Islas

151 /218

151 / 218

Gaios (Paxos)

Paxos y Antipaxos. Dos minúsculas islas de 30 y 4 kilómetros cuadrados, situadas a 7 y 10 kilómetros respectivamente de Corfú. Los amigos del dolce far niente tienen aquí una meca, pues este territorio habitado por poco más de 3.000 almas apenas da para más. Aunque pueden recorrerse sus campos de olivos y mantener charlas con los taberneros, los baños de sol y mar son, indiscutiblemente, los principales alicientes para visitar estas dos rocas. Se dice que el fuerte de San Nicolás de Paxos se construyó siguiendo unos planos trazados por Leonardo da Vinci.

152 / 218

San Gerasimos de Omalon

Cefalonia. La arquitectura de esta isla sorprende por su aspecto nuevo, solo en el norte quedan algunos pueblos con casas tradicionales. Es el resultado del devastador terremoto que en 1953 prácticamente no dejó piedra sobre piedra. Antes de eso, Cefalonia había sido residencia estival de los reyes griegos, que apreciaban sus playas. Los montes de la sierra central atraen ahora a los amantes del senderismo que, en sus travesías por la maquia mediterránea, pueden transitar por yacimientos arqueológicos o acercarse a las impresionantes cuevas litorales de Melissani.

153 / 218

Mural en Vathy

Ítaca

La patria de Ulises es una isla escondida en el canal interior entre Cefalonia y las tierras continentales. La capital, Vathy, refugio preferido por los navegantes a vela del Mediterráneo oriental, se extiende a lo largo de una luminosa bahía en forma de media luna. Vagabundeando por los áridos caminos montañosos se alcanzan lugares emblemáticos de la Odisea, como la fuente de Aretusa, la Cueva de las Ninfas o los supuestos restos del palacio de Ulises. Los olivos llegan, literalmente, hasta el borde del mar en algunas playas.

154 / 218

Isla de Mouro

Frente a la bahía de Santander flota este islote coronado por un faro desde 1860.

Foto: Gtres

155 / 218

Bora Bora, Islas de la Sociedad

Tal vez pocos lugares del mundo despierten tanta fascinación como estas islas en la Polinesia francesa, uno de los postulantes más serios a lugar paradisiaco del mundo. Aquí se encuentran algunas de las playas más espectaculares del mundo que han atraído a lo largo de la Historia a aventureros y artistas. Bora Bora es un atolón con una zona central montañosa que está rodeada por una barrera de arrecife coralina y por numerosos islotes. ¿Te imaginas un lugar así? El mar es tan cristalino que las embarcaciones, por efecto óptico, parecen flotar en lugar de navegar.

Foto: Gtres

156 / 218

Gran Caimán, Islas Caimán

El pirata Francis Drake fue el primer inglés en llegar a las Islas Caimán, un archipiélago que es una joya en pleno Mar Caribe y que se encuentra junto a Cuba y Jamaica. Desde entonces, sus islas suenan a aventura. Gran Caimán es la mayor de las tres islas y a George Town, la capital, llegan cruceros atraídos por las tiendas libres de impuestos. Si te alejas del ajetreo de los muelles, podrás ir de excursión a Stingray City para bañarte con mantas raya o practicar snorkel en la barrera de coral. Para conocer más fauna del lugar conviene visitar la Granja de Tortugas, una delicia para pequeños y grandes.

Foto: CC

157 / 218

Isla de San Martín

Una joya caribeña que se reparten franceses y holandeses por parte igual. Cuenta la leyenda que el reparto lo hicieron mediante una prueba física: un elegido entre los franceses y otro entre los holandeses, correrían por la costa hasta volverse a encontrar. El punto de encuentro sería la línea divisoria. Corre el rumor de que los franceses regalaron al participante holandés una noche gastronómica cargada de buen vino. El resultado es que el corredor holandés avanzó mucho menos que el francés. Por ello, la parte francesa de la isla es mayor. Sea como sea, la isla cuenta con más de 35 playas que son una delicia.

Foto: Gtres

158 / 218

Roatán, Honduras

En Centroamérica se encuentra este paraíso en forma de archipiélago. Una de esas islas es Roatán; pero también es famosa Utila y otros cayos habitados. Las Islas de la Bahia, como se conocen a este conjunto de islas de Honduras, son un lugar popular entre los amantes de los deportes de agua; en especial entre los submarinistas. Rodeadas por arrecifes, sus aguas son tranquilas y están habitadas por una gran cantidad de vida marítima por lo que son perfectas para el submarinismo. Los precios de las academias son muy competitivos.

Foto: Gtres

159 / 218

Jamaica

En el Caribe más turquesa encontramos Jamaica, crisol de culturas procedentes del África, Asia y Europa. Si pensáramos los destinos en clave musical, con esta isla no hay confusión: suena a reggae y Bob Marley fue su icono. Jamaica es una superficie montañosa rodeada por playas bañadas por el mar Caribe. Un escenario de ensueño que recorrer con lugares como las cascadas de Dunn’s River o el famoso acantilado de Negril Cliffs.

Foto: Gtres

160 / 218

Phuket, Tailandia

Muchos viajeros coinciden: Tailandia es el mejor destino para comenzar a conocer Asia. Entonces, Phuket es el principio. La isla más grande de Tailandia tiene playas de ensueño como las de Patong y Karon Beach, siempre muy visitadas, o las más aisladas como Surin Beach. En la zona de Chalong y Kata, está el símbolo principal de la isla, un Gran Buda blanco de 25 metros de altura que nos da unas vistas asombrosas de Phuket. Otro entretenimiento es pasearse por el animado centro histórico de la ciudad como contraste a las aguas color esmeralda que rodean a la isla.

Foto: Gtres

161 / 218

Creta, Grecia

Historia y playas con encanto son las razones principales para que muchos viajeros consideren esta isla de Grecia, la quinta de mayor tamaño en el Mar Mediterráneo, como uno de los destinos más populares del mundo. Creta fue cuna del dios Zeus y origen de la civilización minoica, la más antigua que se conoce en Europa. En la antigüedad se llamaba “isla de los olivos” y hoy aún mantiene un gran número, lo cual hace de su paisaje una auténtica belleza rematada por playas como las de Elafonisis y Kechodassos.

162 / 218

Arrecife Bait

Vista aérea del arrecife Bait, cerca de las islas Whitsunday, en la costa noreste del continente australiano. Se trata de un conjunto de 70 islas situadas en la costa de Queensland que albergan un Parque Nacional.

 

163 / 218

La Virgen de los reyes

Este santuario, situado en La Dehesa, acoge a la patrona de la isla.

164 / 218

Roque de la Bonanza

El mar ha ido esculpiendo este bloque de lava que se localiza en la costa este. Se alza 200 metros desde el lecho marino y es uno de los símbolos de El Hierro.

165 / 218

El Lagartario de Frontera

El lagarto gigante de El Hierro (Gallotia simonyi) es una especie endémica de la isla que puede alcanzar los 60 centímetros de longitud, y al que la actividad humana y la introducción de animales foráneos lo llevaron al borde de la extinción. Solo logró sobrevivir en los Roques de Salmor, en el norte. En la actualidad viven unos 200 ejemplares en el Lagartario de Frontera, situado junto al acantilado de la Fuga de Gorreta.

166 / 218

Buceo en la isla

Desde la aldea de pescadores de La Restinga se accede a los fondos marinos más espectaculares de El Hierro y al vecino campo de lavas de El Lajial.

167 / 218

Mirador de la Peña

César Manrique lo diseñó en 1980 en el Risco de Tibaje (700 metros). Se puede subir desde el mar por un antiguo camino de mulas.

168 / 218

Bosque de Fayal-brezal

La antigua laurisilva que cubría las crestas húmedas de la isla ha dado paso a esta floresta brumosa.

169 / 218

Ruta circular por El Hierro

1. Ermita de la Virgen de los Reyes. Cada 4 años se celebra una popular romería que recorre toda la isla. La próxima, en 2017. 

2. Mirador de la Peña. Un gran lugar para contemplar las calas y acantilados volcánicos de El Golfo.

3. La Restinga. Aldea marinera y un paraíso para los submarinistas. 

4. Roque de la Bonanza. Su singular forma rocosa se puede admirar a pie de la carretera que conduce al Parador Nacional.

 

Foto: f9photos / Shutterstock

170 / 218

Islas Phi phi

Son dos, unidas por un largo istmo que separa dos bahías gemelas de aguas turquesas. Se llega desde Phuket, Krabi, Railay y Ko Lanta.

Foto: Reinhard Dirscherl / Age Fotostock

171 / 218

Buceo en las Islas Similan

El nombre de este archipiélago y parque marino deriva del malasio sembilan que significa nueve, el número de islas que lo componen. Sus arrecifes coralinos dan vida a una increíble cantidad de fauna que, a pesar de los estragos del tsunami de 2004, sigue siendo una de las más ricas del mar de Andamán. De hecho, las posibilidades de ver estrellas de mar, tortugas, tiburones ballena y mantas raya, por ejemplo, está al alcance de todos los niveles, tanto si se realiza una inmersión a 30 metros de profundidad como si se nada con aletas y tubo a pocos metros de la playa o adentrándose en grutas solo accesibles a nado. En tierra firme, las Similan destacan de otras islas tailandesas por sus enormes rocas de granito de cantos redondeados por la acción del mar.     

Foto: Nathapon Triratanachat / Shutterstock

172 / 218

Islas Similan

La Sail Rock (roca vela) se mantiene en equilibrio sobre la playa principal de la isla nº 8 o Ko Similan.

173 / 218

Atolón Ari, Maldivas

La pequeña extensión de tierra del atolón Ari pertenece al archipiélago de las Islas Maldivas, en el Océano Índico. Está considerado como uno de los mejores lugares del mundo para hacer buceo debido a la buena salud de la que gozan sus aguas y, en consecuencia, la cantidad de fauna que se reúne en ellas. En su fondo marino se pueden observar mantarrayas, tiburones grises y de puntas blancas, o tiburones ballena, una de las especies más codiciadas. 

Foto: Turismo Lanzarote

174 / 218

Lago Verde, El Golfo

El Golfo, un gran cráter abierto al mar, alberga esta laguna cuyo color se debe a un alga adaptada a la salinidad y al azufre de sus aguas.

Foto: Turismo Lanzarote

175 / 218

Timanfaya

Las erupciones de 1730-1736 y 1824 cubrieron de lava y cenizas una cuarta parte de la isla. La vegetación vuelve a instaurarse lentamente aprovechando el más pequeño hilo de agua.

Foto: Carl Remmin / Age Fotostock

176 / 218

Arrecife

La capital de Lanzarote creció a partir de barrio de la Puntilla y su abrigada laguna de San Ginés, que todavía acoge hoy barcas y casas de pescadores.

Foto: Age Fotostock

177 / 218

Mercadillo de Teguise

Teguise fue la capital de Lanzarote hasta 1847, de ahí que posea un rico patrimonio arquitectónico. En el siglo XV el conquistador normando Maciot Bethencourt se casó con Teguise, la hija del último jefe aborígen, instaló su corte en este asentamiento y le puso el nombre de su esposa. El mercado de la ciudad vive su mejor momento todos los domingos por la mañana.

 

Andreas Brahms / Age Fotostock

178 / 218

La Geria

Este paisaje agrícola es único en el mundo. Cada vid se planta en el fondo de un hoyo y se protege con «rofe», cenizas volcánicas que retienen la humedad. Una medialuna de piedras la resguardará del viento.

Foto: Age Fotostock

179 / 218

Monumento al campesino, Fundación César Manrique

Los majos hacían viviendas semiexcavadas aprovechando oquedades y túneles en la lava y usando materiales del lugar. César Manrique supo incorporar esos principios a un estilo arquitectónico reconocido mundialmente. Además del "Monumento al campesino" que aparece en la imagen, en Lanzarote se pueden admirar algunas de esas obras como la cueva de Los Verdes, los Jameos del Agua, el Mirador del Río o el Castillo de San José. 

Foto: Pixelin Pictures

180 / 218

Mirador del Río

Esta obra de César Manrique, al norte del Risco de Famara, brinda magníficas vistas de La Graciosa y las otras islas e islotes del Archipiélago Chinijo.

Foto: Otto Stadler / Age Fotostock

181 / 218

Haría

Esta aldea posee el mayor palmeral de las Canarias y quizás el conjunto más bello de arquitectura popular de Lanzarote. Al fondo, el volcán de La Corona.

182 / 218

Mapa de la geolocalización de la antigua isla de Maians

En él podemos ver dónde estaría ubicada la isla de Maians, el banco de arena sobre el que se construyó el actual barrio de la Barceloneta. 

Foto: Getty Images

183 / 218

Punta de Garafía

La arcaica laurisilva también tapiza rincones del norte de la isla de La Palma como Garafía, donde se puede visitar la cueva de La Zarza que tiene algunos de los petroglifos más antiguos de las islas Canarias.

Foto: Age Fotostock

184 / 218

Flora de la Isla

El tajinaste es una de las plantas más singulares de las islas Canarias. El de La Palma, de color blanco o rosado, suele  crecer por encima de los 2.000 m de altitud y son de una belleza excepcional.

Foto: Age Fotostock

185 / 218

Plaza Mandale

Este coqueto rincón de Santa Cruz de La Palma, céntrico y peatonal, preserva la esencia de la colorida arquitectura tradicional que podemos encontrar en otras zonas del archipiélago canario.

Foto: Age Fotostock

186 / 218

Arquitectura colonial

El barrio histórico de la capital palmera se alegra con detalles decorativos llenos de colorido: son una bella muestra de la arquitectura de las islas Canarias.

Foto: Corbis

187 / 218

El Roque de los Muchachos

En la cota más alta de la isla se halla uno de los conjuntos de telescopios más grandes del mundo. El cielo de las Palmas es perfecto para el turismo astronómico.

Foto: GTRES

188 / 218

Palaos

Este pequeño archipiélago formado por unas 200 islas de piedra caliza y volcánica cubiertas de ricos bosques verdes y rodeadas por aguas azul turquesa se halla en el corazón de Oceanía. En 2014 recibió el premio “Campeones de la Tierra” de Naciones Unidas por reforzar la independencia económica y medioambiental y por convertir el 100% de sus océanos en un santuario marítimo.

MASSIMO RIPANI / FOTOTECA 9 X 12

189 / 218

Cerdeña, playas cálidas de la Costa Esmeralda

Alghero es el mejor inicio para recorrer la isla en una ruta que, en el sentido contrario a las agujas del reloj, nos descubra pueblos tradicionales y calas encajadas entre acantilados. Visitar Cerdeña es llegar un auténtico paraíso en mitad del Mediterráneo. Los arenales de la Costa Esmeralda serán un final excepcional a nuestro viaje.

BILDAGENTUR HUBER / FOTOTECA 9 X 12

190 / 218

Madeira, fiesta de la flor en la isla jardín

La primavera se celebra por todo lo alto en esta isla portuguesa durante la Fiesta de la Flor, del 1 al 7 de mayo. Desfiles de carrozas y concursos de alfombras florales perfuman las calles y jardines de Funchal, la capital, y del resto de poblaciones de la llamada «isla jardín». Aprovecha para probar su cocina y recorrer sus carreteras asomadas a acantilados verdes.

NURIA PUENTES

191 / 218

La Valeta, una bella capital

Desde la ciudadela medieval de Vittoriosa se contempla el Gran Puerto y la silueta de La Valeta, la capital maltesa. La historia de La Valeta (en maltés, Il-Belt Valletta y en inglés, Valletta) es una de las más ricas del Mediterráneo. Su ubicación la convirtió en una de las ciudades más codiciadas de la Antigüedad, cuando el Imperio otomano batallaba por conquistarla y por hacerse con el Gran Sitio de Malta, donde se construiría la fortaleza amurallada, hoy una de las panorámicas más famosas.

NURIA PUENTES

192 / 218

El pueblo de Marsaxlokk

Barcas típicas en el puerto de la Malta más tradicional. El pueblo de Marsaxlokk, al sur de Malta, es famoso por sus coloridas barcas de pescadores. Se atribuye a los fenicios, los primeros en el siglo IX a.C. en asentarse en esta bahía, la tradición de pintar en las proas de las embarcaciones un Ojo de Osiris.

Núria Puentes

193 / 218

La Valeta, cruce de culturas

Paseando por la capital, podemos ver los balcones típicos del casco antiguo de La Valeta, que reflejan las diferentes influencias culturales que ha recibido Malta a lo largo de los más de 450 años de historia. La fundación de la ciudad fue el 28 de marzo de 1566 por mandato del gran maestre de la Orden de Malta, Jean Parisot de La Valette, quien dio nombre a fortaleza.

 

Núria Puentes

194 / 218

Isla de Comino y un mar de color turquesa

A medio camino entre Malta y Gozo, la isla de Comino, uno de los encantos de Malta, tiene playas solitarias de aguas turquesas como la Laguna Azul (Blue Lagoon), de un color tan intenso que parece increíble.

NURIA PUENTES

195 / 218

Concatedral de San Juan

Este es uno de los monumentos más importantes de Malta. El templo, del siglo XVI, lo encontramos en La Valeta. Su austero exterior no revela la riqueza decorativa del interior. Al entrar, nos sorprenderá su ornamento barroco con columnas de mármol y frescos que decoran los muros y las bóvedas. La obra de arte más conocida de esta iglesia es el famoso cuadro de Caravaggio, La decapitación de San Juan Bautista (1608).

NURIA PUENTES

196 / 218

Vittoriosa, una espectacular fortaleza

La Valeta es un lugar asombroso. Se levantó aprovechando un refugio natural protegido por penínsulas sobre las que, se construyeron las llamadas «tres ciudades»: Senglea, Cospicua y Vittoriosa, todas mirando al Gran Puerto. Por lo que son lugares que nos dan unas vistas panorámicas bellísimas. Las "tres ciudades" están prácticamente pegadas entre ellas, formando un cordón urbano. En la ciudad de Vittoriosa lo ideal es dejarse llevar por sus calles que nos transportan a otra época y no debes dejar de visitar el Forti Sant’ Anlgu y el Palacio del Gran Inquisidor

Foto: Johanna Huber / Fototeca 9X12

197 / 218

Sými

La pesca de esponjas convirtió el puerto principal de esta isla en uno de los más prósperos del Egeo a principios del siglo XX. Hoy es un enclave apacible dedicado al turismo.

Foto: Massimo Ripani / Fototeca 9X12

198 / 218

Isla de Rodas

El pueblo de Lindos se asoma a una bahía rocosa frente a la que se cuenta que naufragó san Pablo antes de fundar la iglesia de Rodas.

Foto: ACI

199 / 218

Los mitos de Rodas

Desde los molinos medievales del puerto de Rodas se ven las columnas con dos ciervos de bronce que flanquean la bocana, situadas en el mismo lugar donde hace dos mil años se levantaba el Coloso de Rodas. La escultura del dios Helios tardó 12 años en construirse (295-283 a.C.), tenía la base de mármol blanco y estaba recubierta de bronce. Otro lugar mítico en la isla de Rodas es Lindos, cuyo templo de Atenea Lindia (s. IV a.C.) fue uno de los más venerados de la Antigua Grecia. Se dice que el apóstol san Pablo naufragó en su bahía.

Foto: Age Fotostock

200 / 218

Delicias gastronómicas

El Dodecaneso es tierra de pescados y quesos, de verduras secadas al sol y de pan recién horneado. En Sými la especialidad son las gambitas al ouzo; en Rodas, la pitaroudia, calabacines rebozados con tomate y cebolla; en Kárpathos, el pan, los macarrones (makarounes) y el queso de cabra. Otras recetas deliciosas son el pulpo con ouzo y los dulces de miel.