Auschwitz

1 / 9

1 / 9

Auschwitz-Birkenau

Birkenau fue construido justo un año después que Auschwitz, en 1941. Fue el segundo campo de concentración del complejo y también el más grande. Albergó hasta 100.000 presos y fue utilizado para los exterminios en masa.

Foto: AgeFotostock

2 / 9

Entrada a Auschwitz I

La entrada principal a Auschwitz recibía a los prisioneros con el lema Arbeit macht frei (el trabajo te hace libre), un eslogan utilizado por el Gobierno de Weimar y rescatado por el régimen nazi.

Foto: AgeFotostock

3 / 9

Pabellones de Auschwitz

En estos pabellones, o bloques, se encontraban algunas de las habitaciones donde vivían hacinados los prisioneros, los baños, la sala de castigo, celdas y el centro administrativo. En ellas también vivían algunas familias de las SS. Actualmente en ellos se encuentran las pertenencias de las víctimas, mobiliario y las fichas de algunos de los prisioneros.

Foto: AgeFotostock

4 / 9

Entrada Birkenau

La entrada principal a Birkenau es una de las imágenes más reproducidas de Auschwitz. Era la más grande de los tres campos de concentración, ya que por ella entraban los trenes directamente con los prisioneros.

Foto: AgeFotostock

5 / 9

Una cárcel gigantesca

Todo el recinto estaba vallado para evitar que los presos pudiesen escapar. Algunos de ellos aprovecharon las descargas eléctricas para suicidarse.

Foto: AgeFotostock

6 / 9

Ruinas de las cámaras de gas

En Birkenau había cuatro crematorios con cámara de gas que fueron destruidos por el régimen nazi antes de la llegada del ejército soviético, el 27 de enero de 1945.

Foto: AgeFotostock

7 / 9

El muro de los fusilamientos

Este muro, donde fueron asesinados miles de prisioneros, se encuentra situado en Auschwitz I. Actualmente se encuentra tal y como lo dejó el régimen nazi, aunque en él en vez de cuerpos, pueden verse flores y velas.

Foto: AgeFotostock

8 / 9

Auschwitz-Birkenau memorial

El memorial por el más de un millón de víctimas que perdieron la vida en Auschwitz se encuentra en Birkenau. En él se hace alusión a los prisioneros de todos los países.

Foto: Gtres

9 / 9

Campo de concentración de Auschwitz (Oświęcim, Polonia)

El campo de concentración y exterminio de Auschwitz, en Polonia, es símbolo de las cuotas más altas de barbarie a las que puede llegar el ser humano. Ninguna prisión debería ser olvidada; pero esta, menos: Situado a unos 43 km al oeste de Cracovia, se convirtió en el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo. Aquí, bajo la supervisión del cruel Heinrich Himmler, fueron encarceladas aproximadamente un millón trescientas mil personas. Murieron un millón cien mil, muchas de ellas judías. En la puerta de una de las entradas se podía leer “Arbeit macht frei” (“El Trabajo libera”). Construido en 1940 fue liberado por las tropas soviéticas en 1945. Hoy, más que un museo, es todo un monumento en recuerdo al Holocausto. La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1979. Entrar en las cámara de gas conociendo lo que sucedió, emociona a todos los visitantes.