Arquitectura

1 / 321
AZKUNA ZENTROA

Foto: Azkuna Zentroa-Alhóndiga Bilbao

1 / 321

AZKUNA ZENTROA: el cielo no puede esperar

Cuando se accede a la Alhóndiga de Bilbao y se pasa por el espacio bajo el agua del Atrio de las Culturas, si se mira hacia arriba, se podrá ver a más de 9 metros de altura la silueta de los nadadores como si flotaran en un cielo rectangular. Y es que la  rehabilitación del edificio histórico de la Alhóndiga por parte de Phillippe Starck aportó numerosas sorpresas para el visitante. En la planta de la terraza, el diseñador francés proyectó tres piscinas. Para una de ellas, la que da al atrio de la entrada, concibió un fondo de cristal de seguridad. El acceso es público previo pago de una tarifa que da derecho al uso del espacio deportivo.

Foto: EFFEKT Camp Adventure | Rasmus Hjortshoj

2 / 321

Un rascacielos en el bosque

La torre de 45 metros de altura se levanta sobre la arboleda del antiguo monasterio de Gisselfeld, un bosque glaciar idílico en la población de Haslev, a una hora en coche de Copenhague. La construcción es la primera de su tipo en Escandinavia y en los pocos meses que lleva inaugurada ya se ha convertido en el plan estrella del parque natural Camp Adventure, quienes aseguran estar encantados de poder ofrecer una “experiencia verdaderamente única”.

Foto: EFFEKT Camp Adventure | Rasmus Hjortshoj

3 / 321

La espiral es bella

El diseño escultórico de la torre es de los arquitectos daneses EFFEKT en colaboración con la empresa de ingeniería Arup. Antes de su finalización, la Torre del Bosque ya ganó numerosos premios, entre ellos un German Design Council Award, el 2017 ICONIC Award y también fue reconocido como la Mejor Iniciativa Turística de la Costa Sur de Dinamarca en 2018. El diseño se basa en una larga espiral construida en acero corrugado para que se mimetice mejor con el entorno cambiante del bosque, mientras que la rampa de 650 metros de largo está construida con madera de robles locales. La estructura de perfil curvo se estrecha en la parte central de forma similar a un gigantesco reloj de arena que, en cierta forma, recuerda también al diseño del nuevo icono de Nueva York, The Vessel. Según el equipo de arquitectos, la geometría hiperbólica aumenta la estabilidad de la torre y permite ampliar el área de la plataforma de observación en su parte superior, a la vez que permite un acceso totalmente inclusivo.

Foto: EFFEKT Camp Adventure | Rasmus Hjortshoj

4 / 321

Una experiencia hiperbólica

La Torre del Bosque se encuentra al final de un sendero boscoso de 900 metros de largo. Allí arranca una suave rampa de madera que convierte la visita al bosque en un paseo vertical que asciende sobre sí mismo, desde las mismas raíces de los árboles que lo envuelve hasta las copas, como verdaderos pájaros. El ascenso hasta la cima se asemeja a una danza con la forestaA pesar de lo espectacular de la estructura construida, “la verdadera experiencia la proporciona la naturaleza”, según declaraciones de Tue Foged, cofundador de EFFEKT. Ellos dicen que se han limitado a facilitar nuevas perspectivas sobre la misma.

 

Foto: EFFEKT Camp Adventure | Rasmus Hjortshoj

5 / 321

Las mejores vistas sin subir un escalón

El objetivo de hacer más accesible la naturaleza se cumple a la perfección con el diseño de la rampa de 650 metros. Una vez en la plataforma de observación, que es el punto más alto de la región del sur de Zelanda, a 135 metros sobre el nivel del mar, hay una espléndida panorámica de 360 grados del entorno montañoso de la región. Los días claros se llega a ver Copenhague y Malmö más en el norte.

Foto: EFFEKT Camp Adventure | Rasmus Hjortshoj

6 / 321

Cuando lo más natural es la aventura

La Torre del Bosque se ha convertido en la atracción estrella de Camp Adventure, el parque de escalada más grande de Dinamarca. El parque, que abrió puertas en 2013, es famoso por ofrecer actividades inmersivas en medio de la naturaleza. Hay pistas, plataformas, puentes hechos con cuerdas y diferentes retos que varían de dificultad y, ahora, esta espectacular estructura que ofrece una perspectiva sobre el bosque totalmente novedosa.

Foto: iStock

7 / 321

SAUMUR, A ORILLAS DEL LOIRA

De la cincuentena de castillos que orlan las orillas del Loira, el de Saumur es uno de los más antiguos y posiblemente el que tenga una apariencia más medieval. Ubicado a las afueras de la ciudad homónima, su silueta, se divisa desde varios kilómetros a la redonda. Se construyó en el siglo XIV sobre los restos de una fortaleza anterior y fue residencia de los duques de Anjou. 

Foto: GME

8 / 321

Gran Museo Egipcio: un museo para el faraón

Que sí, que no, que más adelante… Así llevan unos quince años, pero ya parece que el Gran Museo Egipcio abrirá parcialmente en 2019. Al menos, según su director, ya se ha alcanzado el 88 % de las obras realizadas. Una inversión estratosférica de 1.100 millones de dólares acogerá la mayor colección de arte y arqueología de la antigua cultura egipcia. Que el contenido sea ese no ha sido impedimento para un edificio futurista y rompedor, diseñado por los arquitectos Heneghan Peng, Buro Happold y Arup, que pone a Egipto en portada mundial. La sala dedicada a Tutankamón va a ser la estrella con más de 5.000 piezas proceden de la tumba faraónica. Desde los grandes ventanales del museo se divisarán las legendarias pirámides de Guiza.

 

9 / 321

Bauhaus Museum Weimar: ¿Qué hay de nuevo, viejo?

Los amantes de la arquitectura tenían anotado el centenario de la Bauhaus igual que los aficionados a la cosmología anotan en su calendario cada uno de los eclipses solares o lunares que habrá en diez años. Ya estamos en ello. Desde abril de 2019, ha abierto puertas la Bauhaus Museum Weimar, situado en el lugar original de la primera sede de la escuela. La exposición se enfoca en la primera fase de la mítica corriente que revolucionó la arquitectura contemporánea.

10 / 321

Bauhaus Museum Dessau: sigue siendo novedad

El próximo septiembre, hará lo propio la Bauhaus Museum Dessau. El nuevo museo, diseñado por la firma barcelonesa Addenda Architects, albergará la segunda mayor colección del mundo sobre la Bauhaus: cerca de 50.000 piezas, y es que no cada año se cumple un centenario ni hay un eclipse solar, ¿verdad?

 

Foto: QM | Iwan Baan

11 / 321

MUSEO NACIONAL DE QATAR: una rosa del desierto

Más de 8.000 metros cuadrados, 430 millones de dólares, y el diseño de Jean Nouvel, todo un premio Pritzker, con un objetivo: dar forma al sueño de una cultura que pasó del nomadismo a los petrodólares en pocas décadas. El museo, cuyo diseño se ha inspirado en una gigantesca rosa del desierto, alberga toda la historia del país y sirve de escaparate ante el mundo que ve asombrado la construcción de este icono del desierto de fascinante geometría.

 

Foto: iStock

12 / 321

Buscando a Nemo

(Carrer de Ramon Trias Fargas, 2)

Corría 1992 y Barcelona necesitaba de un artefacto arquitectónico que se convirtiera en icono de la recuperada fachada marítima. La ciudad escogió a Frank Gehry para encargarle el proyecto. El Pez dorado de Gehry, que, realmente, fue concebido como un sombrero de samurái ubicado junto a las torres Arts y Mapfre se ha convertido en un símbolo del Puerto Olímpico: parece flotar sobre el Mediterráneo y sus escamas reflejan el brillo dorado del sol. El caso es que esta escultura monumental es clave en la obra del arquitecto, pues fue la primera ocasión en la que empleó la tecnología informática para trazar las complicadas estructuras curvilíneas y formas asimétricas que le dan fama y que ha llevado casi hasta el límite en la Fundación Louis Vuitton o en la Bodega de Marqués de Riscal.

Foto: iStock

13 / 321

Los colores del mercado

(Av. de Francesc Cambó, 16)

Como una muñeca matrioshka, el edificio se asienta encima del antiguo mercado de Santa Caterina, que a su vez se levantó sobre las ruinas del Convento que lleva su nombre. Este hecho, cómo las capas de usos se superponen en un espacio tan estrecho, motivó a Enric Miralles quien, junto a Benedetta Tagliabue, firmó el proyecto de rehabilitación -tal vez el más popular de su corta trayectoria-. La propuesta para el nuevo Mercado de Santa Catalina supo incorporar la nueva arquitectura sobre la vieja, mezclandolas con un resultado que equilibra la utilidad con la brillantez contemporánea. La verdadera protagonista del nuevo mercado es la cubierta, que funciona casi como fachada principal: es ondulada -todo un reto para el ingeniero del proyecto- y estalla en colores como si los alimentos del interior formaran una atractiva piel.

Foto: Fundació Mies van der Rohe

14 / 321

Los viejos rockeros nunca mueren

(Av. Francesc Ferrer i Guàrdia, 7)

No destaca al modo monumental. Pero es que el enfoque de Ludwig Mies van der Rohe para el pabellón que debía representar a Alemania en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 fue mucho más sutil. El resultado fue un éxito incontestable que lo llevó a ser reconstruido por iniciativa de Oriol Bohigas en 1988 y a estar considerado como uno de los clásico indiscutibles de la arquitectura contemporánea. La experiencia del espacio conmueve a cualquiera. El uso de los materiales -vidrio, acero y cuatro clases de mármol- está supeditado a transmitir el ideal de modernidad, mientras que el uso exacto de las proporciones horizontales y de la estructura del edificio buscan replicar la ingravidez,  asegurando una absoluta fluidez entre el interior y el exterior del edificio.

 

Foto: AgeFotostock

15 / 321

Encanto callejero

(Carrer de los Castillejos, 158)

El proyecto de b720, Fermín Vázquez Arquitectos, apostó por una cubierta ultramoderna para uno de los mercados más antiguos de Europa. Tenían claro que la remodelación del conocido Mercat dels Encants Vells debía ser fiel al carácter improvisado y al ajetreo del mercado y lo resolvieron con esta cubierta que, al modo de un paraguas revestido con paneles reflectantes, refleja el movimiento de lo que alberga. Se ha convertido en todo un símbolo de la renovada plaza de les Glòries.

 

Foto: iStock

16 / 321

El proyectil nocturno

(Avenida Diagonal, 211)

Pocos edificios contemporáneos han originado tantos debates entre los barceloneses como la Torre Glòries, anteriormente Torre Agbar, diseñada por el arquitecto francés Jean Nouvel, en colaboración con el estudio catalán b720, Fermín Vázquez Arquitectos. Lo cierto es que desde su inauguración en 2005 se ha convertido en unos de los iconos arquitectónicos de Barcelona. Para muchos se asemeja a un proyectil, para otros es un gran supositorio e incluso un gigantesco y colorido falo, pero parece ser que el diseño de Nouvel está inspirado por elementos representativos de la cultura catalana como son la Sagrada Familia de Gaudí y la montaña de Montserrat. En esencia es más una forma emergente que se eleva en el centro de la ciudad que una torre al modo clásico. Es de noche cuando su piel - revestida por módulos de chapa de aluminio de 25 colores diferentes-  gana protagonismo: más de 4.500 dispositivos realizados con tecnología LED generan imágenes luminosas dinámicas en su fachada.

 

 

Foto: iStock

17 / 321

¡Hágase la luz!

(Plaça dels Àngels, 1)

Ya en 1989 se presentaba el proyecto de Richard Meier como un edificio moderno que buscaba la relación directa con su entorno urbano más inmediato. Hoy basta pasearse una tarde por los alrededores para comprobar que el objetivo se logró de sobras. El audaz edificio, que responde a la personal interpretación formal del racionalismo del estadounidense, se convirtió en símbolo de Barcelona en la época de  Pasqual Maragall. El concepto buscaba traer luz al barrio del Raval. Se logró combinando volúmenes rectos y curvos en radical blanco y dejando pasar la luz exterior al interior a través de galerías abiertas, grandes lucernarios, aberturas, rendijas en los muros y los lucernarios de la cubierta. Así, algunos forjados se separan de la línea de la fachada y de los cerramientos permitiendo la continuidad de la luz cenital. Miquel Barceló, Jean Michel Basquiat, Miguel Ángel Campano y Antoni Tàpies son algunos de los artistas que reciben la luz natural en la colección del MACBA.

Foto: AgeFotostock

18 / 321

El edificio ye-ye

(Calle Valencia, 384)

Entre los años 50 y 70 del siglo pasado parecía que cualquier cosa podía ser. La libertad era radical en todos los aspectos, también en la arquitectura, y así fue como las ciudades europeas se convirtieron en laboratorio de experimentación del llamado brutalismo arquitectónico. Barcelona no fue la excepción. Pero tal vez sea el Edificio de Apartamentos Valencia, de Mario Catalán, el máximo exponente de aquella época, alimentada por las ordenanzas del alcalde Porcioles, que dio prácticamente total libertad para construir. El resultado en este caso fue un edificio entre espacial y ye-ye en el que destacan sus ventanas cilíndricas superpuestas sobre el plano rectangular y oscuro de la fachada. Para el periodista Permanyer, como señala en su libro La Barcelona lletja, es una construcción que nunca se debería haber permitido, pero lo cierto es que hoy es uno de los edificios más ‘instagrameables’ de la arquitectura contemporánea barcelonesa.

Foto: AgeFotostock

19 / 321

El anuncio hecho edificio

(Carrer de Joan Güell, 211)

El estudio OAB de Carlos Ferrater es el autor del Roca Barcelona Gallery, un edificio que funciona como emblema de la marca. Desde un inicio se proyectó siguiendo una decidida estrategia de comunicación cuya pieza fundamental debía ser la fachada. Se optó por el vidrio como material envolvente, funcionando al modo de un caleidoscopio urbano. Hay que visitarlo de día y de noche, desde dentro y desde fuera, para ver el efecto. Sorprendentes efectos visuales distorsionan en interior desde la calle, mientras que una vez dentro, la experiencia interior se remata con unas vistas rotas de la calle, de los coches, de los peatones y de los edificios que lo rodean. De noche, una espectacular instalación de iluminación recrea el efecto de una cortina de agua: un gran cubo azul que aparece misterioso en la ciudad.

 

Foto: RBTA

20 / 321

Aterrizando en Barcelona

Debe ser difícil para un arquitecto enfrentarse al diseño de un aeropuerto: son algo así como la catedral moderna y simboliza el ‘no-lugar’, puesto que cuenta más como transición al desplazamiento que como espacio habitado. Ricardo Bofill aceptó de buen grado el reto, puesto que la Terminal 1 constituye la puerta de entrada a Barcelona de 25 millones de pasajero al año, ¡ todo un escaparate gigantesco! Fue diseñado con cierta forma metafórica: “entre un avión y un pájaro -explicó el propio arquitecto en la presentación del proyecto-, aunque las metáforas en arquitectura no pueden ser exactas". El resultado es un edificio que suma a su carácter internacional y multicultural la luminosidad de la arquitectura mediterránea, permitiendo al pasajero tener visión del entorno del delta del Llobregat y del mar. El blanco, los lucernarios y el uso del vidrio son amplificadores de la luz natural en uno de los aeropuertos más luminosos del mundo.

 

Foto: CC

21 / 321

El primer museo para El Guernica

(Av. del Cardenal Vidal i Barraquer, 34)

Que la arquitectura es fiel testimonio de cada época es algo evidente con este maravilloso edificio reconstruido en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos. Se trata del antiguo Pabellón de la República, construido para la Exposición Internacional de París de 1937. Concebido por el filósofo José Gaos, comisario general de pabellón, el pintor Josep Renau y el escritor Max Aub, los arquitectos Josep Lluis Sert y Luís Lacasa, y con producción audiovisual a cargo de Luís Buñuel, el edificio se convirtió en un altavoz de la trágica situación política que se vivía en el país con la Guerra Civil. La confrontación condicionó el proyecto, que se construyó en tiempo récord con materiales económicos. El resultado fue un pabellón vanguardista con altas dosis de dramatismo emocional que albergó como pieza clave El Guernica de Picasso.

Foto: AgeFotostock

22 / 321

Un acceso Pritzker

(Av. Francesc Ferrer i Guàrdia, 6-8)

De  fábrica propiedad de Casimir Casaramona i Puigcercós, industrial algodonero, especializado en la confección de mantas y toallas a uno de los centros culturales principales de Barcelona. La Fundación "La Caixa" adquirió en 2002 el edificio diseñado por Josep Puig i Cadafalch, uno de los arquitectos más destacados del modernismo catalán. La rehabilitación y adecuación para el CaixaForum Barcelona es de libro. Destaca el acceso al vestíbulo desde la calle del que se encargó el recientemente galardonado con el premio Pritzker, Arata Isozaki. Dos grandes árboles en acero cortén que sostienen una cubierta de vidrio de carácter escultórico, conocida por “Tetsuju” (árbol de hierro). Para el resto de la intervención, halló su principal inspiración enfrente mismo del Caixaforum, en el pabellón alemán que diseñó Mies van der Rohe para la Exposición Universal de 1929. El contraste y diálogo entre los dos edificios es absoluto.

 

Foto: AgeFotostock

23 / 321

Símbolo olímpico

(Passeig Olímpic, 5-7)

El Palau Sant Jordi es el edificio más significativo de la Barcelona de los Juegos Olímpicos y el más popular -tras su inauguración se celebraron jornadas de puertas abiertas y asistieron casi 300.000 ciudadanos-. Una vez más, Arata Isozaki hizo confluir Oriente y Occidente en el plano arquitectónico. Se inspiró en el mar Mediterráneo, que se ve representado en el faldón perimetral de chapa que lo envuelve, mientras que la cubierta recuerda tanto a los templos budistas como a la bóveda de la arquitectura catalana. Sin duda, la cubierta es el elemento principal. Construida a nivel del suelo, aún hoy en día muchos recuerda el time-lapse de los diez días que una técnica de potentes gatos hidráulicos necesitó para colocarlo en su lugar.

 

Foto: AgeFotostock

24 / 321

El triángulo perfecto

(Plaza Leonardo da Vinci, s/n)

Puestos a imaginar la forma de un edificio, se piensa en un cuadrado, en un rectángulo, y los más atrevidos, tal vez en una circunferencia, pero pocos se atreverían con un triángulo equilátero. Jacques Herzog y Pierre de Meuron sí lo hicieron. Es el volumen que escogieron para el principal edificio del Forum Universal de las Culturas Barcelona 2004. En la pareja de arquitectos suele ser habitual jugar con la piel del edificio, que en muchos casos se vuelve casi orgánica. También es el caso del Edificio Forum, para el que escogieron una fachada completamente azul que juega con las sombras y los reflejos. Otro elemento destacado es la relación entre el edificio y el espacio público como lugar de encuentro al modo del foro romano. El efecto es que el edificio parece flotar para que las personas puedan circular por debajo suyo y verse reflejadas en los espejos que recubren el techo.

 

Foto: L'Auditori

25 / 321

Una caja de música

(Carrer de Lepant, 150)

En esta ocasión Rafael Moneo tuvo que resolver la aparente paradoja de envolver algo tan etéreo como es la música. En la presentación del proyecto ya dijo que "un auditorium tiene que ser, por definición, un edificio, una sala que suene bien, que tenga cualidades acústicas que la conviertan en un instrumento musical más". La acústica fue trabajada con el in­ge­niero es­pe­cia­li­zado Hi­gini Arau, mientras que la arquitectura y los espacios fueron concebidos por Rafael Moneo siguiendo la estructura del entramado de las manzanas del Plan Cerdà, zona en la que se levantó el auditorio. El acero corten que envuelve al edificio de L'Auditori evoca una estética valiente que se yuxtapone a los interiores mucho más elegantes, pero también responde a la necesidad básica de impedir que los ruidos del exterior se filtren en el interior, de ahí esa sensación entre compacta e industrial que domina al conjunto.

Foto: DHUB

26 / 321

Un loft de los años 30

(Passeig de Torras i Bages, 101)

La Casa Bloc es uno de los ejemplos paradigmáticos de la primera arquitectura racionalista en Cataluña, firmado por miembros del GATCPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Catalanes para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea). Es un dúplex que mide 60 m², situado en el bloque 2, planta 1, puerta 11 para obreros de los años 30 (por aquel entonces, más de 50.000 personas vivían hacinadas en barracas). Y sin embargo, la calidad del programa y su diseño harían palidecer a muchas de las promociones actuales. Minimalismo, luz natural y ventilación, espacios comunes, vecinos, funcionalidad de espacios. En pocas palabras: la democratización de una arquitectura de calidad. La Guerra Civil truncó el proyecto de la GATCPAC: se cambió estructuralmente y, en lugar de obreros, fueron a vivir allí familias de militares, pero actualmente, se puede visitar la vivienda 1/11 de la Casa Bloc, reconvertida en un piso-museo y gestionado por el Museo del Diseño de Barcelona.

WEERASAK SAE-KU / AGE FOTOSTOC

27 / 321

Un Skyline a la altura del de Nueva York

Hong Kong tiene uno de los perfiles urbanos más fastuosos del mundo, un skyline con la firma de los más prestigiosos arquitectos internacionales, que nada tiene que envidiar al de Nueva York. En Hong Kong hay 317 edificios de más de 150 m. En la imagen se ve el Two Ifc (412 m), flanqueado por el Central Plaza (374 m), a la derecha, y The Center (346 m), a la izquierda.

Foto: AgeFotostock

28 / 321

Sede en Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi (Taiwán)

Los centros culturales también pueden funcionar como elementos de unión entre la modernidad y las tradiciones, más en una época de homogeneización globalizada. Ahí está, si no, la Biblioteca Pública de Tapéi que para su delegación de Beitou apostó por una arquitectura tradicional y sostenible. Todo en ella, desde su ubicación hasta su cubierta, está pensado con el máximo respeto al medioambiente. La estructura se levantó con materiales reciclados, su tejado inclinado es vegetal para concentrar la humedad y las células fotovoltaicas suministran la electricidad.

Foto: iStock

29 / 321

Las Hyundai Card Libraries (Seúl)

En las antípodas de los proyectos que aspiran a ser iconos de una ciudad y espacios de integración, estas cuatro pequeñas bibliotecas en la ciudad de Seúl son para un público elitista. Su concepto es vanguardista, ya que buscan convertir la lectura en experiencias. Hay cuatro temáticas: diseño, cocina, viajes y música. En todas ellas, el interiorismo está cuidado al detalle para proporcionar una vivencia libresca única. Eso sí, para entrar hay que ser titular de una tarjeta Hyundai. O eso, o conseguir un cicerone en la ciudad que pueda colarnos.

Foto: Oodi

30 / 321

Oodi, Biblioteca Central de Helsinki

Desde que abrió sus puertas a finales de diciembre del 2018, ha pasado a ser conocida como la biblioteca del futuro. Sin duda, es la máxima representante del tipo de centros construidos como espacios multifuncionales de gran calado social. Sólo con acceder a su web se percibe que no es la típica sala destinada a la lectura y el estudio. En la pantalla se lee: “No solo una biblioteca. Tu interfaz para siempre”. Es la mejor forma de resumir el revolucionario concepto de estos 16.000 metros cuadrados en pleno corazón de Helsinki.

 

Foto: iStock

31 / 321

Biblioteca pública de Birmingham

Que esta biblioteca aparezca en Tripadvisor ya lo dice todo. Y es que, ubicada en la Plaza del Centenario, se ha convertido por méritos propios en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Birmingham. Diseñada por los arquitectos alemanes de Mecanoo, su fachada transparente se caracteriza por continuos arabescos entrelazados de malla metálica. El voladizo no es sólo una gran marquesina que proporciona refugio a la entrada, sino que además, es un gran mirador con vistas a la plaza y a la ciudad. Fue inaugurada en 2013 por Malala Yousafzai, la niña que con 13 años plantó cara a los talibanes de Pakistán escribiendo un blog que se hizo mundialmente famoso.

Foto: CC | Andrew Smith

32 / 321

Biblioteca Central de Seattle

Esta angulosa biblioteca -similar a un diamante- fue diseñada por el estudio OMA, liderado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas. Desde el siguiente día de su inauguración, se ha convertido en uno de los edificios públicos más interesantes de la ciudad. El objetivo era crear una experiencia apasionante en la totalidad de los 33.700 metros cuadrados de superficie que ocupa. ¡Y vaya si lo han logrado! Ya su recorrido, siguiendo una zigzagueante rampa continua de estanterías, bautizada como la 'Espiral de Libros' (puede alojar casi un millón y medio de libros). Aún fue más revolucionario su enfoque social. Antes de completar el diseño del edificio, los arquitectos reflexionaron junto a representantes de Microsoft, Amazon y otras organizaciones sobre el papel de los libros en un mundo moderno dominado por Internet.

Foto: AgeFotostock

33 / 321

Tenerife Espacio de las Artes (TEA)

En el corazón de Santa Cruz de Tenerife, un edificio de hormigón que iluminado parece levitar se ha convertido en un espacio creativo para todos los tinerfeños. Como si fuera una isla dentro de la misma isla, al acceder al TEA se descubre un espacio acogedor, obra de los arquitectos suizos Jacques Herzog & Pierre de Meuron, responsables de la Tate Modern de Londres, y del canario Virgilio Gutiérrez. El edificio funciona como lugar para el arte expandido, con zonas de exposición, de lectura y creación, tanto para adultos como para los más pequeños.

Foto: AgeFotostock

34 / 321

Biblioteca Vasconcelos (Ciudad de México)

Describía Borges así su biblioteca de Babel —lo que otros llaman universo—: “Desde cualquier hexágono se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente”. Pues bien, un efecto similar es el que produce contemplar los anaqueles en esta biblioteca de la Ciudad de México. Diseñada por el arquitecto mexicano Alberto Kalach, abrió puertas en mayo del 2006 y, desde entonces, ha puesto en el mapa turístico la zona norte de la ciudad. Su función social es evidente como centro bibliotecario, cultural, librero y recreativo totalmente gratuito. Si la arquitectura o los libros no son suficientes reclamos, ahí está la obra de Gabriel Orozco, Mátrix Móvil: esa osamenta de ballena que flota como metáfora del propio edificio que la alberga.

Foto: AgeFotostock

35 / 321

Biblioteca y archivo de Galicia, Ciudad de la Cultura

El concepto deconstructivista del norteamericano Peter Eisenman fue el que se escogió para levantar la madre de todas las bibliotecas de Galicia el controvertido edificio funciona como depósito legal de todas las publicaciones editadas en Galicia. Nada en su geometría, toda retorcida por líneas curvas y trapezoidales, parece indicar que dentro alberga libros, diseño rectilíneo por excelencia. Enclavada en la cima del monte Gaiás de Santiago de Compostela, el complejo arquitectónico está inspirado en una concha de vieira peregrina. La Biblioteca y Archivo de Galicia se abre a los usuarios como zona de estudio y espacio para eventos: desde conciertos a proyecciones audiovisuales o talleres.

Foto: AgeFotostock

36 / 321

Biblioteca municipal de Metso (Finlandia)

Que el folleto turístico de la ciudad finlandesa de Tampere destaque entre sus atracciones más importantes a esta biblioteca es indicativo de su carácter excepcional. Y es que, en la década de los 80, este edificio diseñado por los arquitectos Raili y Reima Pietilä (ambos unidos en matrimonio) se convirtió en el primer monumento moderno de la ciudad. Es modelo de la arquitectura orgánica finlandesa. El uso del hormigón como material principal ayudó a crear espacios que despiertan emociones en los usuarios, creando una sensación de calidez y atmósferas interiores para el estudio y la lectura.

Foto: Ossip van Duivenbode

37 / 321

Biblioteca de Tianjin

Parece que el equipo de arquitectos MVRDV se está especializando en bibliotecas, pues de ellos también es la Book Mountain de Holanda. Ésta, en concreto, ubicada en el distrito cultural de Binhai, en Tianjin, ha causado desde su inauguración en 2017 furor en Instagram debido a su radical diseño futurista. Se trata de un centro cultural de 33,700m2 con un auditorio esférico luminoso con forma de “ojo” iluminado, alrededor del cual se despliegan las estanterías onduladas desde el suelo al techo, enmarcando las escaleras, asientos, techos e incluso la fachada exterior. El diseño fue pensado para que la biblioteca se convierta en punto de unión entre el casco antiguo y los distritos residenciales más modernos de la ciudad. No hay que preocuparse, los libros que se ven en los estantes más inaccesibles no son reales, sólo reproducciones decorativas.

Foto: AgeFotostock

38 / 321

Nueva Biblioteca Alexandrina de Alejandría

En 1987 se inició el proyecto de construir un nuevo edificio para recuperar la esencia de la legendaria biblioteca de Alejandría, la primera de todas, desaparecida 1.600 años atrás. El proyecto se inició en 1987, y ha resultado en el espectacular diseño del estudio de arquitectura noruego Snøhetta AS, que escogió la forma de un enorme cilindro de cemento, cristal y granito, con bajorrelieves caligráficos de la mayoría de las lenguas del mundo, para albergar el centro bibliográfico. La nueva Biblioteca de Alejandría se construyó con fondos de diversos países y se ubica en el malecón de Alejandría, cerca del lugar donde se supone que se ubicó en su día la antigua.

 

Foto: AgeFotostock

39 / 321

Biblioteca de la Universidad Humboldt (Berlín)

La más antigua de las universidades de Berlín estrenó en 2009 su nueva sede, la Jacob-Wilhem-Grimm-Zentrum, obra del arquitecto Max Dudler. El cuadriculado nuevo edificio sirvió para concentrar los fondos de diversos centros repartidos por la ciudad (más de dos millones de ejemplares). Con una altura de 38 metros, el conjunto del edifico está formado por una enorme celosía de madera y cristal que dota de luz natural la gran sala central, distribuida en terrazas escalonadas que parecen tender hacia el infinito. Se encuentra a escasa distancia de la Bebelplatz, la plaza donde los nazis quemaban libros. Afortunadamente, al final, parece que los libros siempre acaban venciendo a la violencia.

Foto: AgeFotostock

40 / 321

Biblioteca Pública de Estocolmo

Lo de adaptarse a cada momento histórico es algo innato en las bibliotecas. Ésta de Estocolmo es una buena muestra de ello. Cuando se inauguró en 1928, este edificio circular, obra de Erik Gunnar Asplund, uno de los arquitectos más prestigiosos de principios de siglo XX, ya cautivó la atención de todos. No sólo por su belleza, sino por ser una de las primeras en adoptar el sistema de estanterías abiertas por el cual el usuario tiene la libertad total de tomar y reponer los libros sin necesidad de molestar al personal encargado del fondo. Hoy sigue siendo una referencia en cuanto a diseño y arquitectura y una de las visitas bibliófilas imprescindibles de Estocolmo.

Foto: MVRDV

41 / 321

Book Mountain (Spijkenisse, Holanda)

Lo espectacular de esta verdadera montaña de libros le valió llevarse el prestigioso premio de diseño Red Dot en 2013. Si en la imagen clásica, la biblioteca es un lugar reservado, casi escondido, en ésta otra todo queda a la vista, como si sus fachadas de vidrio quisieran dar a entender que en su interior no hay trampa ni cartón, sólo libros. La obra de MRVD se ubica en el centro de la plaza del mercado de Spijkenisse y en su interior hay un centro de educación ambiental, un auditorio, salas de reuniones y oficinas. En la cumbre, una cafetería con vistas panorámicas a la ciudad.  

Tomas Clocchiatti

42 / 321

Biblioteca Municipal Sandro Penna (Perugia, Italia)

El edificio diseñado por el arquitecto Italo Rota no pasa desapercibido en el barrio de San Sisto. La biblioteca con forma de seta psicodélica se inauguró en 2004 y desde entonces es uno de los planes imprescindibles en Perugia para amantes de la arquitectura y el diseño. En su interior, el efecto es el de haber entrado en una lámpara pop. La luz que se filtra desde el exterior a través del revestimiento rosado ayuda a crear un ambiente relajado que favorece la concentración. Además, el fondo bibliográfico presta especial atención a las necesidades de los lectores más jóvenes, con una sala que alberga los libros clasificados según los distintos grupos de edad.

Foto: Ivar Kvaal

43 / 321

Arquitectura y paisaje

Si uno repasa el currículum de Snohetta, verá que su filosofía creativa se basa en fusionar arquitectura y paisaje. Y en ese sentido, Under probablemente sea su diseño más radical. En palabras de Kjetil Trædal Thorsen, fundador del estudio,  se trata de un proyecto con el "músculo suficiente como para resistir las fuerzas una naturaleza violenta". Por eso, el hormigón es el material con el que se ha elaborado su estructura. Un metro de grosor con el que defenderse de un entorno hostil marcado por un oleaje y un viento a veces virulentos.  Un verdadero hito con el que este estudio celebra sus 30 años de vida como equipo.

Foto: Ivar Kvaal

44 / 321

Vuelta al origen

Con este restaurante no solo se ha buscado la experiencia de comer bajo el agua viendo la vida submarina al otro lado de un cristal gigante de 11m de largo y 3 m de ancho. Mucho más que eso, Under habla de la relación primaria del hombre con el mar, de vínculos esenciales y primigenios. “Los humanos estamos compuestos principalmente de agua.  Estar en el restaurante nos llevará de regreso a nuestros orígenes”, afirma Craig Dykers, cofundador de Snohetta. “Para nosotros -continúa Thorsen en declaraciones a Viajes National Geographic- la arquitectura es el arte de las preposiciones. Todo depende de cómo tu cuerpo se relaciona con el mundo. Y en este caso, se hace desde abajo”.

Foto: Ivar Kvaal

45 / 321

Envejecer con el paisaje

“Hemos intentado unir el edificio con la naturaleza –afirma Thorsen- y después de unos años estará cada vez más integrado en ella. A un lado del cristal, toda la biodiversidad de la zona, y al otro los seres humanos que visiten el restaurante”. Por eso este tubo monolítico de hormigón funciona en realidad como una roca gigante que pudiera transitarse y desde la que contemplar el ritmo cambiante de la vida submarina. Algo así como lo que hizo James Turrell con Roden Crater (Arizona) o lo que no dejaron realizar a Chillida en Fuerteventura, y con el mismo discurso ético: hablar de la relación del hombre con los elementos. “La idea: envejecer con el paisaje, no en contra de él”, concluye Thorsen para Viajes National Geographic.

Age Fotostock

46 / 321

La Casa Salazar

Construida en el siglo XVII en Santa Cruz de La Palma, es un magnífico ejemplo de la arquitectura canaria. El basalto o la toba volcánica forman la estructura del edificio, cuyas ventanas, galerías y artesonados se embellecen con tea, la médula del tronco del pino canario. La casa perteneció a Ventura de Salazar, regidor del Concejo Palmero. Hoy acoge el centro cultural de la isla.

Foto: AgeFotostock

47 / 321

Dessau, Alemania

Los amantes de la arquitectura lo tenían marcado en rojo en la agenda viajera: En 2019, Alemania celebra por todo lo alto el centenario de la Bauhaus, el movimiento arquitectónico  fundado en Weimar en 1919 y que floreció alrededor de la escuela de arquitectura, arte y diseño de Dessau. El evento a partir del cual girará la fiesta del diseño será el Bauhaus Museum Dessau, que estrena sede nueva. El nuevo museo permitirá por primera vez mostrar al público la totalidad de la colección, formada por 49.000 objetos catalogados. Sin duda, un buen plan para viajar a Alemania, al que hay que sumar la celebración del 30º aniversario de la caída del Muro de Berlín (en 1989).

Foto: AgeFotostock

48 / 321

Matera, Italia

Las rocas legendarias y las singulares viviendas trogloditas de Matera, en Italia, van a ser el escenario de la capital europea de la cultura 2019. Los sassi de Matera suelen ser comparados con un belén rocoso. Pero, en realidad, se trata de un enjambre de más de 1000 casas-cueva excavadas en la toba o tufo volcánico, la mayoría hoy convertidas en detallistas hoteles boutiques y restaurantes. Entre estas especiales casas, hay también pequeñas iglesias rupestres, algunas con frescos medievales de gran valor histórico, como Santa Lucia alle Malve o Santa Barbara, o, algo más alejados, conjuntos monásticos primitivos, como el Convicino de Sant’Antonio o Madonna delle Virtú. Todo ello llevó a declarar los Sassi de Matera como  Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Foto: AgeFotostock

49 / 321

Taipei 101 (Taiwán)

No es el más alto de China; pero sus 508 metros de altura son suficientes para situarlo como el octavo del mundo. Lo que sí es que se trata del rascacielos ecológico más alto del mundo. Además, su diseño es uno de los más espectaculares de los últimos tiempos. Su nombre hace referencia a los pisos que lo estructuran y tiene multitud de simbolismos.

Foto: AgeFotostock

50 / 321

Chrysler Building (Nueva York)

El más visitado. El número 32 del ranking mundial lo ocupa el Chrysler de Nueva York. Está considerado como la primera estructura construida por el hombre de más de 300 metros y fue el edificio más alto del mundo de 1930 a 1931, hoy sigue siendo la construcción de ladrillos más alta que existe.