Rusia

1 / 43
PV 04 RPBW Moscow NUIT JARDIN V4g. GES2 de Moscú: pura electricidad

Foto: RPBW | rendering by L’Autre Image

1 / 43

GES2 de Moscú: pura electricidad

La sede de la fundación V-A-C, establecida en Moscú desde 2009, ocupará en breves la antigua GES2, una central eléctrica histórica que data de principios de 1900 frente al río Moscova. El diseño futurista corre a cargo de Renzo Piano Building Workshop y se inaugurará parcialmente en septiembre de 2019 y el sitio estará plenamente operativo en la primavera de 2020. Es el futuro SoHo de Moscú, o, al menos, a eso aspira en un diálogo constante con la contemporaneidad que incluye piezas de un equipo de ensueño con autores como Francis Bacon, Alighiero and Boetti, Marcel Broodthaers, Liz Deschenes, Natalia Goncharova, Wade Guyton, Wassily Kandinsky, Lucy McKenzie, Amedeo Modigliani, Sigmar Polke.

 
iStock-621235832. Moscú

Foto: iStock

2 / 43

Moscú

A las puertas del verano, Moscú se convierte en una ciudad inagotable y fascinante. Además, el 9 de mayo se vive con exaltación el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja. Es la época del año perfecta para disfrutar tanto de sus emblemas más clásicos como de sus nuevos iconos arquitectónicos: del Kremlin a las estaciones del metro, de los museos de arte a las casas de escritores universales, de los parques a las librerías y mercados…

ensaladilla rusa. Rusia

Foto: Gtres

3 / 43

Rusia

Los zakuski son el plato navideño en Rusia por excelencia. En realidad son una serie de aperitivos con los que se comienzan las comidas y que están acompañados por vodka. Estos aperitivos están hechos a partir de una masa de patata rellenos de paté de hígado de cerdo, cebolla, pimienta... A los zakuski les siguen otros platos como la ensalada Olivier -de patata, huevo, pepinillos, carne magra zanahoria, cebolla-, los arenques con remolacha y, por supuesto, el caviar en todas sus variedades.

Museo Hermitage

Foto: Hermitage Museum

4 / 43

Museo Hermitage

Con más de tres millones de piezas, este museo de San Petersburgo es el más importante de Rusia y uno de los más completos del mundo en cuanto a antigüedades se refiere, sobre todo procedentes culturas griega y romana. Ubicado en un inmenso complejo de seis edificios a orillas del río Neva, uno de ellos es el Palacio de Invierno, residencia oficial de los antiguos zares de Rusia. Y es que este museo fue formado por estos como colección privada que se abrió al público tras la Revolución de 1917, cuando fue declarado Museo Estatal. Ahora, no hace falta viajar hasta San Petersburgo para disfrutar de cada una de las piezas del Hermitage. A través de su web se puede disfrutar del museo al completo gracias a imágenes 360º por las que pasear por sus pasillos y contemplar cada detalle de los seis edificios.

Plaza roja. La Plaza Roja, símbolo de Moscú

Foto: AgeFotostock

5 / 43

La Plaza Roja, símbolo de Moscú

Pocos espacios consiguen resumir tan bien la esencia de un lugar como la Plaza Roja, el kilómetro cero de Moscú. Su nombre no hace referencia al color de los ladrillos que la rodean, ni tampoco al color del comunismo, sino que, en ruso antiguo, Красная2 (Krásnaya) significaba “bonita”. Desde 1990 la Plaza Roja fue incluida, junto al Kremlin, en la lista de Patrimonio de la Humanidad. En ella se encuentra la Catedral de San Basilio.

GUM. Almacenes GUM

Foto: AgeFotostock

6 / 43

Almacenes GUM

Son las siglas en ruso de "Principales Tiendas Universales". Son unos antiguos grandes almacenes soviéticos que hoy exhiben los productos de las marcas de lujo más importantes del mundo. Curiosamente se encuentra frente al Mausoleo de Lenin, en la Plaza Roja, y es que Moscú parece vivir sin importarle caer en paradojas históricas de este tipo.

Kremlin. Kremlin, residencia oficial del presidente ruso

Foto: AgeFotostock

7 / 43

Kremlin, residencia oficial del presidente ruso

Uno de los principales símbolos de poder del mundo. Ni se te ocurra visitarlo sin comprar la entrada antes. Y tampoco vayas los jueves porque está cerrado. Su visita puede dilatarse tranquilamente toda una mañana, pues el conjunto monumental consta de 2,25 kilómetros de muralla almenada con 19 grandes torres, cuatro palacios y cuatro catedrales, los edificios administrativos y museos además del Cañón y la Campana del Zar (la más grande del mundo).

Metro de Moscú. Metro de Moscú, un verdadero palacio

Foto: AgeFotostock

8 / 43

Metro de Moscú, un verdadero palacio

Inaugurado en 1935, es el que más pasajeros transporta del mundo. Las estaciones del metro de Moscú no son como las de otros metros del mundo, sino que se construyeron para orgullo del pueblo. De hecho, se le conoce como "el Palacio del Pueblo". Algunas de las estaciones son de gran belleza arquitectónica. Viajar en él supone toda una experiencia además de una plena inmersión en la vida cotidiana de los moscovitas. Más que recomendable, totalmente imprescindible.

la Catedral de Cristo el Salvador. La Catedral de Cristo el Salvador

Foto: AgeFotostock

9 / 43

La Catedral de Cristo el Salvador

Cerca del Kremlin y junto al río Moscova se levanta esta bella iglesia ortodoxa rusa, la más alta del mundo. La iglesia es un pequeño resumen de la historia rusa de finales del siglo XIX y siglo XX: construida en 1883, destruida en 1931 con explosivos para construir el Palacio de los Sóviets, reconstruida en la década de 1990. Desde el cercano puente peatonal hay unas vistas espléndidas del Kremlin.

Distrito financiero. El distrito financiero de Moscú

Foto: AgeFotostock

10 / 43

El distrito financiero de Moscú

El nuevo skyline de Moscú es un abarrotado conjunto de rascacielos vanguardistas. El Centro Internacional de Negocios de Moscú comenzó a desarrollarse en 1992 y se ha convertido en uno de los lugares destacados para los amantes de la arquitectura. Tres de los rascacielos más altos del continente europeo se encuentran en este espacial Manhattan moscovita. Hay buenas vistas del conjunto desde la conocida Colina del Gorrión. Cerca de la misma, se ubica el Convento Novodévichi y su especial cementerio.

parques de moscú. Los parques de Moscú

Foto: AgeFotostock

11 / 43

Los parques de Moscú

El corto verano de Moscú muestra la cara más jovial de la ciudad, principalmente en los muchos parques que se reparten por su extensa geografía: Tsaritsino, Gorki, Kolomenskaya, Vorobyovy Gory, el Jardín Botánico, Kuzminski o el Sokolniki Park. Es un buen plan visitar el Parque Izmailovo, desde cuyo estanque, se contempla un Kremlin de cartón piedra: es el mercado Izmailovo, el lugar más divertido para comprar una matrioshka o cualquier otro recuerdo de tu viaje a Moscú.

Estadio Luzhniki Moscú. Estadio Luzhniki, Moscú  (81.300 espectadores)

Foto: AgeFotostock

12 / 43

Estadio Luzhniki, Moscú (81.300 espectadores)

Es el estadio con más capacidad de Rusia. Como sede principal, en él se jugará la gran final, además de  4 partidos en la fase de grupos, uno de octavos de final y semifinal. Moscú es la única sede con dos estadios en el Mundial de Rusia. Éste se conocía durante la época soviética como estadio Central Lenin. Se encuentra a unos 5 kilómetros del Kremlin. Precisamente, el Kremlin y la Plaza Roja, con el mausoleo a Lenin, son dos de los iconos artísticos de la capital de Rusia.

Estadio Fisht, Krai de Krasnodar. Estadio Fisht, Krasnodar (48.000 espectadores)

Foto: AgeFotostock

13 / 43

Estadio Fisht, Krasnodar (48.000 espectadores)

La selección de fútbol española jugará su primer partido aquí. Y lo hará contra Portugal en uno de los estadios del Mundial de Rusia de arquitectura más espectacular. Eso sí, le costará unos cuantos kilómetros en desplazamientos: Sochi, entre las montañas nevadas del Cáucaso y el mar Negro, es la sede que está más al sur de todas. Por el contrario, el entorno que les aguarda es espectacular, con vegetación subtropical abundante, lagunas con aguas sanitarias y playas de arena para pasear.

Estadio de San Petersburgo (Estadio Krestovski). Estadio de San Petersburgo (o Estadio Krestovski)

Foto: AgeFotostock

14 / 43

Estadio de San Petersburgo (o Estadio Krestovski)

En el momento de su inauguración, era el estadio de construcción más costosa del mundo. En él se jugarán cuatro partidos de fase de grupos, octavos de final, semifinal y tercer puesto. Con una infraestructura de atención al turista especial, el seguidor que acuda a la más imperial de las ciudades rusas lo tendrá todo para una estancia cómoda. San Petersburgo es la ventana de Rusia a Europa. Y eso se nota, en su diseño, restaurantes, tiendas y cultura. Imprescindible: entre regate y regate, el Museo del Hermitage.

Rostov Arena Óblast de Rostov. Rostov Arena, Rostov del Don  (43 700 espectadores)

Foto: AgeFotostock

15 / 43

Rostov Arena, Rostov del Don (43 700 espectadores)

Como indica su propio nombre, por la ciudad pasa el río Don. Su estadio, construido para albergar el Mundial de Rusia, homenajea al río en la forma de su cubierta, que imita los meandros del Don. De aquí era el premio Nobel de literatura Mijaíl Aleksándrovich Shólojov, quien, destacó especialmente con “El Don apacible”, una novela épica en cuatro tomos que se centra en los Cosacos del Don durante la Primera Guerra Mundial, la Revolución rusa y la Guerra Civil Rusa. Sus cuatro tomos pueden entretenernos durante el viaje a Rusia.

Volgogrado Arena, Óblast de Volgogrado. Volgogrado Arena, Volgogrado (45.500 espectadores)

Foto: AgeFotostock

16 / 43

Volgogrado Arena, Volgogrado (45.500 espectadores)

Muchos la conocen aún con uno de sus antiguos nombres: Stalingrado. De hecho, la ciudad cambia de nombre nueve días al año en recuerdo a los acontecimientos de una de las batallas más sangrientas de toda la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente, cualquier enfrentamiento durante la Copa Mundial de la FIFA se resolverá en el campo de juego de este estadio con el tejado atirantado más grande de Rusia. Su fachada cónica no es menos espectacular. Un plan imprescindible: contemplar la espectacular estatua "la Madre Patria" (87 metros de altura), que conmemora la Batalla de Stalingrado, con la ciudad de fondo.

Ekaterimburgo Arena, Óblast de Sverdlovsk. Ekaterimburgo Arena, Ekaterimburgo (42.500 espectadores)

Foto: AgeFotostock

17 / 43

Ekaterimburgo Arena, Ekaterimburgo (42.500 espectadores)

Es la cuarta ciudad más poblada de Rusia. Se encuentra en el sector asiático, en la parte oriental de la cordillera de los Urales. Su estadio se inauguró en 1957 y ahora se ha remodelado para convertirse en sede del Mundial 2018 de Rusia. La ciudad es recordada por el magnicidio contra el zar Nicolás II y a su familia en 1917. Los seguidores que lleguen a la ciudad, no pueden perderse la Iglesia sobre la Sangre, construida donde estuvo la Casa Ipátiev, en cuyo sótano fue asesinado el zar Nicolás II de Rusia.

Nizhny Novgorod Stadium (March 2018) CC. Estadio de Nizhni Nóvgorod, Nizhni Nóvgorod (45.000 espectadores)

Foto: CC

18 / 43

Estadio de Nizhni Nóvgorod, Nizhni Nóvgorod (45.000 espectadores)

En la confluencia de los ríos Volga y Oká, esta ciudad es una de las escalas fundamentales de los cruceros que recorren el Volga. Hasta 1990 llevó el nombre de Gorki, en honor al escritor y político Alekséi Maksímovich Peshkov, conocido por el pseudónimo Máximo Gorki. El estadio está decorado con los colores azul y blanco, en referencia al agua y al viento de la zona del Volga. Una curiosidad: Nizhni Nóvgorod tiene su propio Kremlin, el corazón histórico de la ciudad. Sin duda, será una de las visitas imprescindibles de los seguidores que acudan a esta sede a ver a sus equipos jugar.

Estadio de Kaliningrado, Kaliningrado Dmitry Rozhkov. Estadio de Kaliningrado, Kaliningrado (35.000 espectadores)

Foto: CC / Dmitry Rozhkov

19 / 43

Estadio de Kaliningrado, Kaliningrado (35.000 espectadores)

La selección de España jugará aquí contra la de Marruecos. Si nos fijamos en el mapa, esta sede está aislada geográficamente del resto de las del Mundial, con Lituania y Polonia por medio. El estadio es de nueva factura y se ha construido en la isla de Oktyabrsky, a orillas del Río Pregolya. Está diseñado para que después del Mundial 2018 de Rusia se puede adaptar fácilmente a las necesidades de la población; por lo que pasará de los 35.000 espectadores de capacidad a poco menos de 20.000. Imprescindible visitar el bello centro histórico y la Catedral de Königsberg, de estilo gótico. No hay que sorprenderse de su nombre, pues Kaliningrado fue fundada con el nombre de Königsberg en 1255 por el rey Otakar II de Bohemia. De hecho, durante la Edad Media, fue miembro de la Liga Hanseática. No fue hasta el final de la Segunda Guerra Mundial que quedó anexionada a la Unión Soviética. El filósofo Immanuel Kant nació aquí.

Mordovia Arena, República de Mordovia. Mordovia Arena, Saransk (45.000 espectadores)

Foto: Mladen ANTONOV / AFP

20 / 43

Mordovia Arena, Saransk (45.000 espectadores)

Esta es la sede más pequeña de la Copa Mundial de la FIFA. Saransk es la capital de la república de Mordovia. El skyline de la ciudad es una extraña combinación de edificios históricos de los siglos XVII y XVIII junto a los característicos bloques de edificios de hormigón de la época soviética. Durante la época soviética fue un de las secretas “ciudades cerradas”, pues en ella se ubicaba una importante base militar del ejército. El estadio está situado en la parte central de la ciudad, con cómodos accesos peatonales desde los lugares más importantes de la ciudad. Su colorida fachada está decorada con motivos de mitos y leyendas antiguos de los mordvinos.

Kazán Arena, República de Tartaristán

Foto: AgeFotostock

21 / 43

Kazán Arena, República de Tartaristán

Otro de los estadios que verán jugar a la selección española. El Kazán Arena está en la capital de la República de Tartaristán. Fue diseñado por la empresa especializada en instalaciones deportivas responsable de estadios tan importantes como el estadio Emirates y el estadio Wembley de Londres. A vista de pájaro tiene forma de un lirio de agua. La ciudad está constituida por dos distritos separados por el canal Bolaq y el lago Kabán: uno ruso y otro tártaro. De imprescindible visita para los seguidores, el complejo histórico y arquitectónico del Kremlin de Kazán, construido por Iván el terrible, que es Patrimonio de la Humanidad.

Otkrytie Arena, Moscú

Foto: AgeFotostock

22 / 43

Otkrytie Arena, Moscú

Como no podía ser menos, una ciudad superlativa como ésta, debía contar con dos estadios para la Copa Mundial de la FIFA. Es el caso del Otkrytie Arena, también conocido como estadio Spartak (acoge desde 2014 al Spartak de Moscú, uno de los clubes de fútbol más populares de Rusia). Los seguidores que acudan a Moscú descubrirán en esta a una ciudad construida a escala de los vehículos. Igualmente, no le faltan motivos para justificar un viaje: el Kremlin, la Plaza roja y la icónica Catedral de San Basilio, museos y lugares curiosos como GUM, o o "Principales Tiendas Universales", que en su día fueron unos grandes almacenes de la Unión Soviética y hoy albergan algunas de las tiendas más lujosas de Rusia.

transiberiano-san-basilio. La catedral de San Basilio

Foto: Baturina Yuliya / Shutterstock

23 / 43

La catedral de San Basilio

Iván el Terrible la mandó construir en el siglo XVI para conmemorar su victoria sobre los tártaros, lo que abrió a Rusia las puertas de Siberia. Apenas un siglo más tarde casi toda Siberia ya formaba parte de las tierras del zar. 

transiberiano-montes-urales. Montes Urales

Foto: Misne / Shutterstock

24 / 43

Montes Urales

Tras atravesar la gran cordillera y llegar a Ekaterimburgo, el ferrocarril se adentra en Siberia. Esta ciudad, creada en 1723 para convertirse en el centro industrial de la región, pasó a la historia porque allí fueron asesinados el zar Nicolás II y su familia por los bolcheviques. 

transiberiano-interior. Una semana viviendo en un ferrocarril

Foto: Getty images

25 / 43

Una semana viviendo en un ferrocarril

La principal atracción de un viaje en el Transiberiano es la vida en el tren, un microcosmos de Rusia. Nada más subir hay que cambiarse de ropa y ponerse cómodo; no tardan en aparecer la comida y bebida, que se van reponiendo en los andenes, donde hay gente que vende de todo. Conforme avanza el trayecto aumentan las conversaciones con los compañeros de compartimento. Mención aparte merecen las provodnitsas, encargadas de mantener el orden en cada vagón. Estas mujeres uniformadas forman parte de los recuerdos de cualquier viaje por el Transiberiano. Además de los trenes convencionales, existen otros de lujo que circulan en ciertas fechas.

transiberiano-baikal-atardecer. El paso de las esta­ciones transfigura los paisajes del Baikal

Foto: Fyodor Lashkov

26 / 43

El paso de las esta­ciones transfigura los paisajes del Baikal

Centenares de ríos alimentan el lago más profundo del mundo, extenso como Bélgica, pero de él solo aflora uno: el Angará, en la ciudad de List-vyanka. El Baikal es la gran atracción de Siberia. La transparencia inigualable de sus aguas, muy ricas en oxígeno, y la belleza de los paisajes llevan a muchos pasajeros a detenerse en Irkutsk

transiberiano-baikal. El alma de Siberia

Foto: Pere Soler

27 / 43

El alma de Siberia

La joya del Baikal es la isla de Olkhon. Las praderas y los infinitos cielos de Siberia, surcados por bandadas de pájaros, se ven interrumpidos por fugaces visiones del lago. Pilares de madera con telas atadas en honor de los espíritus recuerdan que la cultura chamanística buriata considera sagrada la isla. Khuzhir es la única población, un conjunto de casas de madera desde la que se suele ir al cabo Khoboy para intentar ver las nerpas, las focas de agua dulce endémicas del Baikal. En invierno es factible incluso circular en coche sobre las heladas y transparentes aguas del Baikal.

transiberiano-lenin. Novosibirsk

Foto: Nicola de Marinis / Age fotostock

28 / 43

Novosibirsk

La gran ciudad junto al río Ob cuenta con el mayor teatro de ópera y ballet de Rusia. Esta estatua de Lenin se halla delante de él. 

transiberiano-vladivostok. Destino Vladivostok

Foto: Shutterstock

29 / 43

Destino Vladivostok

Fundada en 1860, Vladivostok ("Poder sobre Oriente") prosperó después de que fuera completado el Transiberiano. En 1932 se convirtió en la nueva sede de la Flota Rusa del Pacífico y desde 1958 hasta 1991 permaneció cerrada a los extranjeros. Su asentamiento a orillas del Pacífico, en un golfo llamado el Cuerno de Oro por su similitud con el de Estambul, el ambiente desenfadado y sus avenidas donde es frecuente ver a marineros paseando, le otorgan una personalidad que no poseen el resto de ciudades siberianas y la convierten en un perfecto punto y final del Transiberiano.

transiberiano-construccion. Una obra épica

Foto: Age fotostock

30 / 43

Una obra épica

Entre 1891 y 1898 se tendió la vía, ahorrando el máximo en materiales y con la colaboración de reclusos y deportados que veían reducida su condena. Ante los frecuentes descarrilamientos, se optó por reconstruir enteramente la línea. La imagen muestra unos obreros en Krasnoyarsk en 1899.

Moscú

Foto: Gtres

31 / 43

Moscú

Moscú como un atractivo enigma. No es una ciudad fácil para pasear; pero su historia es fabulosa. La proximidad del Mundial de Fútbol en Rusia ha aumentado el interés por esta ciudad llena de símbolos e iconos artísticos como la Plaza Roja o el Kremlin. El Bolshoi, museos como el Museo Estatal Pushkin de Bellas Artes, el aire ex-soviético aún de algunos lugares y muy vigente en su arquitectura y una vibrante creatividad entre los habitantes más jóvenes, han llevado a Moscú a la cuarta posición del ranking "World’s Best Cities".

Rusia, Mundial de futbol1. Rusia y el Mundial de Fútbol

Foto: Gtres

32 / 43

Rusia y el Mundial de Fútbol

El 14 de junio de 2018 está marcado en el calendario de los más futboleros. Es la fecha de inicio del Mundial de Fútbol, y este año el balón correrá por Rusia. El Estadio Olímpico Luzhnikí, en Moscú, será la sede del partido de la final. Once ciudades albergan los estadios en los que los diferentes países se irán jugando su pase a la final. Moscú y San Petersburgo, la ciudad de los zares, serán los destinos más buscados; pero, sin duda, será una gran ocasión para conocer otras ciudades como Kaliningrado o Volvogrado (la antigua Stalingrado). 

Torre Spasskaya, Moscú  Kremlin. Un reloj de zares

Foto: Gtres

33 / 43

Un reloj de zares

La Plaza Roja y el conjunto del Kremlin, en Moscú, son de la clase de espacios arquitectónicos que imponen, tanto por lo monumental como por haber sido escenario de la Historia. Su valor fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Este conjunto de edificios civiles y religiosos se ha convertido en símbolo del gobierno de Rusia. El recito está rodeado por una muralla de forma características, y una serie de torres de defensa. La más bella de dichas torres es la Torre del Salvador, la puerta “santa” del Kremlin; tal vez por ello, se escogió para albergar un reloj que ocupa tres pisos de altura y pesa 25 toneladas. 

Sant Petersburgo. San Petersburgo, Rusia

Foto: CC

34 / 43

San Petersburgo, Rusia

La segunda ciudad de Rusia es una ventana a Occidente. San Petersburgo, a diferencia de Moscú, es una ciudad amigable para ser paseada como por ejemplo por la Avenida Nevsky. Se construyó mirando a lo mejor de la arquitectura francesa, y como resultado encontramos el asombroso Palacio de invierno, que nos transporta a los tiempos de los zares. Otra joya arquitectónica, ésta de “estilo ruso”, es la Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada, una belleza de templo ortodoxo que es icono de la ciudad. A los amantes del arte, les espera una de las pinacotecas más importantes del mundo, el Museo del Hermitage.

Ulyanovsk. Ulyanovsk, Rusia

Foto: CC

35 / 43

Ulyanovsk, Rusia

Ulyanovsk, ciudad de más de medio millón de personas en las orillas del río Volga, al este de Moscú, fue la cuna de Lenin. Se convirtió en la duodécima ciudad UNESCO de literatura en diciembre de 2015. Es famosa por sus poetas, por la tradición de los salones literarios y por ser la ciudad del novelista Ivan Goncharov, padre del perezoso más famoso de la literatura: Oblomov, un joven aristócrata incapaz de tomar decisiones y que se pasaba el día en la cama. El personaje da nombre a un festival literario (“Get off the sofa!”) que se celebra en la ciudad cada año. Hoy al joven aristócrata no le faltaría razones para saltar del sofá, porque en Ulyanovsk hay más de 30 librerías, dos grandes editoriales, 39 bibliotecas públicas y la Biblioteca Especial Regional Ulyanovsk. También hay una biblioteca gratuita en el aeropuerto y más de 200 bibliotecas escolares.

10. Centro Panruso de Exposiciones

Foto: Mos.ru

36 / 43

10. Centro Panruso de Exposiciones

Este enorme recinto ferial se encuentra situado en la ciudad de Moscú, Rusia. Durante los años dorados de la Unión Soviética el lugar fue una de las principales atracciones turísticas. En él se exponen los grandes logros económicos, científicos y tecnológicos del país, además de contener una gran colección de esculturas de la época.

Rusia

Foto: Gtres

37 / 43

Rusia

El país más extenso del mundo celebrará el próximo 2017 el centenario de la Revolución rusa que supuso la caída del régimen zarista y la creación de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. Un hito en la historia del país cuyo aniversario no pasará desapercibido en las grandes ciudades, donde se esperan varios actos conmemorativos. Además, este año Moscú será la sede de la Copa FIFA Confederaciones, que se celebrará entre el 17 de junio y el 2 de julio. La ciudad está trabajando en algunas mejoras como, por ejemplo, aumentar el número de visitantes que deseen conocer el Kremlin.  

Metro de Moscú. Metro de Moscú, Rusia

Foto: Gtres

38 / 43

Metro de Moscú, Rusia

El más bello y visitado metro del mundo, con estaciones que son verdaderas obras de arte, lleva funcionando más de ochenta años sin perder un ápice de su atractivo. En cualquier visita a la capital rusa es imprescindible bajar a las entrañas de la ciudad para contemplar cómo el arte se puso a disposición del pueblo en plena era comunista. Mármoles, lámparas, frescos, arcos, grabados, barandillas y bancos de madera, diseños art decó…, el viaje en el metro es también un viaje en el tiempo. Fundado en 1935, el monumental metro moscovita tiene más de 300 kilómetros de largo y 200 estaciones, de las que 44 han sido catalogadas como patrimonio cultural, entre éstas destacan las de la ruta circular con estaciones como las de Kíevskaya, Komsomólskaya y Novoslobódskaya.

Tobolsk, Rusia.

39 / 43

Tobolsk, Rusia.

A esta ciudad situada en uno de los puntos más alejados de Siberia no se llega en el Transiberiano. Fue fundada por exploradores cosacos en el siglo XVI y es la capital histórica de la región. Pedro el Grande construyó aquí un magnífico kremlin (ciudadela) que ha sido se ha restaurado y en el que brillan las bóvedas doradas y azules de sus iglesias. En la cárcel, situada al lado, estuvo condenado Fiódor Dostoievski. En su honor inauguraron una estatua en el año 2010. 

San Petersburgo. San Petersburgo, Rusia

Gtres

40 / 43

San Petersburgo, Rusia

Las calles de la "reina" del Báltico se llenan de gente para dar la bienvenida a «las noches blancas» con conciertos, música en las calles y un montón de actividades.

San Petersburgo

Gtres

41 / 43

San Petersburgo

La casa donde Dostoievski pasó sus últimos días y en la que escribió la novela Los hermanos Karamazov es una de las visitas imprescindibles en la ciudad de los zares. También la casa de Navokov, el autor de Lolita, y la de Alexander Pushkin, que frecuentaba un café cercano, el Literary Café, hoy todavía abierto.

HEMIS 0602955. Transiberiano. Rusia

Gtres

42 / 43

Transiberiano. Rusia

Es el ferrocarril más largo del mundo con un recorrido de casi 10.000 kilómetros que une las ciudades de Moscú y Vladivostok. 

Plaza Roja de Moscú.

Gtres

43 / 43

Plaza Roja de Moscú.

Con el gran Kremlin a un lado, la catedral de San Basilio enfrente, y los almacenes GUM, el mausoleo de Lenin y el Museo de Historia cerrando el recinto, esta gran plaza rusa tiene una plasticidad incomparable, además de ser un compendio de la historia del país de los últimos diez siglos. La denominación «roja» procede de la palabra rusa Krásnaya (rojo) que significa bonita. Sus medidas son impactantes: 330 metros de largo y 70 m de ancho.