Amberes: un viaje en tres vídeos a la metrópolis creativa de Flandes

Su nuevo museo KMSKA, el legado de Rubens y la gastronomía vertebran estas tres propuestas para disfrutar como nunca de esta urbe.

Amberes hace tiempo que dejó de conformarse con presumir de estación de tren y de casco antiguo. Hoy en día, esta ciudad creativa de Flandes se ha convertido en uno de los epicentros del turismo cultural en Europa, gracias a su forma de reivindicar sus grandes creadores como Rubens mediante la iniciativa Maestros Flamencos. En ella se enmarca, también, la reapertura del Real Museo de Bellas Artes, más conocido por sus siglas en flamenco KSMKA, un proyecto que ha sido capaz de transformar sus majestuosas salas decimonónicas en un espacio expositivo contemporáneo, sorprendente y disruptivo. Todo ello aderezado por un cosmopolitismo que se traduce, sobre todo, en su gastronomía, que transforma de la actividad comercial de su puerto en deliciosas recetas con sabor propio. Mediante estos tres vídeos se puede viajar al corazón de cada una de estas historias que definen el Amberes actual. 

1 /3

La reapertura este pasado otoño del KMSKA de Amberes ha sido todo un acontecimiento cultural. No solo por las ganas que había de conocer el resultado de un proyecto que ha tenido a esta gran galería más de once años de obras, sino por la revolución que ha supuesto en toda la ciudad. Y, sobre todo, en el barrio de Zuid, un vecindario creado para acoger a las élites culturales y económicas a finales del siglo XIX y que ahora recupera su gran emblema. Dentro de él y de sus novedosos cubículos esperan obras de grandes maestros como Rubens, Van Eyck, Ensor o Magritte, además de inesperados diálogos y espacios arquitectónicos asombrosos. 

1 / 3

KMSKA, el gran museo de Bellas Artes de Amberes

La reapertura este pasado otoño del KMSKA de Amberes ha sido todo un acontecimiento cultural. No solo por las ganas que había de conocer el resultado de un proyecto que ha tenido a esta gran galería más de once años de obras, sino por la revolución que ha supuesto en toda la ciudad. Y, sobre todo, en el barrio de Zuid, un vecindario creado para acoger a las élites culturales y económicas a finales del siglo XIX y que ahora recupera su gran emblema. Dentro de él y de sus novedosos cubículos esperan obras de grandes maestros como Rubens, Van Eyck, Ensor o Magritte, además de inesperados diálogos y espacios arquitectónicos asombrosos. 

Que Rubens es un artista muy querido en todo Amberes no solo se nota en la plaza Groenplaats. También en numerosas iglesias y monumentos que, repartidos por toda la ciudad, ayudan a entender mejor el papel de un personaje que fue mucho más que un pintor ya que se atrevió con el diseño gráfico y la arquitectura, además de ejercer de diplomático en numerosas ocasiones. Buscando su huella se llega a lugares como su casa, donde residió e instaló su gran taller, la catedral, donde se exhiben dos de sus grandes obras de altar, o las iglesias de San Pablo, San Carlos Borromeo o Santiago, donde cuelgan lienzos firmados por su pincel. La guinda es el museo Plantin-Moretus, el único museo cuyo contenido es Patrimonio de la Humanidad, donde se descubre su relación personal y creativa con la gran familia de impresores de la ciudad. 

2 / 3

El legado monumental de Rubens

Que Rubens es un artista muy querido en todo Amberes no solo se nota en la plaza Groenplaats. También en numerosas iglesias y monumentos que, repartidos por toda la ciudad, ayudan a entender mejor el papel de un personaje que fue mucho más que un pintor ya que se atrevió con el diseño gráfico y la arquitectura, además de ejercer de diplomático en numerosas ocasiones. Buscando su huella se llega a lugares como su casa, donde residió e instaló su gran taller, la catedral, donde se exhiben dos de sus grandes obras de altar, o las iglesias de San Pablo, San Carlos Borromeo o Santiago, donde cuelgan lienzos firmados por su pincel. La guinda es el museo Plantin-Moretus, el único museo cuyo contenido es Patrimonio de la Humanidad, donde se descubre su relación personal y creativa con la gran familia de impresores de la ciudad. 

La relevancia del puerto de Amberes va más allá de la economía o de una multiculturalidad simbolizada por las más de 150 nacionalidades que viven en la ciudad. Su efecto se degusta, también, en sus restaurantes, donde converge el producto de calidad y, también, el saber hacer de unos cocineros atentos a las últimas vanguardias y tendencias culinarias. Eso sí, en cualquier menú para comerse Amberes no puede faltar ni la cerveza ni el chocolate, que aquí alcanza la máxima expresión en sus pralinés más disruptivos. 

3 / 3

Amberes, el puerto foodie

La relevancia del puerto de Amberes va más allá de la economía o de una multiculturalidad simbolizada por las más de 150 nacionalidades que viven en la ciudad. Su efecto se degusta, también, en sus restaurantes, donde converge el producto de calidad y, también, el saber hacer de unos cocineros atentos a las últimas vanguardias y tendencias culinarias. Eso sí, en cualquier menú para comerse Amberes no puede faltar ni la cerveza ni el chocolate, que aquí alcanza la máxima expresión en sus pralinés más disruptivos. 

amberes vídeos