Túnez

1 / 19

Foto: iStock

1 / 19

Un ruta por Túnez

Mayo es un mes ideal para realizar un viaje de norte a sur por los enclaves históricos y costeros de este país de contrastes hasta alcanzar los fascinantes oasis del sur. Después de aventurarse por la encantadora medina de Túnez, la capital, hay que visitar la antigua Cartago, el colosal circo romano de El Djem y las ruinas de Dougga, una de las ciudades más poderosas del Imperio Romano. La isla de Djerba y los poblados rupestres de Matmata (escenario de La Guerra de las Galaxias) serán otra de las grandes sorpresas del viaje.

Foto: AgeFotostock

2 / 19

Matmata, Túnez

En el corazón de Túnez, se encuentra esta población que se convirtió en uno de los escenarios de La Guerra de las Galaxias de George Lucas. Construidas por los bereberes de la zona hace más de mil años para protegerse del calor y del frío y esconderse de cualquier posible invasión, estas cavidades están formadas por un patio excavado a unos 6 metros de profundidad y habitaciones en túneles abiertos a los lados.

Foto: Age Fotostock

3 / 19

Túnez. La Guerra de las Galaxias

La primera entrega de La Guerra de las Galaxias fue rodada en diversos enclaves del desierto tunecino. Por ejemplo, en esta imagen, se reconocen las casas trogloditas de Matmata en el hogar familiar de Luke Skywalker.

Foto: Getty Images

4 / 19

Túnez. La Guerra de las galaxias

En el ksar (antiguo granero romano) de Ouled Soltane transcurren las divertidas escenas del bar de la saga de La guerra de las galaxias. Y entre las crestas del poblado bereber de Chenini sobrevuelan las naves futuristas en diversas escenas.

Foto: Unesco

5 / 19

Lago Ichkeul (Túnez)

Los flamencos que nacen en la Camarga francesa sobrevuelan el Mediterráneo para pasar el invierno en el lago Ichkeul, en la punta más septentrional de Túnez. La Unesco incluyó este parque nacional en su lista de patrimonio natural en 1980 por ser una de las pocas lagunas del norte africano que no se secan en todo el año. Se encuentra próximo a la ciudad de Bizerta. 

Foto: Laura Fernández

6 / 19

Cartago, Túnez

A orillas del Mediterráneo, en el norte de Túnez, se encuentran los restos de la que fue una de las ciudades más importantes y antiguas de los fenicios. Su historia más antigua se remonta, según la leyenda, al siglo IX a.C., cuando la ciudad fue fundada por la reina Elisa, más conocida como Dido. Según los escritos grecorromanos, la joven procedía de Tiro, una ciudad situada en la costa del Líbano de la que tuvo que huir después de que su hermano asesinase a su marido, tío de ambos, con el que se casó para acceder al trono tras la muerte de su padre.

Cuando los fenicios desembarcaron en la bahía tunecina tuvieron que lidiar con la población indígena que, lejos de declararles la guerra, acabaron conviviendo con ellos. Cartago no fue un mero asentamiento fenicio, sino que en él reinó el mestizaje entre ambos pueblos. Esto propició que la ciudad se convirtiese en una de las repúblicas más prósperas y ricas del Mediterráneo, lo que provocó el recelo de Roma. Su decadencia y destrucción llegó con las guerras púnicas, cuando los cartagineses fueron derrotados en el año 146 a.C. por los romanos. Años después, el emperador César Augusto formó sobre ella la capital del Impero romano en África. Hoy, las ruinas que yacen en este asentamiento junto al mar son una mezcla de ambas civilizaciones.

7 / 19

Desierto de Tozeur, Túnez

Túnez es el país que más veces ha aparecido a lo largo de la saga. En el desierto de Tozeur es donde se ubica Tatooine, el planeta donde viven los Jawas. Cerca de Chott el Jerid, en la gran planicie salina, se encuentra la granja de los Lars; en Medenine está la casa de Anakin; y en la isla de Djerba, la cantina de Mos Eisley.

AGE FOTOSTOCK

8 / 19

Barrio de la Medina

Terraza con vistas a la Gran Mezquita Ezzitouna, la principal y más antigua (año 703) de la capital tunecina.

AGE FOTOSTOCK

9 / 19

Museo del Bardo

Mosaico el Triunfo de Neptuno (s. III a.C.), en el Museo del Bardo.

FOTOTECA 9 X 12

10 / 19

Cartago

Restos de la legendaria ciudad de Cartago, junto al mar Mediterráneo.

FOTOTECA 9 X 12

11 / 19

Hammamet

Desde el ribat fortificado de esta localidad costera se contempla la suave línea de playas arenosas.

AGE FOTOSTOCK

12 / 19

Kairuán

Sala de la Oración de la Gran Mezquita de Kairuán.

GTRES

13 / 19

Tozeur

En el sur del país, el bello oasis de Tozeur está considerado la puerta al desierto tunecino.

Mapa: BLAUSET

14 / 19

Cinco enclaves fundamentales

1 Túnez capital. La histórica medina amurallada, el barrio colonial y el Museo del Bardo son sus visitas obligadas.
2 Cartago. Los restos de este asentamiento romano y cartaginés se contemplan en su emplazamiento original, junto al Meditarráneo.
3 Hammamet. Uno de los pueblos costeros más populares de Túnez.
4 Kairuán. Es una de las ciudades santas del islam. La Gran Mezquita, construida en el siglo XI, es Patrimonio de la Humanidad (1984).
5 Tozeur. Este extenso palmeral, famoso por su producción de dátiles, tiene unos 200 manantiales que forman cañones y cascadas.

Gtres

15 / 19

Tozeur

Tozeur se encuentra en el mayor oasis de Túnez, rodeado de un inmenso palmeral cuyos dátiles están considerados los mejores del mundo.

Gtres

16 / 19

Tozeur

Los días del festival son una gran ocasión para visitar esta ciudad de calles enrevesadas y edificios de ladrillo y su antigua medina repleta de maravillas.

Gtres

17 / 19

El Sahara

En el sur de Túnez se extiende el inmenso mar de dunas del desierto habitado por tribus nómadas. En diciembre, en las ciudades de Douz y Tozeur se celebran dos festivales en los que se muestra su cultura, costumbres y tradiciones.  

Gtres

18 / 19

Festival Internacional del Sahara

Del 25 al 27 de diciembre, se celebrará en Douz la 47ª edición de este festival en el que tienen lugar exhibiciones de caballos árabes, carreras de salukis -los galgos del norte de África-, y grandes espectáculos de música, danzas y poesía, ésta última celebrada con una apasionante competición.

Gtres

19 / 19

Chott el Jerid

Entre Touzeur y Douz se extiende el mar de sal de Chott el Jerid atravesado por una única carretera. Un viaje que depara imágenes irreales.