Contenido Patrocinado

La gastronomía KM. 0 se sube a bordo de los aviones de KLM

La oferta aérea de KLM permite conocer otras culturas a través de los placeres culinarios.

La comida es mucho más que un simple placer para el paladar, puede despertar emociones y crear recuerdos inolvidables. En cada bocado se encuentra una historia, una tradición y un vínculo que trasciende el tiempo y las fronteras. Desde KLM, una de las compañías aéreas más antiguas del mundo, entienden que el viaje no se trata tan solo de llegar de un lugar a otro, sino de vivir una experiencia completa que estimule todos los sentidos. Y es que, gracias a la gran oferta aérea con la que cuenta la compañía, descubrir nuevos lugares y sentir el sabor de las cocinas del mundo se convierte en una verdadera fiesta para las papilas gustativas. 

KLM
Foto: KLM

La comida, un exquisito aliciente a la hora de viajar

Sin duda, viajar despierta los sentidos y va mucho más allá de la belleza visual. El sentido del gusto desempeña un papel crucial en la experiencia de todo viaje. En la mayoría de países, la comida se ha convertido en una de las formas más especiales de conectar con la cultura y con los lugareños del destino al que se viaja. Compartir sus alimentos contribuye a crear nuevos recuerdos que, incluso, nos pueden trasladar a lugares remotos de un solo bocado.

 

Cada ingrediente o cada receta transmitida de generación en generación revela la identidad de un pueblo y sus costumbres arraigadas. Desde los exóticos aromas de Bangkok hasta las exuberantes tierras keniatas, pasando por las empedradas kilométricas costas de Oaxaca, KLM permite que el turista se sumerja en una experiencia culinaria única para descubrir los sabores distintivos de cada destino.

 

 

En Bangkok, los sentidos se despiertan con la explosión de aromas de la cocina tailandesa. Los visitantes pueden disfrutar de su famoso pad thai salpicado de sabores agridulces y picantes; o el Khai Jiao, una tortilla autóctona crujiente y sabrosa. Explorar los puestos callejeros en la capital tailandesa se convierte en una oportunidad ideal para descubrir una amplia variedad de platos deliciosos que en cada bocado representan la diversidad y la vibrante cultura del país.

 

 

En cambio, si el turista se traslada al Parque Nacional Tsavo (Kenia), puede sumergirse en la riqueza y los sabores únicos de la cocina africana, una experiencia que evoca una sensación de familiaridad y calidez. Aquí, los visitantes pueden deleitarse con el nyama choma, una deliciosa parrillada de carne acompañada de ugali, un tradicional pan de maíz; o del pilau y el chapati, otros platos tradicionales de la cocina suajili, que reflejan la tradición transmitida de generación en generación.

 

O por ejemplo Oaxaca, en México, donde la comida revela la identidad de un pueblo. Los visitantes pueden disfrutar del emblemático mole, con su mezcla de chiles, especias y chocolate; o los tamales oaxaqueños, envueltos en hojas de plátano y rellenos de pollo, cerdo o frijoles, que son una muestra de la diversidad y creatividad de la cocina local. Cada bocado es una obra maestra que refleja la pasión culinaria del estado y una forma exquisita de conocer su cultura.

 

Pese a su lejanía, los sabores de Brasil ahora están más cerca que nunca a bordo de KLM. Y es que, la aerolínea y el Chef Rodrigo Oliveira, del Restaurante Mocotó y Balaio IMS, han preparado un menú exclusivo para la World Business Class que explora lo mejor del sabor local carioca, elaborado con ingredientes especialmente seleccionados. Descúbrelo en este vídeo:

 

 

Independientemente del lugar, la comida es el vínculo que une a los turistas y crea recuerdos inolvidables alrededor de una mesa. Con más de 250 destinos esperando ser descubiertos, KLM invita al viajero a experimentar esa conexión única que solo la gastronomía puede brindar.

Conectar con la esencia de los destinos mientras se cuida al planeta

En consonancia con el disfrute de la gastronomía local, KLM apuesta por turismo slow sostenible. Recorrer los máximos destinos posibles y colorear países en un mapa era el sueño de todo turista, sin embargo, las nuevas tendencias apuntan al retorno de lo realmente importante: conectarse consigo mismo y con el lugar, su cultura, gente y entorno medioambiental, desde una actitud de viaje distinta al turismo masivo, mediante una relación de respeto y un acercamiento responsable. Por ello, desde KLM buscan que esta aproximación tenga el mínimo impacto en el medio ambiente. 

webversion mexico miramar lagoon 02
México Miramar Lagoon. Foto: KLM

Desde la aerolínea neerlandesa, aunque llevan tiempo trabajando para mejorar los aspectos de sus operaciones y su papel social y medioambiental, saben que la aviación hoy está lejos de ser sostenible, pero su compromiso está acelerando el cambio hacia un viaje futuro más sostenible y responsable. Por ejemplo, de acuerdo con su Plan de acción climática, se propone lograr cero emisiones netas de CO2 para 2050, y para alcanzar ese objetivo tiene como meta la reducción del 30% de emisiones de CO2 por pasajero/km para el 2030 en comparación con 2019. Además, utilizar un 10% de SAF (Sustainable Aviation Fuel) en todos sus vuelos para el 2030 y el 50% menos de residuos no reciclados respecto a 2011. A través de estos esfuerzos, KLM quiere liderar esta travesía hacia un futuro de viajes responsables.