Escapadas

201 /269

Foto: Gtres

201 / 269

El tiempo es oro en Zurich

Dicen que el tiempo es oro, y, tal vez, el mejor lugar para comprobarlo, aunque sea en su sentido literal, sea Zúrich, la principal ciudad de la Confederación Suiza. En esta ciudad destacan los relojes tanto como los bancos. Es la sede de marcas de prestigio como Rolex, por ejemplo. Además, la Iglesia de San Pedro de Zúrich, a parte de ser la más antigua de la ciudad, cuenta con el mayor reloj de Europa de casi 9 metros de diámetro. El Museo Beyer está especializado en relojería, y hará la delicia de cualquier aficionado a los relojes.

Foto: Gtres

202 / 269

Un reloj para dioses en Atenas

La Torre de los Vientos está en el centro de Atenas. A esta torre de 12 metros de altura y casi 8 metros de diámetro, también se la conoce como El Reloj de Andrónico, y, efectivamente, nos encontramos ante un asombroso reloj de agua que fue proyectado en el siglo I a.C. Debió ser todo un acontecimiento de la época, porque, por sus dimensiones, se puede contemplar desde diferentes lugares del Ágora romana de Atenas.

Foto: IGME

203 / 269

Un éxito de público

Las 53 rutas de los Geolodías que se proponen en España y Andorra se realizan en lugares de gran interés geológico. Se proporciona información de carácter divulgativo para cada una de ellas. Salir a pasear con “ojos de geólogo” y descubrir algunos secretos que la Tierra guarda de los lugares en los que vivimos es un reclamo de gran interés que atrae a más de 10.000 personas cada año.

Foto: IGME

204 / 269

Patrimonio geológico

Puedes descubrir la geología del Imperio Romano en Cádiz, los secretos del Pirineo oscense, las cuevas de Carballiño en Orense, el Geoparque de Las Loras en Burgos y Palencia, los terremotos de Calamocha en Teruel, la Mallorca sumergida o la geología del vino en Salamanca y Tarragona son algunas de las propuestas. Toda una aventura de la que puedes saber los detalles prácticos en la página web de la Sociedad Geológica Española.

Foto: Gtres

205 / 269

Marrakech, Marruecos

La “ciudad roja”, llamada así por el color de sus edificaciones, sobre todo con la luz del atardecer, es una de las ciudades imperiales de Marruecos. A pesar de que Rabat es la capital del país, Marrakech se ha convertido en una urbe moderna y densamente poblada. A pesar de ellos, al pasear por su Medina o al ver un crepúsculo sobre la plaza de Yamaa el Fna, uno se transporta a un tiempo mágico. La sonoridad del lugar, la hospitalidad tradicional marroquí, la artesanía y la bella arquitectura siguen siendo argumentos para visitar la ciudad.

Foto: Gtres

206 / 269

Estambul, Turquía

Primero fue Bizancio, luego Constantinopla y ahora Estambul. La ciudad es un histórico cruce de culturas: Estambul fue capital de cuatro imperios. Tal vez por ello, y por su ubicación en el Bósforo, se considera una de las ciudades más bellas del mundo. Estambul es dos mundos a la vez: el de ayer y el de hoy, unidos por el Puente de Gálata. Una visita a la ciudad nos llevará a conocer tesoros como la Mezquita Azul, Santa Sofía, o la suntuosidad del Palacio de Topkapi. Todo ello sin olvidar curiosear por las miles de tiendas del Gran Bazar.

Foto: Gtres

207 / 269

Praga, República Checa

Esta ciudad es un clásico de Europa. A la vez en ella se encuentra el ambiente bohemio de una ciudad moderna y el mágico de un cuento de hadas. Praga es perfecta para una escapada de fin de semana en pareja o con amigos; pero también un lugar idóneo para pasar unas vacaciones largas. Este es un destino en el que no te vas a quedar nunca sin hora, porque tiene el famoso reloj astronómico, toda una maravilla tanto artística como tecnológica, justo en el corazón histórico de la capital checa. Un plan imprescindible es pasear por las callejuelas de Staré Mesto, la Ciudad vieja y cruzar en el atardecer el Puente Carlos con sus treinta estatuas que parecen vigilar a los artistas, músicos y paseantes.

Foto: Gtres

208 / 269

Barcelona, España

La ciudad del Mediterráneo da la bienvenida a viajeros de todo el mundo que llegan hechizados por las formas sorprendentes de la arquitectura de Gaudí, por las calles animadas como las Ramblas, los museos variados, las tendencias más urbanitas, exposiciones, bares y restaurantes a la última. Barcelona es una ciudad cosmopolita pero aún se puede pasear como si se tratara de un pueblo, con la personalidad diferente de cada uno de sus barrios. La Sagrada Familia, el ambiente popular del Mercado de la Boquería, el Gótic, el Raval, el ambiente cultural de Gràcia, son sólo algunos imprescindibles.

Foto: Gtres

209 / 269

Roma, Italia

La ciudad eterna es una lección de Historia para cualquier viajero. Además, ¿quién no ha sentido la necesidad de viajar a Roma después de ver alguna película clásica de Fellini? ¿O quién no ha querido recorrer la ciudad en Vespa como en Vacaciones en Roma? Hay tanto que hacer en Roma: ir hasta el centro del Imperio Romano, ver el Coliseo y todas las ruinas arqueológicas, el Panteón, cruzar El puente Sant'Angelo, Plaza España, dejarse maravillar con las obras de arte de los Museos del Vaticano. La Basílica de San Pedro del Vaticano, además, es la atracción turística más popular de todas en Europa.

Foto: Gtres

210 / 269

París, Francia

Podría ocupar la primera posición entra las ciudades más populares del mundo; pero esta vez, París, se ha quedado en la tercera posición. La ciudad de la luz, del amor, la ciudad de la literatura, está llena de atracciones suficientes para una vida. Es la única ciudad que tiene dos lugares entre los diez de mayor interés turístico de Europa: la Torre Eiffel y Notre Dame. Pero, ¿qué más? Toda una clase de arte en el Museo del Louvre, callejear por sus barrios como Marais o el Barrio latino, disfrutar de la gastronomía en algunos de sus bistro, pasear por la rivera del Sena o visitar el mundo de Amélie Poulain, ¡París no se acaba nunca!

Foto: Gtres

211 / 269

Londres, Gran Bretaña

Aunque circulen por la izquierda y midan las distancias en millas y yardas, Londres es la más popular de las ciudades del mundo. Historia y carácter, monumentos que son verdaderos iconos como el Big Ben o los mismísimos taxis tradicionales son ingredientes para una escapada perfecta. Hay de todo para todos: el arte de la Tate Modern, las tendencias de moda de más rabiosa actualidad por sus calles, los mercadillos como el de Camden, los diferentes parques por donde caminar. Sube a la London Eye, Londres solo se puede abarcar desde las alturas.

Foto: Gtres

212 / 269

Óbidos, Portugal

La decimonovena Ciudad de la Literatura de la UNESCO está en Portugal. A tan solo 70 kilómetros de Lisboa se encuentra esta joya arquitectónica, famosa por su muralla medieval. Pero también es una joya literaria, pues aquí hasta las iglesias albergan libros. Es el caso de la Iglesia de Santiago, una de las librerías más populares del país. Jose Pinho consiguió preservar esta joya arquitectónica convirtiéndola en una librería con más de 40.000 libros. A partir de ésta, nuevas librerías se crearon en espacios sorprendentes, como en el mercado o en una bodega.

Foto: Gtres

213 / 269

Barcelona, España

Barcelona es la decimoséptima ciudad UNESCO de literatura. Se le reconoce la distinción por ser el hogar de dos lenguas, el español y el catalán, tener cuatro festivales literarios y una fuerte historia editorial que se remonta a la época medieval. Los mejores escritores latinoamericanos pasaron por la ciudad. Es paisaje de numerosas obras literarias contemporáneas como La ciudad de los prodigios, de Eduardo Mendoza, o más recientemente, La sombra del viento,de  Carlos Ruiz Zafón y La Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones. Es sede de importantes editoriales, cuenta con más de 122 librerías y una amplia red de bibliotecas públicas. Por si fuera poco, cada 23 de abril celebra Sant Jordi y el Día Internacional del Libro.

Foto: Gtres

214 / 269

Granada, España

Granada se convirtió en una nueva Ciudad de la Literatura en diciembre de 2014. La ciudad ha sido inspiración literaria desde tiempos del al-Andalus. Parece que la poesía se encuentra a gusto con la Alhambra como telón de fondo. Federico García Lorca dejó su legado en forma de versos. La ciudad tiene un ambiente universitario muy animado y suele haber eventos literarios y culturales durante todo el año.

Foto: CC

215 / 269

Norwich, Inglaterra

Julian de Norwich es la autora del el primer libro en inglés escrito por una mujer en 1395. Parece justo, pues, que fuera nombrada la sexta Ciudad Literaria de la UNESCO. Desde aquellos años, Norwich ha vivido al ritmo de las novedades literarias. A la ciudad no le faltan librerías para ello; por ejemplo, The Book Hive fue inaugurada en 2009 y es una de las mejores librerías independientes de Gran Bretaña. Es la primera ciudad-refugio del Reino Unido para escritores amenazados desde 2007 y fue miembro fundador de la Red Internacional de Ciudades de Refugio (ICORN).

Foto: Gtres

216 / 269

Dublín, Irlanda

No podía faltar Dublín en esta lista. Si hasta tienen un día dedicado a un libro: es por el Ulises de James Joyce que en la ciudad se celebra el Bloomsday cada 16 junio. Ese día es normal ver a gente caracterizada como en la época que se refleja en la famosa novela. La lista de escritores famosos es impresioannte: Oscar Wilde, Bram Stoker, James Joyce, WB Yeats, Samuel Beckett, Jonathan Swift. Tienen nada más y nada menos que cuatro autores Premio Nobel: George Bernard Shaw, WB Yeats, Samuel Beckett y Seamus Heaney. Y por si todo esto fuera poco, en Dublín, la literatura sabe a pintas, y un pub puede ser el mejor lugar del mundo para encontrar la inspiración. Muchos escritores, por lo menos, la encontraron.

Foto: Gtres

217 / 269

Edimburgo, Escocia

Edimburgo fue la primera Ciudad de la Literatura de la UNESCO en 2004. Una ciudad que siempre fue una potencia literaria y que tiene una nómina de escritores de la que se enorgullecen con autores como Walter Scott o Robert Louis Stevenson. Por sus antiguos cafés, escribió JK Rowling las primeras páginas de su famosa serie de Harry Potter. El Festival Internacional del Libro de Edimburgo es el mayor del mundo, se celebra cada agosto y dura casi dos semanas, tiempo suficiente para que pasen por allí más de 800 escritores. Pasear por sus calles es un placer para los amantes de libros, donde encontrarán más de 50 librerías y toda la inspiración literaria posible.

Foto: Gtres

218 / 269

A la playa

El sol ya comienza a calentar… Si eres de los que les gusta tumbarse en la arena y dejarse mecer por el ir y venir de las olas, la Playa de la Tejita, en Tenerife será tu plan perfecto: junto a un cono volcánico, esta playa en El Médano, Granadilla de Abona, es un reserva natural a la que no se puede acceder en coche, por lo que suele ser poco transitada.

Foto: Gtres

219 / 269

Música en Benidorm

Benidorm se convierte en Semana Santa en la capital de la música en directo. Aquí pasan de procesiones y prefieren los decibelios. Del 29 al 31 de marzo, el SanSan Festival, pone la música con un cartel lleno de pop para celebrar su 5º aniversario.

Foto: Gtres

220 / 269

El Caminito del Rey

¿Una Semana Santa en Andalucía sin ver una procesión? Pues sí. Hay varias alternativas… Y para los más aventureros, este paseo de vértigo por el Desfiladero de los Gaitanes, en Ardales, en el interior de Málaga. Desde que se rehabilitaron las pasarelas de madera del Caminito del Rey, el lugar no ha dejado de recibir más y más visitantes atraídos por las vistas y la adrenalina de la altura.

Foto: Gtres

221 / 269

París en primavera

Decía Julio Cortázar que era en primavera cuando París entregaba lo mejor como ciudad. El escritor argentino dejó Buenos Aires por la ciudad de la luz, en la que residió hasta su muerte. Llegó a conocerla y amarla, así que podemos tomar como bueno su consejo. Estos días de Semana Santa pueden ser una gran ocasión para volver a la capital francesa. ¡Siempre hay algo que hacer en París!

Foto: Turismo de Extremadura

222 / 269

Una de jamón

Cáceres es el escenario de la dehesa de Extremadura, el lugar de uno de los mejores jamones ibéricos. Dicen que un emperador, nada más y nada menos, venía hasta aquí para saborear esta joya gastronómica. Lo dicen de Carlos V, que acostumbraba a desplazarse hasta la comarca de Montánchez para conocer el proceso por el cual los perniles de cerdos ibéricos llegaban a su mesa imperial. Turismo de Extremadura presenta diferentes rutas para conocer mejor la comarca.

Foto: Motacilla

223 / 269

Un viaje a la Historia

Un pueblo abandonado en la Guerra Civil. En España hay muchos; pero recientemente, el Gobierno aragonés ha aprobado la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) el pueblo viejo de Rodén, en el municipio de Fuentes de Ebro (Zaragoza). Sus edificios fueron abandonados como consecuencia de la Guerra Civil. Otro pueblo famoso detenido en la Guerra Civil es Belchite, también en Zaragoza. Mientras, Guernica celebra este año el 80 aniversario de su bombardeo.

Foto: Wave App

224 / 269

Wave App

Lo mejor de la geolocalización tal vez sea que no tengas que estar dando explicaciones a cada momento. Es tu viaje, quieres desconectar, y no que desde casa te llamen cada dos por tres para saber cómo estás y por dónde vas. Esta aplicación es perfecta porque tu familia sabrá, cuando quiera y en cualquier momento, cómo avanza tu viaje por carretera. ¿Genial, verdad? Tú solo limítate a disfrutar conduciendo. Disponible para iOS y Android.

Fotos: Gijón Turismo

225 / 269

Puerto deportivo al atardecer

Asomada hacia el mar, la ciudad dispone de un interesante puerto deportivo pegado al barrio de Cimadevilla, junto a la plaza del Marqués

Fotos: Gijón Turismo

226 / 269

Elogio del Horizonte

500 toneladas de hormigón conforman esta colosal escultura diseñada por Eduardo Chillida que se yergue imponente sobre el mar, en lo alto del cerro de Santa Catalina.

Sharunas Jurevic / Flickr

227 / 269

Parque del palacio de Uzutrakis, Trakai, Lituania

Y una vez en Trakai, otra parada muy recomendable es el parque del palacio Uzutrakis, uno de los parques más grandes y bellos de Lituania.  El palacio, de estilo renacentista, fue construido en el Siglo XIX.

228 / 269

Parque Nacional de Kursiu Nerija, Lituania

Para aprovechar bien el viaje hay que ir a Lituania en verano cuando los días son larguísimos y las noches muy cortas. Aunque cada época del año tiene lo suyo: con el deshielo de los ríos, la primavera es perfecta para el rafting; en otoño, los bosques están maravillosos y en invierno se debe ir preparado para contemplar paisajes de postal y decidido a pisar nieve.

229 / 269

Lituania, centro de Europa

Lituania es pequeña pero no minúscula. Su superficie dobla la de Cataluña y se queda corta en referencia a Andalucía. Tiene poco más de tres millones de habitantes. Aunque suene extraño, el centro geográfico de Europa se halla en este país Báltico, exactamente a 26 kilómetros al norte de Vilnius. Un mojón señala el punto exacto.

Vytautas Mildažis

230 / 269

Druskininkai

Pero si cuando estáis de viaje queréis hacer un receso y daros un baño termal, los de Lituania no tienen parangón. Hay que ir a Druskininkai, el balneario está situado junto al lago Druskonis, rodeado de bosques, en un paraje precioso.

Foto: STTUGART TURISMO

231 / 269

Sttugart

Unas 280 paradas y más de 300 años de historia avalan este mercado que se monta en la capital de Baden- Wuttemberg, puerta de entrada a la Selva Negra. Su centro histórico se transforma con los puestos de madera cien por cien navideños y en el aire flota el olor a canela y vainilla de las tradicionales galletas y del vino caliente, aliados imprescindibles en estas fechas. Inicio 25 de noviembre.

Foto: GTRES

232 / 269

Innsbruck

Uno de los primeros mercados en abrir ha sido el de la capital de los Alpes austriacos. Desde el pasado día 15 de noviembre las luces del gigantesco árbol de Navidad compiten con el brillo del "Tejadillo de Oro" y los visitantes pueden deambular por las estrechas calles medievales mientras disfrutan de "Hefe Kiachln" - un tipo de bollo frito que se come con choucroute o con mermelada- recién hecho. Innsbruck también tiene un mercadillo de altura, el de Hungerburg, al que se accede en funicular. Las vistas de la ciudad desde allí son espectaculares.

Foto: GENDARMEN MARKT BERLIN

233 / 269

Berlín

Nada menos que sesenta mercados navideños se montan en estas fechas en la capital alemana, todos muy tradicionales y encantadores, aunque por su emplazamiento destacan el que se instala frente al palacio barroco de Charlottenburg y el que se localiza junto a la Gedächtniskirche, la iglesia que fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial y que se ha conservado en estado de ruina en memoria de aquella época. Pero el más bonito de todos es el que rodea la Gendarmenmarkt que además de ofrecer productos artesanales y auténticos placeres culinarios, es escenario de numerosas actuaciones musicales. Del 23 de noviembre al 31 de diciembre.

Foto: TALLINNA JÕULUTURG/TURISMO DE ESTONIA

234 / 269

Tallin

Desde la Edad Media cada año se alza en la plaza del Ayuntamiento de la capital báltica un frondoso árbol de Navidad, en el mismo lugar en que dicen que los mercaderes de la cofradía de los Cabezas Negras colocaron el primer abeto navideño, en 1441. Alrededor del imponente abeto se reparten los puestos de los artesanos locales y el aroma de las galletas de jengibre, las almendras especiadas y el vino caliente envuelve la bella plaza medieval.

Foto: CHRISTMAS MARKETS

235 / 269

Brujas

Si a una ciudad de cuento le añadimos toda la parafernalia navideña el resultado es espectacular. Así es como luce Brujas por Navidad, con los hastiales de las fachadas iluminados y la Grotte Markt pletórica de ambiente. Con sus pintorescos canales y una arquitectura medieval preciosa, Brujas es desde el pasado 20 de noviembre un pequeño paraíso navideño con pista de hielo para patinar incluida.

Foto: GTRES

236 / 269

Viena

El principal mercado de Navidad de Viena es el Christkindlmarkt, situado en la Rathausplatz (plaza del Ayuntamiento) en el que unos 150 puestos ofrecen regalos navideños, adornos para el árbol, dulces y bebidas calientes. El entorno es bellísimo con todos los árboles adornados con luces de colores. Si te apetece más dosis navideña puedes ir hasta el Palacio de Schönbrunn, antigua residencia de los Habsburgo donde se instala un mercado de Navidad (hasta el 26 de diciembre) y un mercado de Fin de Año (hasta el 1 de enero) en los que se pueden comprar toda suerte de objetos para estas fechas y deleitarse con los dulces tradicionales.

Foto: GTRES

237 / 269

Cracovia

La plaza del Mercado (Rynek Glowny), una de las más hermosas de Europa, se llena de casetas de madera que ofrecen productos tradicionales, juguetes, puestos de comida y donde se degusta el clásico vino caliente. Junto al mercado se halla la Lonja de los Paños –una histórica galería con toda suerte de tiendas– lo que permite combinar el paseo y las compras por ambos espacios, lo cual es muy recomendable si se tienen en cuenta las bajas temperaturas de Cracovia. Del 27 de noviembre al 26 de diciembre.

Foto: GTRES

238 / 269

Roma

Vuelve, tras un año de ausencia, el Mercantino de Natale della Befana, el principal mercado navideño de Roma que se celebra en la magnífica plaza Navona presidida por la Fuente de los Cuatro Ríos de Bernini. El mercadillo está dedicado a la Befana, una bruja buena, y en sus variopintos tenderetes se pueden encontrar objetos de decoración y figuras para decorar el belén, juguetes, dulces navideños como las "calze della Befana", unas típicas calzas rellenas de golosinas que la Befana regala a los niños el día de Reyes. Se podrá visitar hasta el 6 de enero.

Foto: GTRES

239 / 269

Estrasburgo

Si hay un mercado que aparece en todas la recomendaciones, éste es el de la capital de Alsacia. Por estas fechas, las fachadas y las tiendas de la Petit France, de estilo medieval y rodeada de canales, están engalanadas con infinidad de adornos y luces. Su mercado de Navidad, que data de 1570, es el más antiguo de Francia. 

Foto: GTRES

240 / 269

Praga

La época navideña es la más idónea para visitar Praga, cuyos principales mercados se instalan en la plaza de la Ciudad Vieja, donde se erige el Ayuntamiento del siglo XIV, célebre por su reloj astronómico, y en la plaza de Wenceslao. Se pueden adquirir artículos de vidrio, joyería hecha a mano, juguetes de madera y marionetas y tomar grog, una bebida elaborada con agua caliente azucarada, mezclada con licor y limón.

Gtres

241 / 269

Haarlem, Holanda

Los campos de bulbos de la zona de Haarlem explosionan a principios de abril en un festival de color inigualable. A vista de pájaro, los campos dibujan líneas coloreadas que asemejan un enorme tapiz; de cerca, la fragancia y la belleza de las flores invitan a recorrer la región a través de rutas señalizadas que se acercan a los campos cultivados y descubren bellas poblaciones neerlandesas.

Gtres

242 / 269

Café Majestic

Diseñado por el arquitecto Joao Queirós, este històrico local inaugurado en 1921 todavía se puede revivir el ambiente de la Belle Époque y es el lugar perfecto para aquellos turistas que busquen ademas de una experiencia gastronómica, contemplar el Art Decó de principios de siglo.

243 / 269

Claustro de la Catedral

Los tres edificios religiosos más destacados de Oporto son la Catedral, los Jerónimos y la iglesia de San Franciscos. Esta última, barroca a más no poder alberga unas pequeñas pero hermosas catacumbas. En la imagen, detalle del claustro de la catedral decorado con azulejos tradicionales.

Gtres

244 / 269

Torre de los Clérigos

Es la torre más alta de Portugal y uno de los símbolos de Oporto. Desde lo alto se obtienen las mejores vistas de la ciudad, "solo" hay que subir más de 200 escalones para poder contarlo.

Gtres

245 / 269

Estación de San Bento

¡Imperdible! La estación de trenes de San Bento fue construida a principios del siglo XX en el lugar donde se alzaba el convento de São Bento del Ave Maria. En su interior se narra la historia de Portugal en los más de 20.000 azulejos de sus paredes.

Gtres

246 / 269

Librería Lello e Irmão

Es uno de los lugares más bellos de Oporto, y es reconocida como una de las librerías más bellas en todo el mundo. Además de poder disfrutar de un buen cafe portugués o un vino de Oporto, este fastuoso templo de los libros acoge numerosas exposiciones de arte.

Gtres

247 / 269

Bodegas de Oporto

Junto a la orilla del Duero, en Vilanova de Gaia, se alinean las numerosas bodegas que elaboran el vino de Oporto. Cualquier bodega es una buena opción para conocer el proceso de elaboración y la historia de este delicioso vino portugués (que se remonta al siglo XVI) y, por supuesto, para probarlo. La bodega Sandeman se ubica en un magnífico edificio de 1811, con vistas al Duero y se puede visitar el museo de la marca. 

visitbritain.com

248 / 269

Malham Cove, North Yorkshire, Inglaterra

Sobre un acantilado de 80 metros de altura formado por agua derretida a finales de la última Edad de Hielo se asienta una calzada de piedra caliza en la que se aprecia un entramado de losas regulares que parece haber sido hecho por la mano del hombre. La ascensión hasta lo alto es una de las excursiones más recomendables del condado de Yorkshire (en el norte de Inglaterra), famoso por su vasta red de senderos y por sus bellos paisajes que le han hecho merecedor del nombre «Gods own County» (El condado de Dios). 

http://www.malhamdale.com

visitbritain.com

249 / 269

Acantilados Seven Sisters, Sussex, Inglaterra

Mirando al Canal de la Mancha, estos acantilados son de los más impresionantes de la costa sur de Inglaterra. Blancos, blanquísimos, están formados por creta y la erosión del viento ha dejado la roca desnuda a merced de los embates del mar. Su visión es espectacular y ha sido escenario cinematográfico en muchas ocasiones –Robin Hood, el Príncipe de los ladrones (1991), Expiación (2007)– y es uno de los salvapantallas más recurridos de Microsoft Windows. El sendero South Downs Way discurre por el borde de los acantilados por un trazado sinuoso que procura vistas magníficas. 

 

http://www.sevensisters.org.uk

visitbritain.com

250 / 269

La Costa Jurástica, Devon y Dorset

Fueron los primeros parajes naturales de Gran Bretaña en ser declarados Patrimonio de la Humanidad. Lo que hace tan especial este tramo de costa es la peculiar forma de sus acantilados, como las rocas de Old Harry Rock, que constituyen un viaje al pasado geológico por los periodos Triásico, Jurásico y Cretácico. La zona es famosa por sus yacimientos de fósiles y sus rasgos geomorfológicos. Sus paisajes espectaculares son fáciles de recorrer gracias a la extensa red de senderos aptos tanto para bicicletas como para realizar excursiones a pie. Además, diseminados por este territorio, hay pequeños pueblos medievales como Corfe Castle, situado junto a las ruinas del castillo homónimo que data del siglo X. La región también se puede visitar en un bus turístico que durante todo el día recorre los principales puntos de interés de la zona.   

 

http://jurassiccoast.org