Contenido patrocinado

Kansai, un peregrinaje por la región más espiritual de Japón

Santuarios históricos, tradiciones milenarias, caminos entre bosques, paraísos termales y muchos más rincones llenos de paz y relax son lo que espera a los visitantes de esta mágica zona del país nipón.

De las diez regiones en las que se divide Japón, podría considerarse que es la de Kansai la que alberga su corazón espiritual y tradicional. Osaka, una de sus ciudades más vibrantes, floreció como centro de logística y comercio durante el período Edo como la "cocina de la nación". Kansai fue el epicentro de la bonanza de aquellos siglos, una riqueza que ahora se refleja en su exquisita gastronomía, la autenticidad de su cultura y la relación entre el entorno natural y la paz interior.

La singular y profunda experiencia del visitante se extiende por las ocho zonas que conforman la región: San’in, Lago Biwa y Hokuriku, Este del Lago Biwa y Mie, Harima, Tamba, Ise y Nara, Isla de Awaji y Tokushima y Kumano Kodo. Lugares repletos de rincones donde se suceden los vestigios de las culturas ancestrales de los samurái y los ninja, mitos históricos y peregrinaciones espirituales, aderezados con paisajes de ensueño y la magia única de Japón, que promete una experiencia exclusiva e inimitable.

Mapa Kansai Japón
© Joachim Ducos
1 /12
1 - ©Clémentine-Cintré ine1. Costa de San’in: mitos y misterios a las orillas del mar de Japón

© Clémentine Cintré

1 / 12

Costa de San’in, mitos y misterios a orillas del mar

La esencia marítima de la región costera de San'in se refleja en Ine, un pueblo conocido por sus más de 230 casas con una planta inferior para guardar barcos de pesca, llamadas funaya. Partiendo hacia el oeste se encuentra Kyotango y su tradicional tela Tango Chirimen, muy utilizada en la elaboración de kimonos. Este pueblo es un paso obligado antes de llegar a la ciudad termal de Kinosaki Onsen en uso durante más de doce siglos y con un templo gastronómico, Tsubakino Ryokan, con dos estrellas Michelin. Para aquellos que sigan con ganas de descansar cuerpo y mente, Yumura Onsen es otra de las localidades donde disfrutar de estas relajantes aguas. Y de las aguas a la aridez de las Dunas de Arena de Tottori, un paisaje protegido de 131 hectáreas y tan particular como el de Amano Hashidate, con una lengua de arena cubierta de vegetación que conecta dos costas.

2 - ©Clémentine Cintré Eiheiji 5. -	Lago Biwa y Hokuriku: viajes espirituales cerca y alrededor del lago más grande de Japón

© Clémentine Cintré

2 / 12

Lago Biwa y Hokuriku, un viaje espiritual alrededor del mayor lago de Japón

Esta región de castillos, montañas y tradiciones envuelve el Lago Biwa, cerca de donde flota la antigua ciudad feudal de Omi Hachiman, considerada “la Venecia verde” y repleta de santuarios y templos. La cultura budista se difundió allí poco después de su llegada a Japón, por eso esta zona es una gran tierra de peregrinaciones. Dos de los monasterios más visitados de la región del Lago Biwa y Hokuriku son el Enryaku-ji, fundado en el monte más sagrado del budismo japonés, y el Eihei-ji, donde nació la cultura zen. El Santuario Hiyoshi Taisha también es de obligada visita para aquellos que quieran conocer uno de los templos más importantes del budismo en Japón, un complejo de 40 edificios dedicados a la paz espiritual.

3 - Echizen Lacquerware hall(C)UNION OF KANSAI GOVERNMENT. Este del Lago Biwa y Mie: preservación de la historia japonesa a través de las artes y oficios tradicionales

© UNION OF KANSAI GOVERNMENT

3 / 12

Este del Lago Biwa y Mie, la historia japonesa a través de las tradiciones

La cultura de los samuráis, los ninjas y el bushido, código moral de los guerreros japoneses, está muy presente en la región del Este del Lago Biwa y Mie, sobre todo en lugares como la escuela ninja de Iga, ideal para conocer la historia de esta figura nacional. Otro lugar emblemático que visitar es el castillo de Hikone, uno de los más famosos del país, bañado por el lago Biwa. En esta zona también se puede la cerámica Shigaraki, una artesanía tradicional famosa en todo el país. Otra de las ciudades más emblemáticas es Echizen, principal lugar de producción del cangrejo de las nieves de Japón, el echizen gani, una delicia que probar antes de descubrir la técnica local artesanal washi para hacer papel a mano o su lacado con más de 1.500 años de historia.

himeji-castle new 02 001

© Himeji City

4 / 12

Harima, explorando la historia de los samuráis en el mar interior de Japón

Harima se extiende por el mar interior de Seto, cuya perla más preciada es el castillo feudal Himeji, uno de los doce que quedan en pie en el país y toda una inmersión en la cultura samurái. Desde aquí se puede subir hasta las montañas Shosha, donde se resguarda el templo budista Engyoji, que aloja una gran cantidad de bienes culturales del país. Escaparse a Arima Onsen, uno de los tres balnearios más antiguos de Japón, donde también se puede disfrutar de un parque temático de aguas termales, es el preludio perfecto para contemplar las ruinas del castillo de Ako antes de disfrutar de las cervecerías de arroz de Nada Gogo, la meca del sake, donde se elabora desde el siglo XVII.

5 - clementine-cintre-miyama-2. Tamba: Donde el bosque y la gente se sostienen unos a otros

© Clémentine Cintré

5 / 12

Tamba, el Japón más auténtico, donde la tierra y sus gentes son uno

El pueblo de Miyama, en la región de Tamba, es el mejor lugar para conocer las raíces del país. En él se encuentra Kayabuki no sato, un lugar donde se conserva el paisaje original de Japón, con un total de 39 casas tradicionales. Pasear después por el castillo de Sasayama, donde las antiguas residencias de los samuráis se reconvirtieron en cafés y tiendas, o visitar la histórica aldea de Aoyama para probar su kuro wachi, una soja negra que solo se cultiva en la zona, son formas de descubrir la autenticidad del país, del mismo modo que beber sake en Choro Shuzo, una cervecería histórica de Kioto, disfrutar en el Museo Dekansho de este patrimonial baile tradicional o visitar el Parque Artesanal de Tamba Sue-no-Sato y sus 50 talleres de cerámica.

732. Ise y Nara, un paseo por las antiguas capitales y los orígenes espirituales del país

© Templo Hasedera

6 / 12

Ise y Nara, un paseo por las antiguas capitales y los orígenes espirituales del país

El origen del misticismo japonés se encuentra en el corazón de Kansai, en la región de Ise y Nara, famosa por sus templos budistas y santuarios sintoístas, como el templo Kinpusenji del monte Yoshino, que combina el budismo con el antiguo culto japonés a las montañas, o el templo Hasedera, con más de mil bienes culturales en su interior. También destaca el santuario Ise Jingu, compuesto por 125 palacios, hogar espiritual del pueblo nipón desde la antigüedad y considerado cuna del alma del país. Las tradiciones milenarias del sumo, el sake y el shugendō se han cultivado en Ise y Nara durante años, al igual que la de la pesca ama, realizada por buzos que se sumergen para conseguir mariscos y algas y que se remonta a la antigüedad.

photo 20220208100551. Isla Awaji y Tokushima

©Tokushima Prefecture Tourism Association

7 / 12

Isla Awaji y Tokushima, del mar interior de Seto hacia la tierra de la danza

La isla de Awaji se cierra sobre la bahía de la famosa Osaka, abriéndose al mar interior y regalando lugares como las piscinas de Naruto, una de las tres principales corrientes del mundo, donde se generan remolinos de hasta 20 metros de diámetro. Pero Naruto también es famoso por su besugo, un pez de la buena fortuna, y por el kintoki, una especie de patata dulce con un intenso color dorado en su interior. Más allá de la riqueza gastronómica, se cree que en la Isla Awaji nació el país, una historia que puede conocerse en el santuario Izanagi, dedicado a las deidades del mito de la fundación. En cuanto a las tradiciones de la Isla Awaji y Tokushima, en la ciudad de Tokushima se puede admirar el awa odori, una danza tradicional con mas de 400 años.

8 - ©Clémentine Cintré Kumano Nachi 4. Kumano Kodo: Una peregrinación de vista espectacular

© Clémentine Cintré

8 / 12

Kumano Kodo, rituales culturales a través de la ruta espiritual más famosa

El santuario Kumano Hongu Taisha es el primer santuario de la famosa ruta de peregrinación de Kumano Kodo, que conecta tres grandes santuarios a través de rituales de purificación entre los bosques misteriosos de las laderas de las montañas Kii. En el santuario Kumano Hayatama Taisha se puede disfrutar de la majestuosidad de un árbol de más de mil años de antigüedad designado como monumento natural, y en el santuario Kumano Nachi Taisha, al que se sube por la escalera de piedra Daimonzaka antes de ofrecer unas vistas panorámicas inigualables. En Koyasan se encuentran otros templos de gran importancia, como los templos de la zona de Koyasan, Patrimonio de la Humanidad, donde se puede disfrutar de su especial cocina vegetariana, basada en las cinco leyes, los cinco sabores y los cinco colores.

nara tsukihi

© Nara Tsukihi Tei

9 / 12

Nara Tsukihi Tei, descanso en un Patrimonio de la Humanidad

El Bosque Primigenio de Kasugayama, en el área sagrada del Santuario Kasuga Taisha, es Patrimonio de la Humanidad, y en su profundidad se encuentra el Nara Tsukihi Tei, un ryokan especializado en cocina tradicional desde 1903. El murmullo del río Yoshiki y los árboles centenarios son el escenario perfecto para degustar la cocina kaiseki, muy centrada en la presentación de los platos y la frescura y temporalidad de los alimentos. El alojamiento tan solo cuenta con tres habitaciones rodeadas de vegetación para garantizar la máxima privacidad y descanso. En ellas, los huéspedes podrán probar, como es tradición en Nara, un desayuno a base de Cha-gayu, unas gachas de arroz con té, mientras disfrutan del silencio y la calma del lugar.

6

© Yunotani Senkei

10 / 12

Yunotani Senkei, la posada termal que curaba guerreros

En la aldea de Totsukawa, Patrimonio de la Humanidad por su carácter sagrado como ruta de peregrinación de las montañas Kii, se encuentra la posada de aguas termales Yunotani Senkei. Esta área es rica en lugares relacionados con la mitología, templos históricos y santuarios, sin olvidar Tosenji Onsen, una fuente de aguas termales con más de 570 años que, según las creencias, era utilizada para curar heridas de guerreros y de peregrinos del camino de Kumano. En cada una de las nueve habitaciones de la posada se puede disfrutar de un baño de aguas termales, tanto interior como exterior, y del aroma del cedro y del ciprés japonés después de probar platos con ingredientes locales de las montañas, los ríos y el mar de la región.

nanten-en

© Amami onsen nanten-en

11 / 12

Amami onsen Nanten-en, la tradición en estado puro

Esta posada de aguas termales está ubicada a lo largo de un arroyo de montaña en Amami-no-sato, un pueblo con un paisaje japonés original. El edificio, que fue diseñado por Kingo Tatsuno, un destacado arquitecto de los períodos Meiji y Taisho, fue designado como propiedad cultural tangible del país. Su cocina kaiseki, tradicional de los alojamientos ryokan, ofrece un menú que cambia cada mes, con platos de temporada como el Kongo Nabe, una receta muy popular de verduras y mariscos japoneses y occidentales cocidos a fuego lento en caldo de leche y servido en una base de puré de tomate y que se ofrece en la privacidad de sus habitaciones, algunas de ellas con baño al aire libre.

The Westin Miyako Hotel Kyoto Kasuien3. The Westin Miyako Hotel Kyoto Kasuien

©︎ 2020 The Westin Miyako Kyoto. All Rights Reserved

12 / 12

Kyoto Kasuien, aguas termales con vistas a la antigua capital

En las instalaciones del The Westin Miyako Hotel se encuentra un anexo japonés con habitaciones de lujo, el Kyoto Kasuien. Ubicado en una de las exuberantes colinas de Higashiyama, este rincón apartado del hotel principal ofrece vistas panorámicas de Kioto. El edificio de doce habitaciones es considerado una obra maestra de la arquitectura de estilo Sukiya de la posguerra. Al atravesar la enorme puerta con techo de corteza de ciprés, se encuentra un espacio tranquilo donde disfrutar de sus jardines, sus patios y sus amplias y exclusivas habitaciones, con bañeras hechas de pino paraguas japonés y con aguas termales procedentes de un manantial natural que se origina a 1.200 metros bajo tierra.

8 - ©Clémentine Cintré Kumano Nachi 4

Con la colaboración de: