Territorio deportivo

Cataluña: paraíso ciclista

El mapa con las direcciones donde vivir la pasión del ciclismo en territorio catalán.

El ciclismo fue uno de los primeros deportes en ganar popularidad en Cataluña. Su auge se materializó con la creación de la primera entidad del país, el Club Velocipédico de Barcelona, en 1884. Sin embargo, hubo que esperar a 1911 para que se celebrara la primera competición importante, la Volta a Catalunya. Esta competición por etapas es la más antigua de España y la cuarta del mundo (sólo detrás del Tour de Francia, Vuelta a Bélgica y el Giro de Italia). Las bicicletas eran más rudimentarias y pesaban más que las actuales; pero la fiebre del ciclismo no dejó de crecer.  

 

En la actualidad, Cataluña es uno de los destinos más valorados por los ciclistas internacionales, tanto profesionales como aficionados, para realizar estancias deportivas. Desde la costa del Mediterráneo hasta las cumbres del Pirineo, se organizan competiciones y eventos ciclistas en los que cada vez participan más mujeres. La amplia cantidad de carreteras secundarias, puertos de montaña, llanuras y la potente red de centros BTT serán el escenario ciclista ideal durante el 2020, cuando se celebrará el año del turismo deportivo en Cataluña.

 
 

BTT Santa Susanna

El municipio más extenso del Maresme es marca Turismo Deportivo desde el 2007. Está especializado para ciclistas de todo el mundo gracias a contar con alojamientos equipados, rutas de cicloturismo y BTT y otros servicios. En la actualidad, cuenta con 18 rutas de BTT  (suman unos 320 km) que recorren los parajes del municipio y del Parque Natural del Montnegre i el Corredor. Las rutas han sido diseñadas para todos los niveles, de fáciles a muy difíciles. El punto de información se ubica en la finca Can Lillota, situada en las afueras de Santa Susanna, donde hay espacio para lavar las bicicletas y un servicio de alquiler de material. Para quienes prefieran el asfalto, en el municipio hay diez rutas para el ciclismo de carretera de distintos niveles.

Leer más

Lloret de Mar

A poco más de una hora de Barcelona, Lloret de Mar se encuentra a orillas de la Costa Brava. Se trata de una zona que debido a un clima templado la mayor parte del año y de una orografía con puertos de montaña es perfecta para la práctica del ciclismo. De hecho, atrae a numeroso equipos, tanto amateurs como profesionales. En concreto, Lloret de Mar cuenta con más de seiscientos kilómetros de carreteras secundarias, repartidos en once rutas, mientras que las colinas boscosas que rodean al municipio brindan 142,5 km de pistas para BTT en seis rutas de diferentes dificultades. Así mismo, hay una oferta muy amplia de alojamientos certificados en ciclismo y diversas empresas de venta y alquiler de material. 

Leer más

Calella

A no más de 50 km de Barcelona y próximo al Parque Natural del Montnegre i el Corredor, Calella es un municipio certificado como marca Turismo Deportivo desde 2009. Destaca sobre todo como destino especializado en cicloturismo de carretera. Dispone de un amplio abanico de servicios e infraestructuras que atraen tanto a profesionales como aficionados y que le ha permitido celebrar competiciones, como la 1a etapa de la Vuelta Ciclista a Cataluña o la reputada triatlón ‘Ironman’ Calella Barcelona. Los apasionados del ciclismo cuentan con una decena de hoteles con instalaciones apropiadas (aparcamiento para bicicletas, talleres de reparación, lavaderos, menús para deportistas…) y diferentes empresas con servicios especializados de venta, reparación y alquiler de material. Todo ello unido a una orografía  abrupta, un clima templado todo el año y ocho rutas que comunican con los municipios de la comarca que hacen las delicias de quienes practican este deporte.

Leer más

Blanes

Además de ser uno de los destinos turísticos más conocidos de la Costa Brava, Blanes es una ciudad que inspira la práctica del deporte. Como Destino de Turismo Deportivo, tiene en las instalaciones polideportivas de la Ciutat Esportiva Blanes su máximo exponente; pero la oferta es global e incluye otras muchas experiencias, como el ciclismo. En Blanes se proponen tres rutas circulares de cicloturismo que sumana 373 km y otras tantas pistas de bicicleta de montaña que aprovechan el extenso catálogo de carreteras secundarias y míticos puertos de montaña que ofrece la demarcación. A todo ello, suma una amplia oferta de alojamientos especializados y diversas empresas certificadas que brindan todos los servicios necesarios para la práctica de de este deporte.

Leer más

Olot-La Garrotxa

Al ser un punto de paso obligado para enlazar la Vía Verde del Ferro con la Vía Verde del Carrilet Olot-Girona, Olot se ha convertido en la base ideal para la práctica del cicloturismo en el entorno de La Garrotxa. Del municipio parten nueve rutas de diferente dificultad con las que conocer el bello entorno rural. La estrella de los diferentes circuitos que se pueden realizar en la zona es la Vía Verde del Carrilet hasta Girona, un trazado de 57 kilómetros de dificultad media que atraviesa doce pueblos y recorre los paisajes de los valles de los ríos Fluvià, Brugent y Ter.

Leer más

Penedès 360 º

Un territorio lleno de contrastes para la práctica del cicloturismo y del BTT, que combina además perfectamente con la gastronomía y el enoturismo, así es la comarca del Penedès. La iniciativa Penedès 360º cuenta con la adhesión de 22 municipios del territorio y la participación de 24 hoteles, hostales y casas rurales que prestan los servicios de alojamiento necesarios para los deportistas. Son tres rutas circulares para senderismo, cicloturismo y bicicleta de montaña. La ruta BTT tiene una distancia de 270 km y se puede realizar en una variante de tres días (180 km en total), en cuatro días (233 km) o en cinco días (281 km). Su dificultad tanto física como técnica es alta; pero a cambio promete paisajes entre viñas y pueblos de encanto rural. Mientras que la ruta de cicloturismo suma una distancia de 162 km por la llanura del Penedès de cuatro días y una dificultad baja, ideal para hacer en familia. Ambas rutas se pueden realizar o bien completas o por tramos independientes.

Leer más

Cambrils

En pleno corazón de la Costa Daurada, Cambrils es Destino de Turismo Deportivo. Destaca sobre todo por ser un municipio especializado en ciclismo, lo que garantiza unos requisitos apropiados y una serie de alojamientos turísticos que ofrecen servicios adaptados a la disciplina. El punto de atención está en la propia Oficina de Turismo. El compromiso con el ciclismo se hace patente con el Cambribike, un evento que se realiza cada mes de septiembre durante un fin de semana que llena Cambrils de bicicletas y ambiente deportivo. Hay diversas rutas de cicloturismo en carreteras secundarias y senderos para el BTT por las montañas de la zona, con algunos de los paisajes de interior más bellos de la Costa Daurada. 

Leer más

BTT Val d´Aran

Vielha se presenta como una base ideal para el cicloturismo y la bicicleta de montaña en pleno Val d’Aran. Como Centro BTT es un auténtico paraíso que ofrece 540 km marcados de rutas homologadas y accesibles a todos los niveles. Todas las rutas están perfectamente señalizadas. Las rutas del centro BTT se dividen desde las fáciles de color verde a las muy difíciles de color negro. Copos Bike es el punto oficial de acogida del centro BTT Val d'Aran. En cuanto al cicloturismo, hay siete puertos señalizados y nueve no señalizados en el entorno maravilloso del Parque Natural de Aigüestortes. 

Leer más

Salou

Como Destino de Turismo Deportivo, Salou cuenta con importantes infraestructuras deportivas y un clima muy agradable, típico de la Costa Daurada. Todo ello hace de la ciudad un lugar sobresaliente para la práctica de diferentes tipos de deportes. En el ámbito del ciclismo, cuenta con 5 rutas de carretera con salida desde el municipio que suman cerca de 450 km, además de disponer del único circuito de Cross Country en la provincia y multitud de opciones para recorrer los enclaves más bellos del litoral en cómodas rutas para hacer en familia. Así mismo, en el municipio se encuentra una amplia oferta de hoteles especializados en cicloturismo que ofrecen todos los servicios necesarios para una experiencia perfecta.

Leer más

BTT EL MONTSEC

(Centro BTT El Montsec-La Noguera)

Presidido por la cordillera del Montsec, el Centro BTT del Montsec y la Noguera forma parte de la Red de Centros BTT de Cataluña. En el centro colaboran tres municipios: Àger, Les Avellanes i Santa Linya y Os de Balaguer y ofrece 507 kilómetros de circuitos BTT, divididos en 29 rutas de diferente dificultad y perfectamente señalizadas. Existen dos puntos de acogida, el Monasterio de las Avellanas y el Camping Vall d’Àger, que son inicio y llegada de los diferentes circuitos y que ofrecen información y servicios especializados, como lavabos, duchas, lavado de bicicletas, alojamiento y alquiler de bicicletas y material. 

Leer más

BTT El Pallars Jussà

En el epicentro de una geografía de contrastes y belleza del Prepirineo, el Centro BTT Pallars Jussà ofrece once rutas señalizadas que permiten recorrer más de 315 kilómetros con opciones para todos los niveles, desde familiares a muy técnicas. El punto de acogida del centro se ubica en el Pabellón Municipal de Deportes de La Pobla de Segur, municipio estratégicamente situado en la comarca, del que parten todas las rutas para recorrer algunos de los lugares más emblemáticos del territorio del Pallars Jussà. El centro ofrece diferentes servicios como alquiler de bicicletas y cascos, punto de lavado, duchas y taller de autoreparación.

Leer más

Girona

Desde finales de los años 90, Girona pasa por ser una de las ciudades donde se aloja un mayor número de ciclistas profesionales. La ubicación próxima a los Pirineos, un clima cálido durante gran parte del calendario y una amplia red de carreteras secundarias permite a los deportistas una gran diversidad de opciones de entrenamientos, con distintas rutas, de montaña, media-montaña y llano. Siete hoteles ofrecen servicios específicos tanto a profesionales de renombre internacional como deportistas aficionados. Y no solo ciclismo de carreteras, el macizo de las Gavarres, con una extensión de cerca de 350 km², es un espacio de pistas, trialeras, descensos y senderos de bosque magnífico para los apasionados de la BTT. Varias apps ofrecen toda la información de las diferentes rutas.

Leer más

BTT VALL DE LORD

En el corazón del Solsonès, el Centro BTT Solsonès-Vall de Lord ofrece hasta nueve rutas debidamente señalizadas que suman un total de 148 kilómetros con diferentes grados de dificultad: 2,7 km de rutas fáciles, 20 km de rutas medias, 50 km de rutas difíciles y 75,51 km de rutas muy técnicas. Todas ellas permiten recorrer los bellos paisajes de alta montaña de la comarca prepirenaica. El punto de acogida se ubica en la Oficina de Turisme de la Vall de Lord, en la población de Sant Llorenç de Morunys, o también en la Oficina Comarcal de Turisme, en Solsona.

Leer más

1 / 13
Santa Susanna Turisme. Santa Susanna

Foto: Santa Susanna Turisme

1 / 13

Santa Susanna

El Maresme es una comarca con una estrecha franja de costa de 38 kilómetros y un interior marcado por pueblos encantadores y parques naturales por donde perderse haciendo senderismo. Por sus características geográficas, Santa Susanna fue uno de los núcleos de la costa catalana que sufrió más los ataques de piratas durante los siglos XV y XVIII. De ahí que como testimonio de aquella época hoy tenga en las Torres vigías uno de sus principales símbolos. Existen rutas diferentes para conocer este rico patrimonio, una de ellas teatralizada, por lo que es la opción ideal para familias. De la misma época, se pueden visitar la capilla de Santa Susanna o antiguas masías aún habitadas para conocer uno de los exponentes más importantes de la arquitectura tradicional catalana. El municipio más extenso del Maresme es marca de Turismo Deportivo desde el 2007; pero además, también es uno de los primeros destinos que consiguieron la marca de Turismo Familiar, otorgada por la Agencia Catalana de Turisme. En verano, cuando se abre el Playa Aqua Park, la playa se convierte en el plan familiar estrella. Si se buscan otros espacios naturales, el Parc de la Font del Boter es una interesante opción. La oferta hotelera se basa en alojamientos certificados para familias, deportistas y con espacios y salas de reuniones.

Volver al mapa. 

Lloret de mar

Foto: iStock

2 / 13

Lloret de mar

En el sur de la Costa Brava, Lloret de Mar es uno de los destinos clásicos del turismo familiar y deportivo de Cataluña. Sigue manteniendo la esencia de villa marinera, tal como lo recuerda la escultura de Ernest Maragall, "La dona Marinera". De su tradición también da buena cuenta el Museo del Mar, ubicado en una bella mansión de arquitectura indiana. Precisamente, para experimentar cómo vivieron aquellos indianos que volvieron ricos de las Américas, se puede visitar Casa Font, todo un icono del modernismo de la Costa Brava. El bello y singular cementerio modernista o los jardines de Santa Clotilde son ideales para planes relajados, mientras que si se prefiere más ambiente, en Cala Banys se puede tomar uno de los daiquiri con los que Constantí Ribalaigua, hijo pródigo del municipio, hizo famoso el Floridita de La Habana. En cuanto a alojamiento, en Lloret de Mar hay una amplia oferta que va desde el cinco estrellas del Gran Hotel Monterrey a un buen número de hoteles familiares de cuatro y tres estrellas, así como una gran oferta de apartamentos turísticos.

Volver al mapa. 

Calella

Foto: iStock

3 / 13

Calella

Entre dos iconos del turismo catalán como son la Costa Brava y la ciudad de Barcelona, Calella es todo un descubrimiento. La capital turística del Maresme aparece en el mapa como un paraíso familiar de playa. Hay espacio para disfrutar de la calma y de la suave arena de tres kilómetros de longitud de playas, con dos destacadas como son la Platja Gran y la de Garbí. Si se busca mayor tranquilidad, la playa de las Rocas es el destino ideal. Paralelo a la línea de la costa, el paseo de Manel Puigvert se convierte en el plan ideal para pasar la tarde. Para la puesta del sol hay que llegar hasta el faro, símbolo de Calella y balcón sobre la costa barcelonesa. Otro de los espacios naturales que vale la pena visitar es el Parque Dalmau, con una una extensión de 18 hectáreas de bosque mediterráneo por donde pasear; mientras que el Museo del Turismo de Calella se convierte en el plan estrella cuando el clima no acompaña para estar en la playa. Por su ubicación estratégica a menos de 50 kilómetros de Barcelona, Calella cuenta con una amplia oferta hotelera, el Hotel Bernat II es un cuatro estrellas superior moderno con una interesante zona de wellness-Spa. Así mismo, el hotel H·TOP Calella Palace Family & SPA es también una gran opción de hospedaje. Para probar la cocina marinera de la zona, el restaurante Can Miquel es un imprescindible, mientras que el Morro Fino es una divertida tasca con una carta muy interesante.

 

Volver al mapa. 

Blanes

Foto: iStock

4 / 13

Blanes

En Blanes comienza la Costa Brava. En concreto, en Sa Palomera, una enorme roca en la orilla del mar que hace la función de un muro natural que separa la bahía de Blanes de la extensa playa familiar de s'Abanell. Cualquiera que pasee por el paseo marítimo del municipio podrá observa este verdadero ícono del municipio. Calas rodeadas de montañas, como las de s’Agulla o Treumal, o los jardines botánicos de Mar i Murtra y Pinya de Rosa son lugares perfectos para disfrutar de un divertido día en la naturaleza.  El centro histórico de Blanes brinda la oportunidad de realizar agradables paseos, con la iglesia parroquial de Santa María, la fuente gótica y algunas casas modernistas de indianos como lugares destacados. Sin duda, el mejor plan para acabar el día es hacer una excursión hasta la atalaya de San Joan, un enclave histórico con vistas espectaculares. Los viajeros aficionados a la gastronomía tienen en el menú degustación del Sa Lola todo un destino. En cuanto a oferta de alojamiento, hay desde hoteles con spa, como Beverly Park & Spa a hoteles familiares y con encanto.

Volver al mapa. 

La GarrotxaGaleríaot01 OriolClavera X HOR

Foto: ACT

5 / 13

La Garrotxa

En el norte de Girona, donde las montañas comienzan su camino hacia el Pirineo, se extiende la Garrotxa, una comarca de la Costa Brava que esconde bosques, volcanes y pueblos medievales. Hacia el norte, el mapa está salpicado de pueblos medievales como Besalú o tan escénicos como Castellfollit de la Roca, suspendido en lo alto de una muralla basáltica de 50 metros de altura. Bosques de encinas, robles y hayas visten el paisaje de colores que cambian con el avance del calendario. Hacia el sur, aparece Olot. La capital de la comarca sorprende por tener cuatro volcanes en el casco urbano. Y es que la ciudad se integra en el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, todo un universo de interés para senderistas y amantes de la geología. El más evidente de ellos es el Montsacopa, que eleva su cono en pleno centro y se convierte en un mirador excepcional de toda la zona. Además de su riqueza natural, en Olot aguarda un interesante patrimonio cultural con el Convento del Carmen del siglo XVI, cuyos claustros hoy son ocupados por la Escuela de Arte de Olot. Para saber más de los volcanes de la zona, hay que visitar el Museo de los Volcanes, en la Torre Castanys, una de las casas modernistas más bellas de la Garrotxa. Capítulo aparte merece la gastronomía de la zona: la cocina volcánica, basada en productos km 0 como el maíz, las alubias,  la patata, la cebolla, la trufa, el escarlot y la castaña, que acompañan a carnes de cerdo, jabalí o a los caracoles. Los restaurantes Font Moixina, Hostal dels Ossos y La Deu son tres estupendas opciones para disfrutar de la mesa.

 

Volver al mapa. 

Penedès

Foto: iStock

6 / 13

Penedès

De Barcelona a Vilafranca del Penedès hay poca distancia; pero nadie lo diría al comprobar cómo cambia el paisaje desde el área metropolitana hasta la llanura del Penedès. Esta es comarca de viñas, con una cultura vinícola que se remonta a la época de los romanos. Dos son los núcleos vinícolas principales: rodeada de extensos viñedos y bodegas históricas, Vilafranca del Penedès es la capital del vino; mientras que a pocos kilómetros, Sant Sadurní d’Anoia aparece como la ciudad del cava. Para conocer todo lo relacionado con el vino, lo primero que hay que hacer es pasarse por el VINSEUM, Museo de la cultura del vino de Cataluña, que ocupa el imponente Palau Reial, en el centro histórico de Vilafranca del Penedès. Si el interés está más en el famoso vino espumoso de la zona, habrá que ir hasta el Centro de Interpretación del Cava. Sólo después del paso por uno de los dos (o ambos) museos, se puede seguir una ruta para conocer grandes marcas como Jean Leon, que llevó sus vinos hasta el Hollywood dorado de los años 50, Freixenet, Codorniu, Gramona, Llopart, Nadal, o bodegas más pequeñas y artesanales, como Artcava, en la que el plan incluye hacer de enólogo, o Albet i Noya, la primera bodega nacional en elaborar vinos ecológicos. Una gran cantidad de tesoros se esconden en los pueblos más pequeños de la comarca. El Penedès, además, es territorio gastronómico. Existen una gran cantidad de opciones para probar la cocina típica, como el Racó de la Calma o La Fàbrica, en Vilafranca del Penedès o Restaurant El Centre, en Sant Sadurní d’Anoia.

 

Volver al mapa. 

Cambrils

Foto: iStock

7 / 13

Cambrils

En el epicentro de la Costa Daurada, Cambrils suma a su marca de Turismo Deportivo la certificación como destino familiar. Cualquier otro destino ya tendría suficiente con semejante presentación; pero además, Cambrils es la orgullosa capital gastronómica de Tarragona. En parte, se debe a que su puerto pesquero es de los pocos que aún tienen una flota en activo capaz de traer la mejor materia posible y a una larga tradición culinaria que se materializa  dos estrellas Michelin que harán las delicias de los viajeros más gourmets: el Rincón de Diego, con su menú degustación y excelentes pescados y Can Bosch, con sus arroces. Además, la lista de restaurantes es casi infinita: Casa Soler, el Bresca Restaurant o el Restaurant Montserrat nunca fallan. El Passeig de les Palmeres que va del puerto pesquero al Club Náutico es un espacio animado donde descubrir uno de los iconos del municipio, la Torre del Port que protegió a los habitantes de las antaño frecuentes incursiones de piratas.

Volver al mapa. 

Val d'Aran

Foto: iStock

8 / 13

Val d'Aran

Entre montañas eternas, el Val d'Aran guarda lo mejor de la esencia del Pirineo catalán. El valle está repleto de pueblecitos encantadores de tejados de pizarra e iglesias románicas por los que perderse; mientras que la capital, Vielha, ofrece todos los planes de ocio necesarios: tiendas especializadas, un bello casco urbano, la estampa del río Nere a su paso por la ciudad. Y a todo ello, destacar las diferentes propuestas termales para cuidarse un poco, como las termas sulfurosas de Baronia de Les, el balneario Banhs de Tredòs o las piscinas termales de Arties. Las gastronomía aranesa, en la que convergen influencias de la cocina catalana con la francesa, protagoniza no pocos planes viajeros por el valle: además de los premiados quesos de Hormatges Tarrau, en Begergue, el pueblo de mayor altitud del valle, está el fascinante Caviar Nacarii o la cerveza artesanal Bièra Aranesa. Entre los restaurantes, la cocina de temporada y autor de Er Occitan, en Bossòst, es perfecta para cerrar una jornada sobre la bicicleta.

 

Volver al mapa. 

Salou

Foto: iStock

9 / 13

Salou

A un paso de la ciudad de Tarragona, a Salou se le conoce por el parque de atracciones Port Aventura World; pero resulta que Salou es mucho más, destacando como un destino deportivo y familiar perfecto. En pleno corazón de la Costa Daurada, a ambos lados del puerto, se extienden las dos playas más extensas, la playa de Levante y la de Poniente. Tal vez son las más populares; pero la sorpresa llega con la menos conocida cala Penya Tallada, solitaria y entre acantilados que recuerdan a los de la Costa Brava. La animación se concentra por la tarde en el paseo marítimo Jaume I, donde hay un nutrido escaparate de mansiones modernistas, como la Casa Bonet, de Domènec Sugrañes i Gras, discípulo de Gaudí. A la hora de recuperar fuerzas junto al mar, lo mejor será buscar una mesa en el restaurante Los Chicos, un clásico de buena carta junto al mar. Mientras que los más aficionados a la cocina de autor encontrarán en el Deliranto una experiencia capaz de unir la gastronomía con la literatura.

Volver al mapa. 

El Montsec

Foto: iStock

10 / 13

La sierra del Montsec

Àger, Les Avellanes i Santa Linya y Os de Balaguer son tres municipios de la comarca de La Noguera, en Lleida, que forman toda una constelación de planes para disfrutar de la naturaleza. El turismo activo convive cada día más con la ganadería y la vida tradicional de los payeses. De los tres, Àger, dominado por el macizo del Montsec, es la base ideal para conocer la zona y practicar deportes de aventura como la escalada, el kayak o el vuelo en parapente y ala delta. Un entorno espectacular y numerosas ermitas hacen de este territorio uno de los más preciados por los senderistas. El plan estrella es el Congost de Mont-rebei, un asombroso desfiladero formado por el río Noguera Ribagorçana. No hay que olvidar el patrimonio cultural, con joyas como el monasterio de las Avellanes, con una iglesia gótica y un claustro románico de gran belleza. Además, es una de las opciones más singulares de alojamiento en la zona. Otro de los espectáculos definitivos llega con la noche, cuando el cielo del Montsec permite contemplar la asombrosa belleza de las estrellas. Y es que la Sierra del Montsec está certificada por el sello Starlight como uno de los cielos nocturnos más puros de Cataluña.

 

Volver al mapa. 

El Pallars Jussà

Foto: ACT

11 / 13

El Pallars Jussà

Entre las cumbres eternas del Pirineo catalán y la Plana de Lleida, la comarca del Pallars Jussà se presenta como un territorio de contrastes. El río Noguera Pallaresa cruza la comarca dotándola de una personalidad genuina. El río es escenario destacado cuando ocurren las bajadas de los raiers (almadieros) que antiguamente transportaban aguas abajo todo tipo de mercancías en una especie de rafting primigenio. Cada año, en el mes de julio, se recrean sus bajadas. La gran variedad de paisajes que incluye desde zonas agrícolas a densos bosques inexpugnables, pasando por escarpados precipicios y espacios de alta montaña, como el Parc Nacional d’Aigüestortes Estany de Sant Maurici, hacen de la comarca un universo para el senderismo. Su capital histórica es Tremp. Situada a solo 80 kilómetros al norte de la ciudad Lleida, tiene la sede del Centre de Visitants del Pallars Jussà. A la Pobla de Segur, donde se encuentra el Centro BTT Pallars Jussà, se puede llegar desde la ciudad de Lleida a bordo del mágico Tren dels Llacs. En el municipio, espera una joya inesperada: el conjunto Modernista Casa Mauri.

 

Volver al mapa. 

girona-galeria

Foto: ACT

12 / 13

Girona

Para dar con la imagen más representativa de Girona, basta cruzar el río por el puente de Gómez, desde el que se se ven con todo lujo de detalle las coloridas casas del río Onyar. Todo el centro histórico transmite esa sensación de estar en otro tiempo tan propia de las ciudades con pasado medieval; pero donde más se siente es en el Call, el antiguo barrio judío de Girona. Las callejuelas, las escaleras y la fachada de la Catedral de Santa María o la Plaça del Jurats se convirtieron en escenarios de la sexta temporada de Juego de Tronos. Para cargarse de energía, la gastronomía en la ciudad de Girona es en sí misma todo un destino: está el famosísimo Celler de Can Roca; además, hay diferentes restaurantes en los que disfrutar de una novedosa cocina de autor como el Nu o el Massana. Para algo más en plan tapeo, lo mejor es pasarse por los alrededores de la plaza del Ví.

 

Volver al mapa. 

Vall de Lord vista general

@ISSUAL

13 / 13

Vall de Lord

Al noroeste del Solsonés, el Vall de Lord ofrece decenas de posibilidades para disfrutar de montañas y bosques mágicos. Se trata de uno de los valles más pequeños de Cataluña; pero suma una gran cantidad de paisajes, antiguas fortalezas, criptas que salpican sus montañas y pequeños pueblos de aspecto medieval que transportan a otra época. La mejor base para conocer el valle es Sant Llorenç de Morunys. La románica Iglesia Parroquial de Sant Llorenç de Morunys guarda un tesoro sorprendente: la capilla de la Mare de Déu dels Colls, uno de los más importantes retablos del barroco catalán. Precisamente, anexo al claustro del conjunto parroquial de Sant Llorenç de Morunys, se encuentra el Museo del Valle de Lord. Muy cerca, está el pantano de la Llosa del Cavall con un color turquesa espectacular en el que se puede practicar el kayak. Junto a él, el Santuario de Lord, al que vale la pena subir por las espectaculares vistas sobre el valle. En la zona, las paredes de piedra de la masía de Cal Joan del Batlle albergan un restaurante muy especial donde disfrutar de la cocina de la zona. La alternativa vegana, es el Restaurante Casa Albets, en Lladurs.

 

Volver al mapa. 

girona-galeria

Cataluña: paraíso ciclista

PARA MÁS INFORMACIÓN: CATALUNYA.COM

Seguir Viajando

Cataluña

Compártelo