Schilthorn, la montaña suiza que va a conquistar a todos este verano

El mirador más emblemático del país se convierte, también, en el mejor destino para celebrar el deshielo.

Entre todos los picos, miradores y balcones suizos, el Schilthorn tiene algo especial. Y no es su altura (2.970 metros sobre el nivel del mar), por mucho que su cumbre sea la más alta de los Prealpes berneses. Lo que le hace realmente único es su ubicación que lo convierte en la mejor butaca posible para disfrutar del show natural que ofrecen los picos del macizo de Jungfrau: el propio Jungfrau (4.158 m), el Eiger (3.970 m) y el Mönch (4.110 m). A todo ello le suma un restaurante con vistas de 360 grados capaz de robarle protagonismo a James Bond en Al servicio de su Majestad, un cameo con el que fascinó a las retinas de todo el mundo. Un cóctel cinematográfico y alpino que en verano se vuelve, si cabe, más apetecible con estas propuestas. 

1 /9
Piz Gloria Sunset 1 webalbum 1 print

Foto: Schilthorn.ch

1 / 9

Más allá de la ficción

Resulta inevitable vincular el Schilthorn a la figura de James Bond. La grabación de Al servicio de Su Majestad entre octubre de 1968 y mayo de 1969 supuso una revolución para el Piz Gloria, el mirador que se eleva en su cumbre. De hecho, este espacio está bautizado con el nombre que tenía en la película y que correspondía a la guarida del archienemigo de Bond. el villano Blofeld. Más allá de esta curiosidad reveladora, la conexión entre el personaje y la montaña queda clara desde que se llega, en telecabina, desde la estación de Stechelberg. No en vano, todo este complejo está tematizado con la figura del agente más famoso de la inteligencia británica, aunque la espectacularidad de sus vistas va más allá de la ficción. 

Y es que, antes de caer en las tentaciones bondianas, el Piz Gloria asombra con unas vistas que quitan el hipo. Desde sus balcones, senderos, pasarelas y ventanales se observa la grandiosidad de los Alpes berneses con nitidez, con la estampa del Eiger, el Jungfrau y el Mönch ejerciendo de auténtico paseo de la fama montañoso. A la espectacularidad de la panorámica hay que sumarle el hecho de que este paisaje está protegido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ya que se trata de la zona glaciar más extensa de Eurasia y su riqueza geológica permite comprender mejor el origen de las principales cordilleras del planeta. Y en la otra dirección, la retina queda fascinada por el lago Thun y por la planicie del norte de Suiza que se extiende hasta los montes del Jura. 

piz gloria-4655 print

Foto: Schilthorn.ch

2 / 9

007... a casi 3.000 metros

No es que en el interior del Piz Gloria el paisaje no sea importante. Es que, directamente, se transforma en espectáculo. La estrella del complejo es, sin duda, el restaurante 360º-Piz Gloria, un establecimiento giratorio que completa una vuelta sobre sí mismo en 45 minutos y que permite maridar la cocina típica de Suiza con las vistas más asombrosas. Por supuesto, el bueno de James Bond está aquí presente, y no solo con la decoración, ya que protagoniza un brunch emocionante en todos los sentidos que se sirve diariamente hasta las 2. pm. Además, también le da nombre a la hamburguesa más exitosa de la carta. 

bond-cinema 2 webalbum print

Foto: Schilthorn.ch

3 / 9

Una cumbre cinematográfica

Además de contar con una tienda en la que se puede comprar desde productos 100% suizos hasta merchandising de este famoso agente, el Piz Gloria alberga también un cine con una pantalla curva de 12 metros donde se exhiben las escenas más impactantes del filme que globalizó este lugar, así como otros materiales audiovisuales relacionados con Al servicio de Su Majestad y con el propio James Bond. Un plan perfecto para sumergirse en el legado de este personaje, conectarlo con el mirador y resguardarse los días en los que la meteorología se vuelve caprichosa. Antes de abandonar este complejo merece la pena hacer uso de sus baños más allá de las necesidades fisiológicas de cada uno ya que están repletos de simpáticas referencias a la película y al agente 007.  

skyline walk birg  h2a7156 webalbum print

Foto: Schilthorn.ch

4 / 9

¡Adrenalina para todos!

El Schilthorn no termina y acaba en el Piz Gloria. De hecho, tras caminar por la cresta de la montaña, donde unos paneles permiten descubrir in situ los principales lugares de filmación de Al servicio de Su Majestad, es el momento de desandar el camino y regresar a la estación intermedia de Birg. Aquí la aventura no se vive a través de James Bond, sino que se experimenta en las propias carnes con dos atracciones imprescindibles. La primera, el Skyline Walk, un mirador suspendido ubicado a más de 2.600 metros sobre el nivel del mar donde se alternan las vistas sobre el macizo Jungfrau con la adrenalina que genera el abismo que se abre a los pies del viajero. 

birg thrill walk  y8a2434 webalbum print

Foto: Schilthorn.ch

5 / 9

El sendero más vertiginoso de Europa

El otro gran aliciente de la estación de telecabina de Birg es el llamado Thrill Walk, un sendero que desciende por las paredes del macizo rocoso a través de una estructura que pasa por debajo del mirador Skyline Walk. Aquí la aventura se eleva al siguiente nivel gracias ya que el suelo de esta pasarela alterna los tramos de cristal con los de rejilla. El truco, como siempre, es no mirar hacia abajo... demasiadas veces. 

muerren 04 webalbum print

Foto: Schilthorn.ch

6 / 9

Muerren, un pueblo de postal... y sin coches

En las faldas del Schilthorn asoma Muerren, uno de esos pueblos alpinos de postal que cumplen con todas las expectativas rurales del viajero. Sus casitas de madera, perfectamente conservadas, son su seña de identidad mientras que sus calles sorprenden por estar destinadas a los peatones. No en vano, desde hace años, la localidad más alta del cantón de Berna tiene prohibida la entrada de coches, lo que permite que deambular por ella y descubrir sus decenas de rincones idílicos sea todo un placer libre de humos. No muy lejos se encuentra otra aldea heidiana, Grimmelwald, que merece la pena descubrir por sus coquetos chalets y sus pequeñas tiendas. 

allmendhubel sylviamichel webalbum print

Foto: Schilthorn.ch

7 / 9

En tamaño familiar

En el Schilthorn no todos los placeres son adultos. De hecho, cuenta con una montaña siamesa, menos alta pero muy atractiva para los más pequeños, a a la que se accede mediante un pintoresco trayecto en tren. Se trata de Allmendhubel, una colina de que se eleva a 1.907 metros de altitud y que está pensada para que las familias disfruten de este entorno con actividades para todos. Y es que, mientras los padres disfrutan de un café con vistas y mucho oxígeno en su preciosa terraza, los niños pueden descubrir el Flower Park, un enorme patio con columpios ambientado en el imaginario alpino suizo donde el horizonte es absolutamente épico. 

Grauseeli DSC00317 webalbum 1 print

Foto: Schilthorn.ch

8 / 9

Senderismo con vistazas

Desde la misma Allmendhubel parten dos de las rutas senderistas más emblemáticas del Schilthorn y alrededores. La Northface Trail conecta esta colina con Blumental y, después, con Muerren, a lo largo de un recorrido de dos horas perfectamente señalizado y que cuenta con carteles que explican la historia y las curiosidades de las montañas adyacentes. Por su parte, la Mountain View Trail discurre paralela a la cadena montañosa desde Allmendhubel hasta Grütschalp ofreciendo desde panorámicas adrenalínicas hasta postales 100% suizas con prados llenos de flores y pequeños lagos donde se refleja el paisaje. Aunque recorrerla en este sentido es la opción más sencilla ya que apenas exige dos horas de descenso hasta la estación de Grütschalp, realizarla en dirección contraria partiendo desde Grütschalp y finalizando en Muerren tiene como aliciente ir descubriendo, paso a paso, metro a metro, las postales típicas del macizo así como realizar una parada de avituallamiento y comilona en el restaurante panorámico de Allmendhubel a mitad de camino. 

 

lauterbrunnen-trümmelbachfälle-3 web print

Foto: Schilthorn.ch

9 / 9

La cascada subterránea más alta de Europa

Antes de abandonar esta maravilla natural y desandar el camino valle abajo, el entorno de Schiltorn y Muerren aún guarda algunas sorpresas. Una de ellas es la espectacular vía ferrata de nivel K3 que une Muerren con Grimmelwald en apenas tres horas y que atraviesa no solo paredes vertivales, también puentes tibetanos y pasarelas sobre grietas. Otro plan al natural es hacer un safari de cascadas ya que este paraíso se encuentra en el confín del valle de Lauterbrunnen, famoso por albergar decenas de saltos de agua. La más peculiar de todas es la Trümmelbach, ya que se trata de la catarata subterránea más alta del continente, además de ser la única de origen glacial con acceso subterráneo. Más allá de los hitos, lo que fascina es el modo en el que se visita, a través de un laberinto de pasarelas y balcones que se abren paso a través de la grieta alpina mientras el ruido ensordecedor del caudal arrastrando guijarros y precipitándose por el abismo multiplica la épica.   

Piz Gloria Sunset 1 webalbum 1 print