Los tres grandes canales que abrazan el casco medieval fueron diseñados en 1664 para ampliar la ciudad y también dotarla de almacenes y edificios señoriales.

AGE FOTOSTOCK

22 / 28

Centrum

El núcleo medieval se abre al sur de la estación de tren. Lo conforman dos sectores, el Oude y el Nieuwe Zijde.

AGE FOTOSTOCK

23 / 28

Edificios del Siglo de Oro

El auge que vivió la capital holandesa en el XVII se reconoce en los antiguos almacenes, reconvertidos ahora en viviendas.

CORBIS

24 / 28

Cafés con historia

Las visitas a museos deberían combinarse con alguna tarde dedicada a los comercios de quesos y a los cafés. Entre los más peculiares está el Café Amsterdam, instalado en una fábrica del siglo XIX, y el bar De Sluyswatcht, en una casita inclinada de 1695, que prepara las bitterballen (croquetas) más ricas de la capital. En el barrio de Jordaan, el Café Proust sirve un delicioso koffie verkeerd, el café con leche a la holandesa.

WALTER BIBIKOW / GETTY IMAGES

25 / 28

Canal Prinsengracht

Es un lugar de paso ineludible durante los circuitos en barco. Entre sus viviendas flotantes destaca una adaptada como museo, el Woonbootmuseum.

MASSIMO BORCHI / CORBIS

26 / 28

Nemo

Este edificio con forma de barco, obra de Renzo Piano, es la sede de un centro dedicado a las ciencias. Tiene cinco plantas con salas de exposiciones y un escenario en la terraza del último piso.

IAN CUMMING / GETTY IMAGES

27 / 28

Vondelpark

Esta gran área verde se halla en el barrio de los Museos. Cuenta con numerosos senderos, lagos y un escenario al aire libre que acoge conciertos.

Mapa: BLAUSET

28 / 28

Un paseo por la Capital

1. Centrum. El casco histórico de Amsterdam está dividido en dos zonas, presididas por las iglesias Oude y Niewe Kerk. La plaza Dam es su centro neurálgico y la Estación Central, el punto de partida habitual para recorrerlo.

2. Rijksmuseum. El museo de arte por excelencia del país.

3. Canal Prinsengracht. Es el más largo de la capital. Está flanqueado por algunas de las casas más antiguas. En sus muelles atracan barcos-vivienda.

4. Vondelpark. Es la gran zona verde de la ciudad. Tiene un teatro al aire libre, un zoo y numerosos senderos para pasear a pie o en bicicleta.

5. Nemo. Este centro dedicado a la ciencia fue diseñado por Renzo Piano.