Polonia

1 / 43
En el #3: Museo de la II Guerra Mundial en Gdansk. Símbolo de resitencia contra el nazismo

Foto: iStock

1 / 43

Símbolo de resitencia contra el nazismo

En Gdansk se vivió la primera batalla de la Segunda Guerra Mundial: el 1 de septiembre de 1939 el ejército nazi entró en Polonia por la península de Westerplatte, justo enfrente de la ciudad. Un escaso grupo de militares polacos logró resistir heroicamente una semana. Del recuerdo de tal efeméride se encarga el Museo de la Segunda Guerra Mundial, abierto en marzo del 2017. Se trata de un edificio monumental con una fachada de líneas dinámicas diseñado por Studio Architektoniczne Kwadrat. En el interior, una exposición permanente se encarga de que el olvido no borre los espantos de la guerra.

En el #2: Plaza de solidaridad. Con S de Solidaridad

Foto: iStock

2 / 43

Con S de Solidaridad

En los años 70-80 del siglo pasado, Gdansk se hizo también con un papel principal en la historia de Europa: lo que comenzó como una huelga en el barrio de los Astilleros se transformó en un movimiento sindical que acabó minando los cimientos del socialismo. Lech Walesa fue uno de los líderes de Solidaridad y alcanzó la presidencia en los noventa y el Premio Nobel de la Paz. Actualmente, el epicentro de aquella lucha se ha convertido en la plaza Solidaridad, en la que aún es muy vivo el recuerdo de los trabajadores de los astilleros que dieron su vida por la libertad el 14 de diciembre de 1970.

EN EL #1: Centro Europeo de Solidaridad. Una memoria de acero

Foto: iStock

3 / 43

Una memoria de acero

La plaza de la Solidaridad se encuentra junto a los antiguamente llamados Astilleros Lenin. Aún hoy, cuando el espacio alberga el imponente edificio de acero del Centro Europeo de Solidaridad diseñado por los arquitectos polacos FORT, se ha querido conservar la antigua valla de entrada con su nombre en la típica tipografía soviética. Más que un museo sobre los episodios de lucha social, el centro es un lugar de encuentro de los habitantes: hay un jardín de invierno, una biblioteca y un auditorio. Los viajeros verán compensado su interés histórico con una vistas espectaculares desde el mirador de los astilleros, plaza de la Solidaridad y el casco antiguo.

 
En el #5: Centro histórico medieval. Libertad de estilos

Foto: iStock

4 / 43

Libertad de estilos

Viendo dos de los museos más importantes de la ciudad, parece ser que en Gdansk miran al pasado desde la arquitectura más vanguardista, pero basta dar un paseo por el centro histórico para constatar que, por nostalgia o coquetería, lo clásico sigue estando de moda y convive en armonía junto al no va más del nuevo diseño urbanístico. El centro histórico mira al río Moldava y se maneja con distancias que se recorren fácilmente a pie. En el plano hay que marcar  los alrededores de la gótica Iglesia de St. Mary como una de las zonas más ‘instagrameables’.

En el #4: Dluga, o todo el presente en una calle. Todo el pasado y presente en una calle

Foto: iStock

5 / 43

Todo el pasado y presente en una calle

Paseando junto al río, se llega a la peatonal Dluga (traducida como Ruta Real), una calle amplia y viva. Comienza en la renacentista Puerta Alta (siglo XVI) y finaliza en la Puerta Verde, la más antigua y que hoy alberga una de las sedes del Museo Nacional de ­Gdansk. La calle está flanqueada de casas de tejados a doble vertiente y fachadas de colores pastel, construidas tras el paso de las tropas soviéticas que durante la II Guerra Mundial arrasaron la ciudad para despojarla de cualquier vestigio germánico. Aquí están el ayuntamiento con su espectacular torre gótica y a pocos metros, la fuente de Neptuno, que no hay que olvidar que ésta es una ciudad marítima.

En el #7: Historia marítima en Gdansk . Un futuro marítimo

Foto: iStock

6 / 43

Un futuro marítimo

La estampa de la ciudad por la parte del paseo a lo largo del río Motlawa es una de las más conocidas de Gdansk. Traspasando la Puerta Verde se da con el río Motlawa. A la izquierda, queda la pintoresca grúa de carga del siglo XV, en su época fue la mayor del mundo. Un ferry gratuito del museo comunica la grúa con la isla de Olowianka, donde el Museo Marítimo Nacional ocupa como sede los antiguos graneros. El museo alberga otra pieza especial de la que los polacos se enorgullecen: el Soldek, primer navío construido por los astilleros polacos tras la II Guerra Mundial. Más que un navío, un símbolo de la energía que ha movido a Gdansk desde siempre y que hoy le ha valido el reconocimiento con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2019.

Montes Tatras - Polonia. Montes Tatras

Rafal M / AGE Fotostock

7 / 43

Montes Tatras

La cordillera que delimita la frontera con Eslovaquia vista desde el Parque Nacional Pieniny, en Polonia. El terreno se va encrespando según nos acercamos a Zakopane, ciudad de referencia para los deportes de nieve y puerta de entrada a la cordillera de los Tatras. Lagos, cumbres redondeadas y bosques de abetos donde habita una de las mayores poblaciones de osos de Europa componen el paisaje de los Tatras.

Varsovia - Plaza del Castillo. Varsovia

Maurizio Rellini / Fototeca 9x12

8 / 43

Varsovia

La plaza Zamkowy o del Castillo, con la columna de Segismundo en el centro y, a la derecha, el Castillo Real, es un símbolo de la independencia de Polonia. Esta plaza es el inicio de la llamada Ruta Real, la vía que cruza el centro flanqueada de palacios neoclásicos e iglesias. El corazón de Chopin, hijo ilustre de la ciudad, se conserva en una de ellas, en la iglesia barroca de la Santa Cruz.

Palacio real - parque Lazienki. Parque Lazienki

Mariusz Switulski / Shutterstock

9 / 43

Parque Lazienki

La mayor zona verde de Varsovia incluye palacios y jardines del siglo XVIII, así como invernaderos del XIX. Renovada y actualizada, ha ganado en modernidad a la más agraciada e intacta Cracovia. En la cordial competencia histórica que mantienen las dos ciudades, la capital ha aprovechado la prosperidad económica que aportó la entrada del país en la Unión Europea con una apuesta por la arquitectura atrevida y los nuevos museos.

Santuario Jasna Gora - Virgen negra. Czestochowa, santuario de la Virgen Negra de Polonia

Getty Images

10 / 43

Czestochowa, santuario de la Virgen Negra de Polonia

La capital espiritual de Polonia se encuentra en Jasna Gora, a 140 kilómetros de Cracovia, un santuario donde se venera a la Virgen negra de Czestochowa. El recinto posee unas dimensiones superiores a los de Fátima o de Lourdes y recibe anualmente el fervor de alrededor de 5 millones de peregrinos. Los devotos acuden para orar frente a una reliquia que los polacos consideran uno de sus símbolos nacionales. Se trata de un icono bizantino que muestra a una Virgen de tez morena con un Niño de rostro blanco. Según la tradición, la imagen tiene en su haber un largo historial de milagros que, al parecer, han salvado a Polonia de invasiones y calamidades naturales; entre los prodigios obrados por la Virgen de Czestochowa, el papa Juan Pablo II siempre incluía la caída del régimen comunista.

Breslavia - Ayuntamiento. Breslavia

Juergen Ritterbach / AGE Fotostock

11 / 43

Breslavia

La fachada gótica del Ayuntamiento (siglos XV - XVI) recuerda los edificios de las ciudades flamencas. Breslavia es un capricho del río Oder. Basta con mirar un mapa para comprobar que se trata de un enclave acuático, levantado sobre doce islas unidas por puentes, esclusas, muelles y paseos que rodean el casco antiguo y la universidad.

Lodz - Polonia. Una antigua fábrica de Lódz

Michal Ludwiczak / Getty Images

12 / 43

Una antigua fábrica de Lódz

Una peculiaridad de Lódz es que, en lugar de un laberíntico casco antiguo, posee el rectilíneo bulevar Piotrokowska. En pleno auge del textil, los empresarios convertidos en nuevos ricos exhibían sus mansiones en esta avenida, mientras detrás ocultaban las fábricas de ladrillo y las modestas casas de los obreros

Breslavia - Polonia. Breslavia

Jaroslaw Ciurus / AGE Fotostock

13 / 43

Breslavia

Las fachadas barrocas de la plaza del Mercado iluminadas. En la fotografía se distinguen el tejado gótico y la torre del Ayuntamiento. Entre las ciudades polacas Breslavia se ha ganado fama por su gastronomía

Basilica Santa Maria - Cracovia. Basílica Santa María, Cracovia

ClickAlps / AWL Images

14 / 43

Basílica Santa María, Cracovia

En Cracovia se respira catolicismo de forma natural, perfectamente integrado en el pulso vital de la ciudad, en las numerosas iglesias siempre abarrotadas de fieles, y las mismas calles donde es constante la presencia de curas y monjas de todas las edades. La Basílica de Santa María es un tesoro del gótico europeo. Posee un retablo de madera del siglo XV con más de 200 figuras talladas.

Plaza del Mercado - Cracovia. Plaza del Mercado

Jon Hicks / Getty Images

15 / 43

Plaza del Mercado

La Plaza del Mercado (Rynek Glowny) y la basílica de Santa María ocupan el corazón de Cracovia. La antigua capital polaca sobrevivió casi intacta a la Segunda Guerra Mundial. Guarda un centro histórico inmaculado, repleto de iglesias y edificios de los siglos xvi y xvii.

Morskie Oko - Polonia. Morskie Oko

Shaiith / AGE Fotostock

16 / 43

Morskie Oko

La excursión hasta este lago de los Tatras se emprende desde Zakopane. Se halla a 1.395 metros de altitud. Lagos, cumbres redondeadas y bosques de abetos donde habita una de las mayores poblaciones de osos de Europa componen el paisaje de los Tatras.

HEMIS 0706960. Cracovia

17 / 43

Cracovia

La Plaza del Mercado (Rynek Glowny), una de las más hermosas de Europa, suele estar nevada en esta época del año, lo que añade un mayor atractivo al mercadillo navideño que se organiza en ella. Este enorme espacio se llena de casetas de madera que ofrecen productos tradicionales, juguetes, puestos de comida y donde se degusta el clásico vino caliente especiado. Además, el mercado navideño de Cracovia tiene otro aliciente, pues al estar situado junto a la histórica Lonja de los Paños –el gran mercado de artesanía de esta ciudad polaca, donde se está muy calentito– permite combinar el recorrido exterior con el interior, cosa muy recomendable a causa de las temperaturas extremas de Cracovia. Del 30 de noviembre al 26 de diciembre.

Entrada Birkenau. Museo Auschwitz-Birkenau (Polonia)

Foto: AgeFotostock

18 / 43

Museo Auschwitz-Birkenau (Polonia)

Recordar para no repetir, ese es el objetivo de este museo ubicado en la ciudad polaca de Oświęcim, el más más importante dedicado a la memoria de las víctimas del holocausto nazi. El centro, que engloba los tristemente famosos campos de concentración de Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau, se creó en 1947 y fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. La superficie es de 191 hectáreas dedicas a no olvidar jamás: desde su apertura, más de 25 millones de personas han visitado el museo.

Wroclaw-polonia. Wroclaw, la ciudad polaca de los gnomos

Foto: AgeFotostock

19 / 43

Wroclaw, la ciudad polaca de los gnomos

Aunque no es tan conocida como Varsovia o Cracovia, Wroclaw, la capital de Baja Silesia es un destino perfecto para una escapada urbana a Polonia. En 2016 fue nombrada como Capital de la Cultura Europea; desde entonces, es normal verla en los listados de ciudades de Europa que no deberías perderte.

 

gnomos-de-Wroclaw. Los gnomos de Wroclaw

Foto: AgeFotostock

20 / 43

Los gnomos de Wroclaw

Las más de 180 estatuillas de gnomos de bronce diseminadas por todo el casco urbano de Wroclaw recogen la tradición popular polaca de los “Krasnoludk”, especie de duendecillos que luchan contra la mala suerte.

puentes-Wroclaw. Wroclaw, una ciudad de puentes

Foto: AgeFotostock

21 / 43

Wroclaw, una ciudad de puentes

Wroclaw, conocida como "la Venecia del este", tiene 12 islas, 130 puentes y parques en las orillas del río Öder. Son el escenario que centenares de gnomos han escogido para esconderse en la ciudad y sorprender a los visitantes. ¡Los reconocerás por su rostro de gesto travieso!

La plaza Rynek. Centro histórico de Wroclaw

Foto: AgeFotostock

22 / 43

Centro histórico de Wroclaw

La plaza Rynek es el epicentro del Stare Miasto (la ciudad antigua). Su trazado rectangular la convierte en una de los más grandes de Europa. El casco antiguo de Wroclaw no es pequeño y en él encontramos edificios de diferentes estilos que van de las formas góticas al gótico, pasando por fachadas de bella estampa renacentista.

Wroclaw-gnomos. Una visita mágica por Wroclaw

Foto: AgeFotostock

23 / 43

Una visita mágica por Wroclaw

Desde el 2001, el Ayuntamiento de la ciudad comenzó a rendir tributo a esta tradición. Hoy ya hay más de 180 esculturas repartidas por diferente rincones que convierten el pasear por Wroclaw en un divertido juego. Existe un mapa de gnomos para que no te deje ninguno.

Auschwitz-Birkenau

24 / 43

Auschwitz-Birkenau

Birkenau fue construido justo un año después que Auschwitz, en 1941. Fue el segundo campo de concentración del complejo y también el más grande. Albergó hasta 100.000 presos y fue utilizado para los exterminios en masa.

Entrada a Auschwitz I

Foto: AgeFotostock

25 / 43

Entrada a Auschwitz I

La entrada principal a Auschwitz recibía a los prisioneros con el lema Arbeit macht frei (el trabajo te hace libre), un eslogan utilizado por el Gobierno de Weimar y rescatado por el régimen nazi.

Pabellones de Auschwitz

Foto: AgeFotostock

26 / 43

Pabellones de Auschwitz

En estos pabellones, o bloques, se encontraban algunas de las habitaciones donde vivían hacinados los prisioneros, los baños, la sala de castigo, celdas y el centro administrativo. En ellas también vivían algunas familias de las SS. Actualmente en ellos se encuentran las pertenencias de las víctimas, mobiliario y las fichas de algunos de los prisioneros.

Entrada Birkenau

Foto: AgeFotostock

27 / 43

Entrada Birkenau

La entrada principal a Birkenau es una de las imágenes más reproducidas de Auschwitz. Era la más grande de los tres campos de concentración, ya que por ella entraban los trenes directamente con los prisioneros.

Una cárcel gigantesca

Foto: AgeFotostock

28 / 43

Una cárcel gigantesca

Todo el recinto estaba vallado para evitar que los presos pudiesen escapar. Algunos de ellos aprovecharon las descargas eléctricas para suicidarse.

Ruinas de las cámaras de gas

Foto: AgeFotostock

29 / 43

Ruinas de las cámaras de gas

En Birkenau había cuatro crematorios con cámara de gas que fueron destruidos por el régimen nazi antes de la llegada del ejército soviético, el 27 de enero de 1945.

El muro de los fusilamientos

Foto: AgeFotostock

30 / 43

El muro de los fusilamientos

Este muro, donde fueron asesinados miles de prisioneros, se encuentra situado en Auschwitz I. Actualmente se encuentra tal y como lo dejó el régimen nazi, aunque en él en vez de cuerpos, pueden verse flores y velas.

Auschwitz-Birkenau memorial

Foto: AgeFotostock

31 / 43

Auschwitz-Birkenau memorial

El memorial por el más de un millón de víctimas que perdieron la vida en Auschwitz se encuentra en Birkenau. En él se hace alusión a los prisioneros de todos los países.

Auschwitz, en Polonia. Campo de concentración de Auschwitz (Oświęcim, Polonia)

Foto: Gtres

32 / 43

Campo de concentración de Auschwitz (Oświęcim, Polonia)

El campo de concentración y exterminio de Auschwitz, en Polonia, es símbolo de las cuotas más altas de barbarie a las que puede llegar el ser humano. Ninguna prisión debería ser olvidada; pero esta, menos: Situado a unos 43 km al oeste de Cracovia, se convirtió en el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo. Aquí, bajo la supervisión del cruel Heinrich Himmler, fueron encarceladas aproximadamente un millón trescientas mil personas. Murieron un millón cien mil, muchas de ellas judías. En la puerta de una de las entradas se podía leer “Arbeit macht frei” (“El Trabajo libera”). Construido en 1940 fue liberado por las tropas soviéticas en 1945. Hoy, más que un museo, es todo un monumento en recuerdo al Holocausto. La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1979. Entrar en las cámara de gas conociendo lo que sucedió, emociona a todos los visitantes.

Varsovia

Foto: Gtres

33 / 43

Varsovia

La Ciudad Vieja es uno de los lugares más pintorescos de la ciudad. Varsovia, la actual capital de Polonia, se erigió a finales del siglo XIII alrededor del actual Castillo Real, pero en la Segunda Guerra Mundial fue totalmente destruida por los nazis (como la gran mayor parte de la ciudad) para ser posteriormente reconstruida hasta el más mínimo detalle lo cual hizo posible que que el conjunto fuese declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La Ciudad Vieja bulle de ambiente a cualquier hora del día, es ideal para las compras y para degustar la deliciosa comida polaca. El paseo por la ciudad no debe obviar el Palacio de Cultura, un edificio mastodóntico construido en plena época soviética como un regalo de Stalin a la ciudad. Varsovia atesora también varios palacios barrocos que merecen una visita y grandes parques en los que se suceden conciertos al aire libre que interpretan obras de Chopin, uno de uno de sus más ilustres ciudadanos. 

Turismo de Varsovia

Cracovia. Cracovia, Polonia

Foto: Gtres

34 / 43

Cracovia, Polonia

Cracovia es la cuna de la lengua y literatura polaca y es la ciudad de los premios Nobel polacos de la literatura, con autores como la poeta Wislawa Szymborska y Czesław Miłosz. Más que cualquier otra forma literaria, Cracovia es conocida por su poesía.Varios cientos de poetas trabajan y escriben aquí. En la ciudad se encuentran algunos de los scriptoriums y de las bibliotecas más hermosas y valiosas del mundo. Se celebran varios festivales de literatura como el Miłosz Festival y Conrad Festival.

Imágenes de antiguos trabajadores. Imágenes de los trabajadores

Foto: Zorro2212

35 / 43

Imágenes de los trabajadores

La popular lista de Schindler tenía el poder de salvar de la cámara de gas a los judíos que contratase para su empresa. Estas son algunas de las personas que formaron parte del equipo y lograron sobrevivir al Holocausto. 

Exhibición en el museo de Oskar Schindler

Foto: Adrian Grycuk

36 / 43

Exhibición en el museo de Oskar Schindler

En el interior del museo de Cracovia se puede observar parte de la producción realizada por los judíos, así como una recreación de la invasión nazi y sus consecuencias.  

Museo Oskar Schindler en Cracovia

Foto: Jennifer Boyer

37 / 43

Museo Oskar Schindler en Cracovia

El museo se encuentra situado en Podgórze, el barrio donde los alemanes crearon el gueto judío de Cracovia. 

Fábrica Oskar Schindler en Cracovia

Foto: Gtres

38 / 43

Fábrica Oskar Schindler en Cracovia

La antigua fábrica del empresario checo en Cracovia es actualmente un museo sobre la ocupación nazi desde 1939 hasta 1945. 

Nowy åwiat, Varsovia. Nowy Swiat, Varsovia

39 / 43

Nowy Swiat, Varsovia

La calle comercial más visitada de Varsovia forma parte de la llamada "Ruta Real", un paseo del siglo XVI utilizado por los reyes de Polonia para cruzar desde el castillo a alguno de sus palacios de las afueras que servían como residencias veraniegas. En ella se ubican algunos de los edificios históricos de la ciudad como los palacios de Kossakowski, Zamoyski o Staszic, además de los monumentos en homenaje a Charles de Gaulle y Nicolás Copérnico.

Polonia

Foto: GTRES

40 / 43

Polonia

Otro antiguo país de la órbita soviética que merece un viaje. En estos últimos años la economía polaca ha resistido el embate de la crisis y se ha posicionado como destino emergente. Además de la visita a las clásicas Varsovia y Cracovia, este año brilla Breslavia (Wroclaw, en la imagen), ciudad designada Capital Europea de la Cultura de 2016.

Minas de sal de Wieliczka. Minas de sal de Wieliczka, Polonia

Foto: Gtres

41 / 43

Minas de sal de Wieliczka, Polonia

Muy cerca de la monumental ciudad de Cracovia, se visita una de las mayores curiosidades subterráneas. Se trata de las minas de sal de Wieliczka, explotadas desde el siglo XIII y que se son una de las atracciones turísticas más interesantes de esta región de Polonia. Pasadizos y grandes salas horadadas en la sal y esculpidas por el hombre sorprenden al viajero que penetra en estas cavidades creadas a más de 320 metros bajo tierra y que tienen una longitud de más de 300 kilómetros, aunque solo se visitan unos 3,5 kilómetros donde se encuentran, además de las instalaciones mineras, varias capillas, como la de Santa Kinga, y un lago subterráneo bellamente iluminado.

HEMIS 1047832. Cracovia

GTRES

42 / 43

Cracovia

También en la bella ciudad polaca los enamorados pueden jurar su amor cerrando un candado junto a un sentido mensaje en las barandillas del puente de los Enamorados y luego tirando la llave al río Vístula. Es difícil encontrar un hueco, pero quizás es eso mismo, la proeza de incluir el amor entre tanto candado, lo que convierte esta acción en una verdadera prueba de amor. El puente de los Enamorados ofrece unas bellas vistas del Castillo de Cracovia y de las iglesias bulbosas del centro medieval. El paseo por las riberas del Vístula hacia una u otra dirección asegura un momento de intimidad entre los amantes.

HEMIS 0706960. Cracovia

Gtres

43 / 43

Cracovia

La plaza del Mercado (Rynek Glowny), una de las más hermosas de Europa, suele estar nevada en esta época del año, lo que añade un mayor atractivo al mercadillo navideño que se organiza en ella. Este enorme espacio se llena de casetas de madera que ofrecen productos tradicionales, juguetes , puestos de comida y donde se degusta el clásico vino caliente especiado. Además, el mercado navideño de Cracovia tiene otro aliciente, pues al estar situado junto a la histórica Lonja de los Paños –el gran mercado de artesanía de esta ciudad polaca, donde se está muy calentito– permite combinar el recorrido exterior con el interior, cosa muy recomendable a causa de las temperaturas extremas de Cracovia. Del 24 de noviembre al 7 de enero.