¡A volar!

Vic, a lo Julio Verne

La quinta etapa del desafío 'Grand Tour' lleva a los concursantes hasta el cielo para cambiar de perspectiva.

Volar en globo sirve para pintar el cielo de colores, además de para vivir una aventura. Esto último lo sabía bien Julio Verne y por eso escribió Cinco semanas en globo. Lo curioso es que el autor francés nunca había subido a un globo antes de escribir la novela. Donde sí que se puede vivir una aventura en globo real y no solo imaginaria es en Vic

 

Y es que resulta que la comarca de Osona tiene unas condiciones climáticas que tanto valen para el curado de embutidos como para volar en globo. Sobrevolar la ciudad de Vic en un globo aerostático es una experiencia única. Solo a vista de pájaro se puede observar con todo detalle los rincones antiguos de la ciudad, como la plaza Mayor, la catedral o el entramado de callejuelas. 

 

Después, con el empuje del viento, tocará surcar la comarca de Osona con toda su diversidad de paisajes, que van desde las montañas a la Plana de Vic, pasando por valles, ríos, embalses y masías que salpican el paisaje entre los pueblos. A veces, toca alejarse para ver mejor, volar en globo y dejar que la aventura llene por unas horas la cotidianidad.

 

 

1 / 6
Una ciudad para volar

Foto: iStock

1 / 6

Uno de los mejores lugares de Cataluña para volar en globo

Las características geográficas de la plana de Vic hacen que sea una geografía especialmente adecuada para surcar los cielos en un globo y disfrutar de las mejores vistas que regala la comarca: la ciudad de Vic, el Montseny, el Pedrafroca o el Prepirineo siempre presentes en el horizonte, y, si el día acompaña en visibilidad, incluso, Montserrat. Para ello, hay diferentes empresas que ofrecen la oportunidad de vivir una aventura tan única como esta. En concreto, la Oficina de Turismo de Vic recomienda tres: Aircat, Balotour y Viatges Alemany. 

A vista de pájaro 2

Foto: iStock

2 / 6

A vista de pájaro

Vic a vista de pájaro revela todos sus secretos. Es una oportunidad única para contemplar las callejuelas del casco medieval y la huella aún evidente hoy de la antigua muralla que lo rodeaba, la maravillosa complejidad de estilos de la Catedral de San Pedro, con su torre románica anexa a un cuerpo gótico, la belleza de la Plaza Mayor, con las personas como puntitos muy abajo, o incluso el templo romano desde una perspectiva que no permite su contemplación desde la calle.

Sin arrugas

Foto: iStock

3 / 6

Sin arrugas...

El acierto de los topónimos es que una única palabra describe decenas de metros cuadrados de territorio. Así pasa con la Plana de Vic, que los libros de geografía describen con todo lujo de detalles como “una depresión alargada con dirección norte-sur que constituye el núcleo central de la comarca de Osona”. Luego, los detalles vienen a ocupar un número considerable de páginas, que alguien que no tenga especial interés por la materia se puede ahorrar siempre que se suba en un globo. Entonces, la llanura es evidente a simple vista: y ahí están las masías que salpican la comarca, los campos de cultivo y los pueblecitos.

Y tampoco tan plana

Foto: iStock

4 / 6

Pero tampoco tan plana

Pero conviene no simplificar en exceso. A medio camino entre el Pirineo y el Mediterráneo, la comarca de Osona presenta una orografía compleja, con una variedad de paisajes heterogénea, en la que caben tanto la Plana de Vic, como otros accidentes geográficos que se pueden observar con detalle volando en globo, como por ejemplo esta comarca insólita nos ofrece sus principales atractivos: la plana de Vic y, al oeste, los acantilados del Collsacabra o el Macizo de Guilleries, por ejemplo.

Un embalse mágico

Foto: iStock

5 / 6

Y un embalse mágico

Ver desde el aire el embalse de Sau es uno de los alicientes para sobrevolar la comarca de Osona. Se encuentra dentro del Espacio Natural de las Guilleries, al pie del Macizo de Guilleries. El pantano es famoso porque cuando fue inaugurado en 1962, cubrió totalmente el pueblo de San Román de Sau, que fue desalojado por los vecinos. Sus restos, sobre todo los del campanario, suelen aparecer como pecios del tiempo pasado cuando el nivel del embalse desciende.

festival globos vic

Foto: iStock

6 / 6

El festival de globos más antiguo de Cataluña

Uno de los eventos más queridos en Vic es el Mercado del Ram, que como no podía ser de otro modo, se celebra en la Plaza Mayor. Durante 3 días, Vic celebra su esencia agrícola y ganadera, por lo que es un buen momento para probar el fuet y otros embutidos famosos de Vic. Es entonces, cuando el Club Catalán de Globos organiza el International Mercado del Ramo Balloon Trophy, que llena el cielo de la comarca de colores. Es el festival de globos aerostáticos más antiguo de Cataluña y de España y solo el segundo más antiguo de Europa, por detrás de otro mítico: el Festival de Balones de Château d'Oex, en Suiza. 

el festival de globos más antiguo de Cataluña

Vic, a lo Julio Verne

Compártelo