Islas

101 /218

Foto: Turismo Canarias

101 / 218

Playa de Nogales, Puntallana (La Palma)

Para muchos la playa más bella de La Palma y una imprescindible en la lista de mejores playas de España. Playa de Nogales se encuentra en el municipio montañoso de Puntallana. En el contexto de un paisaje rural con montañas, senderos, verde y mar, es ideal para pasar un día alejados del mundo. Se accede a ella tras descender un acantilado durante unos quince minutos. Debido a las intensas corrientes los bañistas deben tener especial precaución. En cambio, para los amantes del surf, es una de las mejores playas de Islas Canarias para coger olas. 

Foto: Turismo Canarias

102 / 218

Playa de Benijo, Taganana (Tenerife)

En el norte de la isla se encuentra uno de los arenales más bellos de Tenerife y una de las playas más bellas de España. Playa de Benijo es de origen volcánico, siendo su arena negra el principal motivo  de sorpresa para el viajero. Se trata de una playa salvaje alejada de núcleos urbanos, por lo que no tiene equipamiento y su acceso se realiza tras caminar unos quince minutos por senderos y escaleras. A cambio se puede disfrutar de atardeceres antológicos como el de la imagen. Pura naturaleza, sin trampa ni cartón que la convierte en una de las playas más espectaculares de España.

Foto: Turismo Canarias

103 / 218

Charco Azul, La Frontera (El Hierro)

No solo de playas vive el baño veraniego. En El Hierro, también se puede disfrutar de las características piscinas naturales que se encuentran en muchos lugares del archipiélago canario. Pero la del Charco Azul, en el municipio de La Frontera, es tal vez la más representativa. La perfección solo puede llegar de la mano de la naturaleza, aunque estas piscinas se han adaptado para un disfrute más seguro y relajado. El contraste que crea la lava al contacto de las aguas turquesas acompaña los baños placenteros. ¡Una verdadera joya! 

Foto: Age Fotostock

104 / 218

Archipiélago de Zadar

Más de 300 islas se extienden frente a la costa donde se sitúa la ciudad de Zadar. Solo una docena están habitadas, cuentan con hoteles, unas cuantas poblaciones de pescadores y campos de olivos que destacan entre las matas de enebro y retama en flor. Un servicio de transbordadores comunica a diario el puerto de Zadar con las islas mayores de Premuda, Olib, Molat, Uglian, Pasman y Dugi Otok. Esta última posee atractivas playas en su costa oriental, protegidas por pequeñas bahías. El sur de la isla forma parte del Parque Nacional Kornati. Premuda, la más aislada, guarda calas de gran belleza, rodeadas de pinares. Las playas de Olib son de arena, a diferencia de la mayoría de calas de la Costa DálmataLos paseos por los pueblos o en coche por el interior descubren iglesias, monasterios y casas de entre los siglos XIII y XV, de piedra blanca y reluciente bajo el sol. La escasa oferta hotelera de las islas queda compensada por las posibilidades de alojarse en casas particulares.

Foto: LPAvisit

105 / 218

La Catedral de Canarias

Cuentan las crónicas que el joven Galdós pasaba cada día por delante de la Catedral, durante la construcción de la cúpula de la torre sur, para ir a sus clases en el Colegio de San Agustín. La Catedral Basílica de Santa Ana, junto a la Plaza Mayor de Santa Ana, en el barrio de Vegueta, es el monumento más representativo de la ciudad antigua. 

Foto: LPAvisit

106 / 218

Casa Museo de Galdós

La actual Casa-Museo Pérez Galdós se instaló en la vivienda de típica arquitectura canaria de finales del XVIII donde nació Benito Pérez Galdós, en 1843. Vivió en esa casa, en el corazón del barrio de Triana, hasta que con 19 años partió a Madrid. El museo recrea los ambientes familiares en los que se desarrollaron los primeros años del autor. Más información para su visita en la página del museo.

Foto: LPAvisit | Quique Curbelo

107 / 218

Iglesia de San Francisco

En la Iglesia de San Francisco se bautizó a Benito Pérez Galdós. La parroquia de san Francisco de Asís se ubica en la alameda de Colón de Las Palmas de Gran Canaria. De la construcción actual destaca la portada de piedra, de estilo barroco. En una entrevista, dijo el autor que nunca confundiría el son de las campanas de esta iglesia.

Foto: LPAvisit | Quique Curbelo

108 / 218

Barrio de Vegueta

Este barrio es el núcleo fundacional de la capital de Gran Canaria. El barrio de casa coloniales es el espacio de algunos de los monumentos más importantes de las Islas Canarias, como el complejo de la Casa Museo de Colón, la Catedral de Canarias, o Casas Consistoriales de Las Palmas de Gran Canaria. El barrio de Vegueta fue declarado Conjunto Histórico Artístico Nacional el 5 de abril de 1973.

Foto: LPAvisit

109 / 218

Casas Consistoriales

En la Plaza Mayor de Santa Ana, se encuentra el icónico edificio de las Casas Consistoriales de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. En su interior, en recuerdo de Benito Pérez Galdós, se encuentra el busto de la imagen, que se colocó por acuerdo en 1883 en el Salón Dorado. El salón de sesiones fue testigo de diferentes actos de reconocimiento hacia el autor, como cuando Galdós accedió a la Real Academia Española, o su propuesta como candidato al Nobel de literatura

Foto: CMN

110 / 218

Castillo de If (Marsella, Francia)

Desde la costa, en la bahía de Marsella, Francia, se contempla esta prisión mítica, conocida en todo el mundo por la pluma de Alexandre Dumas, que se basó en ella para escribir El conde de Monte Cristo, en 1844. El Castillo de If es el lugar en el que encierran al héroe de la novela, Edmond Dantès. Para conocer la historia de esta cárcel de estado, que estuvo funcionando desde 1580 a 1871, y cuya ubicación estratégica le permitía proteger a su vez a la ciudad de posibles invasiones, solo hay que embarcar en alguno de los ferry que parten de Vieux Port. Ha sido reabierta recientemente el 12 de junio de 2017.

Foto: Cameron Brooks

111 / 218

Na Pali

Estos acantilados en Kauai se consideran los más bellos del archipiélago. Para recorrerlos a pie, desembarcar o acampar en la zona se requiere un permiso especial.

Foto: Catalin Mitrache / Age Fotostock

112 / 218

Big Island

Las ballenas yubartas se reproducen cada invierno en el canal que separa Maui de Kahoolawe, pero también es fácil verlas al norte de Big Island.

Foto: Philip Rosenberg / Age Fotostock

113 / 218

Mauna Kea

Atardecer en la cima del volcán Mauna Kea ("montaña blanca"). Al fondo, el Mauna Loa.

Foto: Age Fotostock

114 / 218

El océano como fuente de inspiración y vida

Como las islas de Hawái se alzan directamente desde el lecho del océano, el archipiélago carece de plataforma continental, la tarima sumergida que sustenta los grandes bancos de pesca. Pero los arrecifes de coral y los minerales que afloran de los volcanes proporcionan a las islas entornos idóneos para admirar los peces de arrecife, las cuatro especies de tortugas, la foca monje de Hawái o los delfines. La costa de Kona (Big Island) atrae a las mantarrayas gracias a la riqueza en plancton de sus aguas. El Kumulipo, cántico hawaiano de la creación, cuenta que la vida surge del mar, y no alude al archipiélago como un grupo de islas, sino como "un mar de islas".  Por esa razón el dicho Malama i ke kai ("ocúpese de proteger el océano") es mucho más que un lema en Hawái.

Foto: Age Fotostock

115 / 218

Orillas ardientes

La lava del Kiluaea (Big Island) se desliza suavemente hasta el mar, donde se enfría en medio de una blanca humareda.

Foto: Clive Hollingshead / Age Fotostock

116 / 218

Haleakala

Una ruta asfaltada asciende hasta la cumbre del Haleakala (3.055 metros), en la isla de Maui. Su enorme caldera alberga numerosos conos volcánicos.

Foto: Chris Martin / Age Fotostock

117 / 218

Playas negras

Al norte de la aldea de Hana, en Maui, las pequeñas calas de Pailoa y Keawaiki deleitan a los bañistas con su arena negra y su vida subacuática.

Foto: Roberto Ivan Cano

118 / 218

Cráter Puu Oo

En la costa sudeste de Big Island se puede contemplar cada día el flujo de la lava enroscándose sobre sí misma, como gruesas sogas al rojo vivo.

Foto: Michele Falzone / AWL Images

119 / 218

Waimoku Falls

Un sendero de 3 kilómetros que remonta el arroyo Pipiway desde Kipahulu, en la costa sudoriental, permite acceder a estas caudalosas cataratas en la isla de Maui.

Foto: Tom Green / Age Fotostock

120 / 218

Napili Bay

Esta playa entre dos salientes rocosos es una de las más bellas de Maui. Las tortugas y las focas monje hawaianas frecuentan sus aguas.

Foto: Kifra Lens

121 / 218

Cuna del surf

El arte polinesio del surf nació en Hawái. La gran profundidad del lecho oceánico junto a la barricada de arrecifes propicia que se formen olas que avanzan con un giro continuo en vez de estallar de golpe. 

Foto: Christopher Gallello / Age Fotostock

122 / 218

A vista de pájaro

Un tour en helicóptero en Kauai permite admirar paisajes de indescriptible belleza, como la cornisa de Na Pali desde el interior (en la foto), el Waimea Canyon o las cascadas del monte Waialeale.

Foto: Gtres

123 / 218

Isla de Pascua, Chile

Uno de los lugares más bellos de América del Sur, y uno de los más misteriosos del planeta. En medio del Pacífico, a unos 3.700 km de la costa de Chile, se encuentra la isla de Pascua, que sigue despertando la fascinación por sus moais. El paisaje de Isla de Pascua es espectacular y, a criterio de Jacques Cousteau, tiene uno de los mejores mares para bucear por su alta visibilidad. Ver un atardecer en Hanga Roa, con el Ahu Tahai, uno de los grupos de moais mejor conservados de la isla, como escenario sigue siendo uno de los espectáculos que todos deberíamos disfrutar al menos una vez en la vida.

Foto: Gtres

124 / 218

Islas Galápagos, Ecuador

Las Islas Galápagos forman un archipiélago de origen volcánico perteneciente a Ecuador. Está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1978. Se trata de un mundo en sí mismo, conocido por la gran variedad de especies endémicas que estudió Charles Darwin. Es tal la riqueza de fauna y flora que son conocidas como “Las Islas Encantadas”. Toda visita se centra de forma imprescindible en tres islas principales: Isabela, Santa Cruz, Fernandina. El turismo vive en un complicado equilibrio con la conservación del hábitat de sus especies. El Aeropuerto Seymur de Baltra, a corta distancia de Santa Cruz, es el primero ecológico y sostenible del mundo.

Foto: Gtres

125 / 218

Los Roques, Venezuela

Un pequeño tesoro en forma de islas. Si piensas en un paraíso perfecto del mar Caribe, es esto: Los Roques, aguas turquesas y tranquilas, playas de arena blanca y fina, corales, sol. Se trata de un archipiélago de Venezuela, en el Mar Caribe, a 168 Km al norte de La Guaira. Su singularidad y belleza se debe en parte por la formación geológica pues poseen una estructura de atolón, más propia del Pacífico que del Mar Caribe.

Foto: Ylli Lamaj / Age fotostock

126 / 218

Agrigento

Acragas (siglo VI a.C.) fue una de las mayores ciudades griegas. El templo de la Concordia es el que mejor se conserva de los que se alzan en el Valle de los Reyes.

Foto: Luca Mancuso / Age fotostock

127 / 218

Scala dei Turchi

La playa de Scala dei Turchi, al oeste de Porto Empedocle, tiene unos espectaculares acantilados de marga.

128 / 218

Una vuelta a Sicilia en seis etapas

1. Palermo. La gran capital siciliana posee rincones llenos de encanto y un gran patrimonio artístico.

2. Cefalú. Además de su playa, este pueblo de pescadores tiene tres imponentes edificios religiosos. 

3. Taormina. La ciudad más aristocrática y glamurosa de la isla.

4. Etna. Varios caminos remontan sus laderas y se acercan al cráter.

5. Agrigento. Un conjunto de templos fascinantes próximo al mar.

6. Prizzi y Corleone. En estos pueblos que coronan promontorios, y cuyos nombres ha inmortalizado el cine, late la Sicilia más genuina.

129 / 218

La costa sur

Acantilados y enormes rocas motean el litoral sudoeste de Chipre. La playa Petra tou Romiou –en la fotografía– y el cabo Greco tienen las formaciones más espectaculares. Este último está declarado reserva marina. Según la mitología griega, la diosa del amor, el erotismo y la belleza nació de la espuma de una ola en esta playa cercana a Pafos.

130 / 218

Monasterio de Ayia Napa

Situado en el este de la isla, es un vestigio de la época en que Ayia Napa era un pueblo de pescadores. 

131 / 218

Pafos

Monasterio con bodega en la región de Pafos.

132 / 218

El monte Troodos

Alberga una decena de templos con frescos bizantinos declarados Patrimonio Mundial. En la foto, el monasterio Agios Georgios.

Foto: Turismo de Canarias

133 / 218

Practicar senderismo

El senderismo en Las Palmas de Gran Canaria permite disfrutar de la ciudad y de su patrimonio natural mientras se practica deporte y se descubren enclaves de gran valor.

Foto: Turismo de Canarias

134 / 218

Sendero Azul de la Bahía de El Confital

Los Senderos Azules son itinerarios y elementos paisajísticos que enlazan playas y puertos catalogados con la Bandera Azul. Estos senderos contribuyen al uso sostenible del litoral. El de la Bahía de El Confital conecta la playa de Las Canteras, una de las mejores playas urbanas de España, con la playa de El Confital.

Foto: AP Images

135 / 218

Portoferraio

Esta ciudad fortificada es la capital y el municipio más poblado de la isla de Elba. Fue fundada por Cosme I de Mèdicis a mitad del siglo XVI, desde entonces los fuertes Stella, Falcone y Inglese protegen la entrada marítima a la ciudad. 

Foto: AP Images

136 / 218

Galería Demidoff

En la villa de San Martino, a 5 kilómetros de Portoferraio, fue la residencia estival de Napoleón durante su exilio en la isla. Fue remodelada a mediados del siglo XIX por Anatolio Demidoff, a quien debe su nombre, que le otorgó el aspecto neoclásico que luce actualmente. 

Foto: AP Images

137 / 218

Villa del Mulini

Residencia oficial de Napoleón en Elba, está ubicada en un promontorio de Portoferraio. Hoy en día, la Palazzina dei Mulini es un Museo Nacional en el que se pueden visitar las salas y habitaciones que habitó el emperador, con el mobiliario que recrea el ambiente de principios del siglo XIX.

Foto: Deposiphotos

138 / 218

Playa de Viticcio

En la costa norte de la isla, junto al cabo d'Énfola, se halla esta preciosa cala de aguas turquesas.

139 / 218

La isla de Elba

En mitad del Mar Tirreno, entre la península itálica y la isla de Córcega, esta isla Toscana ofrece todos sus encantos mediterráneos a los visitantes. 

Foto: Danel Solabarrieta / Age Fotostock

140 / 218

Un paraíso azul

Kérkira, el nombre griego de Corfú alude a la ninfa que Zeus raptó y que, al parecer, llevó a esta isla. En la fotografía, el monasterio de Vlacherna, a 4 kilómetros de la capital.

Foto: Anastasios71 / Shutterstock

141 / 218

La Fortezza

El fuerte veneciano domina la entrada al puerto de Kérkira. A sus pies se ve la iglesia de Agios Georgios, construida por los británicos en 1840 con el aspecto de un templo clásico.   

Foto: Funkystock / Age Fotostock

142 / 218

Kérkira

La torre de la iglesia de Agios Spyridonas se eleva en medio del centro antiguo de la capital de la isla.

Foto: Foodografie / Shutterstock

143 / 218

Porto Timoni

Estas bahías gemelas han sido durante siglos un refugio para navegantes. Se accede a pie desde Afionas.

Foto: CSP_ccat82 / Age Fotostock

144 / 218

Isla de olivos

Es el cultivo más extendido de la isla y también el que produce el fruto con que se elabora uno de los aceites más sabrosos de Grecia.

Foto: Kristóf Korcsog / Age Fotostock

145 / 218

Los templos de la isla

De apariencia robusta y sencilla, están situados en lugares con vistas preciosas. El monasterio de Paleokastritsa es uno de los más bellos.

Foto: Stamatis Katapodis

146 / 218

Las fiestas de Semana Santa

La Pascua corfiota tal vez sea la más fervorosa de Grecia. Innumerables procesiones se suceden casi sin interrupción y culminan el Viernes Santo, cuando se escenifica el Descendimiento de la cruz. Pero el momento de estallido de júbilo tiene lugar —siguiendo una tradición veneciana— el sábado cuando se anuncia la resurrección de Jesús lanzando vasijas de cerámica llenas de agua desde los balcones. El estruendo es sensacional. El domingo se celebra una comida familiar con cordero asado, pan dulce y huevos teñidos de rojo.  

Foto: Balate Dorin / Shutterstock

147 / 218

Paleokastritsa

Asomada a una pequeña bahía, esta localidad es famosa por sus playas de arena o de piedras. 

Foto: CCat82 / Getty Images

148 / 218

Monte Pantokrator

La cumbre máxima de Corfú es también un excelente mirador gracias a sus casi mil metros de altitud.

149 / 218

Al sur de Corfú

La playa de Lakka es uno de los enclaves más populares de Paxos.

150 / 218

Porto Katsiki

Léucade. Un puente de 25 metros de largo la une con el continente, por lo que no es necesario usar el ferri para llegar hasta ella. La isla es abrupta y en su parte central montes que superan los mil metros de altitud proporcionan memorables miradores desde los que  explorarla. Una cita ineludible es la playa de Porto Katsiki, donde un acantilado blanco escolta las aguas más azules que puedan imaginarse. Léucade cuenta con algunos bosques de pinos. En el centro montañoso, mujeres vestidas completamente de negro todavía miran con extrañeza a los foráneos.