Seychelles

1 / 38

Foto: iStock

1 / 38

Seychelles

Abril y mayo son los mejores meses para disfrutar de las playas de las Seychelles. Sus arenales con inmensas rocas de granito constituyen la imagen más famosa de estas paradisiacas islas del Índico. Situadas a medio camino entre Madagascar y la India, son una encrucijada cultural, además de un enclave con fauna y flora única, como las tortugas gigantes de Aldabra. En toda ruta no puede faltar una visita a sus principales islas, La Digue, Praslin y Mahé.

Foto: Aurélien Brusini / Gtres

2 / 38

Un pedazo de la India en el corazón de Victoria

Aunque las relaciones comerciales entre la India y las Seychelles se remontan al siglo XV, el primer tamil que desembarcó en Mahé llegó en 1789 procedente de la Isla Reunión para trabajar como asesor del gobernador. El templo de Victoria está presidido por Ganesh, el dios elefante. Su principal cita es el festival Taippoosam Kavadi, en febrero, que desde 1993 llena de música, desfiles, pregarias y ofrendas los patios y alrededores del templo.

Foto: Thomas P. Peschak / Getty images

3 / 38

Santuario oceánico

Las praderas submarinas del atolón de Aldabra proporcionan alimento a cientos de especies. Las plantaciones de coco se abandonaron para recuperar la selva original y, gracias a ello, ahora las gigantescas tortugas de Aldabra deambulan libres entre la vegetación. Con hasta 250 kg de peso es, junto a la tortuga de las Galápagos, la más grande del mundo y uno de los seres vivos más viejos del planeta.

Foto: Hemis / AWL Images

4 / 38

Praslin

El valle de Mai, Patrimonio Mundial, invita a internarse por un bosque de vegetación exuberante y cascadas escondidas. Praslin, la segunda isla más extensa del país, está mucho menos urbanizada que Mahé, a 40 kilómetros. El arrecife coralino frena las corrientes y convierte sus ensenadas y playas solitarias en un lienzo blanco acariciado por delicadas olas.

Foto: Getty images

5 / 38

El gran atolón de Aldabra

Este anillo de doce islotes de coral era conocido por los navegantes árabes hace 1.400 años con el nombre de al-Khadra o "la verde", el color esmeralda de su laguna interior, rodeada por islas que apenas emergen 8 metros por encima del nivel del agua. En ellas habitan tiburones, mantarrayas, tortugas marinas y la perca enana de Aldabra, entre otras especies.

Foto: Jon Arnold / AWL Images

6 / 38

Esculturas marinas

Las 115 pequeñas islas del archipiélago están ubicadas, literalmente, en medio del Océano Indico, a 4 grados del Ecuador y distantes 1.590 kilómetros de Mombasa, 950 kilómetros del norte de Madagascar y más de 1.700 kilómetros de las costas de India. Las islas interiores del archipiélago están compuestas de roca granítica. En la playa de Anse Source d’Argent (La Digue) afloran como esculturas gigantes.

Foto: Dibrova / Getty images

7 / 38

Victoria

La capital de la República de Seychelles ocupa una amplia ensenada de la isla de Mahé, la mayor del archipiélago. República independiente desde 1976 y gobernada, desde 1993, por un sistema de partidos, las Seychelles cuentan hoy con una población de 90.000 personas, que habitan en 33 islas y viven esencialmente de la pesca de atún y, desde hace poco, del turismo.

Foto: Reinhard Schmid / Fototeca 9x12

8 / 38

Templo Arul Mihu Navasakthi Vinayagar

El templo Arul Mihu Navasakthi Vinayagar, en pleno centro de la capital, es el único santuario hinduista de las Seychelles y el centro de la comunidad india en el archipiélago desde su fundación en 1992. En la actualidad las islas son el hogar de algo más de 3.000 personas descendientes de mercaderes tamiles que llegaron de la India a mediados del siglo XIX.

Foto: Matej Kastelic / Age fotostock

9 / 38

La Digue

Anse Patates es una de las playas más bellas de esta pequeña isla. La Digue está situada apenas a 6 kilómetros de Praslin, su ritmo de vida es aún más tranquilo que el de sus vecinas y una buena manera de contemplar la vida rural tradicional.

Foto: Gtres

10 / 38

Partido de fútbol en la playa de Beau Vallon (Mahé) al caer el sol

Nada más poner el pie en Mahé, la isla principal abruma con una belleza tropical exuberante. La vegetación se extiende por todas partes y solo se abre para dejar hueco a casas dispersas, cubiertas por un tejado metálico sobre el que repiquetean ruidosamente las breves pero torrenciales lluvias; allí donde no hay una vivienda la jungla es la reina. 

Foto: Fototeca 9x12

11 / 38

Iglesia católica cerca de Anse Boileau (Mahé)

El ritmo tranquilo de los isleños es otra de las señas de identidad más encantadoras de Mahé: conversando de camino a casa, trabajando en las huertas, a la espera del autobús o pedaleando junto a la carretera sin arcén. Lo cotidiano surge a pie de ruta como una tropical y acogedora tarjeta de bienvenida al visitante.

Foto: Gtres

12 / 38

Respeto por las diferencias

Sonoro y alegre, el criollo es símbolo del entendimiento entre gentes de tan variado origen y creencias. Así, es normal que los católicos –el 95% de la población– acudan a celebraciones hinduistas y muestren el mismo respeto que por su propia religión.

Foto: Fototeca 9x12

13 / 38

Playa Source Anse d’Argent (La Digue)

Los redondeados peñascos graníticos, el otro icono de Seychelles, tienen su mejor muestra en Anse Source d’Argent. Así se conoce al archiconocido conjunto de calas que componen la más famosa playa del archipiélago.

Foto: Awl images

14 / 38

Coco de mar

El coco de mar se ha convertido en el emblema de las Seychelles. Fruto de la principal de sus palmeras –hay seis especies autóctonas– se ganó el nombre hace siglos, cuando apareció flotando en las costas indias y malayas, donde se llegó a creer que procedía  de un árbol que crecía en medio del océano.

Foto: Age fotostock

15 / 38

Aves marinas en el atolón de Adabra

Situado 1.150 kilómetros al sudoeste de Mahé, Aldabra es el segundo mayor atolón coralino del mundo y Patrimonio de la Humanidad por su flora, fauna y fondos submarinos. En tierra firme viven más de 100.000 tortugas gigantes y varios tipos de aves marinas que, en época de cría, instalan sus nidos entre la vegetación. El atolón carece de alojamientos y solo se visita con excursiones en barco de un día.

Foto: Wil Meinderts / Getty images

16 / 38

A vista de pájaro

El norte del archipiélago alberga uno de los santuarios coralinos más preciados del Índico, el atolón de Aldabra. Seychelles es un destino de fama mundial para bucear por su biodiversidad y por sus cálidas aguas, que se mantienen a 29 ºC todo el año. La emoción la ponen las crías de tiburones de punta blanca o limón, capaces de atravesar la barrera coralina.

Foto: Gtres

17 / 38

Archipiélago de las Seychelles

Es probable que si imaginas alguna isla paradisíaca se asemeje mucho a algunas de las islas que forman el archipiélago de la República de las Seychelles. Un grupo de 115 islas en el océano Índico que parecen un tesoro. Aquí se encuentra la playa más fotografiada del mundo, la Source d'Argent. Su clima perfecto, que oscila entre los 24 y 32ºC, sus aguas turquesas y cristalinas, la fauna y flora, hacen de este lugar uno de los destinos más prestigiosos del mundo.

Foto: Associated Press

18 / 38

La Digue, Seychelles

Seychelles es uno de los lugares más codiciados del Índico. Su arena tostada, salpicada de rocas de granito y rodeada de espesa vegetación es uno de los principales atractivos de las inmensas playas que rodean su costa. La imagen más conocida es la de Anse Source d'Argent, en la isla de La Digue. Su agua turquesa es poco profunda, ideal para contemplar un fondo marino lleno de corales y peces de colores. 

Foto: Gtres

19 / 38

15. La Digue, Seychelles

Grandes bloques de granito se esparcen por la arena y la orilla de las playas de esta isla con forma de lágrima. Dominada por la colina del Nid d’Aigle (300 m), La Digue se localiza a media hora en catamarán desde la isla de Praslin, solo tiene una carretera asfaltada y apenas hay vehículos a motor. La calma está, pues, asegurada, especialmente si se dedica el día a Anse Source d’Argent, la playa con las moles rocosas más asombrosas. Sin casi alejarse de la orilla y equipados con unas gafas de buceo, se ven corales y peces tropicales.

Turismo de Seychelles

GETTY IMAGES

20 / 38

La Digue

Anse Source d’Argent es la playa más famosa de la isla por sus rocas de formas insólitas y sus aguas cristalinas.

CHRIS CLOSE / TURISMO DE SEYCHELLES

21 / 38

Mahé

La mayor de las Seychelles (28 km de largo y 8 km de ancho) está tapizada de bosque y contorneada por arenales blancos. Tiene tres parques nacionales.

JIMI ÖSTERBERG

22 / 38

Mahé

Los autobuses que recorren la isla alcanzan playas paradisiacas, como Beau Vallon, Baie Lazare y Anse Royal.

AGE FOTOSTOCK

23 / 38

Victoria

Market Street, la vía más ajetreada de la capital de Seychelles, es el mejor lugar para comprar artesanía y probar la cocina local.

TURISMO DE SEYCHELLES

24 / 38

Endemismos

Una araña de 20 cm, el coco de mar, el monarca colilargo, el murciélago de Seychelles y la tortuga gigante de Aldabra son algunos de los tesoros naturales del archipiélago.

STEFAN HEFELE PHOTOGRAPHY

25 / 38

Valle de Mai

Un circuito de 2 horas en la isla de Praslin atraviesa la densa selva de este parque nacional, pasa junto a cascadas y alcanza una colina con vistas.

MARTIN RUEGNER / GETTY IMAGES

26 / 38

Jardín del Índico

La Digue es la isla que menos ha cambiado en el último siglo. Amanecer en Anse Source d’Argent.

Mapa: BLAUSET

27 / 38

Un archipiélago irresistible

1 Mahé. Alberga la capital y el aeropuerto internacional del archipiélago. Destaca por sus playas y por el Jardin du Roi.
2 Praslin. Conectada a Mahé por barco y avión, guarda playas ideales para el buceo con aletas y tubo.
3 Valle de Mai. Un bosque Patrimonio de la Humanidad.
4 La Digue. Sus playas con rocas de granito son magníficas.

Gtres

28 / 38

La Digue. Seychelles

Este archipiélago africano de 115 islas es la imagen perfecta del paraíso exótico y maravilloso. La puerta de entrada a las islas es Mahe, la más grande, donde se encuentra la capital Victoria, la mayoría de servicios, playas de ensueño y un jardín botánico espectacular. Aunque te podrías quedar en Mahe todas las vacaciones, lo más interesante es conocer, también y al menos, Praslin y La Digue. La primera, conocida como la «Perla del océano Índico», tiene calas y paisajes celosamente preservados –las carreteras están hechas a medida de un solo vehículo– como el valle de Mai de exuberante vegetación. La Digue es famosa por sus redondeadas formaciones rocosas.

MARCO CASIRAGHI / CORBIS

29 / 38

La Digue

Famosa por sus playas de arena blanca y rocas graníticas, pertenece al grupo de las Inner Islands. El archipiélago está compuesto por 115 islas.

WALTER BIBIKOW / AGE FOTOSTOCK

30 / 38

Mahé

El pueblo pescador de Bel Ombre, cerca de Victoria, es uno de los que guardan más leyendas de piratas.

GTRES

31 / 38

El color de Victoria

La primera mañana en la capital debe reservarse a contemplar mansiones coloniales como la Maison des Capucins y a pasear por el mercado, un recinto de 1840 donde se vende fruta, pescado fresco, guindillas y especias. En el piso superior trabajan los artesanos de la madera, las conchas y los textiles. Más tarde conviene asomarse al balcón del café Le Rendez-Vous para conocer de un vistazo sus coloridas calles y sus monumentos: la Torre del Reloj (1903), la Catedral católica (1907) y el palacio Presidencial (1913).

REINHARD SCHIMD / HUBER / FOTOTECA 9 X 12

32 / 38

Isla de Praslin

Anse Lazio, de arena blanca y bordeada por palmerales, constituye el arquetipo de playa de Seychelles.

ACI

33 / 38

Un paraíso submarino

Con 300 especies de peces y más de 30 tipos de coral, además de tortugas marinas, no resulta extraño que Seychelles sea uno de los destinos para submarinistas más apreciados del planeta. El Parque Marino de Ste. Anne, a 15 minutos en barco desde Mahé, es el enclave más accesible, pero existen muchos más: la plataforma coralina de Desroches Drop, Cocos Island, Coral Gardens, Whale Rock y el atolón de Aldabra, declarado Patrimonio de la Humanidad. Los centros de buceo ofrecen jornadas enteras e incluso inmersiones nocturnas.

GUIDO COZZI / FOTOTECA 9 X 12

34 / 38

Valle de Mai

La red de senderos de este parque nacional, en la isla de Praslin, discurre por bosques con palmeras endémicas.

GTRES

35 / 38

Animales únicos

Seychelles es el hogar de multitud de especies endémicas. Entre las terrestres hay el camaleón tigre, la lagartija verde y la tortuga gigante, cuya colonia más accesible está en la isla Curieuse, cerca de Praslin. Los últimos censos de aves hablan de 13 especies y 17 subespecies únicas en el mundo. Y cada isla tiene su propia variedad: en Praslin, el loro negro, el suimanga y la paloma azul; en La Digue, el papamoscas; en la isla de Frégate habita el tordo de las Seychelles, una de las rarezas más buscadas.

WERNER LANG / IMAGEBROK / AGE FOTOSTOCK

36 / 38

La Digue

Bloques de granito pulidos por el agua del mar ocupan la playa Source d’Argent, la más famosa de la isla.

GTRES

37 / 38

La Digue

Una típica casa criolla.

AGE FOTOSTOCK

38 / 38

La Digue

El muelle de La Passe.