Etna

1 / 2

Foto: Antonino Bartuccio / Fototeca 9x12

1 / 2

Taormina

Una perla con vistas al Etna

Esta ciudad situada sobre una terraza del monte Tauro –del que deriva su nombre– es uno de los enclaves más atractivos de la costa oriental de Sicilia. El ferrocarril que la unía a Mesina desde 1866 convirtió Taormina en un gran destino turístico, donde la burguesía finisecular de media Europa festejaba su amor al Mediterráneo y al legado griego. Su gran teatro de más de 100 metros de diámetro, con la silueta del Etna al fondo, acabaría siendo un escenario romano, en el que la catarsis de las tragedias daría paso a luchas de gladiadores. El recinto y la ciudad que lo envuelve enamoraron a Goethe, André Gide, Thomas Mann, Jean Cocteau o Tennessee Williams. Woody Allen rodó en el teatro escenas de Poderosa Afrodita (1995). 

Gtres

2 / 2

Parque Nacional del Monte Etna

El volcán más activo de Europa despliega a su alrededor un paisaje inhóspito y bellísimo a partes iguales. La lava y las cenizas de las constantes erupciones han creado un mundo negro en el que la vida resurge sin pausas y forma nuevos brotes y bosques. La carretera que parte de Catania, en la costa este, se adentra hacia el Parque Nacional del Monte Etna (3.442 m). Después de conducir unos veinte kilómetros se llega al refugio Sapienza, desde donde se accede al cráter del volcán a pie o en vehículos especiales. También en Catania se puede subir al Etna en el teleférico (Funivia Etna) que se acerca al cráter.