Arquitectura

251 /314

Foto: AP Images

251 / 314

Sony Center

En la mítica plaza Potsdamer Platz de Berlín, la compañía Sony instaló su sede alemana junto con un grupo de edificios comerciales. La mayoría de los edificios que se encontraban en este lugar fueron gravemente dañados durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente gran parte del espacio fue ocupado por el Muro de Berlín. Cuando este cayó, se convirtió en un espacio muy atractivo en el centro de una de las grandes capitales de Europa. El conjunto arquitectónico fue diseñado por Helmut Jahn y terminado de construir en el año 2000.

Foto: Gtres

252 / 314

Puente de cristal en china

Diseñado por el arquitecto israelí Haim Dotan, el popular puente de cristal costó 3,4 millones de dólares. 

Foto: Gtres

253 / 314

El puente más alto de China

El puente cuenta con 430 metros de largo y 6 metros de ancho y puede llegar a soportar unos 8.000 turistas diarios.

Foto: Gtres

254 / 314

Losas de cristal del puente

Su suelo está compuesto por 99 paneles de vidrio transparentes con tres capas cada uno. Las vistas a través de ellos son impresionantes. 

Foto: Gtres

255 / 314

Inicio del recorrido el puente

La estructura metálica une los llamados montes Avatar, ya que aquí es donde se rodó la película de James Cameron. 

Foto: Gtres

256 / 314

Longitud del puente de cristal en China

Las vistas al Parque Nacional de Zhangjiajie son impresionantes. El lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1992 por sus pilares de roca y el inmenso bosque tropical.

Foto: Gtres

257 / 314

Vista aérea del puente de cristal

Para el 2017 se tiene pensado inaugurar un conjunto de columpios que colgarán de la estructura, además que se ofrecerá la posibilidad de realizar puenting. 

Foto: Gtres

258 / 314

Entrada al puente de cristal

Esta no es la única atracción de altura del parque. El ascensor de los Cien dragones situado en Zhangjiajie también es de cristal y permite subir a 326 metros de altura. 

Foto: Gtres

259 / 314

Vista lateral del puente de cristal en China

La entrada al puente cuesta unos 18 euros y a él solo es posible acceder con calzado plano. 

Foto: Turismo de Melilla

260 / 314

Edificio El Acueducto

Situado en la avenida de los Reyes católicos, El acueducto data de 1928. Su principal característica es que mezcla el estilo clásico, el art decó y el modernismo.

Foto: Turismo de Melilla

261 / 314

Edifico del Telegrama del Rif

La sede de uno de los diarios más influyentes de Melilla de principios del siglo XX fue diseñada por el arquitecto Enric Nieto en 1912. Considerada como uno de los símbolos del modernismo melillense, El telegrama del Rif fue uno de sus primeros trabajos. Se encuentra ubicado en el Triángulo de oro, donde se concentran la mayor parte de sus edificios.  

Foto: Turismo de Melilla

262 / 314

Sinagoga Yamín Benarroch

La conocida como la “luz santa o sagrada” es la sinagoga más llamativa de Melilla. Fue diseñada por Enric Nieto en 1924, otorgándole un envidiado estilo modernista en el que mezcla los elementos califales con los nazaríes de forma equilibrada.  

Foto: Turismo de Melilla

263 / 314

Casa Tortosa

Este antiguo economato militar fue restaurado por Enric Nieto en 1914. Para romper la sobriedad del edificio, el arquitecto catalán incorporó ornamentación naturalista a su fachada. También galerias, ventanales y hierro forjado. Tras su construcción la Casa Tortosa se convirtió en uno de los iconos del modernismo melillense.  

Foto: Turismo de Melilla

264 / 314

Cámara de Comercio

Situado en la calle Miguel de Cervantes número 7, la Cámara de Comercio de Melilla fue uno de los sectores económicos y sociales más importantes de la ciudad. Construido en 1913, este moderno edificio fue una de las primeras obras del arquitecto catalán.

Foto: Turismo de Melillla

265 / 314

Casa de los Cristales

Construido en 1927, este moderno edificio acristalado fue originariamente el lujoso hotel Reina Victoria, el mejor de la época en el norte de África. Su ascensor supuso toda una revolución en la ciudad, ya que fue el primer edificio en obtener uno. Por sus diferentes salas y habitaciones pasaron las personalidades más importantes de Melilla, así como del resto de España o el extranjero. La crisis de los años 30 provocó su declive, por lo que el hotel cerró sus puertas y el enorme edificio se convirtió en un nido de oficinas. Debido a la cantidad de vidrios de su fachada, para los locales este edificio pasó a ser conocido como la Casa de los Cristales.

Foto: Turismo de Melillla

266 / 314

Palacio de la Asamblea

Sede del Ayuntamiento de Melilla, se trata de otra de las obras más conocidas de Enric Nieto cuando desempeñó su cargo como arquitecto municipal. Su diseño corresponde a 1932, y en él destacan las dos torres árabes que sobresalen de su fachada.

Foto: Gtres

267 / 314

Mezquita Central

Enric Nieto entendió el crisol de culturas y religiones que componen la sociedad melillense. Trabajo tanto para burgueses, gente humilde, judíos, cristianos y árabes. A estos últimos los agasajó con el diseño de la Mezquita Central, que destaca por su enorme cúpula, la mezcla del arte califal y nazarí y los motivos ornamentales de Oriente.

Foto: Fernando

268 / 314

Edificio La Reconquista

Proyectado en 1915, este moderno edificio es uno de los más conocidos de Melilla. Sus dos cúpulas apuntadas de superficie escamosa se asemejan a las creaciones modernista que se desarrollaron en Barcelona por el maestro Antoni Gaudí.

Foto: Gtres

269 / 314

Ciudad de las Artes y las Ciencias, Valencia

Situada sobre el antiguo cauce del río Turia, la Ciudad de las Artes y las Ciencias es una de las mayores obras del arquitecto valenciano. Este complejo de ocio científico y cultural consta de varios edificios que se han convertido auténticos iconos de la ciudad. El más grande de ellos, el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, está compuesto por un enorme pabellón de planta rectangular que ofrece varias exposiciones interactivas sobre la ciencia y la tecnología. Su lema “Prohibido no tocar” permite a los visitantes aprender de una manera diferente. En uno de sus laterales, rodeado de agua excepto por la zona de la entrada, se halla el Hemisferic, un cine digital 3D cuya principal característica es la pantalla cóncava invertida de 900 metros. El Palacio de las Artes Reina Sofía es, posiblemente, el más polémico por su errores de construcción. Por su parte, el Oceanográfic, con siete ambientes marinos distintos, se ha convertido en el acuario más grande de Europa. El Umbracle es de acceso libre y en él se puede pasear por asombrosos jardines con plantas típicas del clima mediterráneo. Finalmente, el último en haber sido construido, el Ágora, se utiliza únicamente para eventos.

Foto: Auditorio de Tenerife

270 / 314

Auditorio de Tenerife

Este moderno edificio diseñado por Santiago Calatrava y construido en el año 2003 se ha convertido en uno de los iconos de esta isla canaria. Su original perfil, como si de una aleta de tiburón se tratara, fue incluido en los sellos de Correos y en una serie de monedas conmemorativas en las que se mostraban los edificios más emblemáticos de diferentes ciudades españolas. Convertido en uno de los focos turísticos de Canarias, el monumental auditorio se encuentra al sur del puerto de Santa Cruz de Tenerife, en la avenida de la Constitución.

Foto: Xosema

271 / 314

Puente Lusitania, Mérida

Con 480 metros de longitud, el puente Lusitania cruza el Guadiana a su paso por Mérida. Su principal característica son sus "alas" laterales, un diseño muy común en las obras de Calatrava y que se asemeja a otros puentes como el de la Exposición de Valencia, o el de Bac de Roda, en Barcelona. Su diseño data de 1991 y fue una de las primeras obras del artista.

Foto: Gtres

272 / 314

Puente del Alamillo, Sevilla

Este popular puente de Sevilla fue diseñado por Calatrava con motivo de la Expo celebrada en la ciudad en 1992, para facilitar el acceso a las instalaciones situadas en la isla de La Cartuja. Aunque el proyecto original consistía en dos puentes, cada uno de ellos mirando en dirección opuesta, finalmente, por falta de presupuesto, se decidió que solo se levantaría uno de ellos. El puente de Alamillo se ha convertido en una obra de arte.

Foto: Gtres

273 / 314

Turning Torso, Malmö

Con 190 metros de altura, el Turning Torso se ha convertido en uno de los edificios más espectaculares de Malmö, al sur de Suecia. Está compuesto por varios cubos móviles que parecen retorcerse según alcanzan altura. Su construcción, que fue finalizada en 2005, causó tanto interés en el mundo de la arquitectura que, en el propio edificio, se abrió una galería donde se explica cómo fue su proceso de creación. En él también se hallan una serie de restaurantes que mezclan la gastronomía local con opciones más internacionales, así como varias tiendas de diseño. Está ubicado en el barrio de Västra Hamnen, cerca del mar y de las playas de la ciudad.

Foto: Jsmq

274 / 314

Palacio de Congresos de Oviedo

En la capital asturiana, el moderno edificio del Palacio de Congresos llama la atención entre su arquitectura urbana. Este edificio, inaugurado en 2011, fue diseñado para acoger diferentes eventos culturales y congresos de la ciudad, aunque en él también se ha abierto un centro comercial. Su estructura, en forma de U, estaba diseñada para que la cubierta móvil que se ubica en su frente pudiese abrirse o cerrarse dependiendo del tiempo. Sin embargo, la promotora decidió dejar la cubierta fija tras una defectuosa ejecución de las soldaduras. Este hecho, más algunas goteras e imperfecciones del edificio han provocado que el Palacio de Congresos no haya estado exento de polémicas haciendo que el arquitecto fuese demandado.

Foto: Jonathunder

275 / 314

Quadracci Pavilio, Wisconsin

Este monumental edificio es una extensión del Museo de arte de Milwaukee, en Wisconsin, Estados Unidos. Fue construido en 2001, en una de sus ampliaciones. De su diseño moderno y futurista destaca el brise soleil, una plataforma móvil con forma de alas que se abre durante los días soleados para crear sombra, y se cierra durante las noches. El Quadracci Pavilion, también conocido entre los locales como The Calatrava, es actualmente la imagen del museo.

Foto: Christoph Radtke

276 / 314

Puente de la Constitución

Posiblemente se trate de una de las obras más conflictivas de Calatrava que incluso le ha llevado a tener que defenderse en los tribunales. Construido en el año 2008, este es uno de los cuatro puentes que atraviesan el canal Grande y comunica la Piazzale Roma con la estación de Santa Lucía. Las principales críticas, además de la demora en los plazos de su construcción y el elevado coste, es que la gran estructura metálica carece de accesos para las personas con movilidad reducida. Asimismo, muchos locales y turistas han denunciado caídas sobre él debido al carácter resbaladizo de su suelo. A este respecto, desde el gabinete de comunicación de Calatrava aclaran que, "Santiago Calatrava sí propuso un sistema para personas con movilidad reducida, el cual fue descartado por el Ayuntamiento de Venecia" y que los accidentes peatonaes cuando el pavimento está mojado "también ocurren en los otros puentes de la ciudad en días de lluvia y humedad".

277 / 314

Torre de comunicaciones de Montjuic

Construida con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, esta torre de comunicaciones de 136 metros se alza en una de las partes de la montaña de Montjuic. Está construida en acero y su silueta se ha comparado con la imagen de un deportista levantando la llama olímpica. Su principal característica es que en su base está decorada con una fuente de hormigón recubierta de trencadís, un tipo de ornamentación compuesta de mosaicos muy utilizada por el arquitecto Antoni Gaudí.

Foto: Nuno Morão

278 / 314

Estación Oriente, Lisboa

Inaugurada para la Expo del 98, la estación de Oriente es la más importante de la capital lusa. Situada en el Parque de las Naciones, su estructura se caracteriza por su moderna cubierta que se asemeja a una catedral de cristal, o un enorme palmeral de acero. El recinto incluye una estación de metro y una zona comercial. 

279 / 314

Park Güell

Es, sin duda, el parque más famoso de Barcelona. Ha servido de escenario para películas, series de televisión, vídeos musicales, sesiones de fotos… Se encuentra en lo alto de la ciudad, encima del popular barrio de Gracia y junto al parque de El Carmel. Fue construido por Gaudí por encargo de Eusebi Güell entre los años 1900 y 1914. La idea, en sus inicios, era construir  una urbanización, aunque finalmente se decantaron por construir un parque. La obra pertenece a la etapa naturalista, predominando los motivos de animales, como la salamandra que preside el recinto, la serpiente que se encuentra en una de las fuentes, o las gárgolas situadas bajo los bancos ondeantes de la plaza central.

El uso de azulejos como ornamento decorativo llena de color el parque, cuya arquitectura se funde con la naturaleza que la rodea. Desde los bancos, que simulan las olas del mar, se obtienen algunas de las mejores vistas de Barcelona. Hasta hace unos años, la entrada al parque era gratuita, sin embargo el ayuntamiento decidió cobrar una entrada tanto a los turistas como a los ciudadanos de la Ciudad Condal.

Como no podía ser de otra manera en una obra de Gaudí, el toque religioso lo encontramos en el Calvario, un promontorio en la parte alta del parque. Dentro del recinto se encuentra también la Casa-museo Gaudí, donde vivió el arquitecto y en la que actualmente se puede ver una amplia colección de obras del autor.

280 / 314

Casa Milà

Más conocida como La Pedrera, este edificio modernista diseñado por Antoni Gaudí es uno de los iconos de Paseo de Gracia y de Barcelona. El encargo provino del matrimonio Pere Milà i Camps, importante empresario textil, y su mujer Roser Segimon i Artells, viuda de un rico indiano. Fue en 1906, cuando tras aprobar las obras del Eixample, esta zona de la ciudad comenzó a ser edificada por la burguesía catalana. Para su monumental vivienda la pareja escogió a Gaudí, quien entonces ya había diseñado la Casa Batlló. En total, el arquitecto levantó dos inmuebles de seis plantas con dos patios interiores, aunque en la fachada parece un único edificio.

Para su diseño el artista se inspiró en su estilo naturalista, otorgándole formas que asemejan a las olas del mar, balcones con hierro forjado como si fueran plantas trepadoras, rosas esculpidas en la fachada y chimeneas con acabados en forma de cabezas de guerreros. También cuenta con motivos religiosos, como su cruz de cuatro brazos o esculturas de la Virgen. Su originalidad hizo que haya sido uno de los trabajos más valorados de Gaudí, a pesar de su abandono por las discrepancias con la familia Milà sobre las pinturas interiores. Actualmente, la casa está abierta al público y es una de los edificios más visitados de Barcelona. Web oficial.

copyright: Turisme de Barcelona

281 / 314

Palacio Güell

Fue el primer encargo importante de Gaudí, aunque también ha sido una de las obras que han pasado más desapercibidas. La propiedad pertenecía al conde de Güell, quien tenía la idea de levantar un palacio cuyo patio interior conectase con su vivienda de entonces situada en la Rambla de los Capuchinos. Inspirado en un estilo oriental, pero siguiendo la estructura de las grandes casas señoriales catalanas, Gaudí llegó a presentar hasta 25 bocetos.

El palacio cuenta con más de 2.850 metros cuadrados. De ellos, el arquitecto diseñó su fachada, de ladrillo, piedra y hierro forjado, el sótano, la planta baja, el entresuelo, la planta noble, el segundo piso donde estarían las habitaciones y un tercero para el servicio. Lo que más llama la atención es la magnitud de sus puertas de entrada, pensadas para que los invitados las cruzasen montados en sus caballos. Esto fue totalmente innovador ya que a través de una rampa llegaban a los establos. También sus ornamentos principales, compuestos por un par de serpientes, un ave fénix y el escudo de Cataluña. O las chimeneas de su azotea, con las que Gaudí comienza a experimentar hasta alcanzar la espectacularidad conseguida en la Casa Batlló o La Pedrera. Aunque el palacio no estuvo terminado hasta 1890, su inauguración coincidió con la Exposición Universal de Barcelona, en 1888.

282 / 314

Sagrada Familia

Es el icono de Barcelona, la basílica más afamada de España y posiblemente la más conocida del mundo. Su particular característica es que su construcción se inició en 1882 y, 134 años después, aún no está terminada. Gaudí comenzó el proyecto cuando solo tenía 31 años, convirtiéndose en su obra más grande e importante de su vida. También ha sido considerada como el máximo exponente del modernismo catalán.

La Sagrada Familia es una obra única, caracterizada por la innovación de su arquitectura. Muchos son los elementos que demuestran su novedoso estilo: las torres cónicas que sobresalen del edificio, la multitud de ventanas que suben por ella con formas espirales, los enormes pórticos, su abundante ornamentación… Aunque Gaudí en vida solo logró ver una de las torres levantadas, cuando las obras concluyan habrá un total de 18 torres. Cada una de sus entradas está dedicada a un pasaje de la vida de Jesús: el nacimiento, la pasión y la gloria. De hecho, en el exterior del templo ya pueden verse algunas esculturas que recrean la historia: El beso de Judas, La última cena, El juicio de Jesús o el Ecce Homo. La cripta, uno de los lugares más importantes del templo, está compuesto por siete capillas. Precisamente en la de Nuestra Señora del Carmen se encuentra la tumba de Gaudí.

Cada día miles de turistas admiran la gran obra del arquitecto catalán, haciendo de ella uno de los reclamos turísticos más importantes de Barcelona. De hecho, en 2005, la fachada del Nacimiento y la cripta fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad “Obras de Antoni Gaudí”. Web oficial.

283 / 314

Casa Batlló

Situado en el número 43 de Paseo de Gracia, este es uno de los edificios más emblemáticos de Gaudí. En ella vivía la familia Batlló, quienes en 1903 encargaron al arquitecto la remodelación de la vivienda. Para esta obra, Antoni Gaudí se inspiró en las formas de la naturaleza y se centró, principalmente, en su fachada, el primer piso, el patio de luces y la azotea, donde se encuentra una bóveda con forma de dragón que se ha convertido en la seña de identidad del edificio. En él tampoco podía faltar su cruz de cuatro brazos, situada justo en la parte central del terrado.

La casa fue presentada al concurso anual de edificios artísticos del Ayuntamiento de Barcelona. Sin embargo, por extraño que parezca, no resultó ganadora porque, en aquella edición, no se valoró ninguna obra relacionada con el modernismo catalán. La casa, abierta al público, es actualmente uno de los monumentos más visitados de la ciudad. En el año 2005 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Web oficial.

Foto: Turisme de Barcelona

284 / 314

Casa Vicens

Fue una de las primeras obras de Antoni Gaudí tras haber terminado la carrera. El encargo le llegó de Manuel Vicens i Montaner, quien deseaba una segunda residencia en Gracia para pasar allí sus vacaciones, pues por aquel entonces, esta villa aún no estaba anexionada a Barcelona. Las obras comenzaron en 1883 y el autor siguió su estilo inicial, con influencias orientales: mudéjar, persa y bizantino. El resultado fue un edificio cubierto de cerámica que recuerda a las construcciones árabes. De hecho, en sus interiores, uno de los techos se asemeja al Generalife de la Alhambra de Granada.

Gaudí también diseñó su mobiliario y los jardines, aunque estos últimos hoy en día están ocupados por edificios de viviendas. En 2005 la Casa Vicens fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Más información.

copyright: Turisme de Barcelona

285 / 314

Colegio Teresianas

En el número 85 de la calle Ganduxer, en la zona alta de Sarrià- Sant Gervasi, se encuentra este colegio y convento de la Congregación de las religiosas Teresianas fundado por el sacerdote Enrique de Ossó. El edificio fue construido entre 1887-1889 y en su diseño participó Antoni Gaudí. El estilo de su obra pertenece al neogótico y en ella predomina el ladrillo, la cerámica, la forja y carpintería. Materiales que no suponían un elevado gasto debido al empeño de Ossó en que Gaudí se ciñese al presupuesto. Lo más llamativo de sus acabados son las almenas de su parte superior, que le hacen parecer un castillo. También las cruces de cuatro brazos, su seña de identidad, que quedan expuestas en cada uno de sus vértices; o los motivos de la orden, compuestos por varios escudos de cerámica. Su trabajo en el jardín fue considerado un anticipo de lo que posteriormente crearía en el Park Güell: palmeras, pinos y bancos de piedra. El colegio de las Teresianas fue declarado Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional en 1969.

copyright: Turisme de Barcelona

286 / 314

Casa Calvet

Este edificio modernista corresponde a la época naturalista de Gaudí, quien en 1900 recibió el primer premio del concurso anual de edificios artísticos de Barcelona. Está ubicado en el número 48 de la calle Casp, en el Eixample derecho. La principal característica de esta obra es su carácter conservador. Solo con echar un vistazo a su fachada se puede adivinar el autor de la obra. En ella están las formas características de Gaudí, que más tarde adquirirían cierta madurez; así como sus materiales más típicos: el ladrillo, la arenisca de Montjuic o el hierro forjado. En la ornamentación se presentan figuras naturales como setas, frutas o tórtolas; y no podían faltar el escudo de Cataluña ni las típicas cruces.

Parte del mobiliario de su interior se encuentra expuesto en la Casa-Museo Gaudí, situado en el Park Güell. Como curiosidad, la Casa Calvet superó en su día la altura permitida por el Ayuntamiento de Barcelona. Al parecer, el arquitecto lo sabía, aunque no quiso modificarlo.

copyright: Turisme de Barcelona

287 / 314

Torre Bellesguard

A los pies de la sierra de Collserola se encuentra una de las obras más bonitas y desconocidas diseñadas por el arquitecto Antoni Gaudí. Su construcción se inició en 1900 y el estilo que utilizó para ella fue el neogótico. Anteriormente, en este mismo emplazamiento se hallaban los restos de un castillo, elementos que Gaudí reutilizó para su nueva construcción. Permanecieron en su obra las almenas y junto a ellas se elevó una torre y se reconstruyó la muralla medieval. De su decoración destaca el azulejo, empleando la técnica del mosaico sobre la piedra y el ladrillo. También se puede observar otros elementos característicos, como el hierro forjado, la cruz de cuatro brazos, el escudo de Cataluña y algunos elementos religiosos como la inscripción de su puerta de entrada de Ave María purissima, sens pecat fou concebuda (Ave María purísima, sin pecado concebido).

Los jardines, diseñados también por el arquitecto, están abiertos al público durante el verano, cuando se celebra las populares Noches de Gaudí. La casa es propiedad privada, aunque se ha abierto a los visitantes para fomentar su conservación. Su nombre original es Casa Figueras, aunque fue cambiado por el de Bellesguard por las vistas que había desde allí arriba. 

copyright: Turisme de Barcelona

288 / 314

Pabellones Güell

Situados en la antigua finca de Eusebi Güell, en Pedralbes, actualmente de los cuatro edificios sólo se conservan tres de ellos: las caballerizas, el picadero y la portería, además del muro que rodea el área. Este fue uno de los primeros trabajos que Güell le encargó a Gaudí con la idea de remodelar su casa de aire caribeña y el resto de edificios, aunque la vivienda fue derribada en 1919, pues en su lugar se construyó el palacio de Pedralbes.

Las obras se iniciaron en 1883 y en ellas el arquitecto catalán optó por el estilo oriental. El uso de bóvedas y cúpulas dan a los edificios cierto aire nazarí o mudéjar. De las cuatro puertas de entrada a la finca, actualmente solo se conserva una. En su creación destaca el hierro forjado con el que fue elaborado el dragón de su entrada principal. Este personaje está inspirado en el poema La Atlántida, de Jacint Verdaguer. De sus jardines, actualmente todavía queda en pie la fuente de Hércules, con el busto del héroe griego y el escudo de Cataluña.

Hasta el 2008 los pabellones sirvieron como sede a la Real Cátedra Gaudí, de la Universidad Politécnica de Barcelona. Desde el pasado año, el recinto está abierto al público.

gtres

289 / 314

Torre Eiffel, París

En esta fotografía podemos apreciar la Torre Eiffel iluminada con los colores de la bandera belga en solidaridad por los atentados sufridos en el mes de marzo de 2016.

gtres

290 / 314

La estructura más alta del planeta (durante unos años)

Con una altura inicial de 300 metros, que posteriormente fue prolongada con una antena de otros 24, la Torre Eiffel fue la estructura más alta del mundo durante 41 años.

291 / 314

La Torre de Tokio

En Japón se levantó una torre parecida a la de Eiffel en 1958 en la capital, Tokio, con 333 metros de alto y pintada de color rojo y blanco. En China se han construido dos réplicas de la Torre Eiffel. Podemos encontrar otras copias en Europa, en Praga, en Slobozia, Rumania, o Parizh, al Sur de los Montes Urales, en Rusia.

gtres

292 / 314

La Torre Eiffel

Para acceder al piso superior existen 8 ascensores. Sin embargo, para muchos visitantes, subir los 1.665 escalones con los que cuenta el monumento es todo un reto imposible de obviar.

gtres

293 / 314

Vistas desde muchos puntos de la ciudad

La enorme torre diseñada por Eiffel se puede contemplar desde muchos puntos de París. Así de espectacular lo contemplan quienes se acercan al puente de Alejandro III, sobre el río Sena.

gtres

294 / 314

Torre Eiffel

La Torre Eiffel es el monumento más visitado del mundo con más de 7 millones de visitantes anuales.

Steven Straiton

295 / 314

Hotel Belaggio, Las Vegas

Durante décadas la Torre Eiffel también ha tenido sus imitadores. La más antigua es la torre de Blackpool situada en Lancashire, en el Norte de Inglaterra. Construida en 1894 tiene158 metros de altura. La más grande -165 metros- y  más famosa es la de Las Vegas, en Nevada, EE.UU. Además, otras dos ciudades estadounidenses llamadas París, en Texas y Tennessee también tienen sus réplicas.

 

Foto: Lloyd Morgan

296 / 314

París de noche

La última renovación del alumbrado de la torre se produjo en 2003. Para ello fue necesario el trabajo de 25 alpinistas durante 5 meses, y 20.000 bombillas - 5.000 por  cada frente- colocadas a mano, una a una.

gtres

297 / 314

La torre Eiffel

Cada noche la Torre Eiffel se viste con su alumbrado dorado y resplandece con sus destellos durante 5 minutos cada hora, mientras su faro ilumina París.

Foto: Gtres

298 / 314

La Torre Eiffel, París, 1937

Diseñada para durar sólo 20 años, la torre se salvó gracias a los experimentos científicos promovidos por Eiffel. En concreto sirvió para probar las primeras transmisiones radiográficas, funcionó como radio militar en 1903, desde ella se realizó la primera emisión de radio pública en 1925 y finalmente acabó sirviendo de banco de pruebas para la televisión.

gtres

299 / 314

La Torre Eiffel

Esta imagen de la Torre Eiffel se tomó durante la primera remodelación, en el año 1900, del primer piso de la estructura. Desde entonces el monumento ha sido renovado, restaurado y adaptado regularmente para poder acoger un público cada vez más numeroso.

gtres

300 / 314

La construcción de la Torre Eiffel

Foto histórica de la construcción de la Torre Eiffel tomada en Paris1887. Dos años más tarde se inauguraría este icónico monumento de Francia.