Volando voy...

República checa en 14 experiencias que solo se pueden vivir en este país

Desde realizar una ruta por los desfiladeros del Karst Moravo hasta pescar la cena en un monasterio.

Cuando el viajero aterriza en Chequia, cree encontrarse en un paisaje de cuento en el que las ciudades sorprenden por el color de sus fachadas y los pueblos se llenan de castillos y palacios de fábula. Por no hablar de sus sobrecogedores parajes naturales, con desfiladeros de casi 140 metros de profundidad y las reservas naturales por las que hacer senderismo a las puertas de Praga. La República Checa está esperándonos con un sinfín de experiencias inolvidables.

1 / 14
Dormir como un príncipe (o princesa)

Palacio de Liblice

1 / 14

Dormir como un príncipe (o princesa)

En los alrededores de Praga, lo que se conoce como Bohemia Central, se encuentran algunos de los castillos y palacios más impresionantes de la región, y lo que es mejor, existe la posibilidad de dormir en ellos. Ejemplo de ello son el Hotel Palacio Štiřín y el Chateau Liblice, dos lugares para marcarse una escapada de cuento e inolvidable, ya sea en familia, en pareja, con amigos e, incluso, en solitario.

Teletransportarse a la corte imperial de los Habsburgo

Cuadra Nacional Kladruby nad Labem

2 / 14

Teletransportarse a la corte imperial de los Habsburgo

En la planicie del Elba, concretamente en Perdubice -en la región de Bohemia del Este-, se encuentra un lugar incluido en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad, el paisaje de crianza y doma de los caballos de tiro ceremoniales de Kladruby nad Labem. Una zona que en conjunto destaca por su color verde, por estar llena de bosques, pastos y campos, en la que se cría y se doma a los kladruber, los caballos de tiro utilizados en las ceremonias de la corte imperial de los Habsburgo. Un lugar que abrió sus puertas como acaballadero imperial en 1579, cuando el caballo era esencial en la agricultura, los transportes, el ejército y las ceremonias protocolarias de la aristocracia.

Viajar al centro de la Tierra en los Montes Metalíferos

Krusne hory © Shutterstock

3 / 14

Viajar al centro de la Tierra en los Montes Metalíferos

Entre Alemania y la República Checa, concretamente entre la región de Ústí nad Labem y la de Karlovy Vary, se encuentra la cordillera de los Montes Metálicos o Metalíferos, una zona de extracción de minerales de gran importancia en Europa desde el siglo XV hasta el punto de que ha sido nombrado Lugar Patrimonio de la Humanidad. Además de su historia, los visitantes pueden ponerse en la piel de los mineros de la época y visitar el interior de las antiguas minas e, incluso, tomar baños de radón.

Un museo a pie de calle

Rascacielos de Bata en Zlín © Upvision

4 / 14

Un museo a pie de calle

La ciudad de Zlín es un lugar utópico, considerado un museo de arquitectura contemporánea al aire libre con joyas como la torre Baťa -que en su momento fue el rascacielos más alto de Europa-. Su cambio en su estructura se debe a un empresario que cambió la percepción de su ciudad a medida que crecía su empresa y que impulsaba nuevas ideas para su negocio, Tomáš Baťa.

Hace más de 130 años, Tomáš fundó junto a sus hermanos una empresa de calzados llamada "Bat'a" o "Bata" en español, que se regía bajo las nuevas ideas de mercadotecnia y publicidad provenientes de América. Un negocio boyante que cada vez necesitaba más mano de obra, para el que ideo la forma de conseguir tener sus trabajadores cerca: construyendo bloques de casas en los alrededores de la fábrica e impulsando así el cambio de estructura en la ciudad de Zlín. Pero además de su curiosa arquitectura, Zlín es conocida también por ser el lugar donde cada mes de agosto, se celebra el Barum Rally, una de las pruebas más carismáticas del Campeonato Mundial de Rally.

@restroconsistorium. Comerse Brno

Foto: @restroconsistorium

5 / 14

Comerse Brno

Hay un refrán tradicional checo que dice que el amor entra por el estómago y que se confirma en Brno -la segunda ciudad más importante de la República Checa-, que se ha convertido en uno de los destinos más foodies de todo el país. De hecho, cada año expertos nacionales e internacionales escriben sobre los mejores establecimientos de la ciudad y se recoge en la guía Gourmet Brno, una biblia para los amantes de la gastronomía checa.

El hotspot de Brno

Villa Tugendhat © Ales Motejl

6 / 14

El hotspot de Brno

En Brno, además de comida hay mucho que visitar, especialmente un lugar que se ha convertido en el hotspot más conocido de la ciudad, la mítica Villa Tugendhat. Un espacio obra del famoso arquitecto alemán y padre de la Bahuaus, Mies Van der Rohe, que es desde hace tiempo el gran icono de la arquitectura residencial mundial.

cristal

Foto: Turismo de la República Checa

7 / 14

El saber hacer del cristal de bohemia

La tradición cristalera de la región de Vysočina tiene siglos de antigüedad y es una de las paradas indispensables de cualquier viaje por Chequia. Aurum Crystal, Bohemia Machine y Caesar Crystal Bohemiae son algunas de las grandes firmas del arte en cristal que tienen sus principales factorías en la región y que ofrecen a sus visitantes la posibilidad de conocer sus instalaciones para contemplar los procesos de elaboración de estas auténticas obras de arte de fama mundial. ¡Toda una experiencia!

Brindar con Pilsen en Pilsen

Fábrica de Pilsen © iStock

8 / 14

Brindar con Pilsen en Pilsen

No hace falta explicar mucho sobre la cerveza Pilsen, una de las marcas con más fama mundial de la República Checa. Se fabrica en la ciudad que lleva su nombre y permite a los visitantes conocer cuál es su proceso de elaboración conociendo los diferentes tipos de lúpulo y maltas que existen y las diferentes fermentaciones que llevan a cabo. Otra de las cosas más curiosas que se pueden hacer en Pilsen, es recorrer su trazado medieval subterráneo, a través del cuál podrás conocer mucho más sobre desde cuándo se elabora la cerveza en este país.

En bici por la Bohemia del Sur

Palacio Hluboka © JCCCR

9 / 14

En bici por la Bohemia del Sur

La riqueza monumental y la realización de actividades al aire libre son dos de las características turísticas de Bohemia del Sur. La región destaca por su monumentalidad en todo su conjunto y por la gran oferta de ocio deportivo, desde senderismo o vías ferratas a deportes acuáticos en las playas del embalse de Lipno, el más grande del país. Pero nada como la ruta en bicicleta que conecta České Budějovice, la capital de la región, con el palacio Hluboká nad Vltavou, de visita obligada.

Los desfiladeros del Karts Moravo

Karst de Moravia © Shutterstock

10 / 14

Los desfiladeros del Karst Moravo

La zona kárstica más grande de Europa se encuentra ubicada en Moravia del Sur. Más conocido como el Karst Moravo, se trata de una de las grandes maravillas naturales de la República Checa, formado por parajes repletos de desfiladeros con 138 metros de profundidad -cuyo fondo se puede visitar- y cuevas en las que es posible navegar. Además, cada año se celebra en su interior el festival Tonos Mágicos de Macocha, un espectáculo de música y luz único en el mundo.

@JIří Zerzoň Ostrava

@JIří Zerzoň Ostrava

11 / 14

Industria y música a partes iguales

Por su tradición minera, Ostrava es uno de los mayores centros industriales del país y destaca, sobre todo, por su arquitectura industrial que se puede conocer en profundidad en el museo minero más grande del país, el Landek Park. En él se puede visitar la que fuera la primera mina de la ciudad y se pueden recorrer hasta 250 metros de galerías subterráneas.

Pero Ostrava, además de minería se caracteriza por ser también el centro de la música y los festivales del país, entre los que destacan Colours of Ostrava, en el que cada año se dan cita las mejores bandas del mundo, y el Beats for love, uno de los principales festivales de música electrónica del mundo.

Pesca tu propia cena en un monasterio

Karlovy Vary © Ladislav Renner

12 / 14

Pescar la propia cena en un monasterio

A Karlovy Vary acuden, desde hace siglos, viajeros de todo el mundo para sumergirse en sus famosas aguas termales, pero los alrededores de la glamourosa ciudad-balneario esconde secretos viajeros que están esperando nuestra visita. Es el caso de el monasterio premonstratense de Teplá, considerado el centro espiritual de Bohemia Occidental. Fundado a finales del siglo XII y reformado en estilo barroco, el monasterio es famoso por su biblioteca, que atesora una valiosa colección de incunables, y por la sorpresa que aguarda al alojarse en él: el huésped puede, si lo desea, pescar su propia cena en el estanque detrás del monasterio.

Tradición y vanguardia en la cocina de Olomouc

Quesitos de Olomouc © Shutterstock

13 / 14

Tradición y vanguardia en la cocina de Olomouc

La gastronomía de Olomouc, junto con su monumentalidad y su ocio nocturno, es uno de los mayores secretos a descubrir. Sus restaurantes fusionan tradición y vanguardia de una forma muy inusual, hasta el punto de que los clientes pueden incluso participar en talleres o preparar su propia comida, como en el caso de Entrée. Y, entre los souvenirs gastronómicos no pueden faltar los famosos quesitos de Olomouc (olomoucké tvarůžky), elaborados de leche desnatada y con un curioso toque picante.

Senderismo en Praga, la ciudad infinita

Reserva natural Divoká Sárka © Shutterstock

14 / 14

Senderismo en Praga, la ciudad infinita

Praga es tan infinita como la cantidad de planes que se pueden hacer en ella, como uno de los más desconocidos, el senderismo. Sí, en Praga se pueden hacer rutas recorriendo senderos y caminos en plena naturaleza (¡y sin salir de la ciudad!). De hecho, se realiza por la reserva natural Divoká Šárka, declarada Monumento Nacional Cultural por sus yacimientos arqueológicos, en una ruta de ocho kilómetros apta para todos los públicos a través de la cuál el visitante puede disfrutar de parajes naturales como el riachuelo Šárecký potok, el mirador Nebušická vyhlídka y la cuenca de Divoká Šárka.

En bici por la Bohemia del Sur

Seguir Viajando

Escapadas

Compártelo