Bibliotecas

1 /35

Foto: AgeFotostock

1 / 35

Sede en Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi (Taiwán)

Los centros culturales también pueden funcionar como elementos de unión entre la modernidad y las tradiciones, más en una época de homogeneización globalizada. Ahí está, si no, la Biblioteca Pública de Tapéi que para su delegación de Beitou apostó por una arquitectura tradicional y sostenible. Todo en ella, desde su ubicación hasta su cubierta, está pensado con el máximo respeto al medioambiente. La estructura se levantó con materiales reciclados, su tejado inclinado es vegetal para concentrar la humedad y las células fotovoltaicas suministran la electricidad.

Foto: AgeFotostock

2 / 35

Biblioteca Pública de Stuttgart (Alemania)

El interior es espectacular, algo desconcertante al modo de las escaleras infinitas de Escher. Un blanco radical solo roto por los lomos de los libros y esas escaleras que suben, o bajan, de nivel casi de forma caprichosa. Pero es que su revestimiento exterior no se queda atrás. Parece un gigantesco cubo Rubik de 40 metros de altura y 44 metros de longitud por cada cara que se iluminan por la noche de diferentes colores. El diseño del arquitecto coreano Eun Young Yi atrae hasta Mailänder Platz cada vez a más viajeros. Desde su inauguración en 2011, se ha convertido en uno de los centros culturales más importantes de la ciudad.

Foto: iStock

3 / 35

Las Hyundai Card Libraries (Seúl)

En las antípodas de los proyectos que aspiran a ser iconos de una ciudad y espacios de integración, estas cuatro pequeñas bibliotecas en la ciudad de Seúl son para un público elitista. Su concepto es vanguardista, ya que buscan convertir la lectura en experiencias. Hay cuatro temáticas: diseño, cocina, viajes y música. En todas ellas, el interiorismo está cuidado al detalle para proporcionar una vivencia libresca única. Eso sí, para entrar hay que ser titular de una tarjeta Hyundai. O eso, o conseguir un cicerone en la ciudad que pueda colarnos.

Foto: Oodi

4 / 35

Oodi, Biblioteca Central de Helsinki

Desde que abrió sus puertas a finales de diciembre del 2018, ha pasado a ser conocida como la biblioteca del futuro. Sin duda, es la máxima representante del tipo de centros construidos como espacios multifuncionales de gran calado social. Sólo con acceder a su web se percibe que no es la típica sala destinada a la lectura y el estudio. En la pantalla se lee: “No solo una biblioteca. Tu interfaz para siempre”. Es la mejor forma de resumir el revolucionario concepto de estos 16.000 metros cuadrados en pleno corazón de Helsinki.

 

Foto: iStock

5 / 35

Biblioteca pública de Birmingham

Que esta biblioteca aparezca en Tripadvisor ya lo dice todo. Y es que, ubicada en la Plaza del Centenario, se ha convertido por méritos propios en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Birmingham. Diseñada por los arquitectos alemanes de Mecanoo, su fachada transparente se caracteriza por continuos arabescos entrelazados de malla metálica. El voladizo no es sólo una gran marquesina que proporciona refugio a la entrada, sino que además, es un gran mirador con vistas a la plaza y a la ciudad. Fue inaugurada en 2013 por Malala Yousafzai, la niña que con 13 años plantó cara a los talibanes de Pakistán escribiendo un blog que se hizo mundialmente famoso.

Foto: CC | Andrew Smith

6 / 35

Biblioteca Central de Seattle

Esta angulosa biblioteca -similar a un diamante- fue diseñada por el estudio OMA, liderado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas. Desde el siguiente día de su inauguración, se ha convertido en uno de los edificios públicos más interesantes de la ciudad. El objetivo era crear una experiencia apasionante en la totalidad de los 33.700 metros cuadrados de superficie que ocupa. ¡Y vaya si lo han logrado! Ya su recorrido, siguiendo una zigzagueante rampa continua de estanterías, bautizada como la 'Espiral de Libros' (puede alojar casi un millón y medio de libros). Aún fue más revolucionario su enfoque social. Antes de completar el diseño del edificio, los arquitectos reflexionaron junto a representantes de Microsoft, Amazon y otras organizaciones sobre el papel de los libros en un mundo moderno dominado por Internet.

Foto: AgeFotostock

7 / 35

Tenerife Espacio de las Artes (TEA)

En el corazón de Santa Cruz de Tenerife, un edificio de hormigón que iluminado parece levitar se ha convertido en un espacio creativo para todos los tinerfeños. Como si fuera una isla dentro de la misma isla, al acceder al TEA se descubre un espacio acogedor, obra de los arquitectos suizos Jacques Herzog & Pierre de Meuron, responsables de la Tate Modern de Londres, y del canario Virgilio Gutiérrez. El edificio funciona como lugar para el arte expandido, con zonas de exposición, de lectura y creación, tanto para adultos como para los más pequeños.

Foto: AgeFotostock

8 / 35

Biblioteca Vasconcelos (Ciudad de México)

Describía Borges así su biblioteca de Babel —lo que otros llaman universo—: “Desde cualquier hexágono se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente”. Pues bien, un efecto similar es el que produce contemplar los anaqueles en esta biblioteca de la Ciudad de México. Diseñada por el arquitecto mexicano Alberto Kalach, abrió puertas en mayo del 2006 y, desde entonces, ha puesto en el mapa turístico la zona norte de la ciudad. Su función social es evidente como centro bibliotecario, cultural, librero y recreativo totalmente gratuito. Si la arquitectura o los libros no son suficientes reclamos, ahí está la obra de Gabriel Orozco, Mátrix Móvil: esa osamenta de ballena que flota como metáfora del propio edificio que la alberga.

Foto: AgeFotostock

9 / 35

Biblioteca y archivo de Galicia, Ciudad de la Cultura

El concepto deconstructivista del norteamericano Peter Eisenman fue el que se escogió para levantar la madre de todas las bibliotecas de Galicia el controvertido edificio funciona como depósito legal de todas las publicaciones editadas en Galicia. Nada en su geometría, toda retorcida por líneas curvas y trapezoidales, parece indicar que dentro alberga libros, diseño rectilíneo por excelencia. Enclavada en la cima del monte Gaiás de Santiago de Compostela, el complejo arquitectónico está inspirado en una concha de vieira peregrina. La Biblioteca y Archivo de Galicia se abre a los usuarios como zona de estudio y espacio para eventos: desde conciertos a proyecciones audiovisuales o talleres.

Foto: AgeFotostock

10 / 35

Biblioteca municipal de Metso (Finlandia)

Que el folleto turístico de la ciudad finlandesa de Tampere destaque entre sus atracciones más importantes a esta biblioteca es indicativo de su carácter excepcional. Y es que, en la década de los 80, este edificio diseñado por los arquitectos Raili y Reima Pietilä (ambos unidos en matrimonio) se convirtió en el primer monumento moderno de la ciudad. Es modelo de la arquitectura orgánica finlandesa. El uso del hormigón como material principal ayudó a crear espacios que despiertan emociones en los usuarios, creando una sensación de calidez y atmósferas interiores para el estudio y la lectura.

Foto: Ossip van Duivenbode

11 / 35

Biblioteca de Tianjin

Parece que el equipo de arquitectos MVRDV se está especializando en bibliotecas, pues de ellos también es la Book Mountain de Holanda. Ésta, en concreto, ubicada en el distrito cultural de Binhai, en Tianjin, ha causado desde su inauguración en 2017 furor en Instagram debido a su radical diseño futurista. Se trata de un centro cultural de 33,700m2 con un auditorio esférico luminoso con forma de “ojo” iluminado, alrededor del cual se despliegan las estanterías onduladas desde el suelo al techo, enmarcando las escaleras, asientos, techos e incluso la fachada exterior. El diseño fue pensado para que la biblioteca se convierta en punto de unión entre el casco antiguo y los distritos residenciales más modernos de la ciudad. No hay que preocuparse, los libros que se ven en los estantes más inaccesibles no son reales, sólo reproducciones decorativas.

Foto: AgeFotostock

12 / 35

Nueva Biblioteca Alexandrina de Alejandría

En 1987 se inició el proyecto de construir un nuevo edificio para recuperar la esencia de la legendaria biblioteca de Alejandría, la primera de todas, desaparecida 1.600 años atrás. El resultado es el espectacular diseño del estudio de arquitectura noruego Snøhetta AS, que escogió la forma de un enorme cilindro de cemento, cristal y granito, con bajorrelieves caligráficos de la mayoría de las lenguas del mundo, para albergar el centro bibliográfico. La nueva Biblioteca de Alejandría se construyó con fondos de diversos países y se ubica en el malecón de Alejandría, cerca del lugar donde se supone que se ubicó en su día la antigua (y revolucionaria) Biblioteca de Alejandría.

 

Foto: AgeFotostock

13 / 35

Biblioteca de la Universidad Humboldt (Berlín)

La más antigua de las universidades de Berlín estrenó en 2009 su nueva sede, la Jacob-Wilhem-Grimm-Zentrum, obra del arquitecto Max Dudler. El cuadriculado nuevo edificio sirvió para concentrar los fondos de diversos centros repartidos por la ciudad (más de dos millones de ejemplares). Con una altura de 38 metros, el conjunto del edifico está formado por una enorme celosía de madera y cristal que dota de luz natural la gran sala central, distribuida en terrazas escalonadas que parecen tender hacia el infinito. Se encuentra a escasa distancia de la Bebelplatz, la plaza donde los nazis quemaban libros. Afortunadamente, al final, parece que los libros siempre acaban venciendo a la violencia.

Foto: AgeFotostock

14 / 35

Biblioteca Pública de Estocolmo

Lo de adaptarse a cada momento histórico es algo innato en las bibliotecas. Ésta de Estocolmo es una buena muestra de ello. Cuando se inauguró en 1928, este edificio circular, obra de Erik Gunnar Asplund, uno de los arquitectos más prestigiosos de principios de siglo XX, ya cautivó la atención de todos. No sólo por su belleza, sino por ser una de las primeras en adoptar el sistema de estanterías abiertas por el cual el usuario tiene la libertad total de tomar y reponer los libros sin necesidad de molestar al personal encargado del fondo. Hoy sigue siendo una referencia en cuanto a diseño y arquitectura y una de las visitas bibliófilas imprescindibles de Estocolmo.

Foto: MVRDV

15 / 35

Book Mountain (Spijkenisse, Holanda)

Lo espectacular de esta verdadera montaña de libros le valió llevarse el prestigioso premio de diseño Red Dot en 2013. Si en la concepción clásica, la biblioteca es un lugar reservado, casi escondido, en ésta otra todo queda a la vista, como si sus fachadas de vidrio quisieran dar a entender que en su interior no hay trampa ni cartón, sólo libros. La obra de MRVD se ubica en el centro de la plaza del mercado de Spijkenisse y en su interior hay un centro de educación ambiental, un auditorio, salas de reuniones y oficinas. En la cumbre, una cafetería con vistas panorámicas a la ciudad.  

Tomas Clocchiatti

16 / 35

Biblioteca Municipal Sandro Penna (Perugia, Italia)

El edificio diseñado por el arquitecto Italo Rota no pasa desapercibido en el barrio de San Sisto. La biblioteca con forma de seta psicodélica se inauguró en 2004 y desde entonces es uno de los planes imprescindibles en Perugia para amantes de la arquitectura y el diseño. En su interior, el efecto es el de haber entrado en una lámpara pop. La luz que se filtra desde el exterior a través del revestimiento rosado ayuda a crear un ambiente relajado que favorece la concentración. Además, el fondo bibliográfico presta especial atención a las necesidades de los lectores más jóvenes, con una sala que alberga los libros clasificados según los distintos grupos de edad.

Foto: Biblioteca Nacional de España

17 / 35

Biblioteca Nacional de España

Foto: Ossip van Duivenbode

18 / 35

Vestíbulo principal de la Biblioteca Tianjin

En la sala principal de la biblioteca se halla un enorme balón esférico de 21 metros de diámetro que hace las funciones de auditorio, preparado para que pueden realizarse funciones y exhibiciones en su interior. 

Foto: Age fotostock

19 / 35

¿Estanterías inaccesibles?

Como se aprecia a simple vista, las paredes del edificio son muy altas y las estanterías están distribuidas por ellas. Sin embargo, no en todos los niveles hay libros, solamente los hay en aquellas que son accesibles. En las estanterías de los niveles más altos se han colocado imágenes de libros para engañar al ojo humano. 

Foto: Age fotostock

20 / 35

Un lugar para reunirse

Desde el suelo hasta el techo, el espacio donde están almacenados los libros –que a su vez sirve como escalones y lugares para sentarse– está dispuesto a imagen de un mapa topográfico. Estos niveles pretenden estimular la reunión e interacción entre los usuarios. 

Foto: Age fotostock

21 / 35

La biblioteca para todos los públicos

Este nuevo y futurista edificio está ubicado en el Centro Cultural de Tianjin, una ciudad a 120 kilómetros de Pekín, e incluye también espacios de lectura para niños. En el momento de su apertura, en octubre de 2017, la biblioteca contaba 200.000 ejemplares, pero llegará a alojar más de un millón. 

Foto: Open House Madrid

22 / 35

Biblioteca Regional Joaquín Leguina

De fábrica de cervezas a biblioteca y archivo regional por arte y gracia del equipo formado por Luis Moreno García-Mansilla y Emilio Tuñón Álvarez, encargados de la rehabilitación de la antigua sede de cervezas “El Águila” tras concurso público convocado por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid. Un edificio emblemático de Madrid para guardar el fondo bibliográfico de la Comunidad. Una de las bibliotecas más impresionantes de Europa: 1.276.966 de documentos, casi 30.000 m² de superficie, 72 depósitos para custodiar 83 kilómetros de documentos, talleres de restauración, encuadernación y reprografía, salas de referencia y consulta de documentos, salón de actos para 147 personas, sala de exposiciones y zonas de oficinas. 

Foto: Miroslav Krob / Age fotostock

23 / 35

Clementinum

La biblioteca barroca es una de las salas más bellas de este antiguo monasterio jesuita. Tras el Castillo, es el segundo mayor complejo de edificios de Praga.

Foto: Greg Smolonski. Bodleian Libraries, University of Oxford.

24 / 35

Biblioteca Bodleiana, Reino Unido

Instalada en la circular Cámara Radcliffe, es una de las pioneras del Reino Unido, inaugurada en 1602. Forma parte de la Universidad de Oxford y todo lector que entra en ella debe hacer un solemne juramento según el cual no marcará, no dañará, ni modificará ningún ejemplar de la biblioteca. En la imagen, la biblioteca del duque Humfrey, un espacio en el que reina el silencio y que se puede usar como sala de estudio.

Foto: Getty Images

25 / 35

Sankt Gallen, Suiza

Sala barroca de la biblioteca de Sankt Gallen, abadía suiza fundada en el año 613. Desde el siglo VIII la biblioteca aloja numerosos manuscritos que a día de hoy alcanzan 170.000 ejemplares, muchos de ellos están expuestos en la sala que aparece en la imagen. En 1983, la Abadía fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  

Foto: AP Images

26 / 35

Monasterio de Strahov, Chequia

El monasterio, situado en la ciudad de Praga (Chequia), fue fundado en el siglo XII. El fondo de esta biblioteca del siglo XVII se reparte entre las salas Teológica (en la imagen) y Filosófica. El estucado del techo de la sala Filosófica data de la segunda mitad del siglo XVII y es de estilo barroco.

Foto: Gtres

27 / 35

Biblioteca Nacional de Francia

Fue fundada en 1792 y está ubicada cerca del centro de París, junto al Sena. Alberga más de 13 millones de volúmenes y cumple el objetivo de almacenar, mantener y dar a conocer el patrimonio cultural escrito de Francia. La sala oval que aparece en la imagen es obra de Pascal y fue construida en 1932. 

Foto: AP Images

28 / 35

Universidad de Coimbra, Portugal

La biblioteca Joanina, instalada en la Universidad desde 1717, destaca por la gran belleza ornamental. De estilo rococó, el archivo de esta biblioteca portuguesa reúne alrededor de 70.000 volúmenes y sus tres salas están conectadas mediante tres arcos decorados con una gran riqueza de motivos y colores. La única parte que se puede visitar es la planta principal, donde se encuentran la mayor parte de los volúmenes. 

Foto: AP Images

29 / 35

Trinity College, Irlanda

La Long Room del Trinity College de Dublín es la sala principal de la Biblioteca Antigua, mide 65 metros de largo y reúne en sus estanterías 200.000 libros de los más antiguos que alberga toda la biblioteca. El largo corredor está decorado con bustos de mármol que representan filósofos, escritores y personalidades que apoyaron la creación de la biblioteca. Uno de los que más peregrinos atrae es el de Jonathan Swift.

Foto: Gtres

30 / 35

Biblioteca Vaticana

El papa Nicolás V la fundó en 1448 con 350 códices griegos, latinos y hebreos. Actualmente, se halla en la Ciudad del Vaticano y alberga más de un millón y medio de ejemplares, entre los cuales destaca uno de enorme valor: el manuscrito más antiguo de la Biblia, el Codex Vaticanus

Foto: Gtres

31 / 35

Abadía de Melk, Austria

En esta ciudad austríaca y sobre un promontorio con vistas al Danubio, la abadía de Melk fue fundada en el siglo XI. Al poco tiempo, se inauguró una escuela y seguidamente la biblioteca ya en siglo XII. Pronto alcanzaría la fama gracias a la gran calidad de los manuscritos copiados. Hoy en día tiene una de las mayores colecciones de manuscritos medievales y otra muy importante de manuscritos musicales. 

Foto: Patrimonio Nacional

32 / 35

Monasterio del Escorial, Madrid

El Monasterio del Escorial de Madrid alberga en su Real Biblioteca de estilo renacentista una gran cantidad de volúmenes que destaca por la variedad de lenguas. El Salón Principal o de los Frescos —por las pinturas que decoran el techo y las cornisas—, mide 54 metros de largo y su estructura está inspirada en la biblioteca Laurenziana que diseñó Miguel Ángel, en Florencia

Foto: Gtres

33 / 35

Bagdad, Irak

Bagdad, la capital de Irak, junto al río Tigris, fue cuna de una de las bibliotecas más importantes de la antigüedad: Bayt al-Hikma que, fundada en el S. VIII d.C, tenía a mediados del S.IX la mayor colección de libros del mundo. Es el hogar del poeta árabe del siglo XI Abu Al Tayeb Al Mutanabbi. Tras los últimos años de conflictos y violencias, la ciudad consigue mantener varios teatros y museos, la Biblioteca Nacional, que aparece en la imagen, y más de treinta espacios para conferencias, convenciones y simposios. Parece que la esperanza resiste si es junto a la literatura.

Foto: Gtres

34 / 35

Praga, República Checa

La capital de la República Checa vive desde la caída del comunismo y el regreso a la democracia, en 1989, una verdadera explosión cultural. La ciudad de Praga, de aproximadamente 1,24 millones de personas, tiene una de las escenas culturales más interesantes de Europa. La lista de autores famosos que pasearon por sus calles es larga: Franz Kafka, Max Bod, el poeta Rainer Maria Rilke, o novelistas de la talla de Milan Kundera. De forma paralela, la industria editorial es muy importante en la ciudad. La Charles University es la universidad más antigua de Europa central. Se encuentran auténticas maravillas como la de la foto: la biblioteca del monasterio de Strahov.

Foto: Massimo Cuomo

35 / 35

Jacob y Wilhem Grim Center

En pleno centro de la ciudad, entre el parque Tiergarten y la Isla de los Museos, se halla la también llamada Biblioteca Grim. Esta biblioteca, en la que predominan la líneas rectas con una estructura de madera, pertenece a la Universidad de Humboldt y sus primeros volúmenes fueron contabilizados en 1832. El arquitecto organizó el espacio interior de manera que los diferentes pisos quedan abiertos y "caen" en cascada. La calidez de la madera junto con la gran cantidad de luz que penetra por las aperturas del techo hace del espacio un lugar íntimo y amplio a la vez.