Tanzania

1 / 18

Foto: Greystoke Mahale

1 / 18

Greystoke Mahale Camp, Nomad Tanzania

A orillas del lago Tanganyika (Tanzania) y con las montañas de Mahale a sus espaldas, el Graystoke Mahale Camp ofrece un alojamiento único en pequeñas cabañas de madera abiertas desde donde se pueden disfrutar de los chimpancés que habitan en el parque nacional de los Monte Mahale.

Foto: AgeFotostock

2 / 18

Serengueti, Tanzania

Cada mes de mayo, el Serengueti es el protagonista de uno de los más impresionantes espectáculos de la naturaleza: la Gran Migración. Millones de ñus, gacelas, cebras y otros herbívoros inician un largo viaje hacia la reserva natural de Masái Mara. Las mejores vistas del corazón indómito de África las obtenemos desde arriba.

Foto: AGE fotostock

3 / 18

Parque Nacional Ruaha, Tanzania

Si el objetivo de tus viajes es la observación de la fauna en su hábitat natural, uno de los mejores destinos fuera de las rutas habituales es el Parque Nacional Ruaha. En este parque tanzano abundan las iniciativas de turismo sostenible, algo que contribuye a minimizar el impacto sobre un medio que, en los últimos 100 años, ha visto como desaparecía el 90% de la población de tigres africanos.

Foto: Gtres

4 / 18

Cráter de Ngorongoro, Tanzania

Tal vez estemos antes lo más parecido al edén. Este lugar en Tanzania es uno de los espacios naturales más importantes, e imponentes, de todo África. Una fauna única y los rastros de los primeros humanos se mezclan en un lugar increíble. La zona de conservación de Ngorongoro es un espacio protegido con una extensión de 8.288 km², al oeste de la ciudad de Arusha, en las tierras altas volcánicas de Tanzania. El cráter de Ngorongoro y la garganta de Oldupai no sólo tienen una gran importancia medioambiental (es el hábitat para elefantes, leones, leopardos, búfalos y rinocerontes...), sino que son uno de los escenarios principales en la investigación de la evolución de la especie humana.

Foto: Gtres

5 / 18

Monte Kilimanjaro, Tanzania

Uno de los lugares míticos de África. La montaña, de la que escribió Ernest Hemingway, está situada en el noreste de Tanzania. Formada por tres volcanes inactivos, es el punto más elevado del continente. Además, el Kilimanjaro es conocido por sus famosos campos de hielo en la cumbre que se están reduciendo de forma drástica desde principios del siglo XX y lo convierten en uno de esos paisajes que ya nunca volveremos a ver igual. El monte y las selvas circundantes constituyen el Parque Nacional del Kilimanjaro, Patrimonio de la Humanidad desde 1987, que es el hábitat de muchas especies amenazadas de extinción. 

Foto: Gtres

6 / 18

Parque Nacional Ruaha, Tanzania

La población de leones africanos ha disminuido en un 90% en el último siglo. Para muchos de estos mamíferos, el Parque Nacional Ruaha se ha convertido en el único hogar posible. Este parque es uno de los más grandes de Tanzania, sólo superado en extensión por el Parque Nacional Serengueti. Las iniciativas de turismo sostenible ayudan a los visitantes en safari a ver a los grandes felinos, algunos agrupados en grupos de 30 o más, a la vez que se trabaja en la preservación de la vida salvaje en los alrededores del parque.

Foto: Milko Marchetti / Age fotostock

7 / 18

El arca de Noé

En función de la época en que se visite, el lago Manyara ofrece diferentes paisajes y animales. Grandes manadas de herbívoros mantienen una población de leones que se ha hecho famosa por subirse a los árboles. Hay jirafas, grupos de babuinos, hipopótamos que se concentran en un hippo poole a la salida de la selva… Cuesta creer que quepa tal variedad en tan poco terreno. Desde lo alto del escarpe se observa el mosaico de colores y texturas del parque. Un cinturón blanco rodea el lago demostrando la salinidad de sus aguas. En el centro, una enorme mancha rosada señala los miles de flamencos que se alimentan aquí la mayor parte del año. Manyara no tiene un solo rincón que no rebose vida. Y apenas hemos iniciado el safari.

Foto: CHRISTOPHE RATIER / Age fotostock

8 / 18

Tierra de masais

Unos masais y sus preciadas vacas escoltan la bajada al cráter. La tribu, antaño dispersa por todo el Serengeti, fue realojada en las tierras altas del Área de Conservación del Ngorongoro y ahora pastorean sus reses en los nueve volcanes que engloba la reserva. Un grupo de leones descansan junto a un búfalo que han cazado a primera hora. Los masai siguen su camino sin darles la menor importancia.

Foto: Lachlan Herron / Age fotostock

9 / 18

La riqueza de Tarangire

Tarangire, a solo 118 kilómetros de Arusha, es el sexto parque nacional de Tanzania en extensión (2.850 km2), aunque merece un puesto más alto en número de especies, especialmente en la época seca, de junio a noviembre, cuando alrededor de 55.000 herbívoros se concentran junto al río que da nombre al parque buscando los últimos recursos de agua disponibles.

Foto: Gtres

10 / 18

Campos de hielo del Kilimanjaro, Tanzania

Cada año que pasa, la cima del Kilimanjaro cambia. La famosa montaña de Tanzania se queda sin nieve y hace que los campos de hielo retrocedan a un ritmo acelerado. Según algunos estudios, apenas quedan quince años para que desaparezca. Procesos de deforestación, la actividad turística y el calentamiento global que afecta al medio ambiente suman en contra de este bello paisaje que tiene los días contados.

Gtres

11 / 18

Serengueti. Tanzania

Para muchos, el mejor de los parques africanos. Con una extensión de más de 15.000 kilómetros cuadrados (su nombre en masai significa "la llanura sin fin), alberga una gran diversidad de paisajes en los que viven una nutrida población de animales, cerca de dos millones de ñúes, cebras y gacelas cruzan anualmente este territorio hacia el vecino Masai Mara en busca de pastizales durante la gran migración que tiene lugar de abril a junio. El otro gran parque tanzano es el Ngorongoro, ubicado en el interior de la gran caldera del volcán.

Turismo de Tanzania

Foto: Gtres

12 / 18

Parque Nacional de Serengeti

Uno de los mejores momentos para viajar al Parque Nacional de Serengeti en Tanzania es en mayo cuando se puede contemplar el gran espectáculo de la migración.

Foto: Gtres

13 / 18

«La llanura infinita»

El Serengeti fue declarado Parque Nacional en 1951 y es Patrimonio de la Humanidad desde 1981. Tiene una extensión parecida a la comunidad de Navarra (14.763 km2) y es uno de los parques más grandes de África.

Foto: Gtres

14 / 18

Estación seca

La llegada del fin de las lluvias al Serengueti marca el inicio de este largo viaje en el que más de un millón de ñus, cientos de miles de cebras y gacelas y otras especies de herbívoros se desplazan en busca de pastos frescos.

Foto: Gtres

15 / 18

Safari en Tanzania

El Parque Nacional del Serengeti cuenta con los mayores rebaños de undulados migratorios y alberga las más altas concentraciones de grandes depredadores en todo el mundo. En el parque se pueden encontrar todo tipo de alojamientos desde sencillos campamentos hasta lodges de lujo.

Foto: tanzaniatouristboard.com

16 / 18

El gran viaje de los ñus

Más de un millón de ñus se dirigen hacia el norte en un viaje lleno de dificultades. En el paso por el peligroso río Grumeti les esperan los hambrientos cocodrilos que deboran un gran número de ejemplares.

MARCO GAIOTTI / ACI

17 / 18

Parque Nacional del Serengeti

Los leones y los guepardos son los reyes indiscutibles de la reserva más famosa de Tanzania. Sus extensas llanuras continúan en el parque Masai Mara, en Kenia.

AGE FOTOSTOCK

18 / 18

1. Matemwe Beach. Zanzíbar (Tanzania)

Una larga línea de palmeras sombreando la arena blanca es la imagen característica de Matemwe Beach, en el nordeste de Zanzíbar. La proximidad de la costa africana ha convertido la isla –y esta playa en concreto– en el destino de quienes buscan relajarse tras un safari por los parques de Tanzania o después de subir al monte Kilimanjaro (5.895 m), el techo del continente. Matemwe es un excelente enclave para bucear entre corales y navegar a bordo de un dhow, la embarcación de vela típica de la costa suajili.