Territorio deportivo

Cataluña: un destino a toda vela

Un mapa para descubrir las direcciones donde disfrutar como nunca del viento y del mar.

Cuentan que cuando se fundó el primer club náutico catalán en Tarragona, en 1878, la gente lo llamó "el club de los chalados" porque no entendían que aquellos jóvenes se divirtieran con artes propias de pescadores. Sin embargo, desde entonces, han cambiado muchas cosas. Entre ellas, que Barcelona celebró unos Juegos Olímpicos en 1992, lo cual propició la construcción de un puerto olímpico y la popularidad de la vela, que tuvo a los regatistas olímpicos José María Van der Ploeg y Begoña Vía-Dufresne como los primeros héroes a seguir.

 

Al poco de aquel primer club en Tarragona, se fundó el Yacht Club, en Barcelona. Pero hubo que esperar hasta la década de los 50 del siglo pasado para que aparecieran otros puertos deportivos como el de Arenys de Mar, Vilanova y Cambrils, que se sumaron al Club Náutico Costa Brava, fundado en 1948 en el puerto de Palamós. Son solo algunos de los enclaves escogidos por apasionados del mar que visitan Cataluña. El Mediterráneo es un escenario perfecto para la práctica de deportes náuticos: la Costa Daurada, la Costa Brava y la Costa Barcelona suman más de 600 kilómetros de costa donde disfrutar que se complementan con un interesantísimo calendario de regatas y eventos. 

 
 

 

 

 

Club Vela Blanes

El municipio de Blanes incluye instalaciones de última generación para la práctica de fútbol y otros deportes colectivos, así como vela, running y ciclismo. En este contexto, y con más de 75 años de historia, el Club de Vela Blanes se fundó con el principal objetivo de centrarse en el deporte de la vela. A pesar de ser todo un clásico, sus instalaciones fueron remodeladas en 2015, convirtiéndose en uno de los puntos náutico y turístico más importantes de la Costa Brava. Tiene capacidad para 309 embarcaciones. Entre sus servicios cuenta con: electricidad, agua, rampas de varada para embarcaciones de vela, gimnasio y restaurante. A su vez, la Escuela de Vela del Club Vela Blanes está homologada por la Real Federación Española de Vela y por la Federación Catalana de Vela y cuenta con flotas de Snipe, Optimist, 420, 470 y Finn. Entre sus socios hay algunos regatistas olímpicos.

Leer más

Club Náutico Cambrils

Situado en el centro de la Costa Daurada, Cambrils cuenta con instalaciones de atletismo, ciclismo, fútbol y vela de primer orden, por lo que se ha hecho con el Sello de Turismo Deportivo. Su actividad tuvo inicio el día 23 de octubre de 1964. Desde entonces, ha crecido como para tener unas equipaciones de alto nivel que incluyen: 426 amarres, atención de marinería 24 h., wifi, lavandería, aparcamiento, varador con travelift de 50 toneladas y 6.500 m2 de superficie en total, incluyendo un restaurante y bar. Un dato a destacar es su compromiso con el medioambiente, ya que el Club Náutico Cambrils disfruta cada año de la bandera azul, otorgada por la Fundación Europea de Educación Ambiental.

Leer más

Club Náutico Salou

Salou no es sólo un referente internacional en fútbol por las instalaciones del Complex Esportiu Futbol Salou, sino que también destaca en otras prácticas como la vela. Es por ello que cuenta con el Sello Turismo Deportivo. Entre su equipamiento más importante cuenta con el Club Náutico Salou, que inició sus actividades en 1985. El Puerto de Salou fue uno de los primeros de Cataluña en obtener Bandera Azul para puertos, en 1988. Desde entonces, no deja de repetir. A pesar de ser un puerto de pequeñas dimensiones, cuenta con 225 amarres en el agua y 40 en marina seca, además de amarres de motos de agua. El edificio de arquitectura llamativa ofrece diferentes servicios: club de gimnasio, piscina, base de playa, alquiler y pupilaje de material náutico, titulaciones náuticas, cursos de vela y actividades de submarinismo. La Escuela de Vela del Club Náutico Salou tiene un aula, almacenes, escar para las embarcaciones, salida de playa y rampas de acceso al puerto.

Leer más

P. de Calafat L’Ametlla

(Puerto de Calafat y Marina de Sant Jordi L’Ametlla de Mar)

Gracias a sus diecisiete kilómetros de costa y más de una veintena de playas distinguidas con distintivos y marcas de calidad ambiental, L’Ametlla de Mar ostenta desde 2015 el sello Sello Turismo Deportivo en vela. Por lo que respecta al puerto deportivo, se encuentra ubicado dentro del puerto pesquero y cuenta con espacio para 255 amarres, de los que 26 son de uso público tarifado, con un calado mínimo de 2,5 metros. La eslora máxima permitida en el puerto es de 20 metros. Entre los múltiples servicios destaca el ser una estación ecológica que dispone de un punto azul para la recogida de residuos. Desde 2010 ondea la bandera azul concedida a los puertos. 

Leer más

C. M. de Vela Barcelona

(Centro Municipal de Vela de Barcelona)

No tiene un largo historial en el mundo de la vela catalana, pero el Centro Municipal de Vela es ya la plataforma deportiva de acceso al mar más importante de la ciudad. Estas instalaciones se proyectaron como parte del equipamiento deportivo construido con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Hoy el centro cuenta con una escuela náutica donde la vela ligera es la protagonista. La escuela está gestionada por la Federación Catalana de Vela y cuenta con una amplia flota para sus cursos (Raquero, laser, laser vago, Dam 5.5, Sea Scape…). Se realizan además salidas en velero, kayak o remo, regatas, paddle surf, surf de remo y actividades para grupos y fiestas infantiles en veleros, además de alquiler de material y asesoramiento.

 

Leer más

Club de Vela Palamós

En el ámbito del mar, Palamós ofrece todo el año un amplio abanico de actividades náuticas que van desde el submarinismo a la vela, pasando por el kayak, windsurf y excursiones marítimas. Tanto el Club de Vela Palamós como el Club Náutico Costa Brava son entidades históricas que fomentan la práctica de este deporte, organizando regatas internacionales tan emblemáticas como la Palamós Christmas Race o la International Palamós Optimist Trophy, que reúne a  los mejores del mundo de la vela infantil. En el corazón de la Costa Brava, la bahía de Palamós es un enclave privilegiado para el entrenamiento, sobre todo en la temporada de octubre a mayo, que es cuando muchos equipos europeos se desplazan hasta aquí. El Club de Vela Palamós cuenta con 252 amarres de 5 a 25 m. de eslora, marinería 24h, Gasóleo y gasolina 24h, además de recogida de aguas de sentina y de aguas negras.

 

Leer más

Sant Adrià de Besòs

(Centro Internacional de Vela de Sant Adrià de Besòs)

En poco tiempo, el Centro Internacional de Vela de Sant Adrià de Besos se ha convertido en todo un referente nacional e internacional de navegación de alto rendimiento. Ubicado en el Port Fòrum, es uno de los tres únicos centros de entrenamiento de la World Sailing (Federación Internacional de Vela) y se ha convertido en la cantera de grandes promesas de la vela. Tiene una capacidad para 486 embarcaciones distribuidas en tres zonas diferenciadas. Entre sus servicios, cuenta con una residencia deportiva de 80 plazas, con posibilidad de entrenamientos de deportes náuticos, sala de gimnasio equipada con máquinas de musculación, cardiovascular y entrenamiento funcional, entre las que hay máquinas de última generación específicamente diseñadas para entrenar movimientos que luego se harán en el mar. Otra característica a destacar es que se trata de un edificio sostenible y completamente accesible para minusválidos. 

 

Leer más

GEN Roses

(Escuela municipal  de deportes náuticos) 

En el Puerto Deportivo de Roses, la Escuela de Deportes Náuticos de Roses (GEN Roses) es una escuela de vela y windsurf reconocida por la Federación Catalana de Vela. También es un centro de tecnificación para windsurf y para la clase olímpica de vela ligera. El Proyecto ‘Cualquiera Puede Navegar’ marca un claro compromiso de acción social, luchando contra la exclusión a través de los deportes náuticos. En este puerto deportivo ondea la Bandera Azul y dispone de un punto de recogida de residuos. En él se cubre desde el aprendizaje básico hasta los entrenamientos de máximo nivel para participar en las regatas de la Federación Catalana de Vela, de la Federación Española o a nivel internacional. 

 

Leer más

C. M. de Vela El Prat

El Centro Municipal de Vela se ubica en un entorno privilegiado, en primera línea de mar, junto a los espacios naturales del Delta del Llobregat. Cuenta con instalaciones modernas y dos salas de actos que lo han convertido en una referencia en el fomento de los deportes náuticos. La gestión del centro está a cargo de la Federación Catalana de Vela. Entre sus servicios, hay botadura de embarcaciones de vela y motor, almacenamiento de kayak y windsurf, cursos de catamarán, patín catalán, windsurf, paddle surf y surf. Cuenta con una amplia flota: Hobie Getaway, Hobbie Bravo, Patins sènior, Patins júnior, Windsurf, Paddle Surf, kayak doble / individual.

 

Leer más

 

1 / 9
Blanes

Foto: iStock

1 / 9

Blanes

En Blanes comienza la Costa Brava. En concreto, es Sa Palomera, la roca-símbolo del municipio. Esta bella población marinera lo tiene todo para una estupenda escapada familiar: playas largas como la de s’Abanell y calas rodeadas de montañas, como las de s’Agulla o Treumal, en las que disfrutar de un divertido día de sol y playa o los jardines botánicos de Mar i Murtra y Pinya de Rosa. Además, el Jardín Mar i Murtra tiene recompensa: el acantilado sobre el que finaliza es un balcón excelente al Mediterráneo. El centro histórico de Blanes propicia muy agradables paseos, con la iglesia parroquial de Santa María, la fuente gótica y algunas casas modernistas de indianos como lugares destacados. Al caer la tarde, el paseo marítimo se llena de actividad. Sin duda, el mejor plan para acabar el día es hacer una excursión hasta la atalaya de San Joan, un enclave histórico con vistas espectaculares. Para los gourmets, en el centro de Blanes es fácil encontrar cerveza Popaire, elaborada por una microcervecería local: una Tramuntana o la Escuma de mar acabarán por dar sabor a la visita. Para alimentarse bien después de una jornada de vela, el sorprendente menú degustación del Sa Lola rompe con todas las expectativas. En cuanto a oferta de alojamiento, hay desde hoteles con spa, como Beverly Park & Spa a hoteles familiares y con encanto. 

 

Volver al mapa. 

Cambrils

Foto: iStock

2 / 9

Cambrils

En el epicentro de la Costa Daurada, Cambrils suma a su Sello de Turismo Deportivo la certificación como destino familiar. Cualquier destino ya se sentiría debidamente cumplido, pero no en Cambrils, donde además pueden estar orgullosos de ser la capital gastronómica de Tarragona. Su puerto pesquero es de los pocos que aún tienen una flota en activo y aún se puede disfrutar del espectáculo de ver regresar los barcos de faenar. Si se quiere vivir una jornada como un auténtico pescador, hay diferentes excursiones de las que informa la Oficina de Turismo de la localidad. El trabajo de los pescadores trae el mejor producto del Mediterráneo a la lonja del puerto, de donde se aprovisionan las cocinas del municipio. Destacan dos estrellas Michelin que harán las delicias de los viajeros más gourmets: está el Rincón de Diego, con su menú degustación y excelentes pescados y también está Can Bosch, con sus arroces. Además, la lista de restaurantes es casi infinita: Casa Soler, el Bresca Restaurant o el Restaurant Montserrat nunca fallan. 

Volver al mapa. 

Salou

Foto: iStock

3 / 9

Salou

A Salou se le conoce casi como la capital de una comarca que sólo existe en el imaginario de los fans de los parques de atracciones. Efectivamente, Port Aventura concentra todas las miradas, pero resulta que Salou es mucho más. En pleno corazón de la Costa Daurada, además de los méritos que la han llevado a ostentar el Sello Turismo Deportivo, también destaca por la cantidad de planes que ofrece como destino de ocio familiar y playero. A ambos lados del puerto, se extienden las dos playas más importantes, la playa de Levante y la de Poniente. Tal vez, son las más conocidas; pero la sorpresa llega con la menos conocida cala Penya Tallada, que por sus acantilados y su tranquilidad parece salir directamente de un mapa de la Costa Brava. Por supuesto, toda la animación se concentra por la tarde en el paseo marítimo Jaume I, donde destacan las mansiones de principios del S. XX que los primeros burgueses en hacer turismo aquí se hicieron construir en los mejores enclaves. Destaca la modernista Casa Bonet, de Domènec Sugrañes i Gras, discípulo de Gaudí, con su reloj de sol que nunca se atrasa. A la hora de recuperar fuerzas junto al mar, lo mejor será buscar una mesa en el restaurante Los Chicos, un clásico de buena carta junto al mar. Pero los gastro-viajeros a buen seguro estarán deseando ir al Deliranto, un delirio literario y metafórico que despierta la imaginación incluso del menos dotado para la gastronomía y la poesía.

Volver al mapa. 

Ametlla de Mar

Foto: iStock

4 / 9

L' Ametlla de Mar

Además de que ostenta desde 2015 el sello Sello Turismo Deportivo, esta villa marinera ha sabido conservar ese ambiente familiar tan sosegado del turismo de Tarragona. L'Ametlla de Mar cuenta con una gran oferta playera a lo largo de sus diecisiete kilómetros de costa abrupta. Un deslumbrante universo playero que se puede contemplar desde las ruinas del castillo, sobre todo al atardecer, cuando regala sus mejores vistas. Destacan en el entorno de cala de Sant Jordi, las vecinas cala Vidre y cala Forn, que sobresalen por sus aguas limpias y calmas. No podía ser de otro modo, el pescado y el marisco tienen fama en toda la zona. Así que, la gastronomía es rica en mejillones, bogavantes, arroces, paellas y platos de pescado. Pero, además, L’Ametlla de Mar tiene una amplia tradición atunera. Para conocerla bien, nada como El Molí dels Avis, en el que en un ambiente rústico se podrá disfrutar de cualquier corte de atún rojo que se desee, o en el pequeño y confortable comedor de La Llotja, regentado por el chef Marc Miró.

Volver al mapa. 

Barcelona

Foto: iStock

5 / 9

Barcelona

Desde sus orígenes, Barcelona ha vivido una estrecha relación con el mar. De hecho, cuando Don Quijote llegó aquí, se encontró una ciudad con ambiente marinero. No es que por ello hoy sea un destino playero, pero lo cierto es que los turistas suelen dejar algunas horas entre los edificios de Gaudí, los museos y las tiendas para darse un paseo por alguna de las playas. Entre ellas, la Barceloneta destaca por ambiente, siendo, además, un buen barrio donde disfrutar de la gastronomía marinera. Precisamente por su ubicación en el Mediterráneo, Barcelona ha pasado por diversas etapas en su larga historia, desde sus orígenes íberos a la impronta romana que pasa algo desapercibida entre tanto gótico de postín y modernismo. Aunque, esas son las corrientes artísticas históricas, Barcelona destaca en cuanto arquitectura contemporánea, tal vez porque aún laten en la capital catalana los coletazos de los Juegos Olímpicos de 1992. Su agradable clima y su variada gastronomía -desde estrellas Michelin a bocados alternativos- son otros argumentos de peso para ponerle una chincheta en el mapa de las ciudades más deseadas.

Volver al mapa. 

Sant Adrià de Besòs

Foto: iStock

6 / 9

Sant Adrià de Besòs

Mientras se encuentra un plan de uso para la antigua térmica, las tres torres del Besòs, que modelan el ‘skyline’ del Barcelonès Nord, se levantan como un auténtico símbolo de esta ciudad. El asentamiento, que en sus orígenes creció a partir de un conjunto de molinos junto al río Besòs, hoy se ha convertido en una ciudad vibrante capaz de acoger eventos tan importantes como Foro Internacional de las Culturas, en 2004. Hoy es un referente de convivencia como ciudad de acogida de una inmigración que ayudó al desarrollo industrial y aportó riqueza cultural a Cataluña. Con tal legado, se decidió que albergara el moderno Museo de la Historia de la Inmigración. Muchos de los planes culturales giran alrededor del Port Fòrum, donde hay varios restaurantes, empresas de alquiler de embarcaciones y material náutico y centros comerciales. Para los más noctámbulos, el referente es el Café del Mar más grande del mundo, que abrió puertas el verano del 2017. Mientras que los aficionados a los Scape Room -Barcelona es la capital de este tipo de actividades- tienen el Game Point Center, que con cerca de 3.000 m2 es el mayor de Europa.

Volver al mapa. 

Palamós

Foto: iStock

7 / 9

Palamós

Palamós tiene tanto de todo que es capaz de concentrar el interés de viajeros muy diversos. Están los deportistas, que encuentran en la bahía las mejores condiciones para los deportes de vela; están también los viajeros gastronómicos, que celebran la gamba local y el Museo de la Pesca, que todo no va a ser comer; y están, también, los viajeros más culturales, que llegan a este municipio siguiendo los pasos de Truman Capote, que escribió aquí su afamado A sangre fría. Precisamente, el Hotel Trías concentra todos los intereses: el gastronómico, el mitómano -pues por aquí pasó Truman Capote y una gran parte del Hollywood de la época- y el deportivo, pues también cuenta con un exclusivo Beach Club para no quitarle ojo al mar de Palamós.

Volver al mapa. 

Roses

Foto: iStock

8 / 9

Roses

Si se unen los puntos de Roses, Castelló d’Empuries y L’Escala lo que queda dibujado prácticamente en el mapa es el golfo de Roses, una de las bahías más bellas del mundo. Estas fueron costas que vieron llegar lo mejor de la civilización occidental, a griegos, fenicios y romanos, como lo atestigua la antigua ciudad de Ampurias, de la que hoy se pueden visitar sus ruinas. La población de Roses es un buen enclave para dedicarse a recorrer los lugares más interesantes de la bahía. Roses ha logrado mantener su esencia marinera de pueblo junto al Mediterráneo con una destacable industria turística. Para dar los primeros pasos en la localidad, lo mejor es hacerlo en  La Ciutadella, que construida en 1543, guarda tras sus muros yacimientos arqueológicos de diferentes épocas: desde la colonia griega de Rhode, pasando por la villa romana, la necrópolis paleocristiana hasta restos militares de la última ocupación del siglo XVI. Después de tantas vueltas, paseos y emociones en el mar, toca reponer fuerzas. No será problema con la amplia propuesta culinaria que se encuentra en toda la bahía. Como no podía ser de otro modo, aquí la gastronomía se basa en el pescado y el marisco. Un imprescindible es el suquet de Peix de Roses.

Volver al mapa. 

El prat del llobregat turisme-elbaix-llobregat

Foto: Turisme El Baix Llobregat

9 / 9

El Prat de Llobregat

A muy poca distancia de Barcelona en transporte público, el Prat del Llobregat se presenta como el baúl del tesoro secreto. Precisamente, a sólo tres minutos de la estación de Renfe, está el corazón cotidiano del municipio, la plaza de la Vila. Ahí está toda la animación que haga falta: el mercado, las terrazas ambientadas de los bares, el teatro Moderno… Hasta aquí, lo de cualquier ciudad con encanto en la órbita de Barcelona; pero lo que es una verdadera sorpresa en el Prat es el entorno natural que ocupa. Los espacios naturales del río y del Delta del Llobregat forman una gran reserva natural que descubrir poco a poco: humedales, pinares, lagunas y dunas, donde la observación de aves es más que un pasatiempo, y a la vez, algunas de las playas más salvajes que hay a un tiro de piedra de Barcelona. Otro aspecto a tener en cuenta de El Prat son sus propuestas gastronómicas y de cultura slow. Tiene la despensa justo al lado. El Parque Agrario del Baix Llobregat proporciona los mejores productos km 0 a restaurantes como Ona Nit, con Jordi Castán, en la sala, y David Justo, en los fogones; también, en el café-restaurante Artesà o el Cèntric, donde la chef Susana Aragón prepara unos arroces y tempuras de verduras de temporada que vendrán muy bien para recuperarse de la jornada de vela en el Centro Municipal de Vela del Prat.

Volver al mapa. 

Cambrils

Cataluña: un destino a toda vela

PARA MÁS INFORMACIÓN:

Compártelo