Portugal

101 /169

101 / 169

Paseos en Rabelo

Estas barcas tradicionales transportaban las barricas de vino desde el Valle del Douro a Oporto. Hoy realizan paseos fluviales.

102 / 169

Estación de Sao Bento

En el corazón de la ciudad se halla la estación de trenes de San Bento. En el lugar donde antiguamente se levantaba un convento, desde finales del siglo XIX los trenes parten de sus andenes. La paredes de su interior están decoradas con azulejos que relatan la historia de Portugal.

103 / 169

La Torre dos Clérigos

El campanario barroco de la iglesia de Los Clérigos, de 76 metros, tiene en su piso más alto un balcón que es un mirador.

104 / 169

Café Majestic

El modernista Café Majestic abrió sus puertas en 1921. Oporto vivió a finales del siglo XIX e inicios del XX una época de esplendor comercial –propiciada por la exportación de sus famosos vinos–, que se plasmó en notables edificIos de estilo art nouveau, por entonces de moda en toda Europa. La Oficina de Turismo organiza una ruta con etapas en los sitios más emblemáticos, como el Café Majestic (Rua Santa Caterina) y la Confiteria La Parola da Bolhao (Rua Formosa), con su bella fachada de azulejos. 

105 / 169

El vino de la ciudad

La D.O. Vinho do Porto, creada en 1765, fue la primera de Portugal.

106 / 169

Iglesia de San Francisco

Está considerado el mejor ejemplo de decoración barroca y rococó de Portugal. En la cripta hay unas catacumbas y un museo.

107 / 169

Mapa de Oporto

Los principales puntos de interés de la ciudad están cerca de las riberas del Duero.

Mapa: National Geographic

108 / 169

Costa noroeste de Madeira

Madeira pertenece a un archipiélago atlántico que se encuentra a 500 kilómetros de las Islas Canarias y a más de 800 kilómetros de la costa portuguesa. Además de Madeira y Porto Santo, también forman parte del conjunto las llamadas Islas Desertas y las Islas Salvajes.

Foto: Shutterstock

109 / 169

La costa septentrional de Madeira

Arco de São Jorge y las otras aldeas del norte de Madeira se encajan entre las montañas y el mar.

Foto: AP Images

110 / 169

Piscinas de lava

En la punta noroeste de la isla de Madeira se halla la localidad de Porto Moniz, donde el litoral muestra el origen volcánico a través de su costa abrupta cuyo perfil está marcado por la enormes rocas que sobresalen del agua. 

Foto: Gtres

111 / 169

Viñas de Tinta Negra

Este destino es ideal para todos los amantes del vino. Como se puede ver en la imagen, tomada cerca de la localidad de São Vicente, las laderas de las montañas se aprovechan para el cultivo de la vid, de la que se producen cuatro variedades diferentes. 

Foto: Gtres

112 / 169

Porto Santo

Si nos adentramos en el océano Atlántico en dirección noroeste desde la isla de Madeira, aparece ante nuestros ojos la isla de Porto Santo, a 43 kilómetros de la costa. Su larga playa de arena blanca convive con los pequeños picos –el más alto tiene 517 metros– y el clima seco que caracteriza esta destinación. El busto que aparece en la imagen corresponde a Francisco Maya, un interesante pintor portugués. 

Foto: Turismo Extremadura

113 / 169

Olivenza, poso templario

Entre cerradas dehesas y hermosos alcornocales, se encuentra Olivenza, una ciudad a la que los caballeros templarios dotaron de personalidad histórica. Fue precisamente la Orden del Temple la que la fundó allá por el siglo XIII, pero ha sido sinónimo de enfrentamiento a lo largo de la historia entre portugueses y castellanos. Aunque nació como una aldea castellana, Portugal hizo de Olivenza la villa privilegiada y fortificada que ha llegado hasta nuestros días. De ahí, que sus calles y plazas, con casas blancas, edificios con arcadas y suelos adoquinados, conserven azulejos con el nombre en las dos lenguas, castellana y portuguesa.

Al llegar a su casco antigo, descubrirás que reproduce la estructura original de las bastides: un cuadrilátero con cuatro puertas, cortado por dos calles perpendiculares que se cruzan en el centro. La llamada Ciudadela de Olivenza contaba con tres muros y 14 torres. Olivenza también posee un cuarto cinturón; una fortificación abalaustrada construida para las Guerras de Restauración. Su emblemática Torre del Homenaje de 37 metros de altura es la más alta de las torres de fortaleza en la frontera hispanoportuguesa.

Foto: Nuno Morão

114 / 169

Estación Oriente, Lisboa

Inaugurada para la Expo del 98, la estación de Oriente es la más importante de la capital lusa. Situada en el Parque de las Naciones, su estructura se caracteriza por su moderna cubierta que se asemeja a una catedral de cristal, o un enorme palmeral de acero. El recinto incluye una estación de metro y una zona comercial. 

115 / 169

Islas Azores, Portugal

Islas Azores, Portugal. Las Azores son actualmente uno de los mayores santuarios de ballenas del mundo. Se avistan aquí 24 tipos diferentes de cetáceos entre especies residentes y migratorias. Los visitantes pueden observar ballenas y delfines desde torres en la costa llamadas vigías desde mayo a octubre y adentrase en el mar en busca de ejemplares de rorcuales norteños y ballenas barbadas durante todo el verano.. Las Azores son actualmente uno de los mayores santuarios de ballenas del mundo. Se avistan aquí 24 tipos diferentes de cetáceos entre especies residentes y migratorias. Los visitantes pueden observar ballenas y delfines desde torres en la costa llamadas vigías desde mayo a octubre y adentrase en el mar en busca de ejemplares de rorcuales norteños y ballenas barbadas durante todo el verano.

Foto: GTRES

116 / 169

Algarve

La ruta desde el cabo San Vicente, el finisterre europeo, hasta Faro, la capital regional, descubre un territorio de naturaleza salvaje que en otoño, con las playas desiertas se disfruta mucho más. Los paisajes abruptos y salvajes de esta costa del sur portugués deparan sorpresas como las playas de Ponta da Piedade (en la imagen) y Dona Ana. Imprescindible detenerse en las localidades de Ferragudo, Lagos, Sagres y Albufeira.

Gtres

117 / 169

Coimbra. Portugal.

En 2013, la Unesco clasificó el campus histórico de la Universidad de Coimbra como Patrimonio de la Humanidad. Fundada en 1290, está situada en lo alto de la ciudad de Coimbra, con vistas sobre el Río Mondego. El edificio histórico se articula entorno a un patio central al que se penetra por la llamada puerta Férrea, obra manierista de 1634; en el interior destaca la valiosa Biblioteca Joanina y, como símbolo tiene la torre del siglo XVIII desde la que se divisa toda la ciudad.

118 / 169

Feira da Ladra, Lisboa

Un mercado de pulgas a la más antigua usanza es el de Feira da Ladra (el mercado de la ladrona) que ocupa el Parque de Santa Clara, en el barrio de Alfama de Lisboa. Abre los martes y los sábados y la mejor forma de llegar es en el histórico y traqueteante tranvía 28.

Gtres

119 / 169

Lisboa

La capital lusa cuenta con cinco líneas de tranvía, aunque son la 28 y la 15 las más atractivas para conocer los barrios históricos de la ciudad. Alfama, Bairro Alto, Chiado… el traqueteante tranvía 28 sube por las pronunciadas cuestas, se detiene en los mejores miradores y permite que el viajero se empape de la esencia de Lisboa. Para llegar a Belém hay que tomar la línea 15 que, aunque más moderna, no deja de ser pintoresca.

Gtres

120 / 169

Lisboa

La capital lusa está delimitada por siete colinas y presenta desniveles geográficos importantes que propician que haya un buen puñado de miradores. Los de Santa Lucía y Portas do Sol, ambos en Alfama, son los más famosos y los que deparan las mejores vistas de la ciudad, con el río Tajo de fondo y el laberinto de callejuelas extendiéndose por las laderas de la colina. El tranvía 28 asciende por ellas hasta los dos miradores.

Turismo de Lisboa 

Gtres

121 / 169

Caldera Velha, Azores. Portugal

A través de un profundo bosque de laurisilva que flanquea una sinuosa carretera se llega a este vergel ubicado en el corazón de la isla de San Miguel. La Caldera Velha se halla a medio camino entre la población de Rio Grande y la Lagoa Das Fogo y está formada por un conjunto de caldeiras (pozas) de aguas termales ricas en azufre. En esta misma isla hay otros conjuntos termales como el de Poças de dona Beija.

MAURICIO ABREU

122 / 169

Algarve (Portugal)

La Costa Vicentina, antes de que el océano se amanse al doblar el cabo de Sagres, es el tramo más salvaje de esta región del sur de Portugal. En primavera, los senderos que se asoman a acantilados o que bordean lagunas y calas de arena, discurren por zonas donde crecen orquídeas salvajes y lugares donde anidan aves acuáticas.

Gtres

123 / 169

Castillo de Guimaraes, Portugal.

Fundado a mediados del siglo X, es uno de los castillos más importantes del país. La construcción flanqueada por cuatro grandes torreones está dominada por una torre homenaje de planta cuadrangular situada en el interior de sus murallas.

Castillo de Guimaraes

Gtres

124 / 169

Acueducto de Santa Clara, Vila do Conde

Acueducto de Santa Clara, Vila do Conde. Portugal. Aunque su aspecto recuerda los acueductos realizados por los antiguos romanos, fue construido en el siglo XVII.  El acueducto atraviesa la población a lo largo de varios kilómetros y su nombre procede del monasterio de Santa Clara al que abastece de agua.

Gtres

125 / 169

Acueducto de las Aguas Libres, Lisboa

Acueducto de las Aguas Libres, Lisboa. Portugal. Se levanta sobre el valle de Alcántara y es una de las infraestructuras más bonitas de la ciudad. Data del siglo XVIII  y su canal principal mide 19 kilómetros, aunque la longitud total, incluyendo los canales secundarios, es de 58. La parte más conocida del acueducto son los 35 arcos sobre el valle de Alcántara, el más alto de los cuales mide 65 metros de altura.

Gtres

126 / 169

Café Majestic

Diseñado por el arquitecto Joao Queirós, este històrico local inaugurado en 1921 todavía se puede revivir el ambiente de la Belle Époque y es el lugar perfecto para aquellos turistas que busquen ademas de una experiencia gastronómica, contemplar el Art Decó de principios de siglo.

Gtres

127 / 169

Fundación Serralves

Esta finca comprende los jardines que datan de la primera mitad del siglo XX y son una maravilla; la casa Serralves, sede de la Fundación y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura Art Decó (1930) y el Museo de Arte Contemporáneo, diseñado por el arquitecto portugués Siza Vieira y que alberga una potente colección de pintura y escultura.

128 / 169

Claustro de la Catedral

Los tres edificios religiosos más destacados de Oporto son la Catedral, los Jerónimos y la iglesia de San Franciscos. Esta última, barroca a más no poder alberga unas pequeñas pero hermosas catacumbas. En la imagen, detalle del claustro de la catedral decorado con azulejos tradicionales.

Gtres

129 / 169

Torre de los Clérigos

Es la torre más alta de Portugal y uno de los símbolos de Oporto. Desde lo alto se obtienen las mejores vistas de la ciudad, "solo" hay que subir más de 200 escalones para poder contarlo.

Gtres

130 / 169

Casa da Música

Lo más moderno de Oporto. El edificio del arquitecto holandés Rem Koolhaas, se inauguró en 2005 y se ha convertido en un símbolo más de la ciudad y en icono de la arquitectura contemporánea.

Gtres

131 / 169

Estación de San Bento

¡Imperdible! La estación de trenes de San Bento fue construida a principios del siglo XX en el lugar donde se alzaba el convento de São Bento del Ave Maria. En su interior se narra la historia de Portugal en los más de 20.000 azulejos de sus paredes.

Gtres

132 / 169

Librería Lello e Irmão

Es uno de los lugares más bellos de Oporto, y es reconocida como una de las librerías más bellas en todo el mundo. Además de poder disfrutar de un buen cafe portugués o un vino de Oporto, este fastuoso templo de los libros acoge numerosas exposiciones de arte.

Gtres

133 / 169

Paseo en «rabelo»

Para apreciar bien la fisonomía de Oporto y pasar un magnífico rato es recomendable embarcarse en una de los «rabelos» que surcan las aguas de Duero. Éstos nos acercaran hasta las bodegas de Vilanova de Gaia, la población que está justo delante de Oporto. En el trayecto se pasa por debajo del puente de hierro de Dom Luis, realizado por un discípulo de August Eiffel.

Gtres

134 / 169

Bodegas de Oporto

Junto a la orilla del Duero, en Vilanova de Gaia, se alinean las numerosas bodegas que elaboran el vino de Oporto. Cualquier bodega es una buena opción para conocer el proceso de elaboración y la historia de este delicioso vino portugués (que se remonta al siglo XVI) y, por supuesto, para probarlo. La bodega Sandeman se ubica en un magnífico edificio de 1811, con vistas al Duero y se puede visitar el museo de la marca. 

Gtres

135 / 169

Lisboa

En el café restaurante Martinho da Arcada se sigue palpando la esencia del gran poeta portugués Fernando Pessoa; en la terraza exterior una estatua de bronce recuerda las largas tertulias que se celebraron entre las paredes del local. Lisboa es también el escenario maravilloso de la novela de Antonio Tabucchi, Sostiene Pereira, tan bellamente filmada en cine y protagonizada por Marcello Mastroianni. La visita a la Fundación Saramago, con una exposición acerca de la vida y novelas de José Saramago, que incluye manuscritos y primeras ediciones, es imprescindible.

Gtres

136 / 169

Lisboa. Pasteis de Belem

Lisboa. Deliciosos bocados de hojaldre, nata y crema, espolvoreados con azúcar y canela, ideales para acompañar un café a media tarde. Para probar los auténticos iremos hasta Belem, en las afueras de la ciudad donde la Antiga Confeitaria de Belém elabora a diario miles de pastelillos desde el año 1837. Recubierta de azulejos del siglo XVIII y con un agradable café, al fondo tiene un obrador «secreto» en el que se guarda la esencia de la receta. También podemos deleitarnos con los «pasteis» en el corazón de Lisboa. Dos templos: la Pastelaria Versailles, suntuosa, histórica (1922) y repleta de delicias, y la Confeitaria Nacional, en la praça da Figueira, todo un clásico para golosos desde 1829.

GETTY IMAGES

137 / 169

Alfama

Vista del Panteón desde la iglesia de San Vicente, en el barrio de Alfama.

CARLOS SANCHEZ PEREYRA / AWL IMAGES

138 / 169

Barrio Alto

El Elevador de Bica sube la cuesta del Barrio Alto.

NEIL FARRIN / AWL IMAGES

139 / 169

Largo do Carmo

Una fuente o chafariz del siglo XVIII ocupa el centro de esta plaza, situada frente al convento del Carmo, una obra gótica sin techo desde el terremoto de 1755.

MICHELE FALZONE / AWL IMAGES

140 / 169

Cafés y fado en el Chiado

Es el barrio de los intelectuales, donde Fernando Pessoa y otros poetas charlaban tardes enteras.

KAROL KOZLOWSKI / AGE FOTOSTOCK

141 / 169

La Catedral lisboeta

La sobria fachada románica aparece en un giro de la calle que sube por el barrio de Alfama hasta el Castillo.

S. RACCANELLO / FOTOTECA 9 X 12

142 / 169

Barrio Alto

Las calles de este distrito suben por una colina situada justo enfrente del Castillo de São Jorge y el barrio de Alfama.

F. LACOBELLI / AWL IMAGES

143 / 169

Alfama

El mirador de Santa Lucía se asoma sobre los tejados rojos de Alfama que descienden hasta alcanzar el río Tajo.

MAURICIO ABREU / AWL IMAGES

144 / 169

Convento de los Jerónimos

La obra cumbre del barroco manuelino, del siglo XVI, se edificó con los impuestos sobre las especias.

AGE FOTOSTOCK

145 / 169

Iconos

Los azulejos, el Monumento a los Descubrimientos y los pasteles de Belém son un sello de la identidad lisboeta.

CHRIS WARREN / FOTOTECA 9 X 12

146 / 169

Torre de Belém

Declarada Patrimonio de la Humanidad, fue erigida entre 1515 y 1519 para defender la ciudad desde el río.

CARLOS SANCHEZ PEREYRA / AWL IMAGES

147 / 169

Avenida de Brasilia

El paseo desde la Torre de Belém pasa junto al Monumento a los Descubrimientos (1960).

Mapa: BLAUSET

148 / 169

Los rincones más especiales

1 Castillo de São Jorge. El mejor mirador de la capital.
2 Alfama. Hay que pararse en la Catedral y el Teatro romano.
3 Baixa. La animación se halla en torno a la plaza del Rossio.
4 Barrio Alto. La iglesia del Carmo y el barrio de Chiado, con cafés modernistas, son sus mayores atractivos.
5 Belém. El monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém.

BILDAGENTUR HUBER / FOTOTECA 9 X 12

149 / 169

Madeira, fiesta de la flor en la isla jardín

La primavera se celebra por todo lo alto en esta isla portuguesa durante la Fiesta de la Flor, del 1 al 7 de mayo. Desfiles de carrozas y concursos de alfombras florales perfuman las calles y jardines de Funchal, la capital, y del resto de poblaciones de la llamada «isla jardín». Aprovecha para probar su cocina y recorrer sus carreteras asomadas a acantilados verdes.

visitportugal.com

150 / 169

Oporto

La tercera escapada es Atlántica. Oporto, la ciudad a orillas del Duero, con sus fachadas de azulejos desconchados, sus muelles fluviales, sus barrios de callejuelas y sus casas señoriales es una apuesta segura en cualquier época del año. Un detenido paseo descubre la bella catedral, comercios centenarios y mercados, como el de Bolhao en los que dejar pasar las horas o la magnífica librería Lello e Irmao, construida en 1906. También es una ciudad de arte como verifica una visita a la Fundación Serralves, donde se halla el Museo de Arte Contemporáneo de Oporto y unos espléndidos jardines. Pero, sin duda, uno de los atractivos más populares de esta ciudad son sus bodegas centenarias donde se elabora el famoso vino de Oporto y que están situadas al otro lado del río, en Vilanova de Gaia. Una buena opción es combinar un paseo por el Duero, con la visita a las bodegas y una cata en una de ellas.